¿Realmente está la FED dopando las bolsas o es una mentira?

29 respuestas
¿Realmente está la FED dopando las bolsas o es una mentira?
1
suscriptores
¿Realmente está la FED dopando las bolsas o es una mentira?
Página
2 / 2
#16

Re: ¿Realmente está la FED dopando las bolsas o es una mentira?

Pedazo de articulo, es estupendo.
Yo aquí siempre digo lo mismo ¿Qué mas da si son galgos o podencos?, lo importante es ver si hay tendencia y mientras exista pues a forrarse, stop movible porcentual que siga al precio y a vivir que son dos días.
Todavía hay alguno contando que la Bolsa no puede cotizar como esta cotizando y se han perdido un subidón, intentando razonar y unir razonamiento con cotización........


#17

Re: ¿Realmente está la FED dopando las bolsas o es una mentira?

Los BBCC no están inyectando dinero directamente a la bolsa, lo cual seria un despropósito que esta haciendo el BoJ, si embargo con la los 2.3T que ha metido en el sistema ha tenido ciertos efectos que han hecho subir a la bolsa.

1. Ha eliminado la percepción de riesgo sobre la misma, si pasa algo, la FED se mete.  "Stonks only go up".
2. Al comprar de forma masiva T-bills y demás bonos (IG y HY), ha bajado la rentabilidad de los mismos. Esto ha llevado a los inversores en estos activos a buscar rentabilidad en otros con más riesgo para mantener la rentabilidad en sus inversiones. Por esta razón, han metido ese dinero en RV.

Evidentemente también han tenido que ver con la subida los Robinhoods que con las ayudas estatales compran calls y que les hacen frontrunning los HFTs.

Esto es como un castillo de naipes soportado por la FED, pero que puede llevar a una fragilidad del $ si siguen imprimiendo billetes, como creo que van a seguir haciendo.

SI LA BOLSA SUBE, SERÁ A COSTA DE LA PERDIDA DE VALOR DEL $. NO HAY FUNDAMENTALES QUE SOPORTEN ESTO QUE ESTA PASANDO.


#18

¿Qué esperar de la reunión de Jackson Hole?

Aquí un comentario que me ha llegado sobre la reunión de Jackson Hole de esta semana

The annual Jackson Hole Economic Symposium, hosted by the Federal Reserve Bank of Kansas City, will take place on August 27th-28th and will be held online for the first time in 40 years due to the pandemic. The event, gathering international central bankers, academics and relevant economists from the private sector, will focus on the theme “Navigating the decade ahead: Implications for monetary policy” and will be live streamed to the public. The meeting is typically a platform for significant policy announcements or shifts in the economic outlook, and therefore draws investor´s attention over the summer period. This time around, the Fed Chairman’s speech will hold all of the attention as hints on the long-awaited monetary policy framework review and Fed´s forward guidance are expected.
 
After holding back on immediate changes to the path of monetary policy in July´s meeting, the minutes of the FOMC revealed that the Bank is likely to strengthen its forward guidance on the back of a challenging recovery outlook. Markets have been increasingly pricing in the prospects of low real yields on the back-end of the yield curve, with a certain form of accommodative forward guidance expected at some point in the near future. The move, however, is strictly linked to the strategic review carried out by the Fed over the last year, aiming at re-anchoring market´s expectations on the inflation goal. The central bank first indicated a 2% inflation target in 2012, under which overshooting inflation expectations would prescribe restrictive monetary policy actions – a source of dollar strength. However, a lower-than-desired average inflation print of around 1.4% since the target was introduced suggests a softer goal around the target is recommended in order to re-centre investor´s expectations. As a result, the groundwork for lower-for-longer interest rates could be laid out, feeding the recent dollar weakness narrative, as the Fed is likely to outline its choice for a symmetric inflation target more commonly known as average inflation targeting.
 
Investors have been calling for further clarity on the Fed´s next plans, with much of the attention pushed back to the September FOMC meeting. The still uncertain scenario laying ahead, especially regarding the extent of the upcoming fiscal support package to be approved in Congress, provides some rationale to the Fed´s reluctance to release its policy review and commit to a new monetary framework. This is also the main argument to our view that it might be premature for Powell to make a clear policy statement in the Jackson Hole presentation next week. However, the event might be taken as a prepping exercise before the next scheduled meeting on mid-September, triggering an adjustment of market pricing ahead of a clear-cut policy announcement. Messages in this direction could come in the form of how the board consensus is evolving on the framework review, while probably deflecting on too specific wording.
 
Whatever the extent of explicit forward guidance, the direction of Powell´s speech towards a looser policy stance should assure markets of their recent dollar downward bias. Implications for financial markets could be broad-base, potentially fuelling an even larger equity rally and dollar depreciation. EURUSD one-week implied volatility in futures market does not currently price in a strong upside move on the back of the event, which suggests ample room for downside dollar correction next week if Powell actually signals a shorter time frame for upcoming Fed´s moves or delivers a more explicit monetary policy speech.
 
One-week implied volatility for EURUSD price action leaves room for upside surprises on Powell´s presentation in Jackson Hole Symposium
 
Date | Time (NY) | Speaker
Aug 27th | 09:05 | Fed´s Chairman Jerome Powell
Aug 27th | 11:15 | Bank of Canada Governor TiffMacklem
Aug 27th | 11:50 | ECB’s Philip Lane
Aug 28th | 09:05 | Bank of England Governor Andrew Bailey
#19

Re: ¿Qué esperar de la reunión de Jackson Hole?

 Varios mensajes de brokers. y gestoras.

Gestora Internacional.

Esperamos pocas implicaciones leves para el extremo más largo de la curva. en el corto plazo pero con el tiempo una mayor positivización.
. Cualquier Incremento material de los tipos de interés a largo plazo podría dañar la transmisión de la política de tasa cero de la Fed a la economía real. lo que es improbable len tiempos de incertidumbre.La curva   americana entre el 2-30 años apenas se movió

Prensa económica francesa.

  asas estadounidenses bajas durante mucho tiempo |
| Fue LA gran reunión de este fin de semana: el discurso de Jerome Powell en el marco del virtual "Jackson Hole", la gran reunión anual de los jefes de los bancos centrales que tiene lugar este año en videoconferencia, Covid- 19 obliga. No provocó una fuerte reacción de Wall Street, que terminó anoche en orden disperso.Básicamente, la declaración del jefe de la Fed, incluso si se esperaba, es positiva para los mercados. Al anunciar que la inflación podría superar el 2%, que sigue siendo el objetivo de largo plazo, sin que la Fed suba sus tipos clave, Jerome Powell indica implícitamente que estos tipos se mantendrán permanentemente bajos, elemento fundamental para el buen desempeño de comportamiento. En los dos objetivos del banco central, el control de la inflación y el pleno empleo, el segundo adquiere mayor importancia. “Nuestra decisión refleja nuestra creencia de que se puede mantener un mercado laboral fuerte sin que la inflación explote” ,
#20

¿Cómo ven las gestoras la decisión de Powell?

Recopilación de la opinión de las gestoras sobre la decisión de Powell.

Germán García Mellado, gestor de renta fija de A&G Banca Privada, sobre la comparecencia de Jerome Powell:
 
“Una vez más Jackson Hole ha sido utilizado por la FED para comunicar cambios de calado en política monetaria. En esta edición, Powell ha comentado que la autoridad monetaria americana modificará el objetivo de inflación, permitiendo que ésta se sitúe en determinados períodos por encima del 2%. Sin mención, por otro lado, al control de la curva de tipos de gobierno, a pesar de las expectativas generadas por el mercado.

Al flexibilizar al objetivo de inflación a una media del 2%, la FED podría mantener tipos de intervención más bajos durante más tiempo, en el caso de que los índices de precios se situaran en determinados momentos por encima de ese nivel. Esto, reafirma el movimiento que hemos visto en las últimas semanas de la curva de tipos de gobierno en EEUU, con un incremento de la pendiente debido al repunte más acusado de los plazos más largos de la curva.”

Rikkert Scholten, estratega del equipo de macro de renta fija global de la gestora holandesa Robeco

En la conferencia de Jackson Hole, el presidente de la Fed, Powell, anunció un cambio en el marco de política monetaria de la Fed.
 
“El mandato actual de la Fed es promover la estabilidad de precios y maximizar el empleo sostenible. Si bien enfatizó el carácter inclusivo y de base amplia de su objetivo de empleo, el cambio de hoy se centró principalmente en el aspecto de la estabilidad de precios. En el objetivo actual, la meta de inflación se definió como inflación PCE a una tasa del 2% a largo plazo. Powell anunció hoy que la estabilidad de precios se definirá como la búsqueda de “lograr una inflación promedio del 2 por ciento en el largo plazo”.
Además, la Fed enfatiza el deseo de sobrepasar el objetivo después de un período de menor inflación al declarar que "después de períodos en los que la inflación ha estado persistentemente por debajo del 2 por ciento, la política monetaria apropiada probablemente apuntará a lograr una inflación moderadamente por encima del 2% durante algún tiempo".
Si bien el mercado de bonos respondió positivamente al anuncio, el cambio en el objetivo de la política no sorprende. La Fed comenzó la evaluación a principios de 2019 y ha actualizado al mercado sobre su progreso.
 
El nuevo objetivo probablemente refuerza la confianza del mercado en la intención de la Fed de aceptar un exceso de la inflación. Los futuros de los fondos de la Fed sugieren que el mercado espera tipos a cero durante al menos tres años, y el anuncio de hoy ayudará a cimentar estas expectativas.
Los bonos vinculados a la inflación han comenzado a reflejar algo más de optimismo sobre las perspectivas de inflación de EE. UU. En las últimas semanas, la inflación esperada derivada de estos bonos se ha incrementado más rápido que su respuesta habitual ante un mayor precio del petróleo y mayores rendimientos nominales. El anuncio de hoy podría llevar a un mayor enriquecimiento de estos bonos, pero no esperamos cambios importantes en los precios tras los recientes movimientos que han experimentado.
 
Esperamos implicaciones leves para el extremo más largo de la curva. Sí, con el tiempo el aumento de las expectativas de inflación debería integrarse en el precio de los bonos a largo plazo, y conducir a una pronunciada curva de rendimiento. Sin embargo, para los próximos años pronosticamos un mantenimiento del rendimiento para los tipos estadounidenses. Cualquier aumento material de los tipos de interés a largo plazo podría dañar la transmisión de la política de tasa cero de la Fed a la economía real. Es probable que a la Fed le resulte difícil aceptar tal movimiento en el contexto actual de mayor incertidumbre económica. La respuesta inmediata del mercado al anuncio confirma esta opinión. La curva 2-30 en realidad se aplanó modestamente.”


Christophe Morel, Economista Jefe de Groupama AM
 
En su discurso en el Simposio de Jackson Hole, J. Powell presentó las conclusiones de la revisión estratégica de la política monetaria de la Fed. Los puntos más destacados giran en torno a 3 temas, a saber, el objetivo de inflación, el objetivo de empleo y la evaluación estructural de la economía estadounidense:

1.     Primero, J. Powell formaliza el dispositivo AIT (Average Inflation Targeting), es decir, que la Fed ya no tiene como objetivo una inflación al 2%, sino una inflación media al 2%. Este ajuste sugiere un enfoque más tolerante frente a la inflación en la parte alta del ciclo. De hecho, si la inflación está por debajo del 2% en la parte baja del ciclo, entonces es normal e incluso deseable que se establezca por encima del 2% en la parte alta del ciclo sin tener que concluir que la economía se enfrenta un riesgo inflacionista que requiere un ajuste monetario. Si la Fed es más tolerante, también especificó que el rebasamiento por encima del 2% solo sería "moderado".

2.     En segundo lugar, para evitar dar la impresión de un mayor foco en la inflación y, por lo tanto, una menor ponderación en el empleo, la Fed también hizo un cambio retórico muy sutil sobre el empleo. La Fed evaluará la desviación del empleo máximo ya no como una "desviación" sino como un " shortfall ", lo que indica una menor tolerancia a una situación de subempleo. Es importante destacar que el comunicado de prensa ahora se refiere a un objetivo "inclusivo" sobre el empleo, lo que significa que la Fed prestará más atención al tema de las desigualdades sociales y étnicas, incluyendo cada vez más una referencia a la evolución del empleo en comunidades afro y latinoamericanas (grágico 1).

3.     Finalmente, la Fed actúa en la “nueva normalidad”, es decir, en un entorno de bajo crecimiento y bajos tipos de interés reales, lo que implica una política monetaria más a menudo confrontada con el límite de la “tasa cero” (“effective lower bound ”). Como recordatorio, nuestra estimación del tipo de interés de referencia real estadounidense convergerá hacia 0 en los próximos meses (gráfico 2).

 

 

 

Al final de esta revisión estratégica, la Fed revela una mayor tolerancia a la inflación, una mayor aversión al subempleo y una mirada más crítica a una evolución inclusiva de la tasa de desempleo. En general, el mensaje es más reflacionista. La pregunta ahora gira en torno a qué quiere decir la Fed con solo exceder "moderadamente" la inflación en la parte alta del ciclo.


Comentario de Stefan Hofrichter, economista jefe de Allianz Global Investors
 
 
El objetivo de inflación promedio flexible anunciado por la Reserva Federal de EE.UU. permite que la inflación supere su objetivo a largo plazo del 2%, lo que le da más margen para mantener los tipos de interés más bajos por más tiempo.
 
Este nuevo enfoque, presentado en la conferencia anual de Jackson Hole de la Fed, ya había sido anticipado por la gran mayoría de los participantes del mercado, incluyéndonos a nosotros, y sigue una revisión exhaustiva por parte de la Fed en 2019.
 
Si bien la decisión no es ninguna sorpresa, refuerza nuestra opinión sobre las perspectivas de inflación, que esperamos pueda sorprender al alza en lugar de a la baja a medio plazo.
Hay varias razones para esta conclusión. El exceso de liquidez, medido como la diferencia entre la oferta monetaria y el crecimiento del PIB real, ha ido en aumento durante muchos años, y la “guerra contra el virus” lo ha elevado considerablemente. Históricamente, el aumento del exceso de liquidez es un precursor de tasas de inflación estructuralmente más altas. Con el apalancamiento público y privado global en máximos de varias décadas, se está volviendo cada vez más difícil deshacer la actual política monetaria ultraexpansiva.
 
Los shocks del lado de la oferta relacionados con la pandemia de Covid-19, incluida la interrupción de las cadenas de suministro y los esfuerzos de muchos países para volverse más autosuficientes, son otros factores. Las tensiones comerciales en curso también sugieren que la inflación puede volver a despertar, aunque solo gradualmente, en los próximos años.
Nuestras implicaciones para la inversión son sencillas. Reiteramos nuestra preferencia estructural por una estrategia de curva de rendimiento más empinada y protección contra la inflación en los productos de renta fija.
 
También tenemos preferencia por la renta variable sobre los bonos, siempre que las tasas de inflación aumenten solo moderadamente y no superen el 4%. Además, mantenemos una actitud constructiva con respecto al oro, que tiende a beneficiarse en un entorno de tipos de interés reales ajustados a la inflación bajos, principalmente negativos, de los bancos centrales.


#21

Re: ¿Qué esperar de la reunión de Jackson Hole?

En general y a la espera de setiembre, la banca suiza piensa que el renovado enfásis en el empleo se traducirá en más inflación en USA,más depreciación del dólar y buen comportamiento bonos ligados a la inflación.
#22

Próxima reunión de la FED

Christian Scherrmann, U.S. Economist DWS
 
Próxima reunión de la Fed: desarrollar una nueva forward guidance y afinar las expectativas del mercado
 
La Reserva Federal mantiene un calendario bastante apretado en 2020. Después de la introducción del marco de política monetaria actualizado y la presentación algo inesperada de una nueva "Declaración sobre los objetivos a largo plazo y la estrategia de política monetaria", la reunión del FOMC de septiembre es el momento perfecto para dar contenido al nuevo contexto.
Sin embargo, no esperamos un cambio importante en la postura acomodaticia. El nuevo marco permite que la inflación y el desempleo se extiendan a territorios que antes estaban asociados con la reducción del estímulo monetario. Además, es probable que prevalezcan las expectativas de una recuperación moderada y una gran incertidumbre. Por último, pero no por ello menos importante, los riesgos para las perspectivas deberían seguir inclinándose a la baja. Desde nuestro punto de vista, se trata de un telón de fondo casi perfecto para desplegar una nueva orientación hacia el futuro y afinar las expectativas del mercado.
Por lo tanto, la actualización de las proyecciones económicas y de los tipos de los fondos federales serán de interés. De cara al futuro, creemos que los miembros del Comité Monetario y Financiero todavía podrían señalar tipos de interés algo más altos una vez que la inflación se acerque de manera sostenible al 2%, a pesar del nuevo compromiso de la Reserva Federal de establecer un objetivo de inflación media flexible del 2%. La razón de esto es el citado desfase de tiempo de la efectividad de la política monetaria. Después de todo, la Fed ha subrayado durante mucho tiempo la importancia de sus perspectivas a medio plazo para establecer la política monetaria. Estos elementos no cambiaron durante la revisión. En general, a la luz del nuevo marco, las proyecciones actualizadas a largo plazo podrían resultar algo más desalentadoras en comparación con las de junio. Además, esperamos que se aclare un poco más el futuro de las compras de activos a gran escala. Dado que las condiciones financieras siguen siendo un elemento clave dentro del marco de la Reserva Federal, podríamos imaginar algún indicio de que la Reserva Federal podría eventualmente aumentar el vencimiento de sus compras de bonos. No es que haya una necesidad absoluta de hacerlo ahora, pero esto completaría el enfoque más flexible que la Fed está introduciendo ahora.
#23

Análisis previos a la reunión de la FED

comentarios de Franck Dixmier, Director de Inversiones Global de Renta Fija de Allianz Global Investors, previos a la reunión del FOMC del 15 y 16 de septiembre.
 
“Esperamos obtener más información en esta reunión de septiembre de la Reserva Federal sobre los cambios a su mandato dual (anunciados recientemente). Aunque es poco probable que este nuevo enfoque proporcione un apoyo adicional a la economía de los EE.UU. A corto plazo, los mercados aún quieren detalles sobre cuánto tolerará la Fed una inflación superior al 2%.”.
 
 
Principales conclusiones
  • No esperamos que se anuncien medidas adicionales en la próxima reunión del FOMC, pero esperamos más detalles sobre el cambio de estrategia anunciado en Jackson Hole.
  • Ante la incertidumbre sobre la evolución del sector sanitario y la falta de acuerdo entre demócratas y republicanos sobre un nuevo plan de recuperación, la Fed debería reiterar la necesidad de apoyar la economía y continuar con su sesgo extremadamente acomodaticio.
  • Para los mercados, esto confirmará que muy probablemente los tipos se mantendrán anclados en niveles muy bajos a largo plazo.
Comentario
Durante su discurso en Jackson Hole el 27 de agosto, el presidente de la Reserva Federal de Estados Unidos, Jerome Powell, anunció un cambio de estrategia. Este cambio, aunque esperado, marca un punto de inflexión en la política monetaria estadounidense sobre los dos pilares del mandato de la Fed: empleo y estabilidad de precios.
 
·       La relación empleo / inflación: la Fed está enterrando la curva de Phillips, que correlacionaba el bajo nivel de desempleo con el aumento de los salarios y las presiones inflacionarias. Ya no se utilizará la simetría de la función de reacción predominante: la Fed se centrará en el futuro en la debilidad del mercado laboral, reaccionando más rápidamente cuando éste se deteriore y menos rápidamente cuando mejore.
·       El objetivo de la estabilidad de los precios: la Fed se esforzará por lograr una tasa de inflación promedio del 2%, compensando años de baja inflación con años en los que permitirá, moderadamente, en sus palabras, una mayor.

En el contexto macroeconómico posterior al confinamiento, con alto desempleo, inflación muy moderada y tipos en mínimos históricos, creemos que este nuevo enfoque no tendrá influencia a corto plazo y no brindará apoyo adicional a la economía estadounidense.
 
Sin embargo, será interesante escuchar el análisis de la Fed en su próxima reunión sobre los nuevos criterios y los detalles sobre este nuevo enfoque, que solo se implementará a medio y largo plazo. Los mercados estarán particularmente atentos a la tolerancia de la Fed al deslizamiento de la inflación por encima del 2%, con dos preguntas principales: ¿cuál será realmente su latitud y será un nivel máximo de inflación o una dinámica inflacionaria?
 
También esperamos que la Fed reitere la necesidad de apoyar la economía, pero sin detallar nuevas medidas en esta etapa, ya que los sucesivos planes anunciados desde marzo aún no se han implementado completamente.
 
Para los mercados, esta nueva estrategia significa que es probable que los tipos de interés a corto plazo se mantengan anclados a niveles bajos durante más tiempo, y que en el caso de los tipos a largo plazo se mantengan en niveles históricamente bajos bajo la influencia de las compras de activos del banco central.
#24

Resumen de las gestoras de la reunión de la FED

Patrice Gautry, Chief Economist en Union Bancaire Privée (UBP), sobre la reunión del FOMC.
 

  • La declaración refleja el nuevo marco de políticas a largo plazo que se anunció el mes pasado: "... el Comité tendrá como objetivo lograr una inflación moderadamente superior al 2% durante algún tiempo, de modo que la inflación media sea del 2% a lo largo del tiempo y las expectativas de inflación a largo plazo se mantengan bien ancladas en el 2%".
  • El Comité espera mantener el actual rango objetivo para la tasa de los fondos federales "hasta que las condiciones del mercado laboral hayan alcanzado niveles coherentes con las evaluaciones del Comité sobre el empleo máximo y la inflación haya aumentado al 2% y esté en vías de superar moderadamente el 2% durante algún tiempo". Por lo tanto, la orientación de la tasa es nueva pero está en línea con lo que se dijo en Jackson Hole.
  • El banco central repitió que seguirá comprando bonos del Tesoro y MBS (mortgage-backed security) "al menos al ritmo actual para mantener el buen funcionamiento del mercado". Por lo tanto, el programa de compra de activos no ha cambiado.
  • Mirando el gráfico de puntos, los funcionarios ven que los tipos se mantendrán ultra-bajos hasta el 2023 de acuerdo con la proyección mediana de sus pronósticos trimestrales, aunque cuatro funcionarios se inclinaron por al menos un aumento en 2023. Curiosamente, a pesar del cambio de estrategia política, el pronóstico de la Fed para la tasa política a largo plazo se mantiene sin cambios en el 2,5%.
  • Las proyecciones trimestrales actualizadas muestran una perspectiva más optimista que en junio:
  • -3,7% de crecimiento del PIB en 2020, lo que supone un aumento significativo con respecto al -6,5% previsto en junio, seguido de un +4% más moderado en 2021 (frente al +5% de junio).
  • La tasa de desempleo se ve ahora en 7.6% en el cuarto trimestre (vs 9.3% esperado en junio), 5.5% en el cuarto trimestre de 2021, comparado con el 3.5% previo a la crisis de COVID.
  • La inflación PCE se espera ahora en 1.2% en 2020 (vs. la estimación de junio de 0.8%) seguida por 1.7% en 2021 (vs. 1.5% en junio). La mediana prevista para 2023 es del 2%, no superior
  • En el Q&A, Powell, respondiendo a la pregunta sobre lo que será el "pleno empleo", dijo que usarán un amplio rango de medidas para evaluarlo. Por lo tanto, no es sorprendente que no se haya establecido ninguna lectura sobre el desempleo como detonante para una subida de la política. Acerca de lo que "por algún tiempo" significa para la inflación, Powell repitió que no mirarán a una regla sino a una evaluación juiciosa.
  • En general, la reunión de hoy estuvo en línea con las expectativas y la reacción del mercado ha sido lógicamente muy limitada.

Comentario Vontobel: El FOMC ajusta el guidance a la nueva estrategia de inflación


El Comité Federal del Mercado Abierto de la FED (FOMC) celebró ayer por la noche su reunión de  septiembre, la primera desde que su presidente, Jerome Powell anunciara en Jackson Hole el nuevo marco de la FED y la estrategia de objetivos de inflación media. Como era de esperar, el FOMC dejó sin cambios los tipos, los volúmenes de compra de activos y la composición del programa, pero reforzó su guidance a futuro en línea con el nuevo objetivo de inflación.
 
El nuevo gráfico de puntos de la Reserva Federal en septiembre amplió el horizonte de previsión hasta el 2023. Como se esperaba, la mediana de las previsiones sigue sin despegar del límite inferior cero para finales de 2023, tal y como esperaba el mercado mayoritariamente, aunque cuatro miembros esperan un aumento de los tipos en ese momento (véanse los gráficos a continuación). Así que esto está en línea con nuestra visión de  tipos "más bajos por más tiempo". Bajo la nueva estrategia de objetivo de inflación media de la FED, los tipos se mantendrán en cero por más tiempo.
 
En cuanto a la política monetaria, el comunicado reforzó la nueva estrategia de inflación y se modificó para reflejar el nuevo marco: "Con la inflación persistentemente por debajo de este objetivo a largo plazo, el Comité procurará lograr una inflación moderadamente superior al 2% durante algún tiempo, de modo que la inflación media sea del 2% a lo largo del tiempo y las expectativas de inflación a largo plazo se mantengan bien ancladas en el 2%". Además, también se modificó la orientación de los tipos de interés para destacar una mayor tolerancia a los excesos de inflación: El Comité (...) espera que sea apropiado mantener este rango objetivo hasta que las condiciones del mercado laboral hayan alcanzado niveles coherentes con las evaluaciones del Comité sobre el empleo máximo y la inflación haya aumentado al 2 por ciento y esté en vías de superar moderadamente el 2 por ciento durante algún tiempo.
 
La decisión de la política monetaria fue respaldada por el nuevo Resumen de Proyecciones Económicas (SEP). Las nuevas proyecciones de la Fed esperan que la economía de EE.UU. caiga menos de lo previsto en 2020, con un crecimiento del PIB en el cuarto trimestre -3,7% desde -6,5% de junio, y un aumento de un 4% en 2021 desde la cota del 5% de junio. Se espera que la inflación subyacente se recupere gradualmente, sólo en el 2% en 2023, dejando suficiente espacio para superar el nivel de 2% durante los años siguientes. Finalmente, en el mercado laboral, la tasa de desempleo se mejoró desde un 9,3% hasta un 7,6% en 2020 y desde un 6,5% al 5,5% en 2021.  Para 2023 se espera una tasa de desempleo del 4,0%, sólo ligeramente por debajo de la estimación a largo plazo del 4,1% de la Reserva Federal (véase la tabla completa a continuación).

En cuanto a la recuperación económica, Powell reconoció la mejora de las proyecciones de la Fed para el PIB, ya que la actividad fue mejor de lo esperado en los últimos 2 meses. Pero aún así fue cauteloso y dijo que la institución esperaba que el ritmo fuera rápido en las primeras etapas de la recuperación y luego se redujera a un ritmo más normal. En cuanto al desempleo, mencionó que el mercado laboral se ha ido recuperando pero que aún está lejos de alcanzar el nivel máximo. Cree que EE.UU. podría alcanzar una tasa de desempleo bastante baja sin aumentar la preocupante inflación.
 
En cuanto a la compra de activos, Powell se abstuvo de dar más detalles sobre el futuro de las compras de QE, pero declaró que al menos el ritmo actual seguía siendo apropiado por el momento (80.000 millones de dólares/mes de bonos del Tesoro, 40.000 millones de dólares/mes de MBS), pero todavía tienen la flexibilidad para poder hacer más. Esto fue probablemente un poco decepcionante en relación con las expectativas, también porque Powell no dijo explícitamente si la Fed comenzaría a comprar bonos del Tesoro con vencimientos más largos que los actuales. Pero los treasuries a largo plazo no reaccionaron con especial fuerza y la reacción del mercado de bonos en general fue muy débil.

Por último, en relación con el paquete fiscal que se está debatiendo actualmente en el Congreso de los Estados Unidos, Powell declaró que la política fiscal había sido útil y había marcado una diferencia fundamental para apoyar la recuperación, pero que el camino a seguir dependería de las medidas de política que adoptaran todas las partes del gobierno, y que esperaba que se necesitara un mayor gasto fiscal. Del mismo modo, la falta de apoyo fiscal se manifestaría en la actividad económica. 
 
En resumen, debido a que la incertidumbre sobre el ritmo de la recuperación, la trayectoria de la COVID-19 y la posible llegada de la vacuna sigue siendo elevada, la Reserva Federal se mantiene firme y las últimas actualizaciones de las previsiones y la orientación futura de los tipos de interés oficiales están en consonancia con la nueva estrategia de inflación. El mantenimiento de la postura política sugiere que el Comité sigue estando satisfecho con las medidas actuales y la compra de activos y quiere mantener la flexibilidad para ajustarlas en los próximos meses.
 
FOMC Dot Plot – September 2020 vs June 2020
 
 
  
 Summary of Economic Projections – September 2020
 
 
 
 


 Kevin Flanagan, Head of Fixed Income Strategy Wisdom Tree
 
The Federal Reserve (Fed) released its new policy framework, formally known as the Statement on Longer-Run Goals and Monetary Policy Strategy, late last month in connection with Chair Powell’s Jackson Hole speech. After that, it is not surprising the September Federal Open Market Committee (FOMC) meeting failed to provide any fresh headlines. The key question now is how does the Fed actually implement this new approach? There really is no precedent to go by, and the ‘assembly directions’ have significant potential for misinterpretation by the markets.
 
As a reminder, at the heart of this new framework, the policymakers will now be using an average inflation target of 2% “over time.” To quote the Fed’s own statement, "following periods when inflation has been running persistently below 2 percent, appropriate monetary policy will likely aim to achieve inflation moderately above 2 percent for some time." Okay, sounds good in theory, right? I thought so…
 
How about in real time? I don’t want to be overly critical or run the risk of putting the cart before the horse. But in my experience, policymakers don’t have the greatest track record when it comes to implementing new policy initiatives. It’s easy to let the various facilities run off the balance sheet if they are no longer being used, but the tricky part comes when action needs to be taken.
 
Communication—a.k.a. forward guidance—will be of critical importance. Does everybody remember 2013’s taper tantrum? As I mentioned earlier, the chance of market misinterpretation runs high. What exactly does “appropriate monetary policy will likely aim to achieve inflation moderately above 2 percent for some time” mean? What is “moderately above”? Is that 2.25%, 2.5%, or even higher? For that matter, what does “for some time” mean? Three months, six months, a year?
 
Another important aspect to consider is that the Powell-led Fed has shown it is susceptible to market reactions. One more trip down memory lane: the final rate hike in 2018—remember how well that went? Just seven months later the Fed reversed it!
 
Bottom line: I readily admit the Fed will not be raising rates and/or reducing its quantitative easing (QE) purchases any time soon. However, the implications of this new policy framework cannot be underestimated. The bond market’s response to ‘letting things run hot’ definitely has the potential to put a wrench in the policymakers’ best laid plans. Want another fun tidbit? Powell’s term as chair ends in early 2022. In other words, he may not even be around to actually implement this new approach!
 
#25

Comentario de Aberdeen

Comentario de Aberdeen James McCann, Senior Global Economist de Aberdeen Standard Investments

La Reserva Federal puso en práctica su nueva estrategia de política monetaria, anunciando formalmente su intención de perseguir un exceso de inflación y prometiendo no aumentar los tipos de interés hasta que esto se cumpla. 

Consistente con esto, el gráfico de  puntos de la Fed señaló que no habría subidas de tipos hasta 2023, incluso con la expectativa de que en ese momento el desempleo cayera al 4% y la inflación subiera al 2%. La Fed parece estar dispuesta a corregir los errores de los ciclos pasados cuando se mostró demasiado ansiosa por retirar el apoyo. 
Sin embargo, seguimos preocupados por el hecho de que el nuevo objetivo de inflación media es demasiado flojo para reparar completamente el daño causado a las expectativas de inflación, y la Reserva Federal podría seguir luchando para ganar tracción con este nuevo marco y sus viejas herramientas. 
Esta fue la primera prueba de la nueva estrategia de política monetaria de la Fed, después de su presentación en Jackson Hole. El enfoque se comunicó en líneas generales como se esperaba, y la Reserva Federal reiteró que ahora tratará de eliminar los déficit en el empleo máximo en lugar de las desviaciones, y tendrá como objetivo "lograr una inflación moderadamente superior al 2% durante algún tiempo para que la inflación promedie el 2% a lo largo del tiempo". Dadas las incertidumbres sobre el empleo máximo expuestas durante el ciclo pasado, parece probable que el objetivo de inflación sea el motor más fuerte de los cambios de política.
Powell proporcionó muy pocos detalles adicionales sobre este nuevo marco. Se negó a que le dijeran la magnitud de un exceso de inflación moderada o cuánto tiempo podría durar. Curiosamente, Powell insinuó que se había elegido el enfoque actual porque sería más fácil de comunicar y comprender, en comparación con los enfoques más "basados en reglas" de los objetivos de inflación media. Si bien esto podría ser cierto, seguimos preocupados por el hecho de que el vago compromiso podría socavar su credibilidad, ya que la Reserva Federal no está obligada a compensar plenamente los períodos de inflación debida. 
Está claro que los tipos se mantendrán durante un largo periodo de tiempo. Como era de esperar, la Fed anunció una orientación basada en los resultados y vinculada a esta nueva estrategia, comprometiéndose a mantener los tipos sin cambios hasta que se cumplieran tres condiciones.
- Empleo máximo
- La inflación ha subido al 2 por ciento
- Y está en camino de exceder moderadamente el 2 por ciento durante algún tiempo
Estas condiciones fueron respaldadas en el Resumen de las Proyecciones Económicas. La media de las proyecciones de los miembros del FOMC esperaba una inflación del 2% a finales de 2023, un desempleo del 4% con tipos de interés sin cambios del 0-0,25%. Aunque hubo cuatro disidentes en el punto de vista de los tipos, esto representa un respaldo bastante fuerte para el nuevo enfoque, con la mayoría de los miembros aplicando claramente esta nueva estrategia a sus proyecciones.
Comparen esto con el comportamiento de la Reserva Federal en el ciclo anterior.  La institución subió los tipos por primera vez a finales de 2015 con la tasa de desempleo al 5% y la inflación en 0,9% anual (la subyacente en el 1,2% anual). Si se aplica correctamente, este nuevo marco debería evitar este tipo de errores de política, y mantener la política muy solidaria a lo largo de la recuperación.  
Por ahora no hay relación entre la compra de activos y esta orientación. Sospechábamos que la Reserva Federal también podría vincular sus compras de activos con las estimaciones actualizadas. En cambio, proporcionó guidance más flojo de que éstas continuarían al ritmo actual en los próximos meses. Hubo por lo menos una ampliación en la justificación de estas, lejos de sólo mejorar el funcionamiento del mercado para incluir la flexibilización de las condiciones financieras que deberían apoyar el flujo de crédito. La Fed destacó que está preparada para actuar en caso de que las condiciones se deterioren, y el balance proporciona la herramienta de política marginal obvia - ya sea a través de más compras o de alguna forma de giro de las operaciones que empuja a las explotaciones hacia un vencimiento medio más largo. 
En general, la revisión de la Reserva Federal afianza un enfoque de política dovish, pero no da una sacudida radical. Powell estaba muy interesado en hablar de la "nueva y poderosa guía" de la Fed, incluso declarando que fue el primer banco central en apuntar a un exceso en su objetivo - nadie menciona al Banco de Japón. Ciertamente, hay aspectos de este marco que son una clara mejora y obligan a la Fed a mantener el apoyo hasta que esté claro que ha cumplido su mandato. Anteriormente había retirado la ayuda porque creía que estaba haciendo progresos  hacia este mandato.
Sin embargo, como se ha destacado anteriormente, no está claro que el compromiso de superar los límites sea suficiente para compensar plenamente las perturbaciones a la baja de la inflación que se producen a lo largo del ciclo. Por lo tanto, parece poco probable que esto aumente las expectativas de inflación a niveles coherentes con el objetivo de la Reserva Federal y proporcione un respiro a la difícil disminución de la estructura de los tipos de interés y, por lo tanto, la munición de la política de la Reserva Federal. Para ello se habría necesitado un marco más agresivo, o tal vez incluso un cambio hacia un objetivo de inflación más elevado o un objetivo de PIB nominal.    
Finalmente, se preguntó por qué la Reserva Federal no podía lograr un exceso de inflación en tres años. Powell argumentó que esto refleja la profundidad del choque y la naturaleza del proceso de inflación, que son explicaciones razonables. Además, la Reserva Federal encontraría su trabajo más fácil con un apoyo fiscal sostenido, lo cual está lejos de estar garantizado en este momento. Sin embargo, la falta de potencia de la política monetaria en el actual conjunto de instrumentos de la Fed sigue siendo un problema, y pone de relieve por qué este examen parece una oportunidad perdida para explorar nuevos instrumentos.
#26

Re: ¿Realmente está la FED dopando las bolsas o es una mentira?

Christophe Morel, Economista Jefe de Groupama AM
 
La Fed, durante su comité de política monetaria, alineó su "forward guidance" con la nueva estrategia monetaria AIT (Average Inflation Targeting): así, mantendrá los fondos de la Fed sin cambios mientras la economía estadounidense no haya recuperado el pleno empleo y mientras la inflación no tenga la perspectiva de permanecer “moderadamente” por encima del 2%.
 
Por lo tanto, la Fed finalmente optó por una regla monetaria con condicionalidad económica (outcome-based forward guidance) que cubra tanto el empleo como la inflación. El hecho de que haya dos condiciones (sobre el empleo y sobre la inflación), y no una, es en sí mismo una decisión "dovish". A la vista de las previsiones medias de los bancos centrales, la condición sobre la tasa de desempleo se cumpliría a finales de 2023 (se situaría en el 4,0% frente a una tasa de equilibrio del 4,1%), mientras que la condición sobre la inflación no se daría (sería solo del 2.0% a finales de 2023, que está por debajo del esperado “moderadamente por encima del 2.0%”). Por lo tanto, el pronóstico de la Fed sugiere un statu quo en los fondos de la Fed al menos hasta finales de 2023; Se puede suponer que en la mente de los banqueros centrales ambas condiciones se cumplirían durante 2024.
 
Además, la Fed mantiene sus compras marginales a los tipos actuales, que rondan los USD 75.000 millones / mes (gráfico 1). Nuestras previsiones de la tasa de desempleo e inflación implican que la Fed debe seguir comprando activos entre 1,5 y 2 billones de dólares, o un promedio de 70.000 millones de dólares al mes hasta finales de 2022 (gráfico 2).
 
Al final, la Fed aumentó aún más la visibilidad monetaria al formalizar su "función de reacción". Esta alta transparencia reduce las incertidumbres, lo que se ilustra con la volatilidad implícita de los bonos en su nivel más bajo (gráfico 3).
 
 
#27

Re: ¿Realmente está la FED dopando las bolsas o es una mentira?

 comentario de Olivia Álvarez, analista de MONEX EUROPE, de cara a la reunión de la Reserva Federal mañana:
 

 
La Reserva Federal se presenta mañana, sin cambios en los instrumentos de política monetaria anticipados por el mercado y el consenso de analistas. Una decisión de la Fed previo al cierre del año es poco probable dada la postura ampliamente acomodaticia actual y la relativa estabilidad de los mercados financieros en el entorno previsible. Sin embargo, la creciente ola de infecciones del virus que amenaza con alcanzar proporciones alarmantes en los EE.UU. en las próximas semanas podrían poner a la Fed en apuros nuevamente.
 
Los resultados de las elecciones en los EE.UU. también representan un desafío para la Fed a corto y mediano plazo. En el contexto de la pandemia, las implicaciones de un mandato demócrata o republicano son notablemente divergentes en términos de la función de reacción del Banco Central, dadas las amplias diferencias entre ambos bandos sobre la proyección de política fiscal y comercial. Un mandato de estancamiento político (Congreso y Casa Blanca divididos) imprimiría un sello restrictivo a las iniciativas de estímulo fiscal en los EE.UU. Una reelección presidencial de Trump, en particular, añadiría un riesgo latente a los mercados financieros internacionales en materia comercial. Este escenario se ha hecho más evidente en el mercado de renta fija norteamericano, a través de la caída de los rendimientos de los bonos del Tesoro a 10 años desde que se dieron a conocer los resultados iniciales en algunos estados decisivos. El ajuste del mercado de un escenario de “ola azul”, señalado por las encuestas pre-electorales, ha recalibrado las expectativas de los inversores hacia un entorno de menor impulso inflacionario, algo que no pasará desapercibido por la Fed en sus presentaciones venideras. Con un largo camino por recorrer para definir el resultado de las elecciones, es muy pronto para que la Fed tome cartas en el asunto.
 
Sin embargo, el balance de riesgos al panorama inflacionario apunta hacia un entorno menos boyante de lo previsto, lo cual garantiza que, al menos, la Fed prolongue sus expectativas de acomodación monetaria por un tiempo previsiblemente largo.
#28

Re: ¿Realmente está la FED dopando las bolsas o es una mentira?

Germán García Mellado, gestor de renta fija de A&G, sobre la reunión de la FED:
 
La reunión de política monetaria del 4 y 5 de noviembre ha quedado claramente eclipsada por las elecciones americanas. No esperamos cambios de calado en esta reunión debido a su proximidad con las elecciones, y más teniendo en cuenta que puede que no tengamos resultados definitivos en varios días. Por ello, se deberían mantener los tipos en el 0%-0.25% y las compras de treasuries y MBS de 120.000M USD al mes.
 
Esperamos un mensaje similar al de las últimas reuniones, donde la Fed comunicó que estará preparada para ajustar su política monetaria en el caso de que sea necesario. Por otro lado, puede que se insista en la necesidad de apoyar a la economía mediante políticas fiscales, que, de momento, no se han concretado por la falta de acuerdo entre demócratas y republicanos. Una vez conocido el tamaño del estímulo fiscal (los demócratas son partidarios de superar los 2 billones), esto podría condicionar los próximos pasos a dar en materia monetaria.
 
Por ello, pensamos que la Fed, al igual que el BCE, esperará a la reunión de diciembre para aplicar cambios en política monetaria. En el último mes del año, la Fed tendrá más información sobre el impacto que pudiera tener la segunda oleada de la pandemia, se habrá reducido la incertidumbre electoral y avanzado en el programa de ayuda fiscal.
 
Son varias las alternativas que tiene la Fed para incrementar los estímulos en un futuro cercano: incremento compra de activos, control de la curva, cambio en el forward guidance,… En cualquier caso, las decisiones deberían ir encaminadas a anclar la parte corta de la curva con una permisividad mayor en los repuntes de rentabilidades en la parte larga, en función de la mejora macro y de expectativas de inflación.
#29

Re: ¿Realmente está la FED dopando las bolsas o es una mentira?

Análisis de Juan Ramón Casanovas, Head of Private Portfolio Management, Bank Degroof Petercam Spain
 
La Reserva Federal norteamericana celebra hoy su última reunión del 2020 y la primera después de las elecciones del 3 de noviembre, que dieron como vencedor al candidato demócrata Joe Biden. La independencia mostrada mandato tras mandato por el organismo y por sus miembros, prevalecerá una vez más y no se verá condicionada por quien ocupe la Casa Blanca, aunque a estas alturas es fácil pensar que las decisiones que tomen se verán menos presionadas y juzgadas por Joe Biden que por su antecesor.
No esperamos nuevos anuncios, ni cambios en la política monetaria aplicada hasta la fecha para combatir los estragos causados por la crisis sanitaria que atravesamos. Creemos que la Reserva Federal ya ha puesto toda la munición necesaria para tratar de combatirla. Además, prevemos que nuevamente exija a los dirigentes políticos que se pongan de acuerdo y que aprueben, de una vez por todas, los paquetes de estímulo fiscal y presupuestario tan necesarios para continuar luchando de forma contundente para otorgar a la economía mecanismos y palancas para salir cuanto antes de esta situación.
Sí que será una reunión para hacer balance y en la que su presidente, Jerome Powell, probablemente recapitulará sobre lo acontecido y sobre todas las medidas de urgencia que han llevado a cabo para mitigar los efectos de la pandemia sobre la economía y contribuir a otorgar los mecanismos necesarios que dinamicen la recuperación.
Alguna mención deberá hacer sobre la reciente evolución del dólar estadounidense. Desde los mínimos de 1,069 contra el euro alcanzados en marzo, hoy cotiza en 1,215. Este nivel favorece la política laxa aplicada por la Fed y tan defendida por Donald Trump, pero a la vez refleja debilidad de la divisa de la principal economía mundial. Este cambio $/€, mucho más cómodo para incentivar exportaciones no se corresponde con la economía desarrollada que probablemente antes verá sus tipos en niveles atractivos para los inversores. Es por todo ello por lo que vemos necesario un comentario o mención por parte de la Fed a este respecto.
Por último, también esperamos que vuelvan a revisar las previsiones de crecimiento para este y los próximos ejercicios. La aprobación, por un lado, de varias vacunas a lo largo del mes de noviembre y el incremento de contagios y fallecimientos, por otro, probablemente harán que se retoquen de nuevo los datos de los próximos trimestres. Nuestras previsiones apuntan a una contracción para este año del -3,7% y a un crecimiento para el 2021 del 4,2%.
En resumen, será una reunión para poner en relieve todos los programas aprobados desde la Reserva Federal para contribuir en la recuperación y para, una vez más, reclamar a los políticos determinación y firmeza, tan necesarias para devolver a los ciudadanos y a los inversores la confianza.
#30

Re: ¿Realmente está la FED dopando las bolsas o es una mentira?

Fed Watch: The Final Countdown
 
  • Kevin Flanagan, Head of Fixed Income Strategy, WisdomTree
 
The Federal Reserve (Fed) had an incredibly busy year in 2020. From implementing policy measures to help the economy and stabilize the financial markets, to adopting a new average inflation targeting approach. With the final Federal Open Market Committee (FOMC) meeting for this year now in the books, the bond market’s attention will shift to what 2021 could bring from the Fed.
 
Based on the Fed’s own assessments, it doesn’t appear that the interest rate aspect of policy should garner headlines, with Fed Funds expected to remain in the current 0%–0.25% range for the entire year, and likely beyond. That brings us to the Fed’s balance sheet, where two key components need to be considered: quantitative easing (QE) and the various facilities that were put in place to help stave off a financial crisis.
 
Fed Holdings of Treasuries, Agency Debt & MBS
Source: Federal Reserve as of 10/12/2020. MBS refers to mortgage-backed securities.
 
As we witnessed following the global financial crisis, the aforementioned facilities will more than likely wind down of their own accord. In other words, if the demand isn’t there, they basically fade away without much fanfare. QE, on the other hand, is more of a potential headline-maker. 
 
The Fed’s purchase of Treasuries (UST) and mortgage-backed securities (MBS), a.k.a. QE, will more than likely be the central focus of the bond market as it pertains to Fed policy in 2021. Specifically, how will the Fed communicate how long the current pace of QE will remain in place? We saw this process beginning at the December FOMC meeting. 
 
As the enclosed graph highlights, after the initial spring surge, the upward trend has shown more of a sawtooth pattern. But make no mistake, the purchases are continuing. To provide some perspective, the Fed’s holdings of UST and MBS now stand at $6.6 trillion compared to about $3.8 trillion in February. At its global financial crisis peak, the level was ‘only’ about $4.25 trillion. 
 
As you may recall, the Fed reinstated QE in September 2019 to help alleviate some pressures that were emerging in the funding markets at the time. This round of QE got a shot of adrenaline in response to the challenges that were beginning to surface in March as a result of the pandemic-related shutdowns. More recently, the policymakers have reverted the current round of purchases to an economic-centric stimulus consideration. 
 
Bottom line: There appears to be some idea the Fed may begin to actually taper this current round of QE in the first half of 2022, as the economic situation evolves. The key question is whether the UST market has entirely allowed for such a timetable. Against this backdrop, Fed forward guidance will be essential in order to avoid any type of “taper tantrum” such as we saw the last time around. However, it could open the door for the markets to misinterpret the policymakers’ intentions. 

Cookies en rankia.com

Utilizamos cookies propias y de terceros con finalidades analíticas y para mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias a partir de tus hábitos de navegación y tu perfil. Puedes configurar o rechazar las cookies haciendo click en “Configuración de cookies”. También puedes aceptar todas las cookies pulsando el botón “Aceptar”. Para más información puedes visitar nuestra política de cookies.

Aceptar