Rankia España Rankia Argentina Rankia Argentina Rankia Chile Rankia Chile Rankia Colombia Rankia Colombia Rankia México Rankia México Rankia Perú Rankia Perú Rankia Portugal Rankia Portugal Rankia USA Rankia USA
Acceder
Página
21 / 23
#161

Re: Sobre equivocaciones en moderación

Agui1971

Hola Miguel, yo creo que tu labor ha sido la correcta como responsable de la moderación. Hay límites que no hay que rebasar, veo que se han dado de baja varios foreros a los que seguía, y es una verdadera lástima. Espero que estos foreros recapaciten y vuelvan al foro, yo una vez volví sólo para despedir al amigo Enola y bueno decidí quedarme. Creo que ya lo dije una vez pero vuelvo a repetirlo: éste es el primer foro donde me registré y en el que estoy a gusto, y dicho sea de paso tengo una cuenta pendiente con Enrique que es la de abrir un blog en Rankia, bueno pues cuando acabe la campaña de Navidad abriremos el blog, pero por favor a ver si estos foreros que se han dado de baja leen los mensajes y vuelven, son pérdidas importantes. No quiero parecer lo que no soy, pues quien me conoce sabe que no me gustan las medias tintas, pero es que se han pasado, lo que comenzó con un buen hilo ha sido una constante de agresiones que no venían a cuento casi. Recuerdo un forero, no recuerdo ahora el nick, que me recriminó un comentario de lo más inocente que hice en broma; supongo que aquel día tendría que estar un poco cansado o algo parecido pero decidí tomármelo bien y no volver a responderle. Bueno, no sé pero ¿habrá alguna forma de contactar con ellos y decirles que vuelvan? Y lo dicho, cuando pase la campaña de Navidad abro el blog, adelanto que va a ser enfocado a estrategias semanales y ciclos de valores y índices... Un saludo.

3 recomendaciones
#162

Re: Sobre equivocaciones en moderación

8........s

La casa es vuestra ...nosotros somos sólo los invitados...el negocio debe de existir...pues sino no hay nada...a veces he hecho comentarios a sabiendas de que serían eliminados...dos o tres quiero recordar...personalmente tengo que reconocer que causaron el efecto previsto...si desde rankia habéis pensado en dar un tono más económico financiero al sitio...pues ...se acepta...pero Miguel cuando se es oso en tiempos de toros y astado en tiempos oseznos es fácil percibir en los intercambios de ciclo que las diferencias se acucian...es del todo lógico...lo sabemos y lo sabéis...en un par de meses...algunos habrán ganado y otros habrán perdido...sólo dinero...después tan amigos...con respecto a mar...pues como buen ave fénix...sólo esta acercándose al sol...como chol ... nació de la sangre de un querubín...ya volvió y ...volverá..un abrazo...

Quien tiene dinero tiene en su bolsillo a quienes no lo tienen

#163

Re: Llego la decadencia

8........s

Un abrazo yotrader...
EL USO DE LA PALABRA COJONES

Un ejemplo de la riqueza del lenguaje castellano es el número de acepciones de una simple palabra, como puede ser la muy conocida y frecuentemente utilizada, que hace referencia a los atributos masculinos, "cojones".
Si va acompañada de un numeral, tiene significados distintos, según el número utilizado. Así "uno" significa caro o costoso (valía un cojón), "dos" significa valentía (tiene dos cojones), "tres" significa desprecio (me importa tres cojones), un número muy grande y par significa dificultad (lograrlo me costo mil pares de cojones).
El verbo cambia el significado. Tener, valentía (aquella persona tiene cojones), aunque en admiración puede significar sorpresa (¡tiene cojones!), poner expresa un reto, especialmente si se pone en algunos lugares (puso los cojones encima de la mesa). También se los utiliza para apostar (me corto los cojones), o para amenazar (te corto los cojones).
El tiempo del verbo utilizado cambia el significado de la frase. Así el tiempo presente indica molestia o hastío (me toca los cojones), el reflexivo significa vagancia (se tocaba los cojones), pero el imperativo significa sorpresa (¡tócate los cojones!).
Los prefijos y sufijos modulan su significado; "a" expresa miedo (acojonado), "des" significa cansancio (descojonado), "udo" indica perfección (cojonudo), pero "azo" se refiere a la indolencia o abulia.
Las preposiciones matizan la expresión. "De" significa éxito (me salió de cojones) o cantidad (hacia un frío de cojones), "por" expresa voluntariedad (lo haré por cojones), "hasta" expresa el límite del aguante (estoy hasta los cojones), pero "con" indica el valor (era un hombre con cojones) y "sin" la cobardía (era un hombre sin cojones).
Es distinto el color, la forma, la simple tersura o el tamaño. El color violeta expresa el frío (se me quedaron los cojones morados), la forma, el cansancio (tenía los cojones cuadrados), pero el desgaste implica experiencia (tenia los cojones pelados de tanto repetirlo). Es importante el tamaño y la posición (tiene dos cojones grandes y bien plantados); sin embargo hay un tamaño máximo (tiene los cojones como los del caballo de Espartero) que no puede superarse, porque entonces indica torpeza o vagancia (le cuelgan, se los pisa, se sienta sobre ellos, e incluso necesita una carretilla para llevarlos).
La interjección ¡cojones! significa sorpresa, y cuando uno se halla perplejo los solicita (¡manda cojones!).
En ese lugar reside la voluntad y de allí surgen las órdenes (me sale de los cojones).
En resumen, será difícil encontrar una palabra, en castellano o en otros idiomas con mayor número de acepciones.

Andrés G. Parrilla


APOSTILLAS DE JOSEP M. ALBAIGÈS

Camilo José Cela trata abundantemente el tema a lo largo de nada menos que sesenta páginas en su Diccionario secreto. Allí se hallan abundantes digresiones sobre términos como chupar un c., tenerlos cuadrados, rascarse los c., etc. etc. Incluye también algunas poesías deliciosas, como:

Los c. del cura
de Villalpando,
les llevan cuatro bueyes
y van sudando.

A ese histórico libro remito al lector interesado. Por mi parte, me gustaría incluir algunas reflexiones mías sobre algunas expresiones relacionadas con el tema.

Tocar (o tocarse) los c. Siempre me ha llamado la atención esa identificación táctil como sinónimo de molestia, incluso de humillación.
En mi opinión, la frase es un refuerzo escatológico de “tocar las narices”, con que claramente se expresan las ganas de molestar, pues, en efecto, tocarle a alguien la narices literalmente es incordiarle, enzurizarle.
En efecto, una expresión queda reforzada cuando es asociada, aunque sea innecesariamente, con una palabra obscena. Algunos ejemplos:

· En el siglo pasado se usaba la expresión “es un gilí” para referirse a alguien snob, extravagante o sin sustancia. Hay quien dice que la palabreja es una adaptación del inglés hi-li, abreviatura de high life, “vida confortable” (recordemos también la reciente hi-fi), con que se designaba a la gente bien; otros opinan que se trata de un derivado de la voz árabe ^yahil, “bobo, aturdido, ignorante”. En todo caso, el término ganó énfasis al ser reforzado con un innecesario “pollas”. Más tarde el vocablo, excesivamente grosero, ha retrocedido algo con el uso de gilipuertas.
· Para comentar la velocidad excesiva de un coche, se decía antiguamente “iba a toda marcha”. El término se enfatizó posteriormente con “iba a toda leche”, e incluso he oído decir “iba a toda mierda”.

Por tanto, nada tiene de extraño que las narices sean sustituidos por los cojones en busca de una mayor fuerza en la expresión. A ello ayuda el uso de la palabra en un también innecesario plural.

Hacer algo por huevos. En realidad, la frase correcta es hacer algo por huebos, cosa que nada tiene que ver con los atributos sexuales, pues huebos deriva del latín opus, "“necesidad”. Con ello, hacer algo por huebos significa “hacerlo necesariamente, inevitablemente”, y, por extensión, “hacerlo por fuerza”.

Acojonar. En realidad es una derivación de acollonar, “atemorizar”, palabra sin connotación grosera, pues deriva de a- y collón, “cobarde, pusilánime”, derivado del italiano coglione, que, ésa sí, procede del latín coleone, a su vez de colea, plural de coleo, “testículo”. Es una nueva muestra del fenómeno de la groserización de un vocablo.

Josep M. Albaigès, sep 98
http://www.albaiges.com/fci/skatologia/usopalabracojones.htm

Quien tiene dinero tiene en su bolsillo a quienes no lo tienen

2 recomendaciones
#164

Re: Llego la decadencia

8........s

Abrazos...y castos besos...

Hijo de puta
Hijo de puta es una expresión soez y un disfemismo que se utiliza habitualmente como insulto,1 aunque tiene también otras connotaciones en función del contexto en que se pronuncie.2 Según la Real Academia Española de la Lengua, es una forma vulgar de denominar a alguien "mala persona".3 El carácter ofensivo del término procede de la utilización de la palabra "puta", un sinónimo peyorativo de prostituta.4
La evolución del término, y su integración en el lenguaje habitual, ha llevado a un uso menos peyorativo del mismo, que incluso, y según varias sentencias judiciales, no es considerado un insulto a efectos legales, al menos en España.5 La locución nominal "hijo de puta" está considerada uno de los tacos o insultos más utilizados en lengua castellana.6
En los últimos tiempos, se han producido algunas variaciones de la expresión, como el vulgarismo hijo puta y sus contracciones apocopadas hijoputa y joputa, utilizadas con cierta asiduidad incluso en prensa escrita.1 7 8 En Hispanoamérica (particularmente en la zona del Caribe), ha proliferado el uso de jue'puta,9 como consecuencia también de una vulgarización de la original.
Índice [ocultar]
1 Origen y evolución
2 Aspectos legales (España)
3 Influencia cultural
3.1 Literatura
3.2 Música
3.3 Cine
4 Referencias
5 Bibliografía
6 Véase también
7 Enlaces externos
Origen y evolución[editar · editar código]

El empleo de vocablos como 'hi de puta' o 'hijo de puta' es habitual en la literatura del Siglo de Oro y en obras como El Quijote o El Buscón.10
Según el lingüista José Antonio Millán, la ambivalencia de "hijo de puta" como ofensa y como encomiástico data ya de la literatura del Siglo de Oro, basándose en la definición de Gonzalo Correas, quien en su Vocabulario de refranes y frases proverbiales definía Hi de puta como una expresión que se empleaba "encareciendo o alabando en bien o en mal".11 Ya en 1553 Juan de Valdés en su Diálogo de la lengua aclaraba el uso en la época de 'hi' por 'hijo', asociando 'hi de puta' con 'hijo de puta'.12
En efecto, en una de las obras cumbre de la literatura en castellano, Don Quijote de la Mancha, del siglo XVII, se emplea, en castellano antiguo la expresión hi de puta en algunos pasajes, en uno de los cuales Sancho Panza alude a esta dicotomía:
-¡Oh hi de puta, bellaco, y cómo es católico!
-¿Véis ahí -dijo el del Bosque en oyendo el hi de puta de Sancho- como habéis alabado este vino llamándole hi de puta?
-Digo -respondió Sancho- que confieso que no es deshonra llamar hijo de puta a nadie, cuando cae debajo del entendimiento de alabarle. Pero, dígame, señor, por el siglo de lo que más quiere: ¿este vino es de Ciudad Real?13
En 1734, en el Diccionario de la lengua castellana en que se explica el verdadero sentido de las voces, se destacaba el sentido peyorativo del término, definido como: "El que no es procreado de legítimo matrimonio".14
Estas apariciones de la expresión en el Quijote son estudiadas por Guillermo Sheridan, quien en su obra Paralelos y meridianos realiza una reflexión sobre el tema,15 concluyendo que "hijo de puta" es un insulto de varias bandas: se insulta al adversario por ser hijo de puta, pero, por metonimia, se insulta a la madre [por puta] y al padre [por permitir ser puta a su mujer] (...) es además un insulto gerundial, pues el hijo de puta lo fue al nacer, sigue siéndolo en el presente y lo será aún en el futuro (...) Un hijo de puta lo es a perpetuidad.16
La introducción del término en el lenguaje cotidiano ha llevado a algunos autores a considerarla una palabra "de moda", como José Antonio Hernández Guerrero, quien considera que "el sentido de la frase no es la simple suma de los significados de las palabras que la integran, y el valor de la expresión oral depende, en gran medida, del tono con que es pronunciada".17
Según algunos estudios, el uso común de este tipo de palabras es uno de los aspectos más complejos de enseñar a los nativos de otras lenguas que aprenden castellano, cómo palabras consideradas insultos pueden ser intrínsecamente simples apelativos.18 Algunos manuales inciden en la necesidad de hacer ver que el valor que adquieren las palabras varía dependiendo del contexto en que se pronuncian.18
Aspectos legales (España)[editar · editar código]

La utilización de términos como 'hijo puta' puede ser considerada un delito de injurias, regulado por el artículo 38 del Código Penal.19 Según el mismo, constituyen delito las expresiones tenidas en el concepto público por graves, siendo las leves consideradas 'falta'.20 En este sentido, la valoración la debe realizar el juez, atendiendo a una serie de circunstancias, lo que ha llevado a que en algunas sentencias la misma expresión haya sido calificada como grave o leve atendiendo a la contextualización del caso.20
La utilización de la expresión "hijo de puta" en la jerga habitual, especialmente en España, ha llevado a la aparición de problemas legales derivados de denuncias realizadas por personas que se han sentido agraviadas al ser calificadas así. Una de las primeras sentencias en este sentido se produjo en 2005, cuando un juez de Barcelona absolvió de un delito de injurias a un periodista que en una crónica consideró un 'hijo de puta' al bailaor Farruquito. El juez estimó que "la expresión 'hijo de puta' no fue utilizada por el periodista 'como un ataque personal contra Farruquito, sino como una definición que resulta aplicable a cualquier sujeto que, habiendo atropellado a un hombre, huya sin prestarle auxilio'".8
En 2007, la Audiencia Provincial de Las Palmas absolvió a un vecino de Telde que había sido juzgado por llamar a otro «hijo de puta» y «maricón». La sentencia concluyó que «expresiones tales como hijo de puta o maricón están tan integradas en el vocabulario que a veces ni siquiera se consideran insultos, no llegando a constituir su empleo una vejación injusta, sino más bien una evidencia de una mala conducta o un comportamiento maleducado».5
En 2009, el Tribunal Superior de Justicia de Cataluña obligó a una empresa a readmitir a un empleado que había sido despedido por llamar hijo de puta a su jefe. Según la sentencia "la degradación social del lenguaje ha provocado que las expresiones utilizadas por el ahora recurrente sean de uso corriente en determinados ambientes".21
Influencia cultural[editar · editar código]

Literatura[editar · editar código]
El pequeño hijoputa, de Walter Moers (2001).22
Cómo convertirse en un hijo de puta, de Mauro Entrialgo (2007).23
Cómo sobrevivir a un jefe hijo de puta.24
El hijo de puta cabrón. Publicación en línea.25
Música[editar · editar código]
"Eres un cabrón hijo puta": canción interpretada en la serie de animación South Park, y que formó parte de la banda sonora de la película South Park: Bigger Longer & Uncut, de 1999.26
"Hijoputa": canción de 2005 del grupo madrileño de rock Mamá Ladilla.27
"Hijo de puta": canción interpretada en el programa humorístico La hora Chanante, que fue propuesta para representar a España en el Festival de Eurovisión 2008.28
Cine[editar · editar código]
Goretech: Bienvenidos al planeta hijo de puta: película argentina de 2012.29
Referencias[editar · editar código]

↑ Ir a: a b Cervantes.es «Eufemismos y disfemismos en los periódicos españoles» Consultado el 26 de septiembre de 2010
Ir a ↑ Casas, pp. 96
Ir a ↑ Diccionario de la Lengua Española «Hijo ~ de puta» Consultado el 22 de septiembre de 2010
Ir a ↑ Grupo Método «Ni puta ni trabajadora sexual: prostituta» pp. 9. Consultado el 22 de septiembre de 2010
↑ Ir a: a b Canarias 7 «La Audiencia dice que llamar «hijo de puta» no es vejatorio» Consultado el 22 de septiembre de 2010
Ir a ↑ Casas, pp. 95
Ir a ↑ Intereconomía «Aguirre se alegra de haber quitado poder al "hijoputa" en Caja Madrid» Consultado el 22 de septiembre de 2010
↑ Ir a: a b Terra «Juez absuelve injurias periodista calificó 'hijo puta' Farruquito» Consultado el 22 de septiembre de 2010
Ir a ↑ Casares G. Cantón, Raúl; Duch Colell, Juan; Antochiw Kolpa, Michel; Zavala Vallado, Silvio et ál (1998). Yucatán en el tiempo. Mérida, Yucatán. pp. 259. ISBN 970 9071 04 1.
Ir a ↑ Quevedo, Francisco de. El Buscón. Editorial Castalia, 1990. ISBN 8470395556. pp. 82
Ir a ↑ José Antonio Millán «El insulto y el genio de la lengua» Consultado el 22 de septiembre de 2010
Ir a ↑ Valdés, pp. 133
Ir a ↑ Cervantes, pp. 541
Ir a ↑ Varios, pp. 156
Ir a ↑ Sheridan, pp. 27
Ir a ↑ Sheridan, pp. 28
Ir a ↑ Hernández, pp. 247
↑ Ir a: a b Celis y Heredia, pp. 157
Ir a ↑ De Carreras, pp. 194
↑ Ir a: a b De Carreras, pp. 196
Ir a ↑ 20 minutos «Llamar "hijo de puta" al jefe no es motivo de despido, según una sentencia judicial» Consultado el 22 de septiembre de 2010
Ir a ↑ Google Books «El pequeño hijoputa» Consultado el 22 de septiembre de 2010
Ir a ↑ FNAC «Cómo convertirse en un hijo de puta» Consultado el 22 de septiembre de 2010
Ir a ↑ Sterman, Demian; Rotemberg, David; Fantoni, Jorge (2009). Cómo sobrevivir a un jefe hijo de puta. México: Editorial Grijalbo. pp. 240. ISBN 978-03-073-9275-6.
Ir a ↑ Diez Crespo, Daniel (2009). El hijo de puta cabrón. Novela en línea. pp. 260. Consultado el 26 de septiembre de 2010.
Ir a ↑ Indyrock «O'Funk'illo» Consultado el 22 de septiembre de 2010
Ir a ↑ Yahoo! Música «Mamá Ladilla» Consultado el 22 de septiembre de 2010
Ir a ↑ 20 minutos «Lanzan una campaña para que la canción 'Hijo de puta' de 'La hora chanante' nos represente en Eurovisión 2008» Consultado el 22 de septiembre de 2010
Ir a ↑ IMDb «Goretech: Bienvenidos al planeta hijo de puta (2012)» Consultado el 17 de marzo de 2013
Bibliografía[editar · editar código]

Carreras Serra, Lluis de. Las normas jurídicas de los periodistas. Editorial UOC, 2008. ISBN 8497887484.
Casas Gómez, Miguel. La interdicción lingüística: mecanismos del eufemismo y disfemismo. Servicio de Publicaciones, Universidad de Cádiz, 1986.
Celis, Ángela; Heredia, José Ramón. Lengua y cultura en la enseñanza del español a extranjeros: actas del VII Congreso de ASELE. Univ de Castilla La Mancha, 1998. ISBN 848949293X
Cervantes Saavedra, Miguel de. Don Quijote de la Mancha. Libresa, 2002. ISBN 9978809627
Hernández Guerrero, José A.. Las palabras de moda. Editum, 2006. ISBN 8498280486
Sheridan, Guillermo. Paralelos y meridianos. UNAM, 2007. ISBN 9703245897
Valdés, Juan de. Diálogo de la lengua. Impr. de J. Martín Alegría, 1860. Sin ISBN. Versión digitalizada
Varios. Diccionario de la lengua castellana en que se explica el verdadero sentido de las voces. Del Hierro, 1734. Sin ISBN. Versión digitalizada
Véase también[editar · editar código]

Despectivo
Peyorativo
Enlaces externos[editar · editar código]

Wikcionario tiene definiciones para hijo de puta.
Categoría: Insulto

Quien tiene dinero tiene en su bolsillo a quienes no lo tienen

1 recomendaciones
Este sitio web usa cookies para analizar la navegación del usuario. Política de cookies.
Cerrar