Rankia España Rankia Argentina Rankia Argentina Rankia Chile Rankia Chile Rankia Colombia Rankia Colombia Rankia México Rankia México Rankia Perú Rankia Perú Rankia Portugal Rankia Portugal Rankia USA Rankia USA
Acceder
13 recomendaciones

Es improbable que un operador reúna las virtudes necesarias para alcanzar el éxito en su profesión haciendo lo que se considera por la mayoría “políticamente correcto”. Llenar su panza con los tópicos típicos sin haberlos digerido es el camino más seguro hacia la anulación de su criterio.

A la gente se le adiestra para acumular conocimientos. Ellos sirven como evasión del vacío interior, de la misma manera que una borrachera sirve para olvidar las penas; pero, si no hay un conocimiento propio, esos dogmas impuestos y no digeridos les explotan en la cara.

Acumular conocimientos no libra a nadie de ser un ignorante. Lo que realmente importa no es lo que se sabe, sino qué se hace con lo que se sabe. Un buen conocimiento de un método, mezclado con un defecto personal, puede ser extremadamente peligroso: conocer un buen sistema puede provocar a un operador temerario afrontar un peligro que sin ese conocimiento hubiera considerado suicida. Por tanto, un operador con defectos que adquiere conocimientos es mucho más peligroso que un novato que empezó ayer.

El novato está protegido por su propio miedo a perder. El miedo del que cree que sabe queda encubierto por la euforia que produce el conocimiento, pero bajo ese manto siguen agazapados y burbujeantes todos los defectos del operador, que saltarán e impondrán su capricho desactivando las ventajas del método operativo en el momento más inoportuno.

Ni me gusta ni creo en la disciplina ni en el control. Sólo hay una manera de librarse de las tretas de la propia mente, que son la causa de la mayoría de los fracasos en los mercados: la comprensión.

La disciplina y el autocontrol castran la creatividad, embotan la mente, bloquean la inspiración. La disciplina es el cultivo de la resistencia, y donde hay resistencia no hay comprensión. Estas cosas pueden ser útiles para enderezar los pasos de un niño que todavía no razona, pero no para que un adulto acceda al estado de Unitotalidad: estado indivisible en el que los conocimientos y los defectos se funden en el crisol de la comprensión y destilan una operativa que no se contradice a sí misma ni produce fricción con la personalidad del operador.

A ese estado de Unitotalidad se le ha etiquetado con varios nombre a lo largo de la historia: Estado de gracia, Bienaventuranza atemporal, Iluminación, Tao, Samadi, Comunión con el todo, Muerte del Yo, etc. La mayoría creen que a ese estado se llega con una vida monacal de aislamiento y meditación, pero por ese camino sólo se consigue un burdo sucedáneo.

El estado de Unitotalidad original adviene cuando hay autoconocimiento; cuando alguien es capaz de reconocer y comprender imparcialmente su mezcla de virtudes, defectos y conocimientos como un conjunto indivisible e inseparable; cuando acepta LO QUE ES, sin juzgar ni comparar; cuando sabe que la realidad es inmutable y nunca cambiará aunque intente engañarse a sí mismo, y que su única posibilidad es aceptarla como es, con todas sus consecuencias; cuando la vivencia del proceso unitario total libera la mente de su fragmentación y del conflicto entre las partes; cuando el proceso integral de la mente es vivenciado y comprendido, no por segmentos, sino en su totalidad.

Como se ha dicho antes, la meditación no sirve para conocerse a sí mismo: no se puede comprender totalmente la ira sentado apaciblemente en la posición del loto. Para comprender de verdad la ira con su extraña desesperación y el poso de resentimiento que deja cuando se decanta por el tiempo, debe vivirse en silenciosa y alerta percepción. No puede ser eliminada por la voluntad, pues la voluntad es parte de ella misma.

La mayoría no se protege de su propia ira, sólo la justifica, pues el infantil placer del desahogo necesita justificación.

Lo único importante para el tema que nos ocupa es el reconocimiento de los propios defectos. Saber que están ahí y que no se pueden disciplinar o controlar. Cuando se intenta imponer disciplina a un defecto, en vez de erradicar dicho defecto, lo único que se hace es aumentar los defectos con uno más: la indisciplina.

El miedo no se erradica gritando bravuconadas o haciéndose el chulo. El miedo se disipa conociendo todas las causas que provocan el temor y aplicando una estrategia que evite dichos peligros. A  partir de ese momento ya no se tiene miedo; pero, no por valentía, sino por la convicción profunda de que no hay el más mínimo riesgo. A la oscuridad no se la puede matar con un hacha, hay que encender la luz para librarse de ella.
 
Una vez que el operador conoce y comprende sus defectos y sabe con total seguridad que nunca podrá quitárselos de encima, ya tiene la batalla ganada. No tiene que malgastar energía luchando contra ellos, ni aplicando disciplina, ni tratando de controlarlos (algo que se controla obliga a ser controlado siempre; algo que se comprende, ya no puede hacer daño). Solo tiene que prestar una atención global sin concentrarse en nada concreto. La concentración enfoca un punto desatendiendo el resto, la atención visualiza el conjunto y sus interrelaciones.

Cuando el operador reconoce todos sus defectos, sabiendo que lo van a acompañar toda su vida y que no puede luchar contra ellos, lo mejor que puede hacer es llevarse bien con ellos. Hay que tener una relación afectuosa pero firme. Tratarlos como si fueran de la familia, pero sin consentirles caprichos. Lo ideal para que  haya una relación fluida es que, a medida que se conozcan, se les ponga un nombre cariñoso.

Ejemplos de nombres:

Al orgullo se le puede llamar Orgullito, como si fuera un niño travieso con el que hay que convivir, pero que, sabiéndolo llevar, no trae problemas.

A la impaciencia Paz o Pacita.

A la cabezonería Tozudito.

Al grave defecto de creerse lo que digan las autoridades de cualquier índole se le puede llamar Borreguito (en los últimos meses tenemos un ejemplo curioso con la pseudocampaña “Ponle freno”. Aparentando buscar el bien común, te dejan caer unos estudios que recomiendan chutarse con “Caca Loca” antes de conducir, aconsejando una dosis de recuerdo cada dos horas con una desfachatez de campeonato. El hecho de que ningún medio de incomunicación denuncie esa actitud desvergonzada, habla por sí solo).

A la manía de hacer la misma operación que hacen todos, al mismo tiempo que ellos, le iría bien el nombre de Pardillo.

Dificultad para la puesta en práctica.

La mayor dificultad estriba en que cualquier cosa que se le ocurra a alguien, aunque la ocurrencia sea producida por un defecto, como parece que se le ha ocurrido al sujeto y él se considera a sí mismo inteligente, la da por buena sin cuestionarla. De lo cual se deduce que la falta de atención y los mismos defectos no reconocidos se encargan de llevar al huerto al operador.

EJEMPLO PRÁCTICO

Vamos a escenificar un caso concreto, con diálogo interior incluido, para que los aspirantes al estado de Unitotalidad sepan cómo pararles los pies a los niños revoltosos llamados defectos, bautizados con  nombres cariñosos.

En enero del 2008 el Banco de Santander entra en tendencia primaria bajista sin ninguna clase de duda.

Se levanta el telón
 
Paz o Pacita: hay que abrir posiciones cortas en el Santander ya. Si vamos a estar varios años bajistas, cuando antes nos pongamos cortos mejor.

Operador: tranquila Pacita. Tienes razón cariño, pero piensa lo siguiente: si hay miles de valores en primaria bajista, ¿no habrá treinta de ellos que tengan un rebote que se acerque mucho al máximo anterior?  ¿por qué asumir un riesgo alto? Seguro que el mercado nos ofrecerá mejores oportunidades.

Pacita: si, pero, ¿y si se escapa?

Operador: venga niña, no te pongas pesada, dentro de un rato nos vamos a tomar una horchata.

Orgullito: a ver si entre unas tonterías y otras vamos a terminar el año sin ganar un duro, mientras los novatos que no tienen ni idea se están forrando.

Operador: Orgullito ¿quieres venir tú también con nosotros a dar una vuelta? Hace un día espléndido.

Pasan unos meses...

Segundo acto.

Pacita: lo que yo te dije, pasa el tiempo y no ganamos un duro.

Operador: voy a poner una orden de venta del Santander limitada a un euro de distancia del máximo anterior.

Borreguito: vas a meter la pata, porque el Santander este año ganará 10.000 millones de euros, paga un dividendo fabuloso y en esas condiciones no puede bajar.

Operador: hola borreguito, que alegría escucharte. Todo lo que dices es verdad, pero como yo me gano la vida operando por análisis técnico y la probabilidad de que la tendencia primaria siga bajista es mucho mayor que la de que cambie, sintiéndolo mucho no te voy a hacer caso, más que nada por seguir comiendo. De todas formas, agradezco tus consejos y los valoro como se merecen.

Ahora cuando entre la orden vamos a jugar al dominó. Tú y yo contra Pacita y Orgullito. Me gusta jugar contra Orgullito porque cuando pierde coge unos cabreos de campeonato.

Borreguito: bueno, vale, pero que conste que todos los científicos están de acuerdo en que las personas inteligentes juegan al ajedrez y no al dominó.

Operador: ya lo sé Borreguito, pero al ajedrez no podemos jugar los cuatro. Además, la cara de Orgullito cuando le ahogas el seis doble es un poema.

Baja el telón

Como se ha podido comprobar, sin berrinches ni violencia, sin esfuerzo ni disciplina, y con los más exquisitos modales, se puede vivir muy bien, y a pesar de estar cargado de defectos, ser un operador de éxito.

Si vas al psiquiatra y le cuentas cómo ha transcurrido la operación, te freirá a medicamentos; pero, si no vas ¿quién se va a enterar?

  1. en respuesta a Mikelone
    #47
    Efdgs

    Mikelone dijo:

    Desde finales del 92!!!! Serían más que interesantes, imprescindibles diría yo! Pues igual me animo y les escribo un correo pidiéndoselos por favor, para ver si con eso de que se lo pidan varias personas se animan a escanearlos y colgarlos en su web.

    ---> ¿En qué quedó esto? Mikelone consiguió algo? (en la web del FEBF siguen estando a partir del nro. 180).

    Francisco, gracias.

  2. en respuesta a Francisco Llinares
    #46
    Mikelone

    Desde finales del 92!!!! Serían más que interesantes, imprescindibles diría yo! Pues igual me animo y les escribo un correo pidiéndoselos por favor, para ver si con eso de que se lo pidan varias personas se animan a escanearlos y colgarlos en su web.
    Ya no es sólo por los post de los defectos del operador, que has ido poniendo en el blog, sino por el resto de estrategias que has ido desarrollando durante todos esos años.
    Personalmente me ha servido de mucho ver como en muchas de las recomendaciones de los boletines intentas aplicar a rajatabla el primer párrafo que dice el operador del ejemplo práctico de este post. Ahora mismo, con los miles de valores que están en el mundo en primaria alcista, ¿por qué no escoger únicamente aquellos valores que, habiendo entrado hace poco en primaria alcista, han hecho una corrección y están cerca de su mínimo anterior? Con herramientas como el ETchart u otros programas estilo Prorealtime, es bastante fácil encontrar dichos valores y creo que el no hacerlo es una de las mayores autorrestricciones que nos imponemos.

    Como siempre, muchas gracias Francisco por tu blog y tu labor docente!!
    Un saludo.

  3. en respuesta a Mikelone
    #45
    Francisco Llinares

    Empecé a escribir en ese boletín en el número cero, a finales de 1992. Les he dicho varias veces que sería interesante digitalizar los boletines anteriores y colgarlos en la web, pero parece ser que no tienen interés en ello.

    De todas formas, todos los post sobre defectos del operador están en este blog.

  4. #44
    Mikelone

    Hola Francisco,

    El "Ejemplo práctico" de este post es sencillamente espléndido!! No se podría meter más sabiduría, con tal dosis de humor en menos espacio.
    Ya lo había leído en el boletín de la Fundación de Estudios Bursátiles y Financieros y me estuve riendo un buen rato!!
    Personalmente, el primer párrafo del operador ".... si hay miles de valores en primaria bajista, ¿no habrá treinta de ellos que tengan un rebote que se acerque mucho al máximo anterior? ¿por qué asumir un riesgo alto? Seguro que el mercado nos ofrecerá mejores oportunidades" lo estoy convirtiendo en mi propio mantra. Estando ahora la mayoría de índices en primaria alcista, estoy esperando las correcciones que acerquen los precios a los mínimos anteriores para entrar en ellos cuando la relación riesgo-beneficio sea lo más cercana posible de 1-5.
    Por cierto, me he descargado todos los boletines de la FEBF para leer tus análisis en ellos, sin embargo el más antiguo que se puede descargar es el correspondiente al número 180 (abril del 2009). ¿Sabes si habría alguna posibilidad de conseguir tus análisis más antiguos de dichos boletines para poder leerlos?

    No me cansaré de darte las gracias por tu blog y por tus post como este.
    Muchas gracias Francisco!!

  5. en respuesta a Francisco Llinares
    #43
    Cushman

    Krishnamurti aparece en los primeros minutos del entretenido documental Zeitgeist (addendum), un discurso de 70 segundos pero que por algun razon me dejó huella...

  6. en respuesta a Angelito7454
    #42
    El Zorro Tfe

    Puede que lo recopilado aquí te pueda interesar.

    http://www.megaupload.com/?d=IZCC7S6Y

    son los archivos hackeados a la Universidad de East Anglia.

  7. #41
    Orion

    Vaya actividad que tienes en el blog! ¿que pasa, que han puesto candado a las playas?

    Gracias por esta nueva perla, Saludos.

13 recomendaciones
Escribe aquí tu comentario...
Este sitio web usa cookies para analizar la navegación del usuario. Política de cookies.
Cerrar