¿Pueden los liberales meterse en política?

9

La semana pasada asistimos con sorpresa a la reelección de David Cameron como primer ministro británico, tras una mayoría absoluta que ninguna encuesta había sido capaz de pronosticar. En la otra cara de la noticia hemos visto a laboristas y liberal-demócratas mordiendo el polvo y dimitiendo de sus cargos con una rapidez que no se estila en nuestras latitudes. Y, salvo que algún candidato autonómico se haga un Cameron el próximo 24 de mayo, no parece que el resultado electoral en el Reino Unido vaya a trascender mucho en España.

Traigo este asunto al blog porque el líder liberal-demócrata, Nick Clegg, ha sonado mucho en nuestro país como ejemplo de tercera vía política. La tercera vía, si recordáis, fue un término acuñado por Anthony Giddens en los años 90 para armar una alternativa ideológica al bipartidismo compuesto por conservadores y socialdemócratas. En este nuevo espacio se reivindica la transversalidad de la política, es decir, el posicionamiento liberalismo/intervencionismo frente al clásico izquierda/derecha, de manera que un partido podría defender perfectamente a los agentes creadores de riqueza sin dejar que las capas desfavorecidas se descuelguen del crecimiento económico. En España, esto es lo que defienden UPyD y Ciudadanos, con muy pocos matices, y las corrientes moderadas de los partidos clásicos.

Lo cierto es que hoy la sociedad española acepta perfectamente que los términos izquierda-derecha ya no tienen ningún contenido. Al fin y al cabo, todo el mundo entiende que el empleo que tira del sistema lo crean las empresas privadas y, a la vez, que los servicios preferentes deben ser prestados por las administraciones públicas para garantizar que nadie quede excluido. Pero entonces, ¿por qué el debate electoral sigue presionando a las nuevas formaciones para que se coloquen más a la izquierda o más a la derecha? Y en el límite, ¿por qué a los de Podemos se les llama rojos y a los de Ciudadanos se les desacredita como fachas? Tanto Albert Rivera como Pablo Iglesias han dejado claro que no se identifican con etiquetas del pasado, ¿por qué hay que imponerles unas definiciones caducadas que ni siquiera existen en la realidad social?

Dicho esto, me vais a dar la razón en una cosa: en las sociedades europeas es más fácil posicionarse como intervencionista que como liberal, especialmente en lo económico. Partidos y personas que se reconocen como liberales van cediendo terreno y adaptan su discurso al pragmatismo que requiere formar parte de un Gobierno o de Parlamento. Y esto me resulta un poco antinatural, porque lo mismo que las personas, las sociedades deberían ganar en autonomía respecto a la figura paterna, lo que no excluye que algunos problemas requieran soluciones colectivas y mecanismos de solidaridad autogestionada. Como le comentaba a un rankiano en mi entrada anterior, creo que el Estado no es el fin de la Historia, existen fórmulas de organización social superiores, lo que ocurre es que hay que superar esos dilemas caducos que nos obligan a elegir entre público/privado, comunista/individualista, izquierda/derecha, rojo/azul.

Muchos pensarán que no pasa nada si en un Parlamento nadie defiende una reducción progresiva de la Administración (ni siquiera Esperanza Aguirre está en ello, porque sería tirar piedras sobre su propio tejado). La verdad es que sí pasa. Porque las decisiones que otros toman por nosotros cada vez nos dejan menos espacio vital. Ahí está el famoso TTIP, que no deja de ser un acuerdo entre Estados democráticos. Y, más pronto que tarde, llegarán la consolidación de Europa como un infierno fiscal único, la supresión del dinero en efectivo o por qué no, la divisa mundial única.

Concluyo. Sin conocer la realidad política británica, sospecho que el resultado de las pasadas elecciones tiene que ver con la falta de diferencias ideológicas de fondo, que todos defienden lo mismo, vaya. Para eso no hacen falta pactos ni parlamentos fragmentados. Que sigan las mayorías absolutas y el pensamiento único.

S2

  1. en respuesta a Trapero
    #9
    18/05/15 11:45

    Hola, Trapero, lo primero te agradezco que te hayas molestado en leerme, si has detectado alguna contradicción es que me has dedicado tiempo.

    Teniendo en cuenta la información que se ha "filtrado" creo que lo lógico es mantenerse a la defensiva, en eso comparto el primer párrafo de UPyD y el jaleo de los foros. Por otro lado, dudo que el TTIP sea un primer paso para profundizar en el libre comercio. EEUU es una historia de proteccionismo económico, todo lo contrario de la UE, que consiste en un proceso de construcción basada en la cesión de soberanía y en la apertura de fronteras. Me temo que EE.UU busca un nuevo cambio de cromos con el que ganará mucho más que la UE. Eso de que el acuerdo relanzará la actividad económica europea está por ver, de hecho, me temo que nuestras empresas españolas no van a reaccionar tan rápido ante la nueva oportunidad. Aunque caigan las barreras administrativas, que son las peores (permisos, condiciones sanitarias...), hay que lidiar con su cultura de negociación, las opciones legales que te dejan para instalarte, etc.

    Por otro lado, entiende que el tema del fracking es muy delicado. Todavía no he leído un argumento potente a favor. No me convence la posibilidad remota de contar con un suministro de ese nuevo combustible. No mientras aquí nos están cortando el autoabastecimiento con renovables. Si el acuerdo sale adelante no vamos a recibir ninguna explicación, simplemente llegará dinero para comprar a los vecinos y a los políticos locales. Después, tal vez obtengamos algún rédito en forma de abaratamiento de la energía durante un puñado de años. No sé si eso me convierte en un "ecofundamentalista". Sí te reconozco que por el norte nos gusta proteger el territorio. Si no cuidas el entorno no sirve de nada la libertad.

    Respecto a la UE, me considero profundamente europeísta, por muchas razones, principalmente por la supresión de fronteras y los beneficios incontestables de mantener una divisa única. No me gusta la deriva que estamos sufriendo en los últimos años: límites a la circulación de personas, consolidación fiscal al alza, descoordinación política a la hora de resolver problemas comunes... Pero no entiendo qué tienen que ver las dudas sobre el TTIP con la posición sobre el proceso europeo.

    En fin, me reafirmo en la mayor, sí al libre comercio, no a los acuerdos asimétricos.

    S2

  2. en respuesta a Antomassol
    #8
    18/05/15 11:40

    Curioso que te parezca que 'el origen de Ciutadans' les estigmatiza como liberales.
    Si hay algo que no pega con el liberalismo es el nacionalismo de CiU.

  3. en respuesta a Antomassol
    #7
    18/05/15 11:05

    Pues, a día de hoy, ninguna. Al menos ninguna útil. Está el P-Lib (hoy partido libertario), lo que ocurre es que no tienen opciones y además, estéticamente, dan un poco de miedo. Creo que ya va siendo hora de explicarle a la gente que el liberalismo no es una doctrina para "ricos" ni para unos grupos de poder, que se trata de establecer unas reglas del juego basadas en el mérito y en la responsabilidad personal. Y que no podemos aceptar que nos organicen desde arriba, que si realmente necesitamos soluciones colectivas podemos trabajarlas desde abajo sin que tengan que venir los de arriba a tutelarnos y a cortarnos las alas.

    El caso de CiU me llama poderosamente la atención. Son, lo que se dice, liberales de toda la vida, al menos sobre el papel.Y, sin embargo,el monstruo que tratan de crear en Cataluña para tutelar a los catalanes es preocupante. No tanto por independentista como por intervencionista. Esa Cataluña "libre" que pretenden construir le costaría mucho dinero a los contribuyentes catalanes.

    Ciudadanos apunta maneras. Evidentemente no pueden cargarse nada en una legislatura ni en dos. Su reforma fiscal no me parece propia de un partido liberal, pero sí han sido muy claros en cuáles son sus prioridades de gasto. Una Universidad pública que funcione como motor económico cuesta dinero y, por lo tanto, hay que elegir.Saben perfectamente que la Administración no puede hacerse cargo de todo.

    Tardaremos al menos una generación en entender que las Administraciones Públicas no pueden sustituir a la sociedad civil. Y sólo si nuestro sistema educativo se pone a construir personas y no esclavos.

    S2

  4. en respuesta a echtelionn
    #6
    18/05/15 10:44

    Sí, lo cierto es que cuanto más viejo te haces menos te apetece comerte la cabeza, al fin y al cabo todos queremos disfrutar de la vida y dejarnos de problemas.

    Yo espero seguir siendo igual de idealista durante mucho tiempo, porque si no me van a dar hasta en el carnet de identidad. No se puede ser pasota cuando la corrupción y la incompetencia te salpican y afectan a tu propio futuro.

    El día 24 no será por falta de opciones...

    S2

  5. en respuesta a dilbert
    #5
    18/05/15 10:39

    Precisamente hoy he leído que los bancos europeos están pidiendo más intervención a la Unión Europea:

    http://elpais.com/m/economia/2015/05/17/actualidad/1431887765_729029.html

    La principal consecuencia de la crisis económica es que hoy todo el mundo acepta que el Estado es nuestro único salvavidas y eso va a legitimar nuevos aumentos de tamaño y de impuestos. Seguiremos huyendo hacia delante.

    Los funcionarios y empleados públicos tienen poder,pero el problema principal es que muchos no tendrían futuro fuera de la administración pública. Estoy pensando en todo el personal de oficina, trabajadores del INEM, etc, no necesariamente en profesores y médicos, muchos hemos trabajado en lo privado y en lo público y aquí seguimos...

    S2

  6. #4
    17/05/15 14:39

    Dos preguntas:

    1- Después de leer tu entrada anterior sobre el tratado transatlántico y ahora ésta, ¿puedes explicarme por qué el TTIP y el libre comercio están en contradicción?
    Tengo entendido que la Organización Mundial del Comercio lleva ya tiempo trabajando en un tratado comercial a nivel global, y el TTIP podría ayudar en esa dirección como un escalón previo.

    2- ¿Qué te parece la postura que tiene UPyD sobre el tema del TTIP?
    Está en: 
    http://weblogs.upyd.es/europa/2014/1...-upyd-el-ttip/

    Entresaco:

    "En la plataforma Osoigo un ciudadano (José Salgado) formuló al diputado de UPyD Carlos Martínez Gorriarán la siguiente pregunta:

    PREGUNTA: He estado leyendo algunas opiniones bastante catastrofistas sobre el Tratado de Libre Comercio entre Europa y EEUU. Parece que ese tratado puede tener consecuenciascomo pérdidaderechos básicos, privatizaciones, dar más libertad a los poderes económicos. [...]
    ¿Que tienen de verdad esas opiniones? ¿Por qué lo apoya UPyD? ¿Cuáles son las consecuencias reales del tratado a tu juicio?

    RESPUESTA: Hola José,
    Lo primero que debe decirse del TTIP es que todavía no existe, ni sabemos cómo será si llega a buen puerto. Ni siquiera se ha presentado un borrador a las instituciones europeas para su aprobación por la Unión y los Estados miembros. Este oscurantismo ha dado pábulo a todo tipo de rumores, como es natural. Desde los apocalípticos como que el TTIP será el fin de la legislación europea sobre empresas, consumo y medio ambiente (algunos lo llaman “golpe de Estado”), hasta descripciones idílicas presentando lo que sea que se esté negociando como la puerta del Paraíso."

    "Respecto a los acuerdos comerciales USA con países latinoamericanos, no les han ido tan mal a estos países si consideramos el crecimiento de la economía de muchos de ellos durante estos años, de lo que hay que felicitarse salvo que se prefiera la pobreza y el subdesarrollo por no se sabe qué prejuicios ideológicos, normalmente ecofundamentalistas, indigenistas o anticapitalistas."

    "No deja de ser llamativo que los enemigos frontales del TTIP suelan serlo también de la UE: los ataques frontales que conozco al TTIP proceden de los mismos círculos contrarios al euro y la unidad europea."

    "Las ventajas económicas de un acuerdo así son evidentes: podrían aumentar la actividad económica europea y mundial gracias al libre comercio entre las dos potencias económicas principales del mundo. Pese al auge de China, una unión así daría a esta área la primacía económica mundial y un interesante contrapeso al área del Pacífico, que se está formando bajo la imparable hegemonía de la nada democrática China."

    "Para países con un paro masivo brutal, como es el caso de España, tiene mucho más atractivo, porque relanzaría la actividad económica europea, que es de la que depende el crecimiento de la economía española."

  7. #3
    16/05/15 08:26

    Hay que recordar que en Catalunya está CiU donde parte de la coalición se presenta en las europeas por el bloque liberal. Discutible su liberalismo pero ahí está, en su carta de presentación.

    Personalment no he visto excesivos puntos liberales en UPyD.

    En cuanto a Ciutadans... alguna cosa he visto liberal podría decir incluso interesante, pero hay que recordar que su nacimiento estás en el contrapeso del independentismo catalán, más que en el anhelo liberal. Su origen lo estigmatiza. Veremos si es capaz de dar de sí a nivel de toda España.

    Así que mi opinion es... ¿que opcion se puede votar si eres realmente liberal?

  8. #2
    15/05/15 17:45

    Yo no espero nada de la sociedad europea y de la española en general, después de la corrupción institucionalizada de Andalucia y Valencia, el PSOE casi gana con mayoría absoluta, y el PP de Valencia estoy casi seguro que hará lo mismo.

    Ya no creo que sea un problema, de derechas - izquierdas, liberales - intervencionistas, creo que es un problema de "pasotismo" (entre los que me incluyo) o clientelismo que no conduce a nada. Desgraciadamente la sociedad europea envejece y con ello aparece el conservadurismo y muchas veces el egoismo, que lleva a mirar más a lo tuyo que a preocuparte del bien común.

    Sigo sin entender la mente humana y porque no se castiga la corrupción en este país, desde luego nada va a cambiar si siguen dirigiendo este país los que lo han hecho hasta ahora, los nuevos partidos puede que no tengan los mejores candidatos, ni los mejores gestores, pero al menos son diferentes (o lo aparentan), habría que darles una oportunidad, al menos para ver si se oxigena la administración en general y se consigue mejorar su eficacia.

    Un saludo.

  9. #1
    15/05/15 17:19

    Es muy difícil para los liberales triunfar en política. La gente espera que el gobierno "haga algo", aunque para eso nos suba los impuestos y nos endeude de por vida. Hoy tanto la izquierda como la derecha son intervencionistas, y no queda nadie que defienda el ideal liberal del gobierno pequeño y que la sociedad se arregle. Entre otras cosas, por el inmenso poder de voto de los funcionarios y todas las empresas/chiringuitos/monopolios que orbitan alrededor de los presupuestos públicos. No tiene salida. En Suiza la gente es capaz de votar cosas nada 'populares', pero creo que el resto de democracias occidentales se dirigen al suicidio.

Cookies en rankia.com

Utilizamos cookies propias y de terceros con finalidades analíticas y para mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias a partir de tus hábitos de navegación y tu perfil. Puedes configurar o rechazar las cookies haciendo click en “Configuración de cookies”. También puedes aceptar todas las cookies pulsando el botón “Aceptar”. Para más información puedes visitar nuestra política de cookies.

Aceptar