Primeras consecuencias visibles de los tipos de interés negativos

42 respuestas
Primeras consecuencias visibles de los tipos de interés negativos
Primeras consecuencias visibles de los tipos de interés negativos
Página
2 / 4
#16

Re: Primeras consecuencias visibles de los tipos de interés negativos.Vivir del cuento y/o rentas del capital

Hay pensar un poco de vez en cuando. Lo que nos pierde es el exceso de conservadurismo que vive de las rentas y no crea riqueza, solo hace de sanguijuela. La mayoría de los rentistas muertos no se ha parado a pensar si el anterior presidente del BCE, el señor Trichet en 2010 hizo bien en reventarnos con un 5 por ciento de interes, si como parece ese si era el camino equivocado. Los germanofilos merkeliANOS no han entendido que estamos en España y que si quieren defender los intereses de Alemania en nuestro país, quizás deberían de emigrar allí. Esto es el terrorismo financiero y lo que produce la JAPONIZACION:

depositos a la vista españa

Depositos a la vista España

--------------------------- --------------------------- Si la realidad es diferente a lo tradicional, diferente es el tratamiento. -------------------- Un saludo
#17

Re: Primeras consecuencias visibles de los tipos de interés negativos

El Banco Consolidado de España, preocedente del gallego Banco Perfecto Castro Canosa, no cerró, fue adquirido por la aseguradora Agrupació Mútua, para formar AM Banca Agruació Mútua http://elpais.com/diario/1996/02/16/economia/824425218_850215.html , este pequeño banco creo que se intergró en Bankpime, y éste último a Caixa Bank. 

 

#19

Re: Primeras consecuencias visibles de los tipos de interés negativos

Buenas, Marco. Más efectos negativos, en este caso para la banca que reduce sus beneficos. "Los tipos a cero llevan los ingresos de la banca a mínimos de diez años" Afectado por las menores comisiones y extraordinarios por venta de deuda En España reducen un 7% el margen bruto, algo más de 51.500 millones La caída de los tipos de interés, que ha llevado al euríbor a terreno negativo por primera vez en su historia, ha provocado un importante agujero al sector financiero español, que ha visto cómo sus ingresos vuelven a caer en 2015 y se sitúen en niveles de hace diez años. Las entidades españolas redujeron el ejercicio pasado un 7% el margen bruto, que estuvo afectado también por los menores ingresos extraordinarios por venta de deuda pública y por comisiones. La bajada de las tasas, pese a este impacto adverso, sí ha permitido reducir drásticamente los costes financieros, en casi un 40%, según los datos del Banco de España. Pero este efecto positivo no ha podido compensar las consecuencias negativas de la política monetaria puesta en marcha hace años por el BCE para impulsar la economía y elevar la inflación. El principal perjuicio para las entidades es que el margen de intereses, es decir, los ingresos típicos netos han vuelto a bajar, un 4,3%, tras la subida experimentada en 2014. Esta rúbrica alcanza los 26.400 millones. Saldo de créditos, a la baja El margen de intereses se ha visto mermado no sólo por el desplome de los tipos, que ha disminuido el rendimiento que ofrecen las carteras de préstamos y de deuda pública, sino por el todavía recorte de la actividad. El volumen de créditos, a pesar del aumento de las nuevas operaciones, sigue descendiendo. Los principales banqueros y expertos esperan que el saldo crediticio registre en 2016 el primer repunte desde el comienzo de la crisis, aunque éste sea pequeño. Si bien, la incertidumbre económica mundial y la inestabilidad política podrían impedir que la financiación a empresas y familias crezca a finales del presente ejercicio. Una subida del negocio crediticio aliviaría el estado de la situación que vive el sector. Además, una mayor actividad ayudaría a impulsar los ingresos por comisiones, que en 2015 volvieron a caer, hasta los 16.626 millones. Ni siquiera las tarifas que cobran por fondos de inversión y productos de valores, foco de atención del sistema en los últimos meses, consiguen aumentar. Se mantuvieron planas. Por eso, la guerra por la captación y robo de clientes se ha recrudecido. El objetivo es incrementar el volumen de negocio como sea. Pero, tiene su coste y puede reducir, en el corto plazo, los márgenes. Ya a principios de 2015, algunos banqueros -entre ellos, los presidentes de BBVA, Francisco González, y del Sabadell, Josep Oliu- advirtieron de que había grupos que estaban vendiendo productos a pérdidas, una práctica que generó la crisis. Ante este escenario la rentabilidad del sistema se ha deteriorado y las entidades han abierto un nuevo proceso de ajuste para rebajar los costes. Una reducción de los gastos y una merma en las provisiones para impagos, son las palancas que tiene para mejorar su cuenta de resultados y el retorno a los accionistas, que se encuentra en el entorno del 5%, muy por debajo del 10% al que todas las entidades aspiran en el medio y corto plazo. Ajustes Banco Santander ha sido el primer grupo en anunciar la nueva oleada de recortes de personal y oficinas en nuestro país para elevar las ganancias. Hoy se espera que EspañaDuero informe a los sindicatos un plan para reducir los costes operativos. La Fundación de Cajas de Ahorros (Funcas) calculó recientemente que el sector contará con 3.000 sucursales y 15.000 trabajadores menos en 2019. Hay otra vía para que el sector pueda salir de esta situación, un proceso de fusiones. Pero, por el momento, ninguna entidad está dispuesta a participar, pese a las presiones que ejercen los organismos supervisores. La ola de integraciones, que se esperaba para el presente ejercicio, se ha retrasado por la debilidad de los mercados y las dudas políticas generadas a raíz de las pasadas elecciones. La mayor parte de expertos y directivos bancarios coinciden en señalar que los movimientos corporativos se producirán a partir del próximo año y que éstos serán limitados. La intensidad del ajuste y de las integraciones dependerá, en gran parte, de la evolución futura de los tipos de interés. Se da por hecho que en los próximos tres años éstos se mantendrán en cotas muy bajas. A lo largo de este año, por ejemplo, no se descarta que el euríbor continúe en el terreno negativo. Antes de que el BCE anunciara en marzo las nuevas medidas de estímulo, los analistas vaticinaban que el euríbor -principal indicador para los préstamos- llegaría a una horquilla de entre el menos 0,4 y menos 0,5%. Ahora, las expectativas son algo más favorables para los intereses de la banca, aunque no tanto como para que este índice vuelva a cifras positivas en los próximos meses.

Si la banca reduce beneficios, no le queda más salida que compensarlos reduciendo gastos de personal y aumentando comisiones a los clientes. No hay saludos, se los ha quedado la banca.

#20

Re: Primeras consecuencias visibles de los tipos de interés negativos

Son unos llorones.

#21

Re: Primeras consecuencias visibles de los tipos de interés negativos.Vivir del cuento y/o rentas del capital

Pobrecitos los bancos y una fundación de antiguas cajas sin animo de lucro, que tierno.

El problema no es el precio del dinero que baja y ya subirá sino todos los pleitos de preferentes, desahucios y clausulas suelo que se ganan en los tribunales.

Los mercados del dinero bajan en el mundo desarrollado y ya subirán, pero esto no pasa en nuestras multinacionales que tienen inversiones e intereses en mercados EMERGENTES:

Suben los tipos de interés en Brasil

Brasil ha subido sus tipos de interés 0,50 puntos, desde el 13,75% hasta el 14,25% anual.

Los tipos de interés son una de las herramientas más importantes, utilizadas por los bancos centrales, para llevar a cabo su política monetaría.

Una subida de los tipos de interés sirve para frenar la inflación y proteger la divisa.

Éste cambio es el primero que se produce desde el 3 de junio de 2015, cuando el Banco Central subió los tipos de interés 0,50 puntos, hasta los 13,75%.

http://www.datosmacro.com/tipo-interes/brasil
----------------------------------
No se puede generalizar en un mundo tan estupidamente globalizado

El petróleo se dispara tras una caída inesperada de las reservas de crudo en EEUU
Los inventarios de petróleo en EEUU cayeron en 4,94 millones de barriles

Aunque se mantienen en 529,9 millones, cerca de niveles históricamente elevados
Tanto el West Texas como el Brent suben cerca del 5%
Los analistas esperaban un aumento de 2,9 millones de barriles
----------------------
La bala
--------------------
Baile De Los Pobres
-------------------------
El precio bajo del dinero y la deflación en general no es mala noticia para los de abajo

Atrevete te te
----------------------------
Calma Pueblo

Un saludo

#22

Re: Primeras consecuencias visibles de los tipos de interés negativos

EL BCE dice que la compra de activos compensa los efectos de tipos negativos.

El Banco Central Europeo (BCE) dice en su informe de 2015 que la compra de deuda pública y privada compensa los efectos que tienen en la rentabilidad de los bancos los tipos de interés negativos.En el informe, publicado hoy, el BCE reconoce que los tipos de interés negativos pueden reducir la rentabilidad de los bancos pero hace hincapié en que no se debe perder de vista otros efectos compensatorios beneficiosos asociados con los programas de compras de deuda y los instrumentos de política monetaria expansiva.

http://www.invertia.com/noticias/al-minuto/portada.asp
-----------------------------------
El BCE es un protector del lobby de los bancos privados y les ayuda regalandoles el dinero al 0 por ciento para que compren deuda publica a cuatro veces más.

Que les perjudique alguna vez es una tontería monumental, solo se asegura de su supervivencia estimulando la economia real, para que luego el sistema financiero pueda chupar la sangre al mundo real.

Si no hay economia real, no hay donde chupar.

Sobra el victimismo financiero y la ayuda publica y su recate publico y falta ayuda de los Estados a la economía real y no a la financiera.

Día Sexto • Dictadura Bancaria

Un saludo

#23

Re: Primeras consecuencias visibles de los tipos de interés negativos

El BCE contempla bajar más los tipos de interés si la situación empeora

El Banco Central Europeo (BCE) contempla bajar más los tipos de interés en la zona del euro si la situación empeora y se producen perturbaciones que cambien las perspectivas de inflación.

Así se desprende de las actas de la última reunión de política monetaria del BCE de marzo, publicadas hoy, en las que el consejo de gobierno de la entidad aprobó estímulos monetarios agresivos para evitar la deflación.

"El consejo de gobierno no descarta más recortes de las tasas de interés en caso de que nuevos impactos cambien las perspectivas de inflación, lo que puede justificar más acciones de política monetaria", según las actas.

Los tipos de interés siguen siendo parte de las herramientas de que dispone el consejo de gobierno del BCE, añade el informe.

http://www.invertia.com/noticias/bce-contempla-bajar-tipos-interes-situacion-empeora-3114123.htm
------------------------------------------------
Qué nos queda

Un saludo

#24

Re: Primeras consecuencias visibles de los tipos de interés negativos

Buenas, Marco.
Está claro que los bancos defienden su negocio.

Interesante artículo que encontré ayer en "bond vigilantes", el blog de renta fija de M&G; no me dió tiempo a compartirlo y aún está en inglés, pero justamente hoy lo tienen en español en fundspeople:
"Diez consecuencias inesperadas de la política de tipos negativos"
Por mucho que parezca un experimento, la política de tipos negativos impulsada por varios bancos centrales no es ninguna novedad. Lo explica Jim Leaviss, director de renta fija minorista de M&G Investments: “El mundo ha visto antes los tipos de interés negativos. Suiza estableció tipos de interés por debajo de cero para extranjeros en los 70 para ralentizar los flujos hacia francos”. La diferencia entre el mundo de 2016 y el de los 70 es que ahora este fenómeno se ha extendido por todo el mundo, de tal manera que ahora pueden encontrarse tipos negativos en Suiza, Dinamarca, Suecia, la zona euro e incluso en Japón.

En un análisis publicado recientemente por Leaviss en el blog Bond Vigilantes, el experto ha elaborado una lista con diez consecuencias no deseadas de esta política monetaria alejada de la ortodoxia. Se trata de diez observaciones iniciales, dado que el experto planea actualizarlas periódicamente.

1. Penalización a las organizaciones con mucho efectivo disponible

“Para una organización que descansa sobre grandes cantidades de efectivo, los tipos negativos son un coste inesperado. Por ejemplo, las aseguradoras se han acostumbrado a obtener una prima de sus clientes y obtener retornos de ese efectivo invertido. En un mundo negativo, el pronto pago de una prima es una carga sobre los retornos”, afirma Leaviss. Dicho de otra forma, este fenómeno – que afecta a todo tipo de compañías- produce que “los pagadores tardones se conviertan en sus clientes más valiosos”. El experto cree que esto también es válido para el pago de impuestos, y para refutar la teoría se apoya en la reciente decisión del Ministerio de Hacienda en el cantón suizo de Zug de pedir a los contribuidores que retrasaran sus pagos todo lo posible, porque así el cantón podría ahorrar hasta 2,5 millones de francos suizos al año.

2. Penalización a los depósitos.

“Si retiras tu efectivo de una cuenta bancaria y lo guardas en casa, o en una caja fuerte, te puedes asegurar de que el cero será el peor tipo de interés que recibas. También serás inmune a cualquier bail-in de depositantes si el sector bancario tiene dificultades (como en Chipre, por ejemplo)”, afirma Leaviss. Aporta otra anécdota: la compañía japonesa Shimachu ha declarado que las ventas de cajas fuertes se han incrementado en 2,5 veces respecto a hace doce meses.

3. El curioso repunte del dinero “debajo del colchón”.

Leaviss observa que este fenómeno no se circunscribe únicamente a los ahorros de las familias. Por ejemplo, se fija en que recientemente la reaseguradora alemana Munich Re ha empezado a experimentar nuevos servicios, al plantearse seriamente el almacenamiento físico de billetes (empezará almacenando físicamente 10 millones de euros en billetes).

4. Un cortafuegos al canal bancario.

“Si el almacenamiento de efectivo físico altera el mecanismo de transmisión, ¿qué más podrán hacer los bancos centrales para hacer que se vuelva difícil?”, se pregunta el experto. Por ejemplo, en el pasado Mario Draghi ha sugerido la posible retirada del billete de 500 euros, que equivale al 30% del efectivo en circulación.

5. Los bancos podrían construir sus propios muros de contención.

La otra cara de la moneda sería para Leaviss la respuesta de las autoridades bancarias a la retirada masiva de efectivo por parte de otros bancos, fondos de pensiones y aseguradoras. “Parece ser que en Suiza un banco se negó a permitir que un fondo de pensiones retirase una gran cantidad de dinero de su cuenta en billetes. Aparentemente, el Banco Nacional de Suiza (BNS) ha pedido a los bancos que restrinjan ese tipo de pagos, para enfado de la asociación de fondos de pensiones suizos”, comenta el gestor.

6. La aparición de una carga tecnológica y administrativa asociada a los tipos de interés negativos.

En este punto, el experto se refiere a que la irrupción masiva de tipos de interés por debajo de cero ha obligado a numerosas instituciones financieras a tener que cambiar sus sistemas informáticos, alterar los contratos legales y rediseñar la documentación para bonos (por ejemplo, el suelo de los bonos con tipos flotantes).

7. Pérdidas para los bancos españoles.

El pasado febrero, el Euribor a 12 meses retrocedió a terreno negativo por primera vez en la historia. “Los españoles propietarios – que generalmente tienen que afrontar pagos de intereses de las hipotecas, determinados por esta medida, sin suelo en el cero- están viendo que sus costes se están colapsando”, comenta Leaviss. Éste añade que se han dado casos especialmente gravosos, como el de Bankinter, que llegó a ofrecer hipotecas ligadas a los tipos suizos. “En la práctica, el banco está reduciendo el principal en vez de devolver parte del efectivo”, aclara el gestor, que añade que “el sector hipotecario español ha sido citado con frecuencia como una razón para creer que el BCE nunca se iría a terreno negativo”.

8. Encarecimiento de los préstamos en Suiza.

Otro efecto curioso ha sido que, mientras que los tipos se han ido al terreno negativo en Suiza, sus bancos minoristas han incrementado los intereses por la concesión de hipotecas, como una hipotética defensa de sus beneficios y márgenes frente a la penalización del BNS y a la incapacidad de trasladar los tipos negativos a sus propios depositantes.

9. ¿Es el dinero electrónico la alternativa?

Leaviss explica que, al reaccionar ahorradores y entidades a los tipos negativos retirando billetes de la circulación de forma masiva, la popularidad del dinero electrónico ha vuelto a repuntar. “De todas formas, las economías modernas se están moviendo en general en esta dirección: las tarjetas de crédito, las transacciones por móviles, paypal y la banca online se han desarrollado exponencialmente en los últimos años”, constata el experto.

10. Nueva oleada de TLTROs.

Ésta ha sido la respuesta del BCE para mitigar parte de las consecuencias imprevistas de los tipos de interés sobre los beneficios de la banca, pero también otros bancos centrales han optado por medidas similares, como por ejemplo en Banco de Japón.
http://es.fundspeople.com/news/diez-observaciones-de-jim-leaviss-m-g-sobre-el-impacto-de-los-tipos-negativos

El artículo original:
"Negative Rate World (NRW) – a wiki of unintended consequences"
https://www.bondvigilantes.com/blog/2016/04/06/negative-rate-world-nrw-a-wiki-of-unintended-consequences/

Si los bancos están empleando el dinero que el BCE le está dejando a "precio put." para que llegue a las empresas y ciudadanos y reactive la economía, pero ellos lo emplean para mejorar sus balances y tapar agujeros, ¿cómo es que siguen repartiendo dividendos, no lo están haciendo con dinero de todos para repartirlo sólo a sus accionistas?.
"El BIS afea a los bancos europeos el pago de dividendos en plena sequía de crédito"
Los bancos han pagado “sustanciales dividendos” a pesar de que el crédito “no era suficiente para apoyar la recuperación”.
Los bancos europeos debilitaron sus bases de capital durante la crisis mediante el pago de dividendos sustanciales, especialmente en Italia, España y Francia, donde los pagos desde 2007 excedieron el nivel de los beneficios retenidos, según ha señalado el Banco de Pagos Internacionales (BIS por sus siglas en inglés).

Estos fondos podrían haber ayudado a impulsar el crédito a la economía real, de acuerdo con el texto de un discurso pronunciado el pasado jueves en Frankfurt por Hyun Song Shin, jefe de investigación del BIS, que recoge la agencia Bloomberg.com.

“Los bancos han pagado sustanciales dividendos en efectivo, incluso en aquellas regiones en las que el crédito bancario podía no ser suficiente para apoyar la recuperación”, señaló Shin en su discurso. “Esto debería ser motivo de preocupación para los bancos centrales en la búsqueda de su política monetaria, así como sus mandatos de estabilidad financiera”.

De acuerdo con el estudio de Shin, que abarca a 90 de los principales bancos europeos, entre 2007 y 2014 estas entidades pagaron 196 millones de euros. Por su parte, los beneficios retenidos, que son la suma de todos los beneficios que los bancos no han distribuido, se mantuvieron en 261 millones en 2014, casi sin cambios en esos siete años.

“Esto significa que los beneficios no distribuidos de estos bancos habrían sido un 75% más altos en 2014, si los bancos seleccionados hubieran reinvertido los beneficios en sus propios fondos en lugar de destinarlos a dividendos”, apuntó Shin. “Para la sub-muestra de los bancos de España, Francia e Italia, los beneficios retenidos habrían sido más del doble de lo que fueron a finales de 2014”.

El análisis también muestra que un aumento de un punto porcentual en la proporción de capital sobre activos totales de un banco se asocia con una reducción en los costes de financiación de la entidad crediticia de hasta cuatro puntos básicos. Ello también se traduce en un mayor volumen de créditos.

“En la medida en que los bancos insuficientemente capitalizados perpetúan una economía débil en la que se mantienen los precios de las acciones bancarias bajo presión, incluso puede darse el caso de que pagar grandes dividendos también falla no sólo para promover los intereses colectivos de los accionistas del banco, sino también para el público en general”, zanjó Shin.
http://www.elboletin.com/internacional/132496/bis-bancos-dividendos-sequia-credito.html

Saludos al par, impar, rojo y negro, pero la banca siempre gana.

#25

Re: Primeras consecuencias visibles de los tipos de interés negativos

Buenas, Marco,
Más opiniones negativas sobre las tasas negativas de interés de los bancos centrales.

"Intereses negativos: causas, consecuencias y ramificaciones"
Los bancos centrales defienden la errónea creencia de que las tasas de interés negativas podrían ser el beso mágico que convertirá el sapo de su economía en un Príncipe Azul. ¿Pero, por qué piensan esto con exactitud? ¿Qué hace que Draghi, Kuroda y otros piensen que al imponer tasas de interés negativas van a estimular el crédito y los préstamos en sus respectivas economías?
Es importante entender la lógica detrás de este momento histórico de la historia monetaria mundial. Las tasas de interés negativas no tienen precedentes y muestran lo lejos que hemos llegado afuera del curso en términos de política relacionada con los mercados monetarios y crediticios. Ya esto está repercutiendo en el mundo con un efecto tremendo en varios países europeos y en Japón, y que pueden estar llegando a los EE.UU. eminentemente. Las tasas negativas también causarán importantes implicaciones para el oro.
¿Por qué tasas de interés negativas?
Las razones son muy simples. Después de haber probado la zanahoria sin mucho éxito, los bancos centrales se están moviendo hacia el uso de palitos para obtener el comportamiento que quieren.
Desde cero a bajas tasas de interés eran la zanahoria. Ofreciendo tarifas muy bajas con el fin de atraer el interés en los préstamos no se ha convertido en el robusto mercado de crédito que estaban esperando. Así que, ahora que están buscando utilizar un palo – la imposición de tasas de interés negativas. Esto efectivamente colocará una sanción, un impuesto, que incluso se aplicará a los bancos si no consiguen prestar el dinero suficiente para zacear el deseo de los bancos centrales.
Al igual que con el ZIRP, los bancos centrales van a descubrir pro las malas que las tasas de interés negativas no son la pomada mágica que va a resucitar el vegetativo mercado crediticio. La falta de crédito disponible no es el problema. Estamos nadando en un océano abierto a los créditos. Más bien, el problema radica en que se maneje la demanda adecuadamente. Desde la perspectiva de los bancos, simplemente no hay suficientes prestatarios solventes. La solvencia precede a los préstamos. En nuestra economía saturada por la deuda, la solvencia es cada vez más extraña.
¿Qué harán los bancos?
Los bancos sólo podían absorber la pérdida de su capital y optar por no prestar a todos. Esto es lo que la mayoría de los bancos en Europa están haciendo. Muchos bancos optan por tomar simplemente la pérdida y comprar los bonos del Estado, porque no hay suficientes sujetos de crédito en el mercado privado. Con estos márgenes de beneficio más bajos, en contra de los deseos de Draghi, los bancos pueden encontrarse menos dispuestos a prestar.
Los bancos podían pasar las pérdidas a los depositantes. En lugar de recibir un interés minúsculo en tus depósitos, ahora tendrás que pagar para mantener tus fondos en el banco. Esto provocaría retiros masivos de dinero en efectivo que fijaría un piso debajo de la tasa negativa y reduciría drásticamente una gran fuente de financiación de los bancos. Podríamos concluir que estos no son los resultados ideales.
Tal vez la más demandante de todas las consecuencias como resultado de estos tipos de interés negativos son los incentivos perversos que se reproducen entre los bancos. Las tasas negativas impondrán las pérdidas constantes de tu capital durante el tiempo que lo tenga en el banco central. En otras palabras, los bancos están pagando el mantenimiento de las reservas del banco central. Este es un nuevo costo incluido al banco que no tenía antes. Mientras más profundo dentro del en territorio negativo el interés se meta, mayor será el costo. Mientras más tiempo lleve guardado el capital, mayor será el costo.
Por supuesto, la otra alternativa es participar en las operaciones de crédito con las empresas y las familias en la economía. Esto es lo que los bancos centrales están esperando. Sin embargo, si no hay buenas ofertas entonces la sanción impuesta por el Banco Central obliga a los bancos apegarse a préstamos más especulativos y de mayor riesgo. Dado que vale la pena ir a lo seguro con el banco central, muchos bancos optarán a jugar a lo arriesgado.
Es la actitud principal del mensaje del BCE,… Tomar riesgos – ya sea dentro de la calidad del crédito o de la madurez -. Y ayudarnos a financiar a las empresas a largo plazo “[énfasis añadido] .
Sin embargo, las pérdidas potenciales de la arriesgada apuesta que salió mal podrían ser mucho más grandes y cuentan con un mayor daño colateral. Este es un territorio que sopla burbujas. Todo se ve bien hasta que, bueno, hasta que deja de hacerlo.
¡De hecho, si las tasas caen más a fondo en el territorio negativo, incluso un banco puede verse obligado a tener que elegir entre dos alternativas, para ver con cuál va a perder menos! Si esto no es un claro síntoma de la destrucción del capital en nuestro sistema monetario y crediticio moderno, entonces, ¿Cuál será? Esto está empezando a ser una realidad en Europa. Pero no es así como se construyeron las grandes ciudades y las economías de Europa o del mundo. No es así como se creó la comida moderna y la cadena de suministro industrial. Esto representa el polo opuesto de las relaciones que han hecho que las civilizaciones humanas crezcan y prosperen. Así no es como se han creado ni la riqueza ni la prosperidad, esta es la forma en que se destruyen.
Conclusiones: Bienvenidos a la Matrix
No se equivoque, tasas de interés negativas no son una algo bueno y no son representativos de un libre mercado monetario o crediticio. Son una perversa contradicción a cómo deberían ser las verdaderas relaciones crediticias. El riesgo de dar nuestro capital por cierta duración de tiempo debería ser compensado adecuadamente a través de la tasa de interés. Tener que pagar una contraparte al préstamo a cabo su capital sin compensación alguna es una oferta contraria en la que nadie participaría si no hubiera mejores opciones disponibles. Y ahí está el problema, para los bancos de hoy y para los depositantes también, simplemente no hay muchas buenas opciones disponibles en nuestro sistema de planificación centralizada.
Esto nos lleva al corazón de lo que causó las tasas de interés negativas. Las tasas de interés negativas son el efecto a largo plazo de un sistema de circuito crediticio cerrado que obliga que el capital fluya más hacia las entidades gubernamentales que, a ser de otra manera, a un sistema libre y abierto. La deuda pública se compra en cantidades cada vez mayores obligando a la producción y al rendimiento ir cada vez más y más abajo. La deuda total aumenta, mientras que las empresas productivas se contraen. No es un buen escenario.
La desaparición del rendimiento disponible en el mercado y la aparición de rendimientos negativos están aquí para quedarse. Lo importante es entender que a diferencia de Neo en la Matrix, no son anomalías sistémicas. Por el contrario, para usar una frase del arquitecto de la misma película son “inherentes a la programación de la matriz.” A pesar de los intentos de Yellen, Draghi y Kuroda, estos problemas persistirán hasta que se escrudiñen los principios de esa matriz.
http://www.guillermobarba.com/intereses-negativos-causas-consecuencias-ramificaciones/

"El mayor inversor del mundo cree que las tasas negativas son un desastre para la economía"
Las tasas de interés negativas están alineando a los ahorradores y a la economía con "consecuencias financieras y económicas potencialmente peligrosas". Por lo menos así lo cree que el consejero delegado de BlackRock, y gurú del mercado, Larry Fink.

En su carta anual a los accionistas publicada este domingo, el jefe de la mayor gestora de activos del mundo ha destacado el riesgo de unas tasas por debajo de cero en la economía mundial.
Japón y algunos países de Europa han reducido las tasas de interés de referencia por debajo de cero para estimular sus economías mediante el fomento de préstamos y el gasto.

Fink argumenta que cuanto más bajas sean las tasas de interés, más dinero tendrán que acumular los ahorradores para cumplir con sus objetivos de ingresos de jubilación y otros ahorros.

Esto reduce la cantidad de ingresos que pueden gastar. Y siendo la columna vertebral de la economía de Estados Unidos, el gasto del consumidor podría ser un lastre para el crecimiento si disminuye.

La Reserva Federal ha dicho que ha estudiado si las tasas negativas funcionarían en los EE.UU. como una herramienta de política monetaria, aunque es poco probable que recurran a su uso.

Fink señala que casi nadie ha prestado suficiente atención a los inconvenientes que estas tasas de interés tan bajas - y ahora con tipos de interés negativos - están provocando en la capacidad de los inversores para ahorrar y planificar su futuro. La gente tiene que invertir más hoy en día para lograr su deseada pensión en el futuro. Por ejemplo, una persona de 35 años de edad, que quiera ganar 48.000 euros anules en su jubilación a partir de los 65 años, tendría que invertir 178.000 euros hoy en día en un entorno de tipos de interés del 5%. Sin embargo, en un entorno de tipos de interés del 2%, esa persona tendría que invertir 563.000 euros (o 3,2 veces más) para conseguir el mismo resultado en su jubilación.

Esta realidad tiene profundas implicaciones para el crecimiento económico: los consumidores que ahorran para su jubilación deben reducir el gasto si quieren alcanzar sus objetivos y los jubilados con ingresos más bajos también tendrán que recortar su consumo. Por lo tanto, una política monetaria destinada a impulsar el crecimiento, corre el riesgo de reducir el gasto del consumidor."
Las tasas de interés negativas están alineando a los ahorradores y a la economía con "consecuencias financieras y económicas potencialmente peligrosas". Por lo menos así lo cree que el consejero delegado de BlackRock, y gurú del mercado, Larry Fink.

En su carta anual a los accionistas publicada este domingo, el jefe de la mayor gestora de activos del mundo ha destacado el riesgo de unas tasas por debajo de cero en la economía mundial.
Japón y algunos países de Europa han reducido las tasas de interés de referencia por debajo de cero para estimular sus economías mediante el fomento de préstamos y el gasto.

Fink argumenta que cuanto más bajas sean las tasas de interés, más dinero tendrán que acumular los ahorradores para cumplir con sus objetivos de ingresos de jubilación y otros ahorros.

Esto reduce la cantidad de ingresos que pueden gastar. Y siendo la columna vertebral de la economía de Estados Unidos, el gasto del consumidor podría ser un lastre para el crecimiento si disminuye.

La Reserva Federal ha dicho que ha estudiado si las tasas negativas funcionarían en los EE.UU. como una herramienta de política monetaria, aunque es poco probable que recurran a su uso.

Fink señala que casi nadie ha prestado suficiente atención a los inconvenientes que estas tasas de interés tan bajas - y ahora con tipos de interés negativos - están provocando en la capacidad de los inversores para ahorrar y planificar su futuro. La gente tiene que invertir más hoy en día para lograr su deseada pensión en el futuro. Por ejemplo, una persona de 35 años de edad, que quiera ganar 48.000 euros anules en su jubilación a partir de los 65 años, tendría que invertir 178.000 euros hoy en día en un entorno de tipos de interés del 5%. Sin embargo, en un entorno de tipos de interés del 2%, esa persona tendría que invertir 563.000 euros (o 3,2 veces más) para conseguir el mismo resultado en su jubilación.

Esta realidad tiene profundas implicaciones para el crecimiento económico: los consumidores que ahorran para su jubilación deben reducir el gasto si quieren alcanzar sus objetivos y los jubilados con ingresos más bajos también tendrán que recortar su consumo. Por lo tanto, una política monetaria destinada a impulsar el crecimiento, corre el riesgo de reducir el gasto del consumidor."

Saludos "negatifos, siempre negatifos".

#26

Primeras consecuencias visibles de los tipos de interés negativosPodemos hacerlo mejor con politica fiscal interveniendo

Por el interes te quiero Andrés.

Los bancos son unas sanguijuelas más, pero estamos llenos de intermediarios INTERESADOS que son iguales.
-----------------------------
El nexo común que enlaza estos temas es la simplicidad misma. Y es que el dinero moderno es una hoja de cálculo y funciona con ordenadores. Cuando el gobierno gasta o presta, lo hace mediante la adición de cantidades a las cuentas bancarias privadas. Cuando grava, resta cantidades de esas mismas cuentas. Cuando se pide prestado, cambia fondos de un depósito a la vista (llamada una cuenta de reserva) a una cuenta de ahorro (llamada cuenta de valores). Y a efectos prácticos, eso es todo lo que hace. El dinero que gasta el gobierno no viene de ninguna parte y no cuesta nada producirlo. El gobierno, por tanto, nunca puede quedarse sin dinero.

He aquí una cita del presidente de la Reserva Federal, Ben Bernanke, en 60 Minutes1:
SCOTT PELLEY: ¿Es dinero de los impuestos lo que la Fed está gastando?
BERNANKE: No es dinero de impuestos. Los bancos tienen cuentas con la Fed, de la misma manera que usted tiene una cuenta en un banco comercial. Por lo tanto, al prestar a un banco, simplemente usamos el ordenador para marcar el saldo disponible que tienen en la Reserva Federal.
El Presidente del Banco de la Reserva Federal nos está diciendo claramente que dan dinero (gastan y prestan) simplemente cambiando los números de cuentas bancarias. No es preciso” cobrar impuestos” (ni pedir prestado) para hacer una entrada en una hoja de cálculo que denominamos ”el gasto público”. Todo el mundo sabe que los datos del ordenador no vienen de ninguna parte.
¿Dónde podemos ver más ejemplos de esto? Imagine que su equipo de baloncesto mete un triple y el marcador cambia, digamos, de 7 a 10 puntos.

¿Alguien se pregunta de dónde saca el estadio esos tres puntos? Por supuesto que no. O que, al derribar 5 bolos en la bolera, su puntuación sube de 10 a 15 puntos. ¿Le preocupa que la bolera tenga esos puntos?
¿Cree que todas las pistas de bolos y los estadios de fútbol tienen que tener una ”reserva de puntos“ en una ”caja de seguridad“ para asegurarse de que usted pueda conseguir los puntos que ha marcado? Por supuesto que no. Y, si en los bolos comete una falta y su puntuación disminuye en cinco puntos, ¿cree que la bolera dispone entonces de más puntos para dar?? ¡Por supuesto que no!

Todos sabemos cómo funciona la entrada de datos, pero, de algún modo, esto se ha manipulado erróneamente por nuestros políticos, medios de comunicación y, sobre todo, por los economistas de la corriente dominante.
Recuerde esto como punto de partida: El gobierno federal nunca ”tiene” ni ”deja de tener” dólares.
Es igual que los estadios, que no tienen una provisión de puntos.

Los Cheques del Gobierno Federal nunca son rechazados.

Error letal número 2
Los déficits públicos harán que dejemos a nuestros hijos la enorme carga de la deuda.

Error letal número 7
Lo malo de los elevados déficits actuales es que significan mayores impuestos el día de mañana.
Los hechos:
Estoy de acuerdo, pero el error o “fraude inocente”, reside en calificarlo de ”malo” cuando en realidad es positivo.
Su recompensa por haber llegado hasta aquí es que usted ya sabe la verdad sobre esa crítica tan común a los déficits gubernamentales. Me guarde este error para el final para que usted tuviese todo los elementos para poder dar una respuesta decisiva e informada.
En primer lugar, ¿por qué el gobierno nos grava con impuestos? No es para tener dinero, sino para rebajar nuestro poder adquisitivo cuando piensa que tenemos demasiado poder adquisitivo y ello está causando inflación.
¿Por qué estamos generando déficits más elevados hoy en día? Debido a que los ”grandes almacenes” de la economía tienen una gran cantidad de bienes y servicios que no pueden vender, el desempleo es muy alto y la producción es inferior a la capacidad productiva total. El gobierno está comprando todo lo que quiere y nosotros no tenemos el suficiente poder adquisitivo, después de impuestos, para comprar lo que le sobra. Así que reduciremos los impuestos y aumentaremos el gasto público para incrementar el poder adquisitivo y ayudar a que se vendan todos los bienes y servicios.
¿Y por qué se aumentan los impuestos? No para que el gobierno consiga dinero para gastar. Sabemos que no es así como funciona. Deben subirnos impuestos sólo cuando nuestra capacidad de gasto sea demasiado alta y siempre que el desempleo sea muy bajo. Nos los subirán en el momento en que los “estantes” se estén vaciando debido a que nuestro exceso de poder adquisitivo está causando una inflación no deseada. Así que con la afirmación ”déficits más elevados hoy significan más impuestos el día de mañana”, lo que de verdad están diciendo es: “déficits más elevados hoy, con una tasa de desempleo alta, harán que el desempleo baje hasta el punto en que tendremos que aumentar los impuestos para enfriar el calentamiento económico”. ¡De acuerdo!
-------------------------------
Warren Mosler es una rara avis: un economista autodidacta que no es un excéntrico, un inversor de éxito que no es un fanfarrón, un hombre de negocios con talento para la enseñanza, un banquero con un compromiso real con el bien público.

http://www.attac.es/wp-content/uploads/2015/03/7-Fraudes-inocentes-capitales.pdf
---------------------------------
Ibex 35, en directo: China y el barril de petróleo revolucionan la Bolsa

Podemos Hacerlo Mejor
------------------------------
Price Tag El precio de las cosas

Un saludo

#27

Re: Primeras consecuencias visibles de los tipos de interés negativos

Como esta nueva situación nos ha pillado a todos con el paso cambiado, pues hemos vivido siempre bajo tipos de interés positivos y conocemos más o menos las consecuencias y funcionamiento del sistema financiero bajo esos parámetros clásicos, me parece interesante ampliar nuestros conocimientos sobre este nuevo paradigma económico y sus posibles consecuencias.

Son dos artículos de oroyfinanzas.com;

"5 razones por las que los tipos de interés negativos son malos para sus ahorros (1)"
Los tipos negativos de interés son algo inédito en la historia económica mundial, y potencialmente más peligrosos y dañinos que los actuales tipos de referencia de los bancos centrales, situados artificialmente en casi cero. Aunque a corto plazo, puedan surtir el efecto deseado un uso generalizado de los mismos tendría consecuencias desastrosas.

En EE.UU., los debates sobre los tipos de interés llevan bastante tiempo girando a una posible subida de los mismos que, de llevarse a cabo, terminarían con las políticas económicas de expansión monetaria –tales como la flexibilización cuantitativa (Quantitative Easing-QE), el ZIRP (Zero Interest Rate Policy) o la Operación Twist-, iniciadas tras la crisis de 2008, por la Federal Reserve-Fed (Banco Central de EE.UU.). De esta forma, la actual política de tipos cercanos a cero –ZIRP, por sus siglas en inglés- llegaría a su fin. Sin embargo, el cambio no sólo podría manifestarse subiendo los tipos de interés, que es la opción mayoritariamente contemplada, también existe la posibilidad de bajarlos por debajo de cero y establecer tipos negativos de interés par seguir ampliando una política monetaria laxa que nunca se había probado en EE.UU. Si las consecuencias perjudiciales de una subida de tipos ya las señalamos en Oroyfinanzas.com, en este artículo vamos a analizar 10 consecuencias muy negativas y previsibles de adoptarse –y generalizarse- esta segunda medida.

¿Qué piensa la Fed de los tipos negativos?

La actual presidenta de la Fed, Janet Yallen, se manifestó abiertamente en 2010 como firme partidaria de los tipos negativos de interés, “si fuera positivo adoptar una política de tipos negativos, yo votaría por ello”. En el artículo de Smaulgld donde se leía el comentario pronunciado por Yellen, había un ocurrente comentario al respecto, vaticinando que, en un futuro, “habremos pasado de unas políticas de bajos tipos de interés promovida por Alan Greenspan, a la política de tipos de interés cero de Ben Bernanke, hasta culminar con los tipos de interés negativos de Janet Yellen”. Y lo cierto es que mientras la subida de tipos no llega a materializarse, cada vez es más frecuente encontrar declaraciones de funcionarios de la Fed en torno a los tipos negativos de interés, colándose incluso dentro de los debates surgidos en las reuniones del el Comite Federal de Mercado Abierrto de la Fed (el Federal Open Market Committee-FOMC) que es el organo que decide los tipos o en discursos oficiales pronunciados por funcionarios de la Fed.

¿Por qué atrae a las autoridades los tipos negativos de interés?

Los bancos centrales son propensos a utilizar “herramientas” que les permita intervenir artificialmente en los mercados y obtener así, lo que consideran que son los resultados deseados. Por tanto, si los tipos muy bajos de interés son deseables, ¿qué puede ser mejor que incidir en la medida bajando aún más los tipos hasta cruzar el umbral negativo? Y aún más seductor, ¿hasta dónde pueden llegar los tipos de interés negativos?

Las políticas de tipos bajos o negativos estimulan el gasto porque el dinero es más barato de obtener y más caro de mantener. El dinero barato alienta el consumo, aumentando la demanda de bienes y servicios. Y es el aumento de esta demanda donde los economistas keynesianos, creen que se encuentra la clave de una economía funcional. Suiza, Suecia o Dinamarca, son tres naciones pioneras que han dirigido sus políticas por esta senda inexplorada. Y, aunque a corto plazo, los tipos negativos de interés pueden surtir el efecto deseado, son el germen que podría generar problemas muy agudos en el futuro.

A continuación analizaremos 10 características o consecuencias que pueden generar estas políticas de tipos negativos.

Los tipos de interés negativos son un robo manifiesto aunque sea legal
Cuanto más tiempo un depositante mantenga su dinero en el banco menos dinero tendrá disponible al retirarlo. A diferencia de contratar una caja de seguridad en el banco –donde guardar oro, plata, joyería o dinero en efectivo-, donde el cliente paga por un servicio, en forma de depósito, las cuentas corrientes no son acuerdos de depósito. Los bancos no almacenan el dinero de los depositantes. Los depósitos bancarios son en realidad préstamos no garantizados del depositante en favor del banco. Y gracias a estos préstamos y en virtud de la reserva fraccionaria de los bancos –establecida por las autoridades-, éstos utilizan los ingresos en cuenta para llevar a buen término sus negocios.

Dado que los bancos sólo surgen a través de licencias administrativas y además son controlados por los gobiernos a través de los bancos centrals o viceversa, este sistema de banca de reserva fraccionaria, sumado a unos tipos negativos establecidos por la autoridad monetaria competente -el banco central de turno-, no es más que una forma legal de robar a los depositantes parte de su dinero todos los meses.

Los tipos de interés negativos perjudican a los ahorradores individuales
Los tipos de interés negativos castigan a todo tipo de ahorradores. A las personas más jóvenes, que pretenden ahorrar dinero para comprar bienes –como coches o casas-, les resultará más difícil hacerlo con tipos negativos. Una situación que los economistas, defensores de esta práctica, asumen como una característica propia de los tipos negativos y no como un defecto. El ahorro no se gasta por definición y, por tanto, no cumple su función de incidir en el consumo para generar inflación y empleo. Además, tampoco ven en la falta de ahorro un impedimento para la compra de bienes. Más bien argumentan que con tipos negativos es más atractivo financiar la compra de una casa en su totalidad, sin necesidad de tener que recurrir a una entrada previa, fruto del ahorro. Es decir, la cultura del ahorro es un viejo concepto del siglo pasado y, ahora los positivo es precisamente lo negativo, en forma de tipos.

Para los ahorradores más veteranos, el impacto de las tipos negativos se traduce en que los jubilados ya no pueden confiar en una renta fija para cubrir sus gastos, porque desaparece con el pago de intereses. Los tipos mantenidos artificialmente bajos ya han diezmado el ahorro de muchos jubilados, que han tenido que tirar del principal de lo ahorrado, porque los intereses no eran lo suficientemente grandes como para financiar sus gastos. Con tipos negativos, esta tendencia se acelerará y la disminución del capital ahorrado será más evidente mes a mes. En este escenario, muchos jubilados, incapaces de cubrir sus necesidades, tendrán que complementar sus ingresos compitiendo en el mercado laboral con los trabajadores más jóvenes, o arriesgar sus ahorros en los mercados de valores.

Los tipos de interés negativos son una recompensa para los deudores
Las personas, empresa o entes endeudados salen ganando. Y cuanto más deuda, más ganancia. En este sentido, los deudores más humildes se verán favorecidos porque sus préstamos ya no cargarán con pagos de intereses onerosos. De hecho, ahora se les pagará por pedir prestado dinero para comprar cosas, lo que supone una gran ayuda, sobre todo si las cosas que compras suben de valor con el tiempo. Para los grandes deudores, cuanto más se endeuden, más ganarán. Las tipos de interés negativos estimulan los préstamos, aumentando la demanda. La previsión es que en este escenario se endeuden más, y los mayores entes endeudados son las naciones soberanas. Si los gobiernos pueden pedir prestado más dinero y encima se les paga por ello, recurrirán a un mayor gasto público para sostener sus políticas e incrementarlas. La reducción del coste de los préstamos hasta niveles negativos elimina cualquier restricción a los gobiernos despilfarradores para seguir aumentando su deuda. Un escenario terrorífico.

Los tipos de interés negativos fomentan el ahorro no productivo.
Unos tipos artificialmente bajos desalientan el ahorro en los bancos porque pagan poco interés. Bajo unos tipos de interés negativos, los depositantes tienen encima que pagar al banco. En tales circunstancias, los depositantes pueden decidir acumular dinero en cajas de seguridad de los bancos y pagar las cuotas anuales (algunos bancos, como JPMorgan, ya han prohibido la celebración de dinero en efectivo en las cajas de seguridad, restringiendo esta opción) o guardarlo en efectivo en casa.

Ahorrar dinero en casa no produce intereses pero, al menos, conserva el principal de lo guardado. Además es susceptible de ser robado pero al mismo tiempo surgen iniciativas privadas para solventar este inconveniente. El ahorro en casa es un acto beligerante contra los tipos negativos porque ese dinero no se gasta ni se pone a disposición de los bancos para que puedan prestarlo a terceros.

Los tipos de interés negativos elevan el coste la vivienda
Con tipos de interés negativos, se fomenta el endeudamiento para la compra de activos. El aumento de la demanda de activos que dependen de la financiación, como bienes raíces, hará subir los precios de las viviendas, escapándose la posibilidad de adquirirlas a las familias menos pudientes.

Las personas con las mejores calificaciones de crédito, la parte más rica de la sociedad, más se beneficiarán de los tipos de interés negativos y de la compra de mayor cantidad de inmuebles y valores raíces. Los que tienen menos bienes y calificaciones de crédito más bajas tendrán un acceso limitado o nulo a préstamos con tipos negativos, dando lugar a un menor número de viviendas que se venden a las personas de ingresos bajos y medios y, por tanto, un mayor deterioro en las estadísticas de la propiedad de la vivienda en Estados Unidos.

En el siguiente artículo, analizaremos los otros 5 factores y el escenario económico de instaurarse y generalizarse esta nueva política de tipos negativos de interés.
https://www.oroyfinanzas.com/2015/11/5-razones-tipos-interes-negativos-malos-ahorros/

Saludos represivos.

#28

Re: Primeras consecuencias visibles de los tipos de interés negativos

El segundo artículo sobre el tema, en otra respuesta para que no sea demasiado espeso;

"5 efectos de los tipos de interés negativos en la economía (2)"
Hay numerosas razones para argumentar que los tipos de interés negativos no son la panacea a la recuperación económica y que su uso generalizado podría desembocar en un futuro económico incierto a nivel mundial. El debate sobre los tipos negativos de interés no es nuevo. De hecho, también se ha argumentado que unos tipos de interés negativos, aplicados a la deuda pública, podrían generar el mayor impago en la historia del mundo. Y no sólo eso, en marzo de este año, el Bank for International Settlements- BIS (Banco Internacional de Pagos de Basilea) alertaba sobre la posibilidad de que estas políticas de tipos negativos pudieran llegar a desencadenar disturbios sociales.

En la primera parte de este análisis expusimos 5 motivos o características de los tipos negativos. A continuación expondremos los otros 5 argumentos.

Los tipos de interés negativos fomentan las burbujas de activos
Cualquier persona con dinero, y con esta nueva política monetaria extendida en el tiempo, se dará cuenta de la necesidad de gastar su dinero o invertir en otros activos. Los más pudientes diversificarán en bienes raíces y productos de lujo, elevando el precio de estos activos y aumentando el valor neto de los mismos. Unas prácticas que son el caldo de cultivo perfecto para el crecimiento e incubación de nuevas burbujas.

Los tipos de interés negativos generan desigualdad en la distribución de la riqueza
El aumento de los precios en bienes raíces, acciones y otros activos crea desigualdad en la distribución de la riqueza porque el segmento más rico de la población se queda con la mayor parte de estos activos. Los tipos negativos son sólo beneficiosos para los que sepan sacar provecho de ellos. Los principales beneficiarios serán los que tengan acceso al crédito, es decir, aquellos que ya tienen importantes activos e ingresos, que podrán esgrimir para acceder al crédito y, así, comprar más activos. Los menos pudientes verán cómo sus esfuerzos por ahorrar no son recompensados y les resultará complicado acumular capital suficiente para acceder a bienes raíces u otros activos importantes o incluso iniciar un negocio.

En el mercado inmobiliario, al subir los precios de las casas también se creará una disparidad de riqueza entre los propietarios y no propietarios. Los propietarios de viviendas tendrán mayores ventajas que sus inquilinos. Los propietarios podrían disfrutar del acceso a los tipos negativos, en forma de préstamos con garantía hipotecaria, y se benefician de la deducción de los intereses hipotecarios. Los inquilinos no.

Los tipos de interés negativos son inflacionarios
La Reserva Federal-Fed (el Banco Central de EE.UU.) y otros bancos centrales están obsesionados con generar inflación de precios, en el convencimiento de que por sí solo así se estimula el crecimiento. El objetivo de los tipos negativos es aumentar el crédito para estimular un mayor gasto. Pero como hemos visto, con tipos cercanos a cero o negativos, el aumento del gasto es en la compra de acciones y bienes raíces por parte de los más ricos. Esta subida de precios afecta a las cosas que consumen la mayor parte de las familias con presupuestos bajos y medios – como el transporte (con el precios de los automóviles disparado) y el costo de la vivienda (casa y de alquiler más caro)-. La inflación creada por los tipos de interés artificialmente bajos y negativos beneficia a los ricos que tienen acciones y bienes raíces y castiga a los pobres, que no pueden pagar los precios inmobiliarios más altos y, además, pagan más por el alquiler.

Los tipos de interés negativos desalientan las inversiones en bienes de equipo y trabajo y desincentiva la Investigación y Desarrollo
Muchas empresas vieron en los tipos de interés, artificialmente bajos, la oportunidad para la recompra de sus propias acciones y reducir el inventario de las mismas en el mercado. De esta forma, lograron una revalorización de la acción. En lugar de invertir en nuevos equipos de capital que podrían mejorar los beneficios a largo plazo de sus empresas, se apostó por un mejor retorno de la inversión a corto plazo en forma de precios más altos por acción. Una buena inversión para los accionistas y la dirección de la compañía, que suelen ser también propietarios. Los tipos artificialmente bajos animan a las empresas a utilizar el dinero obtenido a recomprar sus propias acciones, en lugar de invertir en sus negocios. Esto explica en parte por qué la economía mostró un crecimiento limitado mientras el mercado de valores se elevó a niveles récord.

Para reducir aún más los gastos y aumentar los beneficios y los precios de las acciones, las empresas recurren al despido de sus trabajadores. También pueden reducir presupuestos en investigación y desarrollo. Esta situación se contrapone al escenario que ofrecen los tipos altos de interés. Las empresas entonces invierten en bienes de capital y mano de obra para obtener una ventaja competitiva sobre sus rivales comerciales. Si las empresas, sin embargo, buscan un mayor y más inmediato retorno de la inversión -en forma de precios de las acciones más altas-, la contratación de nuevos empleados o las inversiones en investigación y desarrollo se verán afectadas en el futuro. Los tipos negativos asegurarán la tendencia de preferir la recompra de acciones como inversión pero, a más largo plazo, las empresas que no invierten en bienes de capital de trabajo e investigación y desarrollo sufrirán la desventaja competitiva respecto a sus rivales.

Los tipos de interés negativos inducen a malas inversiones por culpa de señales falsas
Cuando las inversiones se realizan durante un período de tipos de interés artificialmente bajos, a menudo, son malas inversiones porque los inversionistas perciben que la economía va bien y es el momento de realizar inversiones o compras. Sin embargo, sin esta situación planificada siempre será el ahorro el que proporcione el capital para inversiones productivas auto-sostenibles. Cuando no se fomenta el ahorro, el capital se desvía de las inversiones productivas –que suelen otorgar retornos a largo plazo- para instalarse en activos especulativos con la promesa de grandes rendimientos a corto.

La Reserva Federal y otros bancos centrales, han impulsado tipos bajos de interés porque la economía no acaba de arrancar. Los tipos bajos animan a empresarios y consumidores a acceder a un dinero del que de otra forma sería complicado disponer para gastar o invertir. Unos tipos negativos ahondarían este comportamiento y las malas inversiones. Para los economistas de la escuela austriaca, los tipos artificialmente bajos presentan una realidad diferente al empresario, para realizar unas inversiones que de otro modo no haría. Y siempre en el convencimiento de que esta situación –que te paguen por endeudarte- se mantendrá el tiempo necesario para que sus proyectos e inversiones se hagan realidad.

Los tipos de interés negativos están diseñados para recorrer todavía más camino, generar una burbuja más grande y dar aliento y alargar la vida de las economías que han sido impulsadas de forma artificial.

¿Cómo terminará esta economía de los los tipos de interés negativos?

La intervención en la economía genera más intervención. Se asemeja al adicto a operaciones estéticas que sucesivamente necesita un corte más profundo para retocar los efectos de la última operación. Y así continúa hasta que un exceso de intervenciones le ha deformado el rostro. De forma similar, de instalarse y generalizarse una política de tipos negativos de interés habrá muchas consecuencias no deseadas.

Todos los esquemas diseñados para intervenir y manipular se acaban tambaleando ante la abrumadora fuerza natural del mercado y los tipos bajos y negativos no serán una excepción. Con el tiempo, el mercado exigirá tipos más altos por el riesgo de otorgar crédito a bancos inestables y estados sobre endeudados. Durante los primeros compases, los tipos negativos estimularán el aumento de las acciones y bienes raíces induciendo a la gente a pensar que la economía se recupera. Se sucederán las inversiones y el sector inmobiliario y los mercados de valores subirán hasta generarse burbujas.

Sin embargo, cuando los tipos recuperen su senda alcista, los beneficios por estas inversiones especulativas no rentables desaparecerán. El precio de las acciones de las empresas se derrumbará, pudiendo llevar a la quiebra a más de alguna, aumentando el consiguiente desempleo. Por otro lado, los consumidores vigilarán sus gastos y el pago de las facturas y letras se priorizará sobre la compra de bienes o servicios. Aquel que ya no posea ahorros lo pasará peor. Las ruinas, quiebras, e insolvencias se manifestarán con mucha fuerza.
https://www.oroyfinanzas.com/2015/11/5-efectos-tipos-interes-negativos-economia/

La economía está totalmente dopada; veremos lo que ocurre cuando le quiten la droga y comience el síndrome de abstinencia.

Saludos dopados.

#29

Primeras consecuencias visibles de los tipos de interés negativosPodemos hacerlo mejor con politica fiscal interveniendo

PSICOLOGÍA El dilema del tren: por qué está mal visto matar a una persona aunque salves a cinco Un estudio sugiere que las personas que prefieren los absolutos morales son consideradas más fiables que quienes prefieren hacer cálculos para maximizar el bien común. Un tranvía sin control avanza hacia un grupo de cinco personas. Tú te encuentras en un puente elevado sobre las vías, junto a un señor de grandes dimensiones. Si le empujas, caerá en el camino de la máquina y morirá, pero salvará la vida de los cinco. Las respuestas habituales muestran que la moralidad humana no se rige por las matemáticas. Solo el 30% de los participantes apoya el sacrificio del hombre del puente pese a que supondría salvar cinco vidas. El trabajo científico sugiere que nuestra moralidad ha evolucionado para favorecer la cooperación y parece que en ese camino se han visto favorecidos mecanismos que nos hacen preferir decisiones intuitivas que no siempre son las que ofrecen mejores resultados objetivos. En el estudio de la moralidad, a quienes favorecen que las decisiones buenas son aquellas que logran el mayor beneficio para el mayor número de gente se les califica como consecuencialistas. Aquellos que se centran en derechos y en deberes, que piensan que determinadas decisiones, como tirar a un hombre desde un puente, nunca son buenas aunque busquen un bien mayor son llamados deontologistas. El hecho de que la mayor parte de las personas suelen preferir este segundo enfoque indica que esas normas morales han sido favorecidas por la selección natural. Uno de los motivos para explicar que el enfoque deontológico sea el preferido es que aquellos que declaran, por ejemplo, que robar siempre está mal independientemente de las consecuencias, son más fiables que aquellos que piensan que, en algunas circunstancias, robar es aceptable. Varios estudios han mostrado que las personas con este punto de vista son más fiables a la hora de cooperar con ellos y eso convertiría al enfoque deontológico en un buen indicador para buscar socios. Otra razón es que los juicios deontológicos suelen asociarse a emociones como la empatía, que cuentan con una buena imagen social. Los consecuencialistas, sin embargo, necesitan suprimir este tipo de respuestas emocionales para que no contaminen su cálculo de riesgos y beneficios. En esta misma línea, los autores comentan que quienes decidieron no matar a alguien para resolver un dilema no siempre eran los preferidos como socios. La voluntad de las personas que iban a ser sacrificadas por el bien común también condicionaba el efecto sobre la imagen de quien decidía que debían vivir o morir. Los participantes en el estudio preferían a quienes respetaban los deseos de las víctimas, aunque eso significase que deberían matarlos. Una vez más, la empatía es lo que da buena imagen a los deontologistas y no solo que sigan de manera inflexible unas reglas morales concretas. NO TENGO MIEDO (el oro que cago el moro) ----------------------------------------------- Crónica bursátil Ibex 35, en directo: el selectivo barre los 8.700 puntos Un inminente pacto entre Rusia y Arabia Saudí dispara el precio del crudo (los mercados que son una puta cabra loca se equilibran a lo vasto y siguiendo el copia y pega) -------------------------------------

Tipos bajos en Europa: ganadores y perdedores Un primer efecto de la bajada de tipos se observa en la renta de los hogares y las empresas de un país. Si un país es un deudor neto, el impacto de la bajada de tipos será positivo, mientras que si un país es un acreedor neto, el efecto riqueza será negativo, ya que el acreedor será menos remunerado por su tenencias de activos. Como se observa en el gráfico, España es uno de los principales beneficiarios, habida cuenta de su posición de inversión internacional negativa. El efecto renta dependerá, asimismo, de si los deudores han contraído las deudas a tipo variable o a tipo fijo. En España, el 88% de las hipotecas tienen un tipo variable. La consecuencia ha sido que la bajada de tipos como el Euribor se ha trasladado no sólo a las nuevas operaciones de crédito sino de forma sustancial también al tipo aplicado sobre el saldo vivo. Este fenómeno permite al consumidor español beneficiarse de una mayor liberación de renta. En países como Italia, a pesar de que la bajada de tipos en la nuevas operaciones en el último año ha sido mayor, el efecto sobre el tipo del saldo vivo ha sido menor, posiblemente reflejando que una parte mayor de estas hipotecas se conceden a tipo fijo.
Con un enlace es SUFICIENTE y con un corta y pega seleccionado, no todo ------------------------------------------ Haciendo el Amor y la Revolución Un saludo pensando en personas y no en Dinero y su rastrero precio o peor en el Oro
#30

Re: Primeras consecuencias visibles de los tipos de interés negativos

Ya sabemos los efectos negativos de los tipos de interés negativos sobre la economía, la inversión y los ahorradores. Un artículo de Jesús Sanchez Quiñones, director general de renta4 que deja una opinión sobre las consecuencias tras el cese de la compra de activos; ya estamos viendo los desequilibrios y enorme volatilidad tras el l cese del QE de EEUU. "Cuando el BCE deje de comprar" El hombre es el único animal que tropieza no dos, sino repetidas veces en la misma piedra. Aunque según Alan Greenspan, ex-presidente de la Reserva Federal, una burbuja sólo es identificable cuando estalla, hay síntomas inequívocos de que asistimos a la formación de una enorme burbuja. Una vez estallada la burbuja inmobiliaria, parecía obvio que España no podía construir de forma permanente tantas viviendas como Alemania, Francia, Reino Unido e Italia juntas, tal y como sucedió en 2003, años antes del final del boom inmobiliario. Todavía tendrían que pasar unos cuantos años para que la burbuja inmobiliaria llegara a su fin. Durante ese periodo, los precios siguieron subiendo y nadie de los que estaba involucrado en el frenesí del sector quería retirarse de la fiesta mientras durase: ni promotores, ni constructores, ni inversores, ni administraciones públicas que se beneficiaban de la mayor actividad económica, aunque fuera insostenible en el tiempo. La situación actual de los tipos de interés de los bonos soberanos es completamente extraordinaria y anómala: rentabilidad negativa de los bonos alemanes hasta los vencimientos de 8 años; de los de Países Bajos hasta 7 años; de los austriacos, belgas y franceses hasta 6 años. En el caso de Japón todos los bonos soberanos hasta 10 años se sitúan en tipos negativos.

La explicación a esta anomalía de tipos negativos, o en otras palabras, de pedir prestado y además cobrar al prestamista por recibir su dinero, radica en la actuación del Banco Central Europeo, en el caso de los países de la Eurozona. Estos tipos de interés NO responden a una libre formación de precios por la confluencia de oferta y demanda en el mercado financiero, sino que se deben a la ingente y creciente intervención del BCE. Mientras el BCE siga interviniendo de manera incremental, como lo está haciendo ahora, los tipos podrán seguir en negativo, a pesar de que el nivel de deuda pública de los países se sitúe en niveles máximos históricos (salvo en Alemania). Evidentemente estos tipos de interés no recogen ningún riesgo de impago, con el agravante de que ninguno de los países integrantes del euro tiene capacidad de emitir "euros" por su cuenta para pagar sus deudas. El BCE podría seguir incrementando su balance hasta el infinito y más allá, manteniendo los tipos en negativo o en niveles cércanos a cero de forma permanente. Esta opción es altamente improbable por los inevitables efectos secundarios perversos que tendría. Alternativamente, en algún momento, desde luego mucho más allá de marzo de 2017, fecha prevista para el fin de la compra de bonos soberanos, el BCE dejará de adquirir bonos soberanos. Para que dicho cambio de política por parte del BCE no tenga efectos demoledores, sería necesario que las distintas economías de la Eurozona entraran en un largo periodo de crecimiento vigoroso y sostenido en el tiempo que fuera aprovechado por los distintos Estados para poner en orden sus cuentas públicas y reducir su nivel de deuda pública actual. Desgraciadamente es altamente improbable que en un futuro cercano entremos en una fase de tales características. Por tanto, cuando el BCE cambie su política actual, los estados tendrán que financiarse a tipos de interés que recojan la "lógica" prima de riesgo que le solicitará cualquier inversor. Una mínima normalización de los tipos de interés aumentará de forma considerable el coste del servicio de la deuda, es decir, el pago de intereses. Teniendo en cuenta los compromisos de limitación del déficit público, dichos gastos adicionales se deberán recortar de otras partidas, asistiendo a una nueva fase de recortes. No hacerlo así, aumentando el déficit público y por tanto el nivel de deuda pública, emitiendo más deuda pública para pagar intereses sólo agrandaría el problema. El hecho de que España construyera en 2003 tantas viviendas como cuatro grandes países europeos juntos no hizo sonar ninguna señal de alarma, sino que consideró una muestra del vigor de nuestro sector inmobiliario. Hoy sorprende que prácticamente nadie alertara de la evidente burbuja insostenible en el tiempo. Igualmente, los tipos de interés negativos en los bonos soberanos son el síntoma más evidente de que la situación actual es insostenible en el tiempo, aunque como sucedió en el sector inmobiliario puedan transcurrir años hasta que estalle la burbuja. http://www.expansion.com/blogs/blog-jsq/2016/03/18/cuando-el-bce-deje-de-comprar.html Saludos sin medicamentos para el mono.

Cookies en rankia.com

Utilizamos cookies propias y de terceros con finalidades analíticas y para mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias a partir de tus hábitos de navegación y tu perfil. Puedes configurar o rechazar las cookies haciendo click en “Configuración de cookies”. También puedes aceptar todas las cookies pulsando el botón “Aceptar”. Para más información puedes visitar nuestra política de cookies.

Aceptar