Rankia España
Acceder
blog Game over?
Análisis del impacto de las crisis energética, climática y de deuda

El Líbano al borde del caos

El Líbano es ese pequeño país mediterráneo con un cedro en su bandera y convulsa historia. Las recientes protestas sociales le han vuelto a poner en el epicentro de la atención y por debajo subyace un serio problema económico que está agravado por una de las mayores deudas soberanas del mundo. Quizá el Líbano constituya el canario que nos avisa del peligro que nos aguarda.

 

En las laderas del monte Líbano, que significa blanco en semítico, crecen los cedros que permitieron a sus habitantes, los fenicios, construir los barcos con los que establecer el primer imperio comercial transmediterráneo en el primer milenio antes de Cristo, fundando Cartago y Cádiz, además de inventar el primer alfabeto del que tenemos noticia. Establecido como país bajo el mandato de Francia en 1920, alcanza su independencia en 1943. Es un país dividido en cinco confesiones principales, los cristianos maronitas, los chiítas, los sunítas, los drusos (secta musulmana), y los cristianos ortodoxos, y por acuerdo decidieron que su presidente debe ser maronita, el presidente del parlamento chiíta, el primer ministro sunita, el vicepresidente del parlamento druso, y el viceprimer ministro ortodoxo. Desde la guerra árabe-israelí de 1948 alberga a varios cientos de miles de refugiados palestinos que formaron su propia milicia de la OLP.

En 1975 estalló una guerra civil de 16 años entre la OLP, los drusos y las milicias musulmanas por un lado, y los cristianos por el otro. Siria envió tropas para defender sus intereses, e Israel invadió el sur del país en 1982. Un contingente internacional para supervisar la retirada de la OLP tuvo que marcharse en 1984 tras un ataque terrorista devastador que causó la muerte a más de un centenar de marines de EEUU. En 1990 se alcanzó la paz con la mediación de la Liga Árabe dejando un país arrasado, con 150 mil muertos, 200 mil heridos y un millón de desplazados. Una de las consecuencias fue que el país dejó de ser mayoritariamente cristiano. Desde entonces el Líbano ha estado siendo reconstruido fundamentalmente con ayuda occidental y de Arabia Saudí. La ocupación siria no terminó hasta 2005, y fue seguida por la guerra del Líbano de 2006 entre la milicia chiíta Hezbollah e Israel.

Desde 2012 la guerra de Siria ha llevado a un millón y medio de desplazados a instalarse en el Líbano, por lo que el número de refugiados se estima en una cuarta parte del total de la población lo que crea una situación económica muy difícil a pesar de la ayuda externa.

El Líbano apenas produce nada. Solo produce el 17% de la comida que precisa y sus exportaciones (principalmente oro, joyas y ordenadores), dirigidas sobre todo al mundo árabe y a Sudáfrica son una quinta parte de sus importaciones. ¿De qué viven los libaneses si compran cinco veces más de lo que venden y la gran mayoría trabaja en el sector de servicios? Los principales ingresos del Líbano provienen de ser un centro regional bancario y comercial, del turismo cuando no están en guerra, la construcción y las remesas que envían sus ciudadanos que trabajan fuera, sobre todo en los países del Golfo. Debido a la importancia de los intercambios financieros para el país, mantiene un tipo de cambio fijo con el dólar (USD). Para mantener dicho tipo fijo Líbano tiene un buen nivel de reservas de divisas y los bancos libaneses tienen fama de sólidos habiendo resistido con nota la crisis bancaria de 2008.

El gran logro de los libaneses ha sido permanecer unidos y desarrollar una identidad nacional a partir de las diferencias sectarias que los dividen profundamente y que han dado lugar a guerras civiles, violencia sectaria, atentados y magnicidios, facilitando invasiones extranjeras. Y es que las distintas sectas luchan por mantener o aumentar su parcela del poder en el país, no por romperlo. Cuando no están luchando el reparto sectario del poder conlleva una gran estabilidad social dado que los líderes de cada secta controlan a los suyos. Hasta las presentes protestas, la agitación social intersectaria era desconocida por lo que los políticos no saben como manejarla.

Figura 1. Protestas sociales en Líbano.

El problema de fondo del Líbano es que es uno de los países en peor situación económica del mundo, lo que ya es decir. Un tercio de su población vive con menos de 1,9 dólares al día (57 $ al mes), la línea de pobreza internacional. Desde 2018 los analistas llevan advirtiendo del peligro de una seria crisis en Líbano debido a una serie de preocupantes tendencias.

1. Deuda

Al final de la guerra civil, en 1990, el Líbano no tenía deuda soberana, pero desde entonces ha ido incrementando su deuda progresivamente hasta los 84 mil millones de dólares. Más del 85 % de esa deuda está en manos de los bancos comerciales y el banco central libaneses. Su deuda alcanza ya el 152 % del PIB, lo que le convierte en el tercer país más endeudado del planeta en % del PIB por detrás de Japón y Grecia. Las previsiones del IMF son que podría crecer al 180 % para el 2023.

Figura 2. Crecimiento de la deuda soberana del Líbano

2. Bajo crecimiento

Entre el 2007 y el 2010 su economía creció muy deprisa, a una media del 9 %, lo que le permitió aumentar fuertemente su deuda mejorando su ratio con respecto al PIB, pero a partir del 2011 afectado por la guerra de Siria su crecimiento económico ha sido muy bajo, una media del 1,6 %, y reduciéndose al 0,3 % en 2018, por lo que la deuda ha estado creciendo cinco veces más deprisa que la economía. Las protestas sociales probablemente reduzcan aún más ese crecimiento.

3. Déficit fiscal

El déficit fiscal del Líbano ha alcanzado el 11 %, lo que ha encendido todas las alarmas en el Grupo Internacional de Apoyo al Líbano (ISG) encabezado por Francia y la ONU que el pasado año acordó créditos por 10 mil millones y ayudas de 800 millones, pero que exige para liberarlos que reduzca el déficit. El gobierno libanés recauda unos 12 mil millones, pero los pagos de intereses por la deuda alcanzan casi la mitad de lo que recauda, más de 5 mil millones. Esto además está provocando un crecimiento desaforado de la desigualdad, por que en el Líbano se recauda sobre todo por impuestos al consumo, como el reciente impuesto Whatsapp que disparó las protestas, y gran parte de lo que se recauda va a parar vía intereses a los bancos libaneses controlados por las élites sectarias.

4. Déficit comercial

Con el fuerte crecimiento económico iniciado en 2006 se dispararon las compras en el exterior mientras que las exportaciones no crecieron y siguen siendo de solo 4 mil millones de dólares, mientras que sus importaciones han pasado de 10 mil millones en 2006 a 21 mil millones en 2017, con el déficit comercial aumentando de 7 mil millones en 2006 a 17 mil millones en 2017. El déficit de cuenta corriente supera el 20 % del PIB, uno de los peores del mundo.

Figura 3. Valor de las exportaciones (azul) y de las importaciones (rojo) del Líbano en miles de millones de dólares (B).

5. Corrupción

El sectarismo conlleva un altísimo nivel de corrupción y clientelismo y muy poca flexibilidad ante los cambios. Dentro de la alta corrupción que hay en el Oriente Medio y el Norte de África, los ciudadanos libaneses son los que más perciben a sus gobernantes y políticos como corruptos.

6. Mal funcionamiento de los servicios públicos

Desde 2015, el Líbano tiene una crisis de basuras. La compañía que ejercía el monopolio de la recogida, con conexiones con dos de los primeros ministros, dejó de hacerlo al tener que cerrar el vertedero que había estado usando 12 años más de lo previsto y carecer de alternativas. La solución fue tirar la basura en las montañas y costas y mucha gente la quema provocando una gravísima crisis medioambiental que contamina el aire, las montañas, las playas y el mar.

Figura 4. Limpieza de una playa de Beirut en 2018 después de que una tormenta haya arrastrado hasta allí la basura.

Debido a mala gestión, corrupción y problemas financieros el sistema eléctrico nunca ha llegado a funcionar correctamente en el Líbano. Electricité du Liban tiene pérdidas anuales de 1.500 a 2.000 millones de dólares porque la electricidad le cuesta 17-23 centavos/kWh y la vende subvencionada a 9,5 centavos/kWh. Por si fuera poco el país está sujeto a cortes de electricidad por zonas en determinadas horas todos los días, por lo que los ciudadanos que se lo pueden permitir se ven forzados a tener generadores. Hasta el agua es de pobre calidad forzando a gran parte de la población a depender de agua embotellada.

Figura 5. Las noches de Beirut son oscuras para quien no tiene un generador eléctrico.

En octubre se incendiaron los montes cercanos a Beirut y los bomberos no podían luchar contra el incendio porque los medios aéreos no se habían mantenido en condiciones por lo que la gente de Beirut tuvo que ver y sufrir los efectos de la inoperancia del estado en directo durante días.

Figura 6. Los incendios cerca de Beirut en octubre de 2019.

7. La dependencia de remesas externas

Uno de los ingresos más importantes del Líbano son las remesas que envían los libaneses que viven en el exterior, unos 400.000, particularmente los que trabajan en países del Golfo Pérsico, la mitad en Arabia Saudí, que contribuyen con un 20 % del PIB. Sin embargo las remesas cayeron un 7 % en 2017, y a finales de ese año estalló una crisis entre Arabia Saudí, preocupada por la creciente influencia de Irán, y el Líbano cuando su primer ministro Saad Hariri fue retenido en Riad y obligado a dimitir bajo amenaza de expulsión de todos los libaneses. La crisis se resolvió pero Arabia Saudí tiene planes para sustituir a los trabajadores extranjeros por nacionales, y ello junto a la caída del precio del petróleo desde 2014 indica que este ingreso seguirá reduciéndose en el futuro.

8. La dolarización

Puesto que el Líbano depende de la capacidad de su sistema bancario de funcionar como centro bancario regional y atraer depósitos extranjeros, el tipo de cambio fijo con el dólar es esencial, lo que también le ha permitido endeudarse de forma más segura. Para mantener el cambio fijo cuenta con importantes reservas en moneda extranjera. Sin embargo la preocupante deriva de su economía hace cada vez más probable que en el futuro se vea incapaz de mantener el tipo de cambio forzando una devaluación de la libra libanesa. Lo que para otro país sería una solución para el Líbano sería una catástrofe dado lo muchísimo que importa y la dependencia de su sistema bancario de las cuentas extranjeras que requieren el cambio fijo. La decisión de los bancos de restringir el acceso de la gente a los dólares demuestra una creciente preocupación monetaria.

En resumen

El Líbano funciona como un esquema de extracción de riqueza de la gente a los bancos, el interés de la deuda del gobierno es mucho más alto que el interés de las cuentas y depósitos, así que los bancos solo tienen que sentarse a esperar que el gobierno recaude y les dé a ellos una gran parte de lo recaudado. El gobierno se ve obligado a emitir nueva deuda solo para pagar los intereses de la deuda antigua.

El riesgo de quiebra del Líbano es pequeño dado que el 85 % de su deuda está en manos de sus bancos que tienen más que perder si el país quiebra. Sin embargo en su espiral de descenso al infierno económico el Líbano necesita seguir captando capital extranjero para evitar la implosión de una crisis que haga saltar por los aires el tipo de cambio y destruya su capacidad de recaudar e importar. Para ello las autoridades económicas del ISG le impusieron como condición que redujese su déficit al 5 % en cinco años, lo cual es a todas luces imposible. Solo las primeras tímidas medidas para recaudar más y gastar menos han provocado que la inflación se dispare del 3 al 7 % y una revuelta social intersectaria que ha llevado a la dimisión al primer ministro Hariri. El país está en lo que se conoce como "stagflation", sin crecimiento económico, con incremento de precios y con reducción de la cantidad de dinero circulante.

Figura 7. Situación de la burbuja de deuda del Líbano (círculo rojo). En el eje vertical la deuda privada no financiera en porcentaje del PIB, en el horizontal la deuda soberana también en porcentaje del PIB. El tamaño relativo de la burbuja es proporcional al valor de la deuda total excluyendo la financiera.

¿Qué nos importa todo esto a nosotros?

A pesar de sus peculiaridades o quizá por ellas, el Líbano es un canario en la mina de la deuda en la que que todos excavamos. El análisis económico es solo una parte de la realidad. Las medidas económicas necesarias para reducir la velocidad de caída en que se encuentra no se pueden aplicar porque la sociedad no lo admite, y en estos tiempos con todo el mundo mirando no se pueden reprimir las revueltas a cañonazos (ya le gustaría a China hacerlo en Hong Kong). Este es un factor que nadie está teniendo en cuenta. La población va a resistir con fuerza cualquier medida que perciban como un menoscabo de su situación incluso aunque ello signifique que el país se precipite al caos. Los humanos no somos tan sapiens como nos gusta pensar. El factor humano contribuye a hacer la situación intratable exclusivamente desde un punto de vista de la teoría económica. Pero no es solo la población la que se niega a tomar medidas dolorosas, las élites a pesar de ser las grandes beneficiarias de una situación que ha perjudicado gravemente al resto de la sociedad y ha colocado el país al borde del precipicio se niegan a que la solución también sea a su costa. Durante las negociaciones del gobierno libanés para el nuevo presupuesto del 2019 se intentó que el sector bancario extendiera créditos a muy bajo o cero interés para reducir el déficit fiscal y los directivos bancarios y el banco central se negaron en redondo, arguyendo que reduciría el incentivo para emprender las necesarias reformas. ¿Os suena? Cosas similares se dijeron en el BCE.

La situación del Líbano (y la multitud de países que seguimos sus pasos), independientemente de parches y mejorías temporales, a medio plazo no puede sino empeorar. Conforme su situación económica siga deteriorándose su conflictividad social seguirá aumentando mermando si cabe sus posibilidades de recuperación. Algún otro país o grupo de países habrá de hacerse cargo y seguir concediendo créditos al Líbano para evitar que Irán extienda aún más su influencia en el país o que un colapso económico provoque otra emigración masiva a Europa. Para más inri EEUU amenaza con sanciones si Hezbollah alcanza un ministerio importante o si sus miembros reciben beneficios como cobertura sanitaria gratuita. Hay posibilidades de mejoría si los refugiados retornan a Siria, pero la del Líbano es una situación que a la larga no tiene arreglo hasta que no haya una solución global al problema de la deuda; y antes de mejorar, las cosas empeorarán mucho, particularmente para países como el Líbano con unos números terribles.

Terminamos con refrán: Cuando las barbas de tu vecino veas pelar, pon las tuyas a remojar.

¿Te ha gustado el artículo?

Si quieres saber más y estar al día de mis reflexiones, suscríbete a mi blog y sé el primero en recibir las nuevas publicaciones en tu correo electrónico.

  1. #1

    Comstar

    La dolarización indica que Líbano es un territorio de la Reserva Federal, y no de EEUU, porque la Reserva Federal no obedece al presidente.
    Un gobierno sin moneda no puede tener política monetaria, por lo que pierde soberanía monetaria. No puede fijar tipos de interés ni tampoco puede fijar tipo de cambio. Esto hace que todas las ineficiencias de la economía se traduzcan en bajadas de salario desiguales.
    Tener una economía basada en bancos, que son fábricas de deuda, es no tener riqueza, sino deuda. Y apuesto a que en caso de problemas, lo que van a hacer es nacionalizar la deuda de los bancos, para que, como es usual, el ciudadano pague los platos rotos. Otra Grecia. Otra España. Otra Venezuela. Otra Argentina. Otra Somalia.

  2. #2

    Fernandojcg

    Hola, Buenos Días: Venezuela, Argentina, Ecuador, Bolivia, Chile, Túnez, Egipto, Irak, Irán, India... Más de lo MISMO.

    Este problema de la Deuda acabará trasladándose a las calles, llegando incluso al "cómodo" Occidente... En cualquier caso, en Francia ya llevan un tiempo con las revueltas.

    Saludos.

  3. #3

    Knownuthing

    en respuesta a Comstar
    Ver mensaje de Comstar

    La fijación del cambio con el dólar tiene importantes desventajas, pero para muchos países tambien tiene importantes ventajas, particularmente cuando se quiere mantener una ventaja exportadora o los flujos de dinero extranjero son importantes, que es el caso del Líbano. Por eso es tan común. China ha conseguido sus periodos de máximo crecimiento durante los periodos en que ha mantenido fijado el cambio del yuan al dólar.

    En cuanto al problema de una economía bancarizada y con gran poder sobre el gobierno estoy muy de acuerdo. La deuda es la fuente principal de desigualdades porque es el mecanismo por el que los de arriba se quedan con lo que tienen los de abajo.

  4. #4

    Fernandojcg

    Hola, Knownuthing: Está claro que una moneda de reserva mundial debe existir y SIEMPRE ha sido así, al menos durante largos períodos de tiempo, ya fuera el Real de a 8 Español, la Libra esterlina o ahora el USD. El problema actual es que éste está "respaldado" por la NADA, al igual que el resto de las demás monedas modernas, y todo propiciado por la impresión masiva de dinero creado del "aire"... Y en ese aspecto, China NO es diferente a los EE.UU. Ahora mismo está imprimiendo más que los estadounidenses.

    Por cierto, ya que has citado a Irán, te puedo decir de "primera mano" que las cosas por allí andan muy revueltas desde hace años y existe un fuerte descontento social... Algo o mucho tienen que ver los estadounidenses, pero en el fondo se trata de algo más importante. Y es que el DESCONTENTO social se está expandiendo por TODO el mundo.

    También estoy de acuerdo con lo que dices respecto a la brecha que se está abriendo entre las "élites" más ricas y el resto de la población. Mucho ¡Ojo! a esto, porque acabará siendo el detonante de algo bastante "GORDO"... Y NO descartemos que esas "élites", en sus dos principales "formaciones" (la Financiera y las Corporaciones), acaben provocando un Crack de dimensiones colosales. Se trataría de "ganar tiempo"... para vete a saber qué.

    Knownuthing, resulta muy interesante leerte y me parece que con tu permiso intervendré bastante en tu Blog.

    Saludos.

  5. #5

    Fernandojcg

    Y PEOR que se pondrán las cosas mientras en la Casa Blanca siga este IMPRESENTABLE...

    http://es.investing.com/news/economy/frenazo-bursatil-trump-ataca-a-china-y-la-fed-y-anuncia-aranceles-a-latam-1945046

    Saludos.

  6. #6

    Knownuthing

    en respuesta a Fernandojcg
    Ver mensaje de Fernandojcg

    Por supuesto Fernandojcg, todo el mundo es bienvenido a contribuir constructivamente con su punto de vista.

    El tema del descontento social que se expande por todo el mundo lo traté hace un mes en el artículo:
    Protestas y demografía. La marea imparable
    en el que daba mi opinión sobre algunos factores que a mi entender son importantes para comprender lo que está pasando.

    Un saludo

  7. #7

    Ramón El Escéptico

    Hola, knownuthing:

    Vas a acabar odiándome.

    Como siempre debo reconocer tu capacidad informativa y la forma en que la presentas.

    El Líbano debería ser un paraíso -estoy de acuerdo-, pero su ubicación geográfica es desastrosa. Alguna vez fue el país más culto y envidiable del mundo árabe, y los libaneses que yo conozco en México son una de las más exitosas inmigraciones que tenemos.

    La tragedia del Líbano -que tu bien documentas- es 100% importada. Son víctimas de toda la basura del mundo árabe.

    Sin embargo, creo que sobrestimas el tamaño de ese país. No siento que una nación tan pequeña pueda influir significativamente a nivel global, ni que sea un canario que nos adelante un desastre. Me preocuparía más una crisis económica en California (por ejemplo).

    Cuando las cosas se pongan tan críticas en el Líbano y amenacen al resto del planeta, aparecerán soluciones -desde luego importadas- que resolverán el tema.

    Seguimos tú y yo teniendo diferencias en cuanto a la forma de ver el mundo.

    Un saludo.

  8. #8

    Piel De Luna

    en respuesta a Knownuthing
    Ver mensaje de Knownuthing

    Enhorabuena, por este y por los demás artículos.
    Gracias por el trabajo.

  9. #9

    Fernandojcg

    NO digo que vaya a ser el caso del Líbano, pero a veces ocurren cosas que parecen "imposibles"... Recuerdo que en el año 1997 se produjo la devaluación del Bath tailandés, provocando un fuerte "cataclismo" financiero en la mayor parte de Asia. De Tailandia se extendió por Malasia, Indonesia y Filipinas. Más tarde, la onda llegó a Corea del Sur y luego a Taiwán, Singapur y Hong Kong...

    Aquella Crisis se notó en toda la Economía mundial, incluidos los Estados Unidos.

    Saludos.


Este sitio web usa cookies para analizar la navegación del usuario. Política de cookies.
Cerrar