Rankia España Rankia Argentina Rankia Brasil Rankia Chile Rankia Colombia Rankia Deutschland Rankia France Rankia Italia Rankia México Rankia Perú Rankia Polska Rankia Portugal Rankia United Kingdom Rankia USA
Acceder
Tras la última reunión del Banco Central Europeo el pasado 25 de Enero de 2024, como era de esperar, éste decidió mantener los tipos de interés para la zona euro, en el 4,5%. Desde la reunión del mes de Septiembre del año pasado, el tipo de interés para las operaciones principales de financiación en la zona euro se mantiene en el mismo nivel. 

A su vez, la Reserva Federal de Estados Unidos también decidió mantener los tipos de interés en su última reunión celebrada a finales de Enero, y que a su vez fue la primera de este año 2024. 

Mientras tanto, los inversores se siguen preguntando cuándo empezarán a bajar los tipos de interés; el momento tan ansiado por el mercado… 

Si bien se espera que a lo largo de este año, en ambos lados del Atlántico los tipos de interés comiencen a tomar la senda bajista, hay muchas dudas que aún quedan por disipar.
 
Lo que está claro es que en economía -como en la vida misma- los escenarios son muy volátiles, y cualquier suceso puede cambiar completamente el punto de partida. 


Crisis en el Mar Rojo 


Aún no está superada la crisis del Mar Rojo, que repercute en los precios del petróleo y en los costes logísticos. Como dato, en el siguiente gráfico se expone la evolución del índice de precios de contenedores a nivel mundial, elaborado por Drewy Shipping Consultants Limited.



El coste del transporte marítimo se encarece, porque los barcos que provienen principalmente de Asia y se desplazan hacia Europa (o América del Norte), tienen que realizar un amplio desvío de su ruta marítima habitual, a fin de evitar la zona de conflicto. Eso no solo encarece el coste de transporte, sino que ralentiza el traslado de mercancías; lo que obliga a las empresas a incrementar sus existencias para abastecerse, y eso también genera un coste adicional que tarde o temprano se trasladará finalmente a los bienes y servicios que consumimos, incrementando así los precios y como consecuencia, la inflación.


 
Aunque no todos pierden ante esta nueva situación, dado que uno de los sectores que se ha beneficiado del incremento de los costes de los fletes marítimos, justamente es el de las empresas navieras que transportan contenedores por esas rutas. 

Ejemplo de ello, es la evolución de la cotización de A.P. Moller-Maersk Group; la naviera más grande del mundo, de origen danés.



Un dato a tener en cuenta, para inversores bursátiles. 


Robustez del mercado laboral 


En la más estricta teoría económica, al subir los tipos de interés para intentar combatir la inflación, el mercado laboral debería de resentirse. 

Esto se debe a que el encarecimiento de los costes de financiación, generan una reducción del consumo y la inversión; lo que provoca una disminución en la demanda agregada, y como consecuencia de ello, una disminución de las ventas y los beneficios empresariales. Debido a esa disminución de ventas, las empresas se verán obligadas a reducir plantilla; lo que incrementaría la tasa de desempleo. 

Pero como podemos observar en las siguientes gráficas, desde la primera subida de tipos de interés que realizó la Fed en Marzo del 2022 (y en Julio del mismo año, empezó el BCE) hasta nuestros días, las tasas de desempleo tanto en Europa como en Estados Unidos (país que técnicamente mantiene el pleno empleo) no han parado de reducirse, en contra de lo que vaticinaban los pronósticos:


 
¿Y qué indican estos datos entonces? Que a pesar de que a lo largo de este período se han estado incrementando los tipos de interés, éstos no han afectado al mercado laboral; por lo que si nos olvidamos del resto de indicadores, a simple vista no debería de haber prisas por bajar los tipos de interés… ¿no te parece? 

Pero esta situación podría cambiar a partir de este año, debido a las revisiones salariales previstas para actualizar las nóminas de los trabajadores, justamente por los efectos de la inflación: la pescadilla que se muerde la cola… 

Si se incrementan los salarios, mejora el poder adquisitivo de las personas y por lo tanto éstas tendrán más dinero disponible para consumir, incrementando así la demanda; situación que podría desencadenar nuevas subidas de precios. 


Evolución de la inflación 


A pesar de la guerra entre Rusia y Ucrania, que prometía encarecer los costes de la energía y hacer peligrar su suministro, o de las fortalezas de los mercados laborales de Europa y América, que amenazaban con mantener elevados niveles de consumo y por lo tanto, también de precios, la inflación se ha ido reduciendo tal como podemos observar en la siguiente gráfica:



A su vez, en el caso europeo, el BCE mantiene sus previsiones de reducción de la inflación con niveles esperados del 2,7% para este año, 2,1% para el 2025, y 1,9% para el 2026. Por lo que parece, ninguna de las posibles “amenazas” anteriormente mencionadas (incremento de los costes de transporte y las materias primas, o la robustez de los mercados laborales) parecen alterar las previsiones del BCE. 


El crecimiento económico 


Entre el Banco Central Europeo y la Reserva Federal, solo esta última tiene asignado un mandato dual, en el que su objetivo principal no solamente se centra en mantener un nivel de precios estables, sino también en lograr el máximo empleo según la Ley de la Reserva Federal, tras su enmienda del año 1977, en la que se le encomienda “mantener el crecimiento a largo plazo de los agregados monetarios y crediticios acorde con el potencial a largo plazo de la economía para aumentar la producción, de manera que promueva efectivamente los objetivos de máximo empleo, precios estables y tasas de interés a largo plazo moderadas”. 

En cambio, el Banco Central Europeo tiene como objetivo principal mantener la estabilidad de precios. Como objetivo secundario, se establece el apoyo por parte de la entidad a las políticas económicas generales de la Unión Europea. 

Aun así, de una u otra forma, el crecimiento económico también influye a la hora de tomar decisiones sobre política monetaria. Y prueba de ello son las señales de ralentización económica a finales del 2023, donde se observa una disminución del crecimiento del PIB en ambas economías.


 
Esta situación es uno de los principales motivos por los que los bancos centrales contemplan bajar los tipos de interés, dado que como hemos visto, si tuviesen que basarse solo en el empleo o en los posibles efectos de la crisis del Mar Rojo, lo suyo sería mantener los tipos en sus niveles actuales. 

Pero aun así, el momento en el que comenzarían a bajar los tipos de interés no termina de quedar del todo claro, y menos aún con una de las declaraciones que realizó Christine Lagarde (presidenta del BCE) en el foro económico de Davos, en el que aclaró que “tenemos que estar más avanzados en el proceso de desinflación antes de estar seguros de que el objetivo de inflación podrá alcanzarse en el momento adecuado y de forma sostenible”.  Y desde el mismo Banco Central Europeo, evitan comprometerse al anticipo de futuros movimientos de tipos, y aclaran que éstos se mantendrán “en niveles suficientemente restrictivos durante el tiempo que sea necesario”. 

Después de tantas idas y venidas, entre la crisis del Mar Rojo, la fortaleza de los mercados laborales, la reducción de la inflación, la caída del crecimiento económico, y la incertidumbre del momento exacto en el que volverían a reducirse los tipos de interés, si estás en la disyuntiva entre invertir en renta fija o renta variable, no sería una mala idea poner un pie en cada uno de estos dos mercados. 

En renta fija sería oportuno en estos momentos, destinar una parte del capital para aprovechar los elevados tipos de interés que abonan las nuevas emisiones de deuda; dado que ante cualquier caída de los tipos de interés del mercado, te asegurarías una rentabilidad superior a los tipos del mercado porque los intereses que abonan los títulos en los que hayas invertido, permanecerán “anclados” durante un largo tiempo.  

Y en renta variable también sería oportuno en estos momentos, destinar otra parte del capital para aprovechar el tirón de ciertos sectores económicos que podrían tener un recorrido al alza durante este 2024. 

Pero si no eres especialista en mercados financieros, y desconoces qué activos de renta fija adquirir, en qué mercados geográficos posicionarte, o qué sectores económicos son los adecuados para invertir, puede ser entonces el momento idóneo para invertir en un fondo mixto, o fondo de inversión de renta mixta; dado que de esta forma, aprovecharías las ventajas de ambos mercados (tanto de renta fija como de renta variable) y la gestión directa la dejarías en manos de expertos. 


Fondo DIP – Lift Income 


Toda esta gran introducción de las expectativas sobre la evolución de los tipos de interés para este año, la hice para llegar al Fondo de Inversión que quería presentarte esta semana: el Fondo de Inversión DIP – Lift Income R1 EUR Acc. 

Ahora que ya te puse en contexto, puedo contarte que este Fondo de Inversión es justamente un fondo de renta mixta, catalogado como un fondo global mixto defensivo, cuyo objetivo de inversión es lograr un ingreso recurrente a través de la apreciación del capital a medio plazo, invirtiendo en renta fija y renta variable a nivel mundial. 

En una escala de riesgo del uno al siete, donde el siete es el nivel más arriesgado, el Fondo presenta un riesgo de tan solo tres puntos. 



Esto se debe principalmente a su limitada exposición a la renta variable, que se limita como máximo al 30% de su patrimonio.



Es por ello, que solo presenta un 5,20% de volatilidad. 

Gestionado por A&G Fondos SGIIC, este Fondo se constituyó el 4 de Noviembre del 2020 y tiene asignadas cinco estrellas Morningstar. Fue diseñado para inversores que buscan una alternativa de inversión a medio plazo, dado que se recomienda invertir en el Fondo un mínimo de tres años, teniendo en cuenta que el horizonte de inversión recomendado por la Gestora se sitúa entre los tres y cinco años. 

El ISIN del Fondo es LU2075344551, y aplica una comisión de gestión del 1,25% anual, una comisión máxima de suscripción del 5%, y carece de comisión por reembolso. 

Con respecto a su rentabilidad, desde sus inicios el Fondo ha generado una rentabilidad superior a los de su categoría, tal como se puede observar en la siguiente gráfica.





En cuanto a la cartera del Fondo, las principales posiciones que la componen son las que se detallan a continuación:



No obstante, si deseas más detalles del Fondo, puedes consultar en la web de LIFT ASSET MANAGEMENT https://lift-am.com/fondos-de-inversion/lift-income-fund/ 

De esta forma, en momentos de incertidumbre en cuanto a la evolución de los tipos de interés, puedes posicionarte en ambos mercados. 

¿Quién dijo entonces que “no se puede estar en misa y replicando”? Como ves, en el mundo de las inversiones esto sí es posible, dado que puedes estar invertido tanto en renta fija como en renta variable, y a su vez obtener beneficios de ambos mercados. 
1
¿Te ha gustado mi artículo?
Si quieres saber más y estar al día de mis reflexiones, suscríbete a mi blog y sé el primero en recibir las nuevas publicaciones en tu correo electrónico
  • inversión
  • Tipos de interés
  1. #1
    10/02/24 16:06
    Buen articulo. La idea de apostar por las dos patas RF y RV se olle por muchos sitios. Yo sin ser experto la he puesto en práctica. Pero reconozco que estoy un poco nervioso pq aún no he visto resultados. Bueno en RV si por supuesto. 

Cookies en rankia.com

Utilizamos cookies propias y de terceros con finalidades analíticas y para mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias a partir de tus hábitos de navegación y tu perfil. Puedes configurar o rechazar las cookies haciendo click en “Configuración de cookies”. También puedes aceptar todas las cookies pulsando el botón “Aceptar”. Para más información puedes visitar nuestra política de cookies.

Configurar
Rechazar todas
Aceptar