Dollar Cost Averaging ¿es realmente el santo grial?

Dollar Cost Averaging ¿es realmente el santo grial?

Una de las estrategias de inversión más conocidas es el Dollar Cost Averaging (DCA) y que para muchos inversores es un método "seguro" de obtener mejores rendimientos a largo plazo. A lo largo del post analizaremos sus principales ventajas e inconvenientes para determinar si realmente es una buena alternativa y cuáles son sus verdaderos beneficios.

Dollar Cost Averaging

DCA

Explicación teórica

Para los que no estén familiarizados con el método, el DCA consiste en ir invirtiendo de forma escalonada en los mercados y no realizar una aportación "de golpe" con todo el patrimonio disponible para la inversión. La teoría detrás de este método dice que compraremos más participaciones o acciones a lo largo del tiempo ya que al bajar compraremos más con la misma cantidad de dinero, llegando a una cantidad final superior. Se ilustra mejor con un ejemplo, que tomo del post de Fernan2 sobre el tema:

Supongamos que yo decido hacer un Dollar Cost Averaging sobre las acciones de Telecinco, comprando 3.000 euros cada 2 meses. Estas son mis compras ficticias:

- Un mes compré Telecinco a 10 euros. Con 3000 euros, son 300 acciones.
- Dos meses después, Telecinco ha caído a 5 euros. Con 3000 euros, son 600 acciones.
- Y pasados otros dos meses, Telecinco ha rebotado hasta 15 euros, con lo que los 3000 euros compran 200 acciones.

Fijaos en la magia del dollar cost averaging: El precio medio durante el periodo ha sido de 10 euros, pero yo con 9000 euros he comprado 1100 acciones, lo que me da un precio medio de 8,18 euros ¿por qué? Porque cuando estaban más baratas compré 600 acciones y cuando estaban más caras sólo compré 200 acciones. Y no es algo que yo haya hecho conscientemente: es que a cantidades iguales de dinero le corresponden cantidades mayores de acciones cuando el precio es más barato, y viceversa. Por eso funciona el dollar cost averaging!! Se trata de un caso de técnica con sesgo positivo (tendencia a batir a la media).

Por tanto en este escenario el DCA aporta valor para el inversor llevando a un precio inferior que tras obtener un revalorización amplifica nuestro rendimiento. La clave del asunto está en estas palabras de la frase anterior: "en este escenario". 

Diferenciación entre DCA y aportaciones periódicas.

El DCA tiene como factor clave la gestión de la liquidez algo que lo diferencia de las aportaciones periódicas, veamos las diferencias entre ellos. El DCA consiste en que si tenemos 10.000 € los repartimos en el tiempo invirtiendo esa cantidad en, por ejemplo, 3 años, lo que significa que si hacemos la media el DCA equivale a tener un 50% liquidez y 50% invertido a lo largo de los 3 años. En cambio en las aportaciones periódicas no hay gestión de la liquidez ya que significa que todo el dinero nuevo disponible para invertir lo invertimos nada más nos llega, por ejemplo con una aportación mensual del 10% de nuestro sueldo. El DCA sería un método para crear una cartera por primera vez con un capital acumulado y las aportaciones periódicas un método para incrementar progresivamente la inversión inicial a lo largo del tiempo en función de nuestros ingresos futuros.

Defectos del DCA en la práctica 

En el ejemplo que hemos planteado anteriormente parece evidente que el DCA hace "magia" y consigue incrementar nuestro patrimonio a largo plazo. El motivo de esto es que el escenario planteado es favorable para este método ya que se sufren caídas y tras finalizar las aportaciones una subida muy importante. En cambio si repetimos el ejemplo para un escenario alcista el DCA es menos rentable que aportar todo inicialmente por el coste de oportunidad.

Ejemplo con los datos anteriores en un mercado alcista y el DCA:

  • Compramos Telecinco a 10 euros. Con 3000 euros, son 300 acciones
  • Compramos Telecinco a 12 euros. Con 3000 euros, son 250 acciones
  • Compramos Telecinco a 15 euros. Con 3000 euros, son 200 acciones
  • Hemos aportado 9000 euros, tenemos 750 acciones a un valor final de 15 euros. Beneficio = 2250 €

Ejemplo con los datos anteriores en un mercado alcista y aportación única:

  • Compramos a 10 euros. Con 9.000 euros, son 900 acciones
  • Hemos aportado 9000 euros, tenemos 900 acciones con un valor final de 15 euros. Beneficio = 4500 €

Fernan2 continuó su publicación con una segunda parte llevando esto a la práctica con una simulación. La conclusión es que el DCA es mejor en ciclos bajistas y aportación única es mejor en ciclos alcistas. Si simulamos ambas en diferentes espacios temporales es indiferente realizar cualquiera de ellas ya que es aleatorio que nos toque un ciclo mayormente alcista o bajista tras el inicio, por tanto, a priori no hay un método mejor que otro.

Francisco García Paramés comentó en la conferencia anual de Cobas que el mejor momento para invertir era ahora y de golpe, ya que aportar poco a poco (aplicando DCA) lleva a largo plazo a un coste de oportunidad que, a su juicio, no compensa a largo plazo.

Por otro lado usar el DCA lleva a una reducción del riesgo soportado por el inversor, lo que puede justificar su uso a la hora de construir nuestra primera cartera. En cambio, esta reducción no crea valor para el inversor ya que es igual a la reducción de rentabilidad como bien explica Fernan2:

Y viendo que no podía mejorar el resultado medio, probé con la volatilidad: Si se puede conseguir un resultado promedio similar pero con una menor volatilidad, ya sería una mejora... pero no es así: la volatilidad de Dollar Cost Average es inferior a la de Comprar y Mantener en la misma proporción en que son menores los beneficios o las pérdidas; y eso no es atribuible a que la técnica sea buena o mala, sino simplemente a que se está más en liquidez.

Para los inversores más defensivos el DCA puede ser una buena forma de reducir el riesgo soportado y dormir más tranquilos y es una alternativa razonable para aquellos que teman sufrir caídas importante justo en el momento de aportar. En lo mercados el riesgo y su efecto sobre el comportamiento de los inversores puede llevar a tomar malas decisiones por lo que el DCA puede ser una buena forma de eliminar el "vértigo" que pueden sufrir los inversores al entrar el mercado de una vez. 

Virtudes de las aportaciones periódica

Las aportaciones periódicas sí que tienen beneficios para el inversor en muchos sentidos. Inicialmente, "obliga" al inversor a realizar aportaciones que le llevará a tener un colchón que será más grande cada mes que pase casi sin darse cuenta. Realizando estas aportaciones eliminamos el coste de oportunidad del DCA ya que no existe liquidez y todo el dinero que entra es invertido nada más recibirlo, incrementando el efecto del interés compuesto a largo plazo. Dicho de otra forma si el mercado sube no podemos arrepentirnos de haber aportado más ya que no disponíamos del dinero y si baja compramos más barato teniendo el efecto positivo del DCA.

En cambio el motivo más importante para realizar aportaciones periódicas es evitar el efecto negativo del comportamiento del inversor sobre nuestra rentabilidad. Una vez invertido nuestro patrimonio (mediante DCA o con aportación única) las aportaciones periódicas nos hacen invertir independientemente de lo que hagan los mercados y evitan que entremos con todo nuestro patrimonio siguiendo nuestras emociones llevando a comprar en máximos y a vender en mínimos.

Por ello las aportaciones periódicas son un gran aliado del inversor para acumular un colchón de patrimonio invertido, eliminar el efecto negativo de tratar de predecir los mercados y por sus beneficios a largo plazo a causa del incremento del efecto del interés compuesto. Un ejemplo de herramienta es el PAC de Banco Mediolanumpara automatizar las aportaciones a la hora de invertir. Con este método podemos determinar una cantidad constante para aportar a nuestra cartera de fondos para así obtener todos los beneficios ya comentados.

Conclusiones

A la hora de invertir por primera vez es indiferente utilizar el DCA o aportación única en términos de rentabilidad. En cambio el DCA sí que puede ayudar al inversor a soportar mejor los miedos de las primeras aportaciones y repartir el riesgo a la hora de entrar en el mercado por la gestión de la liquidez que conlleva. Si un inversor es pesimista con el mercado el DCA es una alternativa mejor, tanto en términos de rentabilidad como de tranquilidad. 

En cambio las aportaciones periódicas una vez invertido la totalidad del patrimonio inicial sí que son una herramienta útil para el inversor. Ayuda a tener un patrimonio superior a largo plazo por el esfuerzo de aportar mes tras mes, incrementa el efecto del interés compuesto, se beneficia de caídas del mercado siendo indiferente ante las subidas y elimina los sesgos de comportamiento del inversor que reducen el rendimiento medio a largo plazo.

 

  1. #1
    18/07/17 14:20

    El problema del DCA es que a todo ejemplo/comparación que cojas se le puede dar la vuelta para mostrar que es malo (como bien has mostrado en tu ejemplo).

    Matemáticamente hablando, la verdadera ventaja que ofrece es que reduce la variabilidad (o la fuerza) del timing que usas al entrar al mercado - dicho de otra manera, reduce la volatilidad en las aportaciones (nunca vas a tener muy buena o muy mala suerte con el timing).

    Lo mismo pasa con las aportaciones periódicas: aportar esa misma cantidad de dinero al principio (en lugar de hacerlo durante un periodo largo de tiempo) aporta mas variabilidad al resultado final. Aquí el beneficio esta sobre todo en educar al inversor para reducir sesgos; también hay beneficio para los gestores, ya que les asegura un flujo de capital entrante continuo.

Cookies en rankia.com

Utilizamos cookies propias y de terceros con finalidades analíticas y para mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias a partir de tus hábitos de navegación y tu perfil. Puedes configurar o rechazar las cookies haciendo click en “Configuración de cookies”. También puedes aceptar todas las cookies pulsando el botón “Aceptar”. Para más información puedes visitar nuestra política de cookies.

Aceptar