3
Cómo pasa el tiempo: hoy cumplo dos años como bloguero. Echo un vistazo a mi listado de entradas recientes y compruebo que este año no me he prodigado demasiado, aunque sigo dando la matraca con las mismas claves económicas de siempre. También me doy cuenta de que me estoy volviendo más Micro que Macro, porque lleno más líneas hablando del comportamiento individual que de los grandes números o de las altas decisiones. Será que las crisis se cocinan en la base social y luego se rematan en las reuniones del G8. Y es que nuestros anti-líderes siguen dedicados a seguirnos la corriente a los ciudadanos en lugar de aportar ideas nuevas o de apostar por nuevos caminos.

Espero que nadie se tome a mal algunos de mis comentarios críticos. En general intento ser equilibrado pero hay ciertos temas -y, sobre todo, ciertas actitudes- que me tocan la fibra sensible. Y este espacio no deja de servir al que suscribe para desahogo personal. Algunas veces escribo a mano alzada y se me puede ir la olla. Pero también es verdad, queridos seguidores, que recibo más comentarios en las entradas que menos curro me llevan. Será que cuando voy contracorriente gusto más -o, peor aún, me odiáis más-. Aprovecho para revelaros que no estoy a favor de la ampliación de la jornada laboral, pero sí de su debate, precisamente lo que no ha habido. En cualquier caso, me reafirmo en que los derechos no nos dan de comer y me parece importante entenderlo antes de ponernos a reformar el mercado laboral.

Sigo con temas en el tintero. No me he olvidado de los Objetivos del Milenio pero, por desgracia, el poco tiempo que he tenido para escribir se lo he vendido entero a la actualidad que marcaba la prensa en cada momento. También quiero hacerle un hueco a los temas éticos y recuperar algunos apuntes de economía básica, ya que algunos de mis lectores lo agradecerán. En cualquier caso, quiero destacar el aumento de los temas de economía general en Rankia, con aportaciones como las de Jaime, Joldi, Sergio, Phoenix, el recién incorporado Oikonomia y, en un plano más técnico, Echevarri y el blog de fiscalidad, por citar a los que estoy siguiendo. La actualidad nos ha hecho coincidir en varias ocasiones, aunque desde planteamientos diferentes, cuando no opuestos.

No quiero terminar sin decir algo que la mayoría de los blogueros suscribirán con toda seguridad. Un conocido periodista ha dicho hace poco que no se fía de los blogs porque no sabe quién está detrás de ellos. Por mi parte no hace falta que diga que escribo lo que me da la gana, cuando me da la gana y como me da la gana. Por supuesto, gratis -aunque me parece estupendo que haya gente que cobre por bloguear-. Por lo demás, los periodistas siguen marcando la agenda en la mayoría de los acontecimientos y nosotros seguimos detrás, enlazando con lo que ha dicho o dejado de decir la prensa del día. Llegará el momento en que sea al revés y no creo que eso sea malo. No hay nada más auténtico y de confianza que lo que escribe una persona normal por su propia voluntad, aunque firme con un alias.

Gracias a todos los que me seguís. Un saludo.
  1. #3
    19/07/09 14:58

    Javieron, se te ha ido la olla completamente, eso de ajustar la jornada laboral a las necesidades de la organización es simplemente absurdo y antisocial :) En serio, no recuerdo haber citado a Granados pero lo que dice tiene bastante sentido. En Europa del Este la jornada ilimitada puede ser un factor de competitividad, en España no lo es, o por lo menos yo no lo creo. Puede que la solución pase por sistemas de "bolsas de horas", es decir, repartir la jornada laboral anual en función de los picos de actividad. Otras cosa son los horarios de atención al público, aquí es más difícil medir la productividad.

    Un saludo, Echevarri, espero cumplir.

  2. #2
    Anonimo
    19/07/09 13:18

    Felicidades Bitacora.
    un saludo y que cumplas un monton más.
    Peliagudo es el tema de la reforma laboral esa que nunca llegara. No se donde leí (igual fue en tu blog, leo tantos..) unas declaraciones del Sr. Granados, secretario de estado, a cuenta de los funcionarios, de la constancia que tenía el de que con jornadas de 4 horas cumplirian su trabajo y que claro, como el Estado no podia contratar temporales tenian el problema de que las otras 4 se tocaran los huevos
    Exigir producitividad en el sector público creo que es un imposible, exigirla en el privado a cambio de pluses es posible aunque estoy a favor de una regulación para echar del mercado de trabajo a los escaqueados y menos productivos declarados.
    Igual se me ha ido la olla, en todo caso es lo que pienso.
    Un saludo cordial.

  3. #1
    18/07/09 21:54

    Enhorabuena, a por otros dos !!!!!

Cookies en rankia.com

Utilizamos cookies propias y de terceros con finalidades analíticas y para mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias a partir de tus hábitos de navegación y tu perfil. Puedes configurar o rechazar las cookies haciendo click en “Configuración de cookies”. También puedes aceptar todas las cookies pulsando el botón “Aceptar”. Para más información puedes visitar nuestra política de cookies.

Aceptar