Parte de Crisis: dónde estamos y hacia dónde (creo que) vamos

6
Este contenido tiene más de 10 años

Pues, para no perder las buenas costumbres, recupero hoy mi sección de partes de crisis, un repaso rápido y sencillo de la coyuntura económica a partir de los últimos indicadores oficiales publicados. En esta ocasión, utilizo como punto de partida el último informe trimestral del Banco de España, al que podéis acceder desde aquí.

 

 

En primer lugar, el Producto Interior Bruto sigue creciendo a cuentagotas y volvemos a registrar un 0,2% más respecto al último trimestre de 2010. En términos interanuales, el PIB ha crecido un 0,7%. Que llevemos varios trimestres seguidos creciendo no es mal dato -oficialmente ya no estamos en recesión-. Lo malo es que esa evolución que vemos en el gráfico ha dejado de ser una perfecta “V” y amenaza encefalograma plano. Espero equivocarme. Por otro lado, detrás del dato de crecimiento hay que destacar como positivo el motor de las exportaciones (Aduanas registró un aumento del 20% en las ventas de bienes al exterior, entre enero y febrero), en un momento en el que el consumo y la inversión apenas mejoran -más por el efecto de algunas ayudas públicas que por la mejora de la confianza- y el gasto público está en pleno recorte arreglo. Para bien y para mal, la buena marcha de nuestra economía dependerá de lo que ocurra por ahí fuera.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

En consecuencia, no podemos esperar que España recupere demasiados empleos por la vía del consumo (ir de shopping los sábados), ni por la inversión privada (los bancos no lo permitirán) ni por el gasto público (no hace falta que lo explique). Sí podemos esperar algo de la temporada alta en turismo -aunque sea coyuntural, hay mucha gente ahora que necesita soluciones de corto plazo- y de lo que vendan nuestras empresas en el extranjero. Con una tasa de desempleo en el 21,29% -según la EPA- no podemos autoengañarnos: el mercado español es demasiado pequeño para vivir de soluciones nacionales. No veo mucho entusiasmo por sacar este tema en la campaña electoral. Eso sí, es indudable que tenemos colchón para rato. Y no es la economía sumergida, sino mamá y papá. De no ser por la familia, no nos tomaríamos a broma lo de la generación perdida. Hala, a seguir opositando.

 

Seguimos. Otra variable macro que hay que considerar es la inflación. El INE contabiliza un aumento del 3,8% en el IPC y el Banco de España alerta de que esto puede significar algo más que unos problemillas pasajeros con la energía, las materias primas y las revueltas: ¿agotamiento de modelo económico? Por otro lado, viene el relevo de Jean Claude Trichet en el BCE y no sabemos si su sucesor va a dedicarse a lo suyo (la lucha contra la inflación) o a hacerle los deberes a los gobiernos (trabajar por el crecimiento y el empleo).

 

En cuanto al estado de las cuentas públicas, el informe del Banco de España destaca el aumento del 8% en la recaudación por IVA (respecto al primer trimestre del 2010) y el efecto de los recortes arreglos en el gasto público (curiosamente el único apartado que sube es el de personal), lo cual parece hacer creíble el objetivo de un déficit del 6% sobre el PIB al finalizar 2011. A ver si los mercados financieros se toman estos números igual de bien en los próximos meses. De momento, la deuda pública española no llega al 70% del PIB, frente al 133% de Grecia, el 86% de Portugal o el 82% de Irlanda, pero los medios de comunicación, instituciones como el BCE y, [espacio electoral] sobre todo, el PP [espacio electoral] siguen pidiendo más carnaza.

 

Así estamos por ahora. No me gusta ser catastrofista pero creo que, por mucho que cambie el panorama político, es fundamental que el sector privado -osea, nosotros como ciudadanos, consumidores y/o trabajadores- nos pongamos las pilas. Si esperamos a ver qué alcalde sale el próximo domingo o lo que hacen los bancos en el futuro, lo que hemos visto hasta ahora no habrá sido más que el trailer de la película.

 

Próxima semana: Qué pasa con los liberales en Europa.

 

Saludos

  1. #6
    18/05/11 17:09

    Acabo de ver en El Economista que hay quien no piensa lo mismo sobre el motor de las exportaciones:

    http://www.eleconomista.es/economia/noticias/3077593/05/11/4/Las-exportaciones-tiran-de-la-economia-espanola-mientras-el-consumo-sigue-estancado.html#Comentarios

    Por cierto, el INE ya cifra el crecimiento en un 0,8% interanual en lugar del 0,7% que yo había entresacado del último informe del BE.

  2. #5
    18/05/11 13:35

    Totalmente de acuerdo, Sibarsky, incluso en lo de exportar cerebros, siempre que sea para que estos mejoren...y nos envíen buenas remesas.

    Freak, eso de empezar de cero me da un pelín de pereza, y lo de perdonar deudas como que no. Pero sí estaría de acuerdo en una buena purga de entidades. Por supuesto, eso generaría más paro pero no me negarás que sería un buen revulsivo.

    Comstar, me gustaría decir que efectivamente es el empleo el que tira de la economía y no la economía del empleo. Pero nunca ha sido así. La hoja de ruta parece ser la siguiente: 1.Recuperación de la economía mundial (los emergentes tiran de los occidentales) 2.- Mejoran nuestras exportaciones 3.- Crece el PIB nacional 4.- Aumenta el empleo en paralelo al volumen de pedidos del exterior. 5.- El empleo tira del consumo y de la inversión. 6.- El sector privado ya recuperado tira de las arcas públicas. No va a ser precisamente la forma más rápida de resolver el problema pero sería un error pretender salir forzando la máquina del consumo. ¿Política económica? Alfombra roja para pymes y emprendedores que vendan fuera. Las grandes ya hace tiempo que están en ello.

    Franz, como ves yo confía en que sea el sector privado exterior el que tire del resto de la cadena, el gobierno tiene que tirar en la misma dirección o apartarse para no estorbar.

  3. #4
    17/05/11 22:19

    Si en épocas de bonanza se busca empleados, lo mas idóneos posibles y un poco cualificados, en tiempo de crisis igual. La elección suele debe de ser miticulosa y exigir que rindan lo que deben. A veces se le da una formación para que den mas rendimiento y los trabajadores que tienen experiencia acusan el esfuerzo. Debemos de tener un objetivo claro y desarrollar todas nuestras ambiciones es una base importante para lograr unas combinaciones con un objetivo común, pero si ante todo este esfuerzo y alguno más, el Gobierno cada vez, no, nos da unas garantías. Siempre estaremos hablando de lo mismo con la probabilidad que cada vez, estemos en peor situación.
    Saludos

  4. #3
    17/05/11 02:38

    Si te sacas una calificación de 70 en el primer examen parcial, un 80 en el segundo. ¿Cuánto sacarás en el próximo examen? Uno pensaría que extrapolando se obtiene un 90 automáticamente, pero en realidad se obtendrá una calificación correspondiente al buen trabajo de estudio que se haya realizado antes del examen.

    No creo que las extrapolaciones sean aplicables aquí. Una golondrina no hace verano. Una mala decisión en un año y la curva se puede venir abajo. Una consecuencia de una mala decisión pasada puede hundir la economía.

    Viendo los mecanismos, vemos que sin aumento del empleo no puede haber subida real del consumo y mejoría de la economía real. La cuestión pareciera ser compararse con otros países para ver cuál está peor. A mi parecer EUA está peor que España, por una serie de razones.

  5. #2
    16/05/11 21:02

    Cada día que pasa estoy más convencido de que la única solución a largo plazo para salir de esta crisis y no volver a otra peor en unos años es resetear el sistema financiero, con todas las consecuencias. Adiós a las deudas de consumidores cipotecados, de empresas casi en quiebra y de países sujetos con alfileres, y a empezar de cero de nuevo.

  6. #1
    16/05/11 13:36

    Con esa tasa de paro y de inflación, es poco probable que el consumo interior haga subir el PIB. EL verano tampoco nos va a solucionar la vida, y los resultados de las elecciones... mucho menos (en todo caso, más endeudamiento de las corporaciones locales a corto plazo, para cumplir con lo prometido). Pienso que, a pesar de nuestra mala imagen de cara al exterior como país, el fomento de nuestra imagen como productores puede generar economías positivas sobre la balanza exterior. Y si tenemos que exportar jamón, aceite y cerebros, que así sea con tal de reflotar el barco y que no tengan que rescatarnos. S2

Cookies en rankia.com

Utilizamos cookies propias y de terceros con finalidades analíticas y para mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias a partir de tus hábitos de navegación y tu perfil. Puedes configurar o rechazar las cookies haciendo click en “Configuración de cookies”. También puedes aceptar todas las cookies pulsando el botón “Aceptar”. Para más información puedes visitar nuestra política de cookies.

Aceptar