¿Nos visitas desde USA? Entra a tu página Rankia.us.
Blog Mejores Hipotecas
Análisis de las ventajas e inconvenientes de las mejores hipotecas del mercado

¿Qué hacer con la hipoteca después de la separación o el divorcio?

La separación o el divorcio siempre es un trámite complicado, pero puede ser más complicado aún si entre ambas partes existe un préstamo hipotecario. Muchas parejas que deciden separarse o divorciarse, tienen una máxima preocupación común: ¿Qué hacemos con la hipoteca?

En el siguiente artículo explicaremos las diferentes opciones que existen para solucionar la hipoteca tras una separación o un divorcio.

Existen dos tipos de soluciones:

  1. Ninguna de las partes se queda la hipoteca tras la separación o el divorcio
  2. Una de las partes se queda con la hipoteca tras la separación o el divorcio

 

¿Qué hacer con la hipoteca después de la separación o el divorcio?

 

 

Ninguna de las partes se queda la hipoteca tras la separación o el divorcio

Si ninguna de las partes quiere quedarse con la hipoteca, ni consecuentemente con la vivienda, tiene dos opciones:

  • Dación en pago
  • Venta del inmueble

Dación en pago

Aunque la dación en pago es la mejor opción, no todos los bancos contemplan dicha posibilidad.

La dación en pago es un proceso que consiste en en cancelar la hipoteca a cambio de devolver al banco la vivienda para la cual fue concedido el préstamo hipotecario.

Este proceso solo puede efectuarse si en el contrato de préstamo hipotecario se contiene dicha posibilidad o si el banco lo admite, cosa que es más que improbable en el caso de que tengamos avalistas solventes, la hipoteca esté muy cargada con respecto al valor de la vivienda, tenemos otras deudas importantes o tenemos una buena situación laboral con la que podemos hacer frente al pago de la hipoteca.

Es por ello que a pesar de que es una buena opción es la opción más difícil de conseguir que sea aceptada por el banco o entidad financiera que nos ha concedido la hipoteca.

Venta del inmueble

La venta del bien inmueble fue la solución más utilizada antes de la crisis financiera de los últimos años, pero actualmente con una ventas mínimas de viviendas y con unos precios muy inferiores a los precios de hace cinco y diez años, no parece la opción más acertada.

Con la venta del bien inmueble el proceso de divorcio o separación podría dilatarse en el tiempo, debido a la poca demanda de pisos que existe. Y en caso de que pudiera venderse, supondría una pérdida de dinero, pues tendrían que vender el piso por un precio inferior al precio de compra.

 

Una de las partes se queda con la hipoteca tras la separación o el divorcio

Si por el contrario una de las partes quisiera quedarse la vivienda y consecuentemente la hipoteca de la misma. Para que uno de los dos se quede con la hipoteca existen dos opciones:

  • Extinción del condominio.
  • Sentencia firme.

Extinción del condominio

La extinción de condominio se asimila a una compraventa de bienes inmuebles. Es una operación por medio de la cual uno de los titulares vende el 50% del inmueble al otro titular, de forma que una parte cede su parte al otro y a cambio recibe una compensación económica.

Los beneficios respecto a la compraventa es que tiene una carga fiscal menor.

El problema que se suele plantear en este caso es que para que el propietario de todo el inmueble sea a su vez el único titular de la hipoteca el banco con el que se tiene la hipoteca tiene que aprobar un novación de hipoteca donde se elimina al titular que ha cedido su parte de la hacienda. Normalmente los bancos no aceptan llevar a cabo esta operación, pues para ellos supone una pérdida de garantías de pago.

Sentencia firme

Si la pareja tiene hijos, por sentencia firme si se puede acordar que el progenitor que se haga cargo de los hijos haga uso de la vivienda, independientemente que la vivienda fuera de ambos o del otro progenitor. En dicho caso no habría cambios en la hipoteca ni en la propiedad del bien inmueble.

Otro caso es que por sentencia judicial uno de los miembros de la pareja se quede con la  vivienda en propiedad, comprometiéndose a pagar las cuotas de la hipoteca, pero que ambos siguieran siendo los titulares de la misma. De forma que si el que por sentencia firme se compromete a pagar las cuotas no lo hace, ambos responderían.

Es importante antes de decidir hacer una valoración de cuál es la mejor opción para la situación de cada pareja.
 

¿Me concederá el banco la hipoteca?

Averigua si el banco te concederá la hipoteca con esta nueva herramienta de Rankia. Comparamos entre más de 50 hipotecas de 20 bancos diferentes y, teniendo en cuenta tu situación personal y laboral, te mostraremos las hipotecas que mejor se adapten a tu perfil. El estudio es gratuito y sin compromiso.


¡Comenzar estudio!
Herramienta gestionada por Rankia S.L.
  1. #1

    Martinaf

    Hola MARINA,

    Muy buen articulo, Dios no quiera que me separe o divorcie de mi marido, porque esto parece simple en el papel, pero en realidad es un trauma. como bien comentas.
    Imaginate como gestionar la situación, sentimental por un lado y material por el otro.
    Pero si hay niños es lo mismo, o no? Quiero decir que si tu marido te tiene que pasar manutención cambia la cosa o no? o no tiene nada que ver? Siempre he escuchado decir que la madre y los niños se quedan con la casa. En caso de hipoteca, influye en algo o es un tema independiente.
    Qué cotilla soy, me quiero enterar de todo!!
    Un saludo

  2. #2

    elyoni

    Gracias por este artículo.
    Yo me separé hace casi 1 año y tengo hipoteca al 50% con mi ex. A toro pasado, es quizá la peor decisión que he tomado en mi vida. Prácticamente desde que la firmamos yo me hice cargo de todo ya que mi situación laboral lo permitía y la de ella no. Con la separación, acordamos que yo me quedara con el piso, siempre y cuando ella saliera del préstamo hipotecario.

    Ahí está el detalle. El piso vale la mitad de lo que queda por pagar, de manera que ningún banco me va a hacer una hipoteca a mi solo (aunque puedo seguir pagándolo como hasta ahora) más que nada porque la tasación actual hará imposible que me presten lo que necesito. Yo sigo con esa carga, encima es un piso en el que no vivimos desde hace 5 años porque nos mudamos de provincia, de manera que aparte de pagar la hipoteca, tengo que pagar el alquiler de la vivienda en la que vivo y, por si fuera poco, pasarle manutención a ella. Por suerte al menos está alquilado y, por suerte, puedo hacerme cargo de todo (toco madera que siga siendo así).

    Digamos que en un acto de "buena voluntad", ella no me ha presionado para que busque una solución a eso. Y es que por más que yo quiera, creo que no la hay hasta que llegue el momento en que la venta del piso cubra todo (o casi todo) lo que queda por pagar. Y según mis cálculos, eso no ocurrirá antes de 8-10 años a no ser que un día de estos acierte una primitiva o un euromillones.

    En relación con este artículo y con lo que yo he comentado, ¿ sería posible en nuestro caso lo de la extinción del condominio y la novación de la hipoteca, con un piso que vale la mitad de la deuda pendiente?
    Otra opción que me he planteado pero aún no he preguntado al banco, es si es viable una permuta de ese piso por uno en la zona en la que vivo, manteniendo la misma deuda y asumiendo yo los costes de la operación (que seguro no serán pocos).
    En fin, es un buen lío aunque soy consciente de que hay gente que está mucho más jodida que yo.
    Un saludo.

  3. #3

    Josehga

    No estoy de acuerdo en que vender el piso sea una mala decisión para un pareja que se divorcia. La época de la burbuja inmobiliaria ya pasó y quizá nunca vuelva, puesto que las predicciones demográficas (que son importantes determinantes en el precio de la vivienda) son malas: baja la población joven que son los que más compran pisos. Aunque luego está el tema de la inmigración que dependerá de la evolución de la economía. Si hay que vender un piso, es mejor venderlo YA, puesto que en definitiva nadie sabe lo que va a hacer el precio de la vivienda en el futuro. Si tienes interés en vender un piso y está en precio de mercado lo puedes vender en muy poco tiempo.

  4. #4

    joluga

    El problema viene cuando ninguna de las partes quiere quedarse la hipoteca y no se puede vender el piso, claro el banco no perdona y hay que seguir pagando. Es importante saber que para divorciarse hace falta un buen abogado que lo gestione todo bien, en mi caso el banco se quedó con el piso.

Scoring hipotecas


Este sitio web usa cookies para analizar la navegación del usuario. Política de cookies.
Cerrar