Rankia España Rankia Argentina Rankia Argentina Rankia Chile Rankia Chile Rankia Colombia Rankia Colombia Rankia México Rankia México Rankia Perú Rankia Perú Rankia Portugal Rankia Portugal Rankia USA Rankia USA
Acceder
1 recomendaciones
1) Conózcase. Es fundamental saber cuál es su tolerancia al riesgo, su patrimonio, su capacidad de ahorro, su horizonte temporal y el destino finalista y concreto de su inversión. ¿Son coherentes y compatibles los elementos definidos aquí?

Para ello lo mejor es pensar lo que haría si su inversión disminuyera drásticamente. ¿Dormiría tranquilo, vendería o incrementaría su participación? ¿Es Vd. Capaz de comprar en época de crisis (cuando todos venden), y esperar y vender cuando el mercado está eufórico (cuando todos compran)?

Vender en momentos de pánico no es la mejor opción pues sus decisiones son emocionales.

2) Toda inversión descansa en tres pilares: rentabilidad-seguridad, liquidez y fiscalidad. No intente encontrar la piedra filosofal. Se trata de comer una buena paella y dormir bien. Cada producto tiene sus ventajas e inconvenientes y colabora en tener una cartera diversificada.

3) Planifique. Sin planificación y organización es difícil ganar dinero. Es necesario llevar a cabo políticas preventivas y no paliativas y pensar antes de entrar cuándo y por qué salirse del mercado.

4) Márquese unos objetivos de inversión a medio plazo y, una vez alcanzados, reduzca sustancialmente su inversión. El mercado ofrece cada cuatro o cinco años grandes oportunidades pues se mueve por ciclos. En estas circunstancias empiece a comprar pensando que el mercado aún puede caer bastante más, invirtiendo la misma cantidad de dinero todos los meses, así comprará más acciones con precios menores.

5) Confórmese con ganancias aceptables y razonables. No sea muy avaricioso y consolide de vez en cuando las ganancias mediante stop móviles al alza, medias móviles.

6) Haga una prueba ficticia de sus inversiones durante un año antes de empezar, lo que le permitirá dotarse de las herramientas necesarias para su trabajo.

7) Empiece a invertir poco a poco y por los activos y valores sencillos. Normalmente lo complicado, oscuro va ligado a menor rentabilidad y riesgos excesivos

8) Es difícil saber cuál va a ser su comportamiento inversor si no ha pasado un ciclo completo de pérdidas y ganancias. Por ello si es primerizo empiece poco a poco hasta haber completado un ciclo, invirtiendo a través de un fondo (se aprovechará de la diversificación) para acostumbrarse a las oscilaciones de precios.

9) El dinero que vaya a destinarse a un activo con riesgo (bolsa, inmuebles, arte, oro) o ilíquido no debe necesitarse a medio plazo.

10) Diversifique por clase de activo (arte, inmuebles, renta fija, renta variable, pagares, oro, etc.) en el tiempo, por países (emergentes –desarrollados) en los precios de entrada, en tipo de gestión (valor-crecimiento, pequeñas-grandes compañías). Diversifique también por intermediario, así evitará el riesgo de estafa o quiebra.

El horizonte de su cartera dónde le dará sustanciales beneficios será como mínimo en cinco años. Compruebe cómo se reduce la volatilidad de sus resultados si usa horizontes temporales largos. Compruebe como afirmaciones del tipo de que el SP500 tiene una volatilidad del 18% a un año y del 4,5% a diez años son ciertas.

Pero si quiere obtener una buena rentabilidad apueste por aquellos activos que a medio plazo dan mayor rentabilidad (bolsa, -particularmente de países emergentes-, acciones de valor, acciones de pequeñas compañías y acciones con alta rentabilidad por dividendo). El índice de bolsa de países emergentes es el más rentable a largo plazo, sin embargo su gran volatilidad no compensa tener una cartera únicamente de estos países.

El resto de activos le servirán para mitigar la volatilidad o las variaciones de precios. Compre algún activo que tenga flujos intermedios. Los activos con pagos intermedios, léase interés, dividendos, alquileres,... obtienen una rentabilidad mucho mayor que aquellos como el oro o petróleo que no dan rentas periódicas.

Si conoce muy bien un negocio apueste algo más de capital en él.

11) Decida si va a autogestionar la cartera (lo que requiere tiempo y recursos) o a delegar su gestión (lo que requiere encontrar únicamente las entidades en las que confiar a cambio de un precio razonable y un control periódico de los resultados de la gestión).

12) Si opta por delegar en una entidad con varios productos, siéntese con el asesor para determinar la combinación de aquellos que mejor se adecuen a sus intereses. Pague comisiones únicamente en función de la rentabilidad alcanzada bien absolutamente o relativamente en función de un índice de referencia o enmarca.

Si elige una gestión pasiva o indiciada elija aquella entidad con menores comisiones de gestión, depositaria y con menores gastos totales sobre el patrimonio.

13) Siéntese con su asesor una vez al semestre para ver si los objetivos de su inversión se van cumpliendo. Exíjales explicaciones y determine el valor más probable de su inversión para los próximos semestres, con su rango de variación.

14) Si decide autogestionarse, empiece por aquel sector o producto que conoce mejor, bien porque trabaje en él y puede controlar la evolución de sus resultados o bien porque dispone de más información que la media del mercado. No rote demasiado la cartera, ni caiga en la tentación de hacer trading, ya que únicamente ganan los intermediarios. Organícese unas tareas periódicas para ver la evolución y la marcha de sus carteras.

15) Para materializar su inversión haga un plan sistemático de ahorro. De esta forma, comprará mas acciones o participaciones cuando el valor de éstas baje.

16) Mire si es capaz de explicar en cinco minutos a su mujer cuáles son los motivos para invertir en ese activo o valor. Si su mujer no lo entiende quizás Vd. no esté seguro de los motivos. No compre lo que no entienda o no sepa explicar. Sepa dónde invierte, por qué y para qué. Cuide a sus inversiones como a sus animales de compañía. No compre sin ton ni son.

17) Desconfíe de los rumores. Cuando llegan a Vd. ya no son rumores y si lo son, son interesados.

18) Compre realidades, no expectativas; es decir empresas bien gestionadas y con marca. Empiece comprando valores grandes y consolidados.

19) Un método que sirve para comparar absoluta y relativamente diversas clases de activos es el del PER, que nos dice el número de años que tardo en recuperar mi inversión vía intereses, dividendos, alquileres etc. Úselo y pondere más aquellos activos con menor PER y un riesgo aceptable.

20) Elija entre cinco y nueve valores de diferentes sectores previamente analizados y de grandes empresas, ya que su riesgo en principio es menor. Determine aquellas variables o hechos que harían reconsiderar la idoneidad de su inversión. Si se dieran, venda sin pereza y no tema a asumir perdidas. La venta justificada aun perdiendo se convierte muchas veces en la mejor decisión ya que el valor sigue bajando.

21) Siga la evolución de la economía. Incremente la posición de riesgo cuando en las portadas de los periódicos hablan de crisis financiera y reduzca su posición cuando estamos en el mejor de los mundos, ya que entonces no podemos mejorar. El ciclo financiero lleva nueve meses de adelanto sobre el económico real.

22) No siga a los gurús. Infórmese y fórmese para si mismo y estará a años luz de los demás. No crea en los pelotazos. Vd. no tiene información privilegiada.

23) Los mercados siempre exageran y normalmente tienden a la media a largo plazo, pero los ciclos existen. Todos los mercados tienen un componente irracional, por lo que toda ganancia no materializada es un préstamo del mercado a Vd. que debe devolver.

24) Tenga sentido común y piense que todo lo que sube/baja mucho en poco tiempo normalmente corrige. Tenga humildad, paciencia, serenidad, disciplina y ánimo de aprender. El error o la equivocación es parte de la estrategia e inherente a la inversión. Aprenda a convivir con él.

25) Debe reequilibrar su cartera y rebalancearla periódicamente pues, después de un movimiento alcista de un activo, su ponderación sobre el total de la cartera es mayor, por lo que debe vender si quiere mantener el mismo nivel de riesgo.

26) El rendimiento de la cartera a largo plazo depende más de su composición por clases de activos (en un 90%) que del momento de la compra (un 5%). El otro 5% depende de la elección de valor dentro de la clase de activo, es decir bolsa española o extranjera, empresas grandes o pequeñas.

27) La volatilidad y la correlación varían con el tiempo. Antes de hacer una cartera cerciórese de que trabaja con datos actualizados.

28) Desde que Vd. abre una cuenta corriente, ya esta diversificando su cartera y puede que esté perdiendo oportunidades.

29) Como en bolsa cotizan empresas de todos los sectores Vd. puede diversificar comprando empresas de sectores como el inmobiliario, petrolíferas o de materias primas sin tener que invertir en dichos mercados y desde cantidades pequeñas, en lugar de invertir directamente en inmuebles o futuros de estos índices.

30) En momentos extremos de crisis las volatilidades, probabilidades y correlaciones saltan por los aires por lo que el mercado únicamente distingue entre activos con riesgo y liquidez o activos sin riesgos.
¡Sé el primero en comentar!
Comentar
1 recomendaciones
Escribe aquí tu comentario...
Este sitio web usa cookies para analizar la navegación del usuario. Política de cookies.
Cerrar