El 45% de los trabajos actuales desaparecerá antes de 10 años.

12 respuestas
El 45% de los trabajos actuales desaparecerá antes de 10 años.
El 45% de los trabajos actuales desaparecerá antes de 10 años.
#1

El 45% de los trabajos actuales desaparecerá antes de 10 años.

El 45% de los trabajos actuales desaparecerán en diez año, debido a que las personas serán reemplazadas por máquinas, según el presidente de SAP en Europa, Oriente Medio y África, Franck Cohen.

 

En el Fórum de Innovación de SAP celebrado en Madrid, Cohen ha incidido en la "realidad" de que "todo va a ser automatizado" y ha mostrado su preocupación porque las autoridades europeas y las universidades no sean lo suficientemente conscientes del impacto de la inteligencia artificial de cara al empleo futuro.

Asimismo, el evento ha girado en torno a la importancia del desarrollo de esta inteligencia artificial en todas las compañías.

Acceso a los datos

Frank Cohen también ha subrayado la importancia del acceso a los datos de los consumidores.

El principal analista de Europa de la consultora en temas tecnológicos IDC, Philip Carter, ha afirmado que hay que transformar la información en una ventaja competitiva.

Según Carter, la transformación digital de una compañía es muy rápida y conlleva un cambio en el liderazgo, en la experiencia del usuario, en la información, en el modelo operativo y en la "fuente de trabajo".

Además, en el Fórum se han mencionado las claves del éxito de los negocios digitales a partir del testimonio de empresas españolas.

El representante de Puig, compañía especializada en el mundo del motor, ha asegurado que "crear valor a través de la información, forma parte de su ADN", y ha puesto en valor la función de una buena plataforma digital para llegar a todos los consumidores.

Por su parte, el director de Desarrollo del grupo Palladium Hoteles, Tomás Rodicio, ha acentuado que la inteligencia artificial es esencial para conseguir la "omnicanalidad" de todos los recursos que ofrece su empresa para dar un mejor servicio al cliente.

#2

Re: El 45% de los trabajos actuales desaparecerá antes de 10 años.

Y cmo vndean lo que ls robots fabriquen si la gente no podra comprar?

 

#3

Re: El 45% de los trabajos actuales desaparecerá antes de 10 años.

Las IA's fabricaran robots y mejoraran la productividad, al final veran que los humanos somos un estorbo y un gasto desproporcionado de recursos y empezaran a fabricar T101.

PD: Apesta a Big Data el texto aunque no la nombran, es dificil ver a una IA con buenos ojos una vez que has visto redes neuronales, perceptrones y otras zarandajas que llevan varias decadas por ahi. Si, los automatismos cada vez son mas perfectos y abarcan cosas antes solo soñadas, pero creo que debemos de estar muy lejos de crear una conciencia que razone de forma independiente y evolucione, eso es una IA.

#4

Re: El 45% de los trabajos actuales desaparecerá antes de 10 años.

Buenas, kerb31.

 

Ya no es ciencia ficción. Es la ficción de la ciencia

En esta trama interviene una empresa cuyo nombre es ya todo un reconocimiento de intenciones:  Soul Machines; para entendernos, máquinas con alma. Como artista invitada contamos nada menos que con Cate Blanchet, la australiana y laureada actriz (El Aviador, Blue Jasmine…). Y el papel principal lo ostenta  Nadia, que está haciendo sus pinitos en esto del Deep Learning. Enfrente, en el patio de butacas, ocupan las primeras filas, entre otros sesudos intelectuales e investigadores, representantes de Google, Amazon, Apple, Facebook, Microsoft, IBM y Tesla. Están también Steve Wozniak (cofundador de Apple), Stephen Hawking y personajes quizá menos conocidos como Nick Bostrom, director del  Future of Humanity Institute de Oxford, o Stuart Russell de la Universidad de Berkeley. Un auditorio sin duda de altura, quizá algo dividido entre la condescendencia y la exigencia.

De momento la obra parece haber superado la fase de planteamiento y nos introduce en un nudo de desenlace incierto aunque apasionante

 

Lo cierto es que este tinglado, a pesar de las apariencias del enfoque que me permito, no tiene nada de Show y sí mucho de Business, aunque me fijaré más en el hecho de que contemplar los avances que se van realizando en tecnología digital y robótica no deja de parecerse a un espectáculo. ¿Su título? Podría ser algo como  “¿Inteligencia artificial…? No, lo siguiente: Inteligencia emocional”. O si prefieren la versión más críptica: “de la AI a la EI”.

Las máquinas nos entienden… y se emocionan.

Soul Machines es la empresa que ha desarrollado este nuevo y particular chatboot (un robot capaz de interactuar con nosotros a partir de nuestros mensajes verbales).  Nadia, que así se llama, posee para empezar el encanto y atractivo de una voz de lujo, la de Cate Blanchet, lo cual ya es motivo suficiente como para colocarla en lugar destacado entre nuestros androides preferidos. Pero lo importante es que, a diferencia de sus hermanos de código,  Nadia da un paso más allá de la inteligencia meramente artificial para, según sus creadores, incorporar la Inteligencia Emocional. En otras palabras es un humanoide más “humano” en tanto que es capaz de leer e interpretar también nuestras expresiones faciales y respondernos de igual forma. Se consigue así un intercambio de mensajes más complejos que, en palabras de su CEO Mark Sagar, posibilita una mejor comprensión mutua y una más fluida “conversación”.

Hay que decir que el rostro de Nadia está confeccionado al detalle. Ante el brillo de sus ojos cuesta recordar que lo que esconden son circuitos y tornillos. El caso es que Nadia trabaja con la llamada Inteligencia Emocional, calificativo posiblemente excesivo puesto que lo que hace es “traducir” también las expresiones no verbales para adecuar mejor la respuesta. Un encomiable uso de este chatboot, sobre el que se están haciendo ya ensayos, es la ayuda que puede suponer para personas con ciertas discapacidades.

Cerebros de artesanía

Estamos ante el uso de redes neuronales artificiales de inspiración biológica que emulan el funcionamiento del cerebro, aproximando estos neurotransmisores y hormonas virtuales a “nuestra” dopamina, serotonina u oxitocina. El conjunto pretende representar un escenario parecido al que, sea como causa o como efecto, provocan en el ser humano sus comportamientos y emociones.

Conviene recordar que una red neuronal artificial se compone de diferentes capas de cálculo, al igual que cada parte del cerebro asume diversas tareas. El punto de partida en ambos casos es la información recibida, así como la capacidad de procesamiento e interpretación de dichos inputs que, también en el caso del software que sostiene la inteligencia artificial o/y emocional, se apoya en parte en el aprendizaje (deep learning). El 

algoritmo, del cual es buena muestra el modelo de AI de Google,  Deep Mind, se basa en el concepto neurológico de la  Consolidación Sináptica que aquí se transforma en el EWC (Elastic Weight Consolidation) o Consolidación de Peso Elástico. Se trata, en palabras simples, de  aplicar a la inteligencia artificial la capacidad que nuestro cerebro tiene de aprender de forma incremental.

Hasta aquí el libreto de la obra. Intrigante, apasionante y de final abierto. Este espectáculo al que asistimos atónitos los no expertos, me refiero a la aparición de robots como Nadia, asistentes digitales como  Alexa, desarrollos de IA como  Deep Mind y otros, generan una mezcla de asombro, esperanza e inquietud.  Las no tan lejanas películas de ciencia ficción están tomando cuerpo y su –según nos parecía– desbordante fantasía resulta que está ya presente en cualquier teléfono móvil.

La incertidumbre forma parte del desarrollo de la humanidad. Desde el fuego a la descomposición del átomo, los avances que nos han hecho crecer siempre han nacido impregnados de dudas. La historia nos demuestra, además, que su bondad o maldad no forma parte intrínseca del descubrimiento sino de la mente humana que decide su uso. Y en eso estamos también en estos tiempos en los que precisamente aquello que nos distingue del resto de la creación, la inteligencia, resulta que puede “fabricarse”…. O casi.

De ahí que en nuestra “platea” más de uno se mueve inquieto en su butaca como si no terminara de ver claro a dónde conduce esta particular representación. … Y es que se echa en falta la voz de la crítica, que aún está recogiendo datos para emitir su juicio.  Hablo de la ética como referencia y el sentido común como exigencia, invitados ambos en primera fila.

Declaración de intenciones.

Los que al principio bautizaba como espectadores forman parte de la  Partnership for AI, una gran alianza que, mediante el respeto a unos principios que sus miembros asumen, busca guiar los avances en Inteligencia Artificial hacia “la calidad de vida de las personas ayudando a resolver problemas como el cambio climático, la alimentación, la salud y la educación”. En otras palabras, trata de definir un objetivo y, con ello, delimitar unas fronteras al desarrollo de la AI. Y sí, ahí están los gigantes de la tecnología digital ya citados y también un nutrido grupo de científicos, investigadores y expertos de diversos campos directamente implicados con la Inteligencia Artificial o colaterales a ella que, aunque el grupo solo se ha reunido una vez, el pasado 3 de Febrero,  aprovechan otros medios para expresar sus inquietudes: “la inteligencia artificial puede reflejar los prejuicios de la sociedad y de sus propios creadores”; “su capacidad de aprendizaje puede llevar a conclusiones inesperadas y quizá graves”; “uno de los retos principales es definir los sistemas de control humano respecto las máquinas que incorporen AI”; “confiar cada vez más decisiones que afectan a distintas facetas de nuestras vidas a un algoritmo requiere vigilancia y ciertos criterios”.

La Partnership for AI, en suma, no quiere ser considerada como un lobby, entre otras cosas porque no propugna una legislación que incida en los avances en Inteligencia Artificial, sino más bien la definición de una base ética de cumplimiento voluntario por parte de los actores implicados.

Estamos, me da la impresión, fabricando muy rápido un vehículo que aún no sabemos dónde puede llevarnos y, lo que llama más la atención, del que no tenemos normas de conducción. Existe una enorme autopista pero no se han inventado todavía las señales de tráfico para que la inteligencia artificial, y emocional y… lo que venga, además de correr, lo haga minimizando riesgos y sin perder de vista el objetivo.

La metáfora teatral con la que he intentado en estas líneas vestir tal panorama tiene su intencionalidad.

Show must go on…?

Creo que a diferencia de otros grandes avances que a lo largo del tiempo han terminado por afectar a nuestra vida diaria, como el alcantarillado, la máquina de vapor o la electricidad por ejemplo,   la tecnología digital tiene quizá un componente de espectáculo que nos lleva a contemplarla desde un plano lúdico y a veces demasiado superficial. Las redes sociales nos entretienen;  Siri es ya uno más en casa, como Amazon; el robot aspiradora nos tiene absortos viéndole sortear obstáculos; y esto de que un robot como Nadia parezca tan humano y, además de entender lo que le decimos, ahora, además, “sienta” casi como nosotros no me dirán que no merece un aplauso entre signos de admiración.

Nos seduce jugar con ello e incluso con su trasfondo más serio. Buen  ejemplo es que el mismo MIT (Massachusetts Institute of Tecnology) nos propone pasar un rato entretenido decidiendo qué comportamientos moralmente adecuados debería tener un coche autónomo cuando, por ejemplo, ha de optar entre atropellar a una viejecita o estrellarse contra una farola.

Quizá estamos demasiado distraídos ante tanta magia digital, entretenidos con cada vez más numerosos y sofisticados artilugios plug&play y no trascendemos dicha superficie para llegar al fondo.  El análisis de la trascendencia de esta realidad digital y con inteligencia propia nos debería llevar a enfrentarnos a las consecuencias de su creación y difusión que, como siempre, dependerán de la gestión que hagamos de ella. Como saben quienes en una empresa administran recursos materiales y humanos, tal responsabilidad exige tener unos criterios claros, llamémosle una “filosofía ” definida. Sin embargo, en el ámbito que tratamos echo en falta tales fundamentos. La alianza Partnership for AI los promueve, pero me temo que no pasará de ahí. La responsabilidad está en manos de los actores, llámense Zuckeberg, Bezos, Musk… y de  los científicos. Y también en nuestras manos que, a fin de cuentas, alimentamos su existencia.

La obra promete y ojalá se mantenga mucho tiempo en cartel con éxito de crítica y público, pero necesitamos ser tan inteligentes para interpretarla como para entenderla y disfrutarla.

http://www.sintetia.com/ya-no-es-ciencia-ficcion-es-la-ficcion-de-la-ciencia/

 

Máquinas con emociones, hombres con inteligencia, post humanos sin alma ni humanidad.

 

Saludos al futuro ¿perfecto?.

 

#5

Re: El 45% de los trabajos actuales desaparecerá antes de 10 años.

La principal virtud del hombre es su capacidad para......hacer cosas mal

Y eso, hacer  cosas mal, es lo que nos diferencia de los animales.

La risa es exclusiva del hombre, ningun animal se rie.

Y para que alguien se ria, siempre siempre, tiene que haber alguien haciendo algo mal......

?hacer las cosas bien? facil.....todos los animales lo hacen, hasta las plantas lo hacen todo bien.

Hacerlo mal.....eso es lo dificil.

¿los robots? de momento solo saben hacer cosas bien, mejor que nosotros.

?seran capaces de hacerlas peor? ya veremos.........

#6

Re: El 45% de los trabajos actuales desaparecerá antes de 10 años.

A ver si Montoro pone uno de estos que me haga la declaración de la renta con solo darle al botón de aceptar. Mejor aún, a ver cuando ponen a uno de estos en vez de a Montoro.

Saludos.

#7

Re: El 45% de los trabajos actuales desaparecerá antes de 10 años.

Buenas,  Karlsbad.

 

No tengas tan claro que la IA no sea capaz de hacerlo igual de mal que los humanos; ten en cuenta que los algoritmos iniciales los crearon seres humanos, con sus fallos, miedos...

Al final, las IA acabarán cayendo en equivocaciones, sí o si.

 

La inteligencia artificial reproduce prejuicios raciales y de género

Científicos de la  Universidad de Princeton (Estados Unidos) y de la  Universidad de Bath (Reino Unido) han demostrado que, cuando estos sistemas de inteligencia artificial aprenden un idioma a partir de textos ya existentes se ve contagiados de los mismos prejuicios raciales o de género incluidos en el lenguaje. Los resultados del estudio, que se publica esta semana en la  revista Science, aportan una importante herramienta para estudiar cómo se transmiten este tipo de sesgos en el comportamiento humano y la relación que tienen con el lenguaje y los estereotipos culturales.

 

LA TRAMPA DEL LENGUAJE

Los autores parten del denominado Test de Asociación Implícita (TAI), un método comúnmente utilizado para medir los prejuicios en los seres humanos. Se basa en que los sujetos del estudio asocien dos conceptos que consideren similares en contraposición con los que piensen son diferentes.

De esta forma observaron las asociaciones de palabras que hacía el sistema analizando más de dos millones de palabras, y descubrieron que retenía los mismos prejuicios humanos transmitidos a través de la lengua.

“Por ejemplo, los nombres femeninos se asociaban principalmente a términos relacionados con la familia, mientras que los masculinos lo hacían a términos relacionados con carreras profesionales”, explica  Aylin Caliskan, una de las autoras.

LA INTELIGENCIA ARTIFICIAL NO ES TAN INTELIGENTE

Un ejemplo de esta teoría es como un programa de traducción en línea traducía del turco al inglés la frase “él es enfermero”. La traducción dio como resultado “ella es enfermera”, mientras que la frase “él es médico” no sufría ningún cambio de género al obtener la respuesta en inglés.

Y no solo se transmitían los prejuicios de género, también los raciales. Existen estudios sobre el comportamiento humano que muestran que un mismo curriculum tiene un 50% de posibilidades más de que el candidato pase a la fase de entrevista si su nombre es europeo-americano en lugar de afroamericano.

En el caso de la IA,  también se asocian los nombres europeo-americanos con estímulos o términos positivos relacionados con el placer, como ‘regalo’ o ‘felicidad’.

Fuente:  Agencia Sinc

Referencia bibliográfica: A. Caliskan; J.J. Bryson; A. Narayanan. “Semantics derived automatically from language corpora contain human-like biases”. Science, 2017 

http://www.nobbot.com/general/inteligencia-artificial-prejuicios/

Errores de programación o imperfección humana, pero yerro al fin y al cabo.

 

Saludos imperfectos o pluscuamperfectos,  pero con errores.

 

#8

Re: El 45% de los trabajos actuales desaparecerá antes de 10 años.

Bueno,no son prejucios de genero atribuibles la inteligencia artificial. Esta solo reproduce los prejuicios que lleva mplicitos el idioma. Al fin y al cabo el idioma refleja la historia del pais en el que nace y en el que evoluciona.

Un ejemplo:. la persona que dice "los vascos y las vascas", no demuestra no tener prejuicios de genero. Demuestra que no sabe hablar correctamente. Los ordenadores emplean correctamente el idioma y por tanto reproducen los prejuicios que este ha acumulado a largo de los siglos.Utlizar correctamente un sisitema con errores, es reproducir esos errores.Si le quitas los errores ya estas haciendo.....otra cosa.

#9

Re: El 45% de los trabajos actuales desaparecerá antes de 10 años.

Hay una cuestión previa que está muy de actualidad, se trata de definir de nuevo lo que es la inteligencia. No es cuestión baladí.

Actualmente se considera inteligencia a la habilidad para resolver problemas escolares (entendiendo escolar en sentido amplio). Pero esa concepción, evidentemente, se ha quedado obsoleta.

El silencio es hermoso cuando no es impuesto.

#10

Re: El 45% de los trabajos actuales desaparecerá antes de 10 años.

Buenas, Juan.

Definición de inteligencia ia según la RAE:

http://dle.rae.es/?id=LqtyoaQ

 

Quizá la inteligencia humana es la que se está quedando obsoleta.

 

Definamos y acotemos lo que es la IA; qué  mejor sitio para buscar este concepto que en el CSIC; interesante, sin duda:

La inteligencia artificial

La inteligencia artificial (IA) es una de las ramas de la Informática, con fuertes raíces en otras áreas como la lógica y las ciencias cognitivas. Vicenç Torra nos conduce por sus definiciones y aplicaciones

http://www.fgcsic.es/lychnos/es_es/articulos/inteligencia_artificial

 

Saludos ¿obsoletos?.

 

 

 

#11

Re: El 45% de los trabajos actuales desaparecerá antes de 10 años.

Es muy interesante tu aporte. Desde la máquina de Turing (que fue una gran innovación) las cosas han evolucionado muchísimo en ese campo. No obstante, a mi modo de ver, los conceptos se han quedado obsoletos y resultan un tanto confusos por lo que, tarde o temprano, habrá que afrontarlos.

Habrá que determinar si la inteligancia se reduce al razonamiento lógico o va mucho más allá como empieza a parecer. Además, la informática actual es digital, o sea se basa en el razonamiento 1-0, blanco-negro, verdadero-falso, pero el razonamiento humano es mucho más complejo. De hecho ya son objeto de estudios diversas lógicas, por ejemplo la lógica borrosa o la inferencia bayesiana.

Y ahí lo dejo porque es algo muy complejo que está generando verdaderas bibliotecas y aún así presenta muchas incertidumbres.

 

El silencio es hermoso cuando no es impuesto.

#12

Re: El 45% de los trabajos actuales desaparecerá antes de 10 años.

La logica difusa ya lleva implementandose hace decadas en la industria e incluso en productos que usamos a diario.

Pero ponte a decir que un ABS esta controlado por este tipo de logica donde la zona hay en que el mecanismo se active en una situacion diseñado por una curva (funcion matematica)  es una probabilidad y asustas a la gente que solo quiere certezas de que funcione. Lo cierto es que nadie duda del funcionammiento de unos ABS y son mucho mejores resultados de los que puede ofrecer un piloto profesional en una frenada sin este mecanismo. Ahora lleva esto a regular el flujo de combustuble que tiene un motor de avion que tiene que ser controlado en tiempo real con infinidad de parametros y la gente dejara de volar.

Yo creo que hasta que los ordenadores no den el salto cuantico y sigamos hablando de silicio en vez de atomos seguiremos limitados, las tecnologias han avanzado mucho de 10.000 nanometros del pleistoceno a los 10 actuales (cuando empece con los ordenadores estos soportaban algo mas de 100 y en dos decadas y pico se han divido por 10 el tamaño de los componentes, los discos duros han aumentado la densidad de informacion por pulgada... se conseguiran nuevos avances pero los limites fisicos haran que cada vez sean menos significativos y mas complicados de obtener... hasta que pasemos al cuantico, donde ya no sera obligatorio usar una logica binaria y las capacidades de velocidad, potencia y almacenamiento seran las soñadas.

Yo siempre considere una IA como un ente, con un nacimiento y evolucion y capacidad para reescribirse a si misma y mejorar... pero eso no es lo que queremos los humanos, sino un compañero con el que charlar pero que nos obedezca, no buscamos un igual, sino una mascota. Supongo que mi vision parte mas de la Sci-Fi que del estado del arte de la tecnologia actual, el tipico test que comentaban era hablar con un interlocutor en un entorno ciego, sin pistas y despues de una conversion evaluar sus respuestas, razonamientos para ver si logramos diferenciar si es un humano o un ente, el dia que no sepamos estaremos ante una IA real, el resto son prototipos como el robot chino que nos presentaron hace poco que no pasa de ser una empleada del hogar con un pseudo-Siri incluida.

#13

Re: El 45% de los trabajos actuales desaparecerá antes de 10 años.

Tienes mucha razón. Precisamente por tus propios argumentos y otros similares se hace preciso redefinir (aunque yo diría definir por primera vez) el concepto de inteligencia para posteriormente pasar al concepto de IA.

¿Que un dispositivo haya sido programado para actuar mediante lógica borrosa para una función específica lo convierte en inteligente? Para mí, no; aunque comprendo que haya quien afirme lo contrario por la ambigüedad del concepto.

El silencio es hermoso cuando no es impuesto.

Cookies en rankia.com

Utilizamos cookies propias y de terceros con finalidades analíticas y para mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias a partir de tus hábitos de navegación y tu perfil. Puedes configurar o rechazar las cookies haciendo click en “Configuración de cookies”. También puedes aceptar todas las cookies pulsando el botón “Aceptar”. Para más información puedes visitar nuestra política de cookies.

Aceptar