Los afectados por la cláusula suelo disponen de diferentes estrategias para recuperar el dinero indebidamente cobrado por una cláusula declarada abusiva. A la hora de reclamar, surgen dos opciones: reclamar la cláusula suelo a tu banco o directamente acudir a la vía judicial. En el siguiente artículo comentaremos las ventajas de reclamar judicialmente la cláusula suelo y las ventajas de reclamarla "de forma amistosa" sirviéndote de las medidas aprobadas en el el Real Decreto 1/2017. ¿Qué opción es mejor para nuestros intereses?

Cláusula suelo: cómo reclamar

 

Reclamación de la cláusula suelo

La cláusula suelo incluida en un gran número de créditos hipotecarios impedía beneficiarse de la bajada del índice de referencia al que estaban vinculadas las hipotecas a tipo de interés variable, en este caso, el Euríbor. El Tribunal Supremo y el Tribunal de Justicia de la Unión Europea han refrendado que la cláusula suelo era una cláusula claramente abusiva, y por lo tanto, debía eliminarse de los contratos hipotecarios en España.

La buena noticia para ti es que está situación ya la podrás reclamar para recuperar el cobro del dinero abonado indebidamente. Ante este escenario legal, tienes dos vías para canalizar este proceso de una manera correcta y eficaz. Por una parte, acudiendo "de forma amistosa" al servicio de atención al cliente (SAC) de la entidad financiera comercializadora de tu hipoteca. Y por otra, utilizando la vía judicial, cuando una reclamación no es atendida o es rechazada por una entidad y la única forma que tienes de conseguir una indemnización por los perjuicios económicos que te hayan producido es el juzgado.

Como en toda clase de reclamaciones, cada uno de estos canales de intermediación aporta una serie de elementos negativos y positivos que deberás valorar para escoger cuál es el camino correcto y así recuperar el dinero que has abonado de más en la hipoteca. 

Ventajas de reclamar la cláusula suelo al banco 

Las principales ventajas de utilizar la vía extrajudicial para reclamar la cláusula suelo es que, por una parte te evita que tengas que pleitear en los juzgados, algo que sin duda no es del agrado de gran parte de los afectados; y, por otra parte, es un procedimiento gratuito. A continuación, explicamos las razones en detalle:

  • Ahorras gastos: conlleva una importante reducción de los gastos como consecuencia de los posibles desembolsos que lleva aparejada la demanda, entre los que se encuentran los costes de las gestiones administrativas, entre algunos de los más relevantes.
  • Acortas plazos: si lo que deseas es agilizar el proceso puede que reclamar la cláusula suelo al servicio de atención al cliente de tu banco sea la solución más rápida. No en vano, las entidades están obligados a ofrecerte una respuesta en un plazo máximo de tres meses. Una vez recibida una respuesta, podrás analizar si te beneficia o no aceptarla. Eso sí, el banco tiene el derecho a rechazar tu reclamación, sin darte apenas detalles ni explicaciones.
  • Como medida de presión: no cabe duda de que también puedes utilizar esta estrategia de gestión para presionar al banco para alcanzar un buen acuerdo. Quizás le convenga llegar a una solución satisfactoriamente para ambas partes que acudir a los juzgados.

En este sentido, el Real Decreto 1/2017, de 20 de enero, aporta una serie de medidas urgentes de protección de consumidores en materia de cláusulas suelo. En el artículo 3 se específica que “las entidades deberán implantar un sistema de reclamación previa a la interposición de demandas judiciales, y cuyo objeto será atender a las peticiones que éstos formulen”. En dónde deberán garantizar que ese sistema de reclamación es conocido por todos los consumidores que tuvieran incluidas cláusula suelo en su préstamo hipotecario.

Ventajas de reclamar la cláusula suelo por vía judicial

Sin embargo, la solución que te repercutirá mayores beneficios al reclamar la cláusula suelo reside en la vía judicial. Para ello necesitarás de los servicios de unos abogados especializados, a ser posible en derecho bancario. Este es el caso de los abogados de Reclama y Recupera, los cuales se ofrecen a realizar un estudio gratuito y sin compromiso de tu caso para que sepas si puedes reclamar la cláusula suelo y bajo qué condiciones. Las ventajas de tomar la vía judicial para reclamar la cláusula suelo son las siguientes:

  • Mayores garantías de éxito: plantear la reclamación de la cláusula suelo a través de un despacho de abogados te ayudará a incrementar las posibilidades de que el proceso prospere conforme a tus intereses. Entre otras razones, porque contarás con un servicio profesional que defenderá tus intereses ante las instancias judiciales con una amplia experiencia en esta clase de pleitos contra los bancos. De esta forma, se equilibra la balanza de conocimiento sobre la temática, ya que el banco en una reclamación extrajudicial puede ocultarte información sobre tus derechos como consumidor.
  • Recuperación íntegra del dinero: a diferencia de una negociación directa con tu banco, si te decantas por la vía judicial, conseguirás que la entidad elimine la cláusula suelo para siempre sin la necesidad de llegar a acuerdos parciales en donde tan solo recuperarás una parte del dinero que te deben. Mediante la vía judicial, podrás recuperar no solo los intereses indebidamente cobrados por la cláusula suelo, sino que realizarán un recálculo del cuadro de amortización de la hipoteca y te abonarán los intereses de demora. El importe final puede ser un 30% superior al acuerdo alcanzado por la vía extrajudicial.

 

No hay que olvidar que si la oferta de la entidad bancaria no es de tu agrado, siempre tendrás la posibilidad de recurrir a la vía judicial como última bala. Es por ello que se recomienda, primero, realizar una reclamación al servicio de atención al cliente (SAC) de tu entidad bancaria y en caso de recibir una respuesta negativa o no llegar a un acuerdo, contratar un abogado para reclamar judicialmente la cláusula suelo.


 

¡Sé el primero en comentar!

Cookies en rankia.com

Utilizamos cookies propias y de terceros con finalidades analíticas y para mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias a partir de tus hábitos de navegación y tu perfil. Puedes configurar o rechazar las cookies haciendo click en “Configuración de cookies”. También puedes aceptar todas las cookies pulsando el botón “Aceptar”. Para más información puedes visitar nuestra política de cookies.

Aceptar