¿Cómo bajar el diferencial de mi hipoteca?

¿Cómo bajar el diferencial de mi hipoteca?

En los últimos años se ha convertido en práctica habitual que al contratar una hipoteca sea obligatorio la contratación de algunos otros productos bancarios que aumentan el diferencial hipotecario a pagar. Pero, ¿Cómo podemos bajar el diferencial de la hipoteca?

Los productos vinculados a la hipoteca se han convertido en una práctica habitual en los últimos años, y en la mayoría de los casos la contratación de estos productos aumenta lgastos de la hipoteca, a pesar de que el diferencial sea inferior.

Existen dos tipos de hipotecas: las hipotecas en las que la contratación de otros productos es obligatorio y las hipotecas bonificadas, en las que la contratación no es obligatoria pero si se contratan estos otros productos te rebajan un porcentaje del diferencia.

En el caso de estas últimas es conveniente que nos fijemos si la rebaja del diferencial compensa la contratación de los productos que contratamos para obtener dicha bonificación.

Consejos para bajar el diferencial o la cuota de la hipoteca

Actualmente en las hipotecas existen multitud de  productos vinculados que afectan al diferencial y a los gastos hipotecarios, es por ello que con la modificación de algunos de estos productos vinculados podemos mejorar la cuota a pagar o el diferencial que se nos aplica.

Diferenciamos entre los seguros vinculados a la hipoteca y el resto de productos vinculados a la hipoteca.

¿Cómo podemos bajar el diferencial o la cuota de la hipoteca mediante los seguros vinculados?

Si los productos vinculados a la hipoteca son de carácter obligatorio poco podemos hacer al respecto para reducir la cuota hipotecaria o el diferencial de la hipoteca.

Pero tenemos que saber que aunque los productos vinculados a la hipoteca sean obligatorios, no es necesario que esos productos se mantengan con la misma compañía durante toda la vida del préstamo hipotecario.

De forma que si uno de los productos obligatorios para hacer una hipoteca es la contratación de un seguro de vida, esto no quiere decir que tengamos que mantener dicho seguro de vida durante los 25 o 30 años que dure la hipoteca, excepto si dicha obligatoriedad se encuentra recogida expresamente en el contrato hipotecario. En la mayoría de casos el banco no pone pegas si transcurridos unos años queremos cambiar de seguro, siempre y cuando el seguro, ya sea de vida o de hogar, sea por la misma cantidad que se había fijado para el seguro contratado con la entidad.

En el caso de que los seguros sean obligatorios, la única forma que tenemos para reducir la cuota de la hipoteca es ver si otra aseguradora nos ofrece un seguro de vida u hogar que nos cubra el mismo capital y que tenga una prima menos que el seguro que tenemos contratado junto a la hipoteca.

En el caso de que se trate de una hipoteca bonificada, la contratación de otros productos vinculados bajan el diferencia ofrecido por la entidad lo que tendremos que hacer es una comparativa para ver que nos conviene más.

Para llevar a cabo la comparativa tenemos que tener en cuenta diferentes variables:

  • Si queremos o consideramos que necesitamos un seguro de vida o un seguro de hogar. Cabe recordar que el único seguro obligatorio para contrata una hipoteca es el seguro de incendios.
  • Qué coberturas queremos.
  • Que seguro nos resulta más económico.

Partiendo de estas tres premisas podremos hacer una comparativa entre las opciones que más nos interesan.
Una vez tenemos claro que tipo de seguros necesitamos y cuáles son las coberturas que queremos que nos cubra, solo nos faltará hacer una comparativa de cómo nos conviene contratarlo, por medio de la entidad bancaria para que nos reduzcan el diferencial a pagar por el préstamo hipotecario o por medio de una aseguradora, que aunque sea más barato no tendremos la bonificación en el diferenciar de la hipoteca.

¿Cómo podemos bajar el diferencial o la cuota de la hipoteca mediante los otros productos vinculados?

Para la contratación de una hipoteca los seguros no son el único producto que puede hacer que disminuya el diferencia o aumente el gasto hipotecario.
Asociado a las hipotecas las entidades también suelen ofrecer una serie de productos que bonifican el diferencial hipotecario ofrecido inicialmente. Estos productos suelen ser:

  • Domiciliación de la nómina.
  • Domiciliar varios recibos.
  • Contratar una tarjeta de crédito con un consumo mínimo.
  • Realizar una aportación mínima a un plan de pensiones.

Normalmente las entidades que ofrecen este tipo de hipotecas bonificadas, suelen establecer un alto diferencial que se fa reduciendo conforme vas aceptando el resto de productos vinculados.

Por ello resulta interesante que antes de contratar todos los productos vinculados que nos ofrece la entidad hagamos una comparativa de qué nos conviene más, si contratar estos productos y pagar un diferencial menos o no contratarlos a pesar de que nos suba el diferencial.

Accede a Rankia
¡Sé el primero en comentar!

Cookies en rankia.com

Utilizamos cookies propias y de terceros con finalidades analíticas y para mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias a partir de tus hábitos de navegación y tu perfil. Puedes configurar o rechazar las cookies haciendo click en “Configuración de cookies”. También puedes aceptar todas las cookies pulsando el botón “Aceptar”. Para más información puedes visitar nuestra política de cookies.

Aceptar