1

 

Hace una temporada hice un post sobre unas declaraciones de Botín, en el post “Botín, tan listo para unas cosas, tan tonto para otras”, en las que hablaba del pelín de morro que tiene el jefe de ferrari, al olvidar unos  cuantos detallitos para pedir como siempre.

Pero es que resulta que compruebo que el morro de la cúpula de Santander no parece tener fondo. Ahora es Alfredo Saez, consejero delegado de la entidad, el que saca los pies del tiesto. Lo cierto es que creía que esta persona iba a adoptar un perfil bajo, una vez este señor ha sido condenado por delitos continuados de acusación y denuncia falsa, pero parece ser que ha sido un poco ingenuo, ya que en España parece ser que el certificado de penales forma parte natural de todo currículo que se precie.

El señor en cuestión resulta que pronuncia una conferencia en la que ha reiterado sus soluciones, mostrando lo que es; ¡forrado!, ¡poderoso!, pero patético. (igualito que este país).

Por supuesto no se ha molestado en disimular y en primer lugar amenaza:"cualquier ataque, o solución, dirigido erróneamente sobre el sector bancario, tendrá un impacto negativo en la economía real", ya que provocará un "menor y más caro acceso al crédito". Como siempre equivocamos las palabras ya que parece ser que en este mundo economía y banca es lo mismo, (en fin, lo de siempre).

Lo que no acabo de entender es que después califica de mito el hecho de que la banca este restringiendo el crédito por los problemas en sus cuentas. A ver si se aclara de una puñetera vez, y nos cuenta si la cuenta de resultados está afectando al crédito o no.

En todo caso, ante amenazas como está sólo se me ocurre una idea. Que los bancos centrales inyecten solo dinero en las entidades públicas y a su vez que el estado y sus empresas solamente trabajen con empresas privadas para todas sus operaciones. Dicho de otra forma, desde el punto y hora de que hay empresas que no son privadas y cuyos beneficios repercuten de alguna forma en la economía, (por lo menos en teoría), que el estado sea lo que use para todo.

¿Qué se va a producir un menor acceso al crédito?. Pues vale, todo el mundo de acuerdo, pero en este momento, se impone aplicar la lógica y el sentido común. A acabar con las ayudas a la banca, (las habituales, y las que se han convertido en habituales), y si no quieren vender que no vendan. Ya explicará el señor tan inteligente de qué demonios piensa vivir la banca si no hay créditos.

Por lo que en medio de esta discusión le voy a dar la razón en algo. Es cierto que la razón por la que la banca no da créditos es entre otras cosas, porque actualmente no lo necesita y cubre los beneficios de otra forma. Esto fue lo que puse en el post en el que trataba de decir si era previsible la reactivación del crédito. ¿Por qué todas las empresas están bajando precios, desinvirtiendo y en ocasiones malvendiendo, mientras la banca hace lo contrario?. Pues fácil. Gracias a menda y unos cuantos millones más. Por lo que a lo mejor no nos venía un poco más de caña a los bancos, a ver si se ponen las pilas de una vez y dejan de sangrarnos.

El CEO de Santander nos dice que es un mito esto de que los bancos deberían estar obligados a prestar. Y es completamente cierto; nadie puede obligar ni a Santander ni a nadie a prestar. Otra cosa es que en el caso de que una empresa se dedique a prestar y obtener unos intereses por financiar a la economía, lo normal es que asuma que si no presta no gane. ¿O es que estamos obligados a conseguir que los bancos ganen sin prestar?.  Habla de mito aquel que nos dice que las entidades se están aprovechando de la coyuntura y realmente puede que tenga razón. Simplemente entre todos estamos consiguiendo que en la actual coyuntura no pierdan, ¡que no es poco!.

Y es que lo que no debamos olvidar es que son los grandes beneficiados de todas las medidas y decisiones que se han tomado hasta ahora. En particular, en uno de los artículos de cotizalia me he dedicado a buscar los fondos propios computables de Santander, (esos que le sirven para presumir de solvencia) y curiosamente los fondos propios de esta entidad se han derrumbado hasta que los gobiernos han cogido los recursos que podían, (y los que no), para salvar la situación y elevar espectacularmente los recursos de la entidad al provocar cierto rally con unas cuentas trampas y muchos millones, (que se lo crea o no, salen de algún lado). Son los datos que la entidad declara, por lo que no entendería un desacuerdo.

Pero el colmo, nos lo encontramos cuando niega otro mito que es el de que la medicina sea el crédito, pero a su vez recomienda  necesidad de llevar a cabo reformas "en favor de las empresas"; y por supuesto pidiendo una política monetaria expansiva, (¡que le demos todo el dinero que necesiten que ya lo racionarán ellos!), y que no tengamos miedo por la inflación por el elevado desempleo.

Por explicarle a este señor, lo que es una perogrullada del quince. Yo tampoco creo que esto se deba solucionar con crédito, pero lo que tengo claro es que si la gente no tiene ingresos, ni tiene crédito, ni tiene estabilidad, ¿Quién coño vende aquí algo?. Ya sé que los bancos están ahora ganando una pasta sin dedicarse a su actividad, pero lo que no parece entender este señor es que los bancos tienen que prestar para ganar, las empresas tienen que vender para ganar, y para esto o hay crédito, (opción agotada) o bien hay ingresos de los consumidores, (opción que ni se recuerda ni se contempla ni tan siquiera como algo teórico). Pues nada, nos recomienda este señor un plan que es el de la economía virtual en el que las entidades financieras, se dedican a cobrar sin desarrollar su actividad y por otro lado, pide que las empresas hagan lo mismo. Claro que supongo que esto sólo le interesa para las cotizadas porque eso viene muy bien para que no se le caigan las burbujas.

Por supuesto, pide todas las reformas de siempre, que ya he tratado en este blog y siempre benefician directamente a la banca, a costa de la economía, (la de la seguridad social  para meter dinero en los fondos de pensiones con los que luego Santander hace jugadas como las de zinkia), las de las empresas para generar beneficios en las cotizadas, (confundido con crear riqueza como he expresado en otro post).  Y para los países recomienda las políticas que por no aburrir he expuesto en los dos post que indican en su nombre la realidad: “Europa entra a saco a rescatar a los de siempre”.

Por supuesto no ha faltado la crítica a la obsesión por el tamaño de la banca, (¡que pronto hemos olvidado ciertos rescates que se han convertidos en habituales debido al tamaño de la banca!), lo cual es simplemente demencial, porque a todo esto la pregunta que nadie se ha hecho respecto al tamaño es la que hice en su día: “ Riesgo sistémico, Demasiado grandes para caer, pero ¿demasiado grandes para ser salvados?”. Puede que no entienda el problema con el tamaño de las entidades, pero lo cierto es que nos ha costado mucho esfuerzo para salvarlos porque eran demasiado grandes. ¿le parece poco problema?. Piense en cualquiera de los parados que hoy están arruinados, (seguro que por su base de datos de judiciales se encuentra unos cuantos), y comprenderá usted porque nos obsesiona el tamaño. Total a los pobres diablos no tenemos que rescatarlos, (aunque nos saliese más barato y yo lo prefería mil veces).

Aprovecha para soltarnos lo de la inconveniencia de los impuestos especiales a la banca, y resulta que eso es casi hasta insultante, porque también en una de las series de cotizalia he hablado de los impuestos a la banca en España.  ¿Puede explicar que Santander ha pagado un 16% de impuestos?¡en todo el mundo!. Esa cantidad que equivale a lo que pagamos por una barra de pan, (o pagábamos), o los ingresos de un mileurista, parece grande si miramos lo que paga Santander por su actividad minorista en España. ¡Un 0,97%!, (a lo largo de tres años). Por tanto lo de los impuestos especiales a la banca estoy completamente de acuerdo con este paisanete. Simplemente toca eliminarlos y que paguen como todo Dios.

Su frase de “"No debemos mirar a los mercados como especuladores", simplemente es incomentable. Me quedan dos opciones, o está negando que en los mercados están los especuladores, (y tendría que aclarar quién demonios están y como los miramos), o bien tiene un arranque de sinceridad y define lo que hay realmente en el mercado. Antes de que estallase toda esta crisis de deuda pública, publiqué dos post acerca de ciertas “maniobras” que se estaban produciendo en los mercados con un protagonista que seguro que conoce: “Goldman, los CDS y los ataques a las deudas públicas”, y “Goldman y determinadas tácticas financieras”. Curiosamente, Goldman llegó a cierto arreglillo con la SEC por determinadas irregularidades de manipular mercados, mientras un ejecutivo del Santander ha sido pillado por ciertas irregularidades en los mercados financieros, el propio conferenciante está condenado por denuncia y acusación falsa, mientras que Botín es el que paga en el raro caso de soborno en el que solo se imputa al presunto sobornado, juez para más señas que por cierto se relaciona con la anulación de cierta denuncia penal a esta persona que tiene hasta un nombre de una Doctrina, para librarse de ciertas denuncias acerca de unas cesiones de crédito.

Y esto por no sacar lo de ciertos 40.000 pillados en cierto fondo que se han mosqueado y el tema ha acabado en lo penal, (como se puede observar en muchas noticias).

 En el fondo voy a darle la razón: “no debemos mirar a los mercados como especuladores”. Dado que además estoy convencido de que los bancos mienten, extorsionan y estafan, la realidad es que hay que reconocer que pueden existir nombres mejores.

Para acabar, soy incapaz de entender como nos suelta esto de que “se está produciendo una "demonización de la banca", según la cual las entidades financieras son los "chicos malos" que "parecen ser el único obstáculo para una recuperación económica completa"”.Por supuesto que no son “el único” obstáculo. Simplemente son el obstáculo más grande.

Entiendo que jamás reconocerá que está ocasionando un mal a la sociedad y por supuesto que está le critique. Entiendo que se queje  que le vean como los chicos malos y entiendo que no entienda que esto de que proponga sacrificios a todo el mundo menos a usted, a la vez que niega hasta el absurdo todos los hechos habidos y por haber, y nos suelte toda esta cantidad de amenazas para conseguir sus objetivos. Lo que no tengo claro es si es consciente del daño que está haciendo o simplemente se cree que todos tenemos que estar a su servicio. En todo caso, convendría una opinión autorizada para determinar si estaríamos ante una patología, porque desde luego el límite que la vergüenza marca para el morro hace tiempo que ha sido superado.

  1. #1
    06/09/10 16:10

    Se cree que todos los demás estamos a su servicio, por supuesto.
    ¿Cómo le habla el trabajador al jefe? ¿Cómo le habla el encargado al empleado? ¿Cómo le habla el jefe al dueño? ¿El cliente al vendedor? Cada uno habla al otro según la propia posición que se ocupa en una estructura, en una jerarquía. Y él habla a los demás conforme la posición que siente que ocupa en el sistema. En cualquiera de estas conversaciones sabríamos quien es quién simplemente por el lenguaje que emplee cada uno. ¿Cómo hablaba el de Goldman el otro día? Es totalmente significativo el lenguaje que emplean, lo que nos dicen. Y cuando alguien nos habla no sólo nos dice donde está él sino también donde estamos nosotros. Y efectivamente, se sienten ocupando la cúspide de una cadena alimenticia en la que los cives pedestres ocupan/mos la posición de pasto.
    Y es natural que se sienta así. Todos los días desde hace dos años cada decisión tomada, cada acontecimiento, cada hecho, le dice, le confirma, que ese es su lugar. Está en lo más alto. Y desde esa posición no se pide, ni se solicita ni se sugiere. Se instruye, se ordena, se dispone como han de ser las cosas y como hemos de comportarnos.
    Y no se hace, desde luego, ni con timidez ni con humildad. No procede.

Cookies en rankia.com

Utilizamos cookies propias y de terceros con finalidades analíticas y para mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias a partir de tus hábitos de navegación y tu perfil. Puedes configurar o rechazar las cookies haciendo click en “Configuración de cookies”. También puedes aceptar todas las cookies pulsando el botón “Aceptar”. Para más información puedes visitar nuestra política de cookies.

Aceptar