Motivos (económicos) para creer... en Solbes

Este contenido tiene más de 13 años
Pues en el mitín del PSOE en Santander, Zapatero nos ha contado a los asistentes un secreto: Elena Salgado es la ministra que le ha convencido más veces que él a ella. A mí me despertaba más curiosidad el grado de convicción mutua entre el presidente y el ministro de los dineros, pero ya ven.

A estas alturas algún lector ya se habrá dado cuenta de mis simpatías y antipatías, lo cual no me resta ganas de ser objetivo con las propuestas, por muy electoralistas que sean. Y hay que reconocer a los socialistas un punto de riesgo por la carga de coherencia ideológica que le echan al programa. Muchos en el partido pensarán que Zapatero y su equipo deberían saltarse unos cuantos principios y plantear propuestas de centro, más generales. Pero él sigue a su bola con lo de la xenofobia, la intolerancia y demás. Da la sensación de que quiere ganar sin hacer trampas. Y todo el mundo entendería que apoyara el contrato de integración (aunque fuera con otro nombre) o medidas como las reducciones de impuestos o las ayudas directas para el pago de hipotecas. Propuestas que yo he criticado en este blog. Así que me parece bien que el presidente se mantenga firme en ideas que se habían desdibujado con los sucesivos viajes al centro de derecha e izquierda.

Dicho lo cual, me atrevo con un listado de motivos para creer en el programa económico del PSOE, con Solbes al frente de la cosa. A saber:
  1. Para votar a un partido de tecnócratas como el PP, sería mejor y más barato contratar una gestoría privada. La gestión no basta. Imprescindible combinar eficiencia y equidad.
  2. El viejo Solbes podría dar ejemplo y alargar su vida laboral cuatro años más. Así terminamos de amortizarlo sin temor a que se nos escape a la empresa privada. No lo digo en broma.
  3. El optimismo crea riqueza y empleo. Lo saben en la Bolsa y en los medios de comunicación, pero también en la economía real.
  4. Ese perfil agnóstico de nuestro gobierno nos conviene mucho. No existen los milagros económicos: existe el trabajo y la productividad.
  5. Rajoy presume de ideas claras pero con Pizarro es imposible. Confunde reformas (largo plazo) con planes de choque (corto plazo). Mejor la firmeza de Solbes que las ocurrencias mañaneras de aquél.
  6. De acuerdo con la moderación salarial -inevitable- a cambio de mantener a raya a los buitres del ladrillo. La hiperinflación inmobiliaria es la que se ha comido el poder adquisitivo de los españoles, y no el mileurismo.
  7. El dinero cuesta ganarlo. Por lo tanto es lógico que el tipo de interés -el precio del dinero- esté alto. No era normal que se abusara tanto del crédito hipotecario y el viejo no se ha cansado de explicarlo. Muy sensato. Y temo que muchos votantes no lo entiendan así.
  8. Hacen falta más motores de crecimiento y más resistentes. No sé si eso lo tienen claro los responsables del milagro ladrillil de Aznar.
  9. La economía española tenía dos debates pendientes: el fomento del alquiler y la progresividad del sistema tributario. Se pueden discutir algunas medidas concretas y su forma de salir a la luz. Pero, de nuevo, hay que felicitarse de que se hable de esos temas.
  10. Y porque no está todo hecho -como dice uno de los lemas de campaña-. Gane quien gane habrá que tocar la deducción por vivienda habitual. Y Solbes ya se mojó en su día, con el riesgo que supone mentar tan delicada cuestión. No se sostiene que el endeudamiento sea fiscalmente desgravable. Y seguro que hay más asignaturas pendientes.
Parafraseando otro de los lemas: no es lo mismo un programa de izquierdas que de derechas. No pretendo que lo veamos en campaña. Pero algo de memoria ya nos queda de lo que hicieron unos y otros en el pasado. Supongo.
Accede a Rankia
¡Sé el primero en comentar!

Cookies en rankia.com

Utilizamos cookies propias y de terceros con finalidades analíticas y para mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias a partir de tus hábitos de navegación y tu perfil. Puedes configurar o rechazar las cookies haciendo click en “Configuración de cookies”. También puedes aceptar todas las cookies pulsando el botón “Aceptar”. Para más información puedes visitar nuestra política de cookies.

Aceptar