Deberes para el nuevo gobierno (IV): más competencia

Este contenido tiene más de 13 años
En el tiempo que tardo en escribir mi nuevo post, mi conexión de Internet se cortará un par de veces. Seguro que me llega algún mensaje de Movil-Publi para pedirme que mande ya 800 mensajes de texto que me ahorren algún euro a final del mes de diciembre de 2010. Como es domingo, sólo me encontraré abiertos los kioscos y los hornos de pan hasta el mediodía. Afortunadamente tengo farmacia 24 horas cerca, pero si me falta un ingrediente para la comida tendré que ir a los chinos. Y espero que ese ingrediente no sea el arroz. Porque entonces me tendré que plantear un cambio de menú.

Esta ha sido una semana muy cargada de noticias sobre los problemas y las soluciones a la falta de competencia. Telefónica va a tener que abaratar el precio del ADSL -caro, malo y poco transparente sea cual sea el operador que lo distribuya. Esperanza ha decidido liberalizar horarios comerciales. Eso sí que es una solución liberal y no lo de intervenir el precio de la vivienda protegida (ya veremos si resulta eficaz). El Gobierno ha expedientado a la patronal alimentaria por poner, nunca mejor dicho, las manazas en la masa. Y todo, en una semana en la que se anuncian peligrosos excesos de demanda de arroz en Extremo Oriente, donde ya no ganan para disgustos.

La solución a las subidas de precios en productos básicos está más relacionada con los márgenes en la distribución que con el precio en origen, como ya sabemos por los lecheros, los panaderos y otros damnificados. Algo puede hacer Trichet cuando sigue prometiendo mano dura contra la inflación, pero no basta: los consumidores tendremos que mirar más el valor de cada céntimo que gastamos. Si es posible, compremos en establecimientos donde paguemos directamente al productor. Y si no, no nos dejemos llevar por la política de falsos descuentos en supermercados y grandes superficies. Volvamos a la lista de la compra del ama de casa, bien razonada y cuadrada. En esto, y en lo de abusar de los 24 horas, tenemos la sartén por el mango.

Por lo demás, hay que alegrarse de que el Gobierno esté al quite y emita sanciones ejemplares. Quedan, al menos, otros cinco cárteles de peso en España por destapar. Y además, hay empresas que viven muy bien sin competencia real en su sector, como el transporte público regional. Por lo menos hasta hace poco. Me alegro de que FEVE se haya puesto las pilas en Cantabria y Euskadi con las frecuencias semidirectas, que seguro que le harán pupita al autobús. No tanto en precio, como en calidad y servicio.

Tomen nota Gobierno central y gobiernos periféricos con competencia y promuevan una verdadera ídem. Nuestro bolsillo lo agradecerá.
Accede a Rankia
¡Sé el primero en comentar!

Cookies en rankia.com

Utilizamos cookies propias y de terceros con finalidades analíticas y para mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias a partir de tus hábitos de navegación y tu perfil. Puedes configurar o rechazar las cookies haciendo click en “Configuración de cookies”. También puedes aceptar todas las cookies pulsando el botón “Aceptar”. Para más información puedes visitar nuestra política de cookies.

Aceptar