¿Nos visitas desde USA? Entra a tu página Rankia.us.
Blog Mejores créditos y préstamos
Créditos rápidos, préstamos rápidos y microcréditos

Créditos al consumo: definición y tipos

El crédito al consumo es un concepto ampliamente utilizado en el sector bancario cuando hablamos de conceder o solicitar financiación. No obstante, el ciudadano de a pie puede malinterpretarlo debido al gran número de modalidades de préstamos que hay en el mercado. En este artículo definiremos el concepto del crédito al consumo y comentaremos la diferencia entre los distintos tipos de créditos al consumo que existen en España.

Créditos al consumo

 

¿Qué es un crédito al consumo?

Cuando las entidades bancarias hablan del lanzamiento de un nuevo préstamo o crédito, se refieren a él como un crédito al consumo. Los créditos al consumo son todos aquellos préstamos que se destinan a la compra de un producto o servicio para consumir. Por ejemplo, la compra de un automóvil, de muebles, de electrodomésticos o cubrir gastos de una reforma en casa u operaciones médicas. Por lo tanto, quedarían fuera de este grupo los préstamos para crear o gestionar un negocio. El prestatario se compromete a devolver el dinero en un plazo y unas cuotas determinadas, que generalmente conlleva el abono de intereses.

Los créditos al consumo se pueden solicitar en cualquier entidad de crédito, ya sea un banco o un establecimiento financiero de crédito (EFC). Ambas entidades están supervisadas por el Banco de España y tienen la regulación necesaria para ofrecer este producto. La normativa relativa a estos productos está regulada por la Ley 16/2011, de 24 de junio, de contratos de crédito al consumo.

 

Tipos de créditos al consumo

En España existen 3 tipos de créditos al consumo principalmente: el préstamo personal, el crédito rápido y el crédito revolving o línea de crédito. A continuación comentaremos los diferentes tipos de créditos al consumo y en qué se diferencia cada uno.

 

Los préstamos personales

El préstamo personal es la modalidad más común de crédito al consumo. Como toda operación de concesión de financiación, la entidad financiera pone a disposición de un cliente una cantidad determinada de dinero al inicio de la operación, con la obligación de que el cliente devuelva esa cantidad, junto con los intereses pactados, en el plazo estipulado. La devolución del préstamo, se realizará mediante unas cuotas constantes en función del plazo y el importe estipulado.

Los préstamos personales son concedidos tanto por bancos tradicionales (por ejemplo, Banco Santander o BBVA) como por establecimientos financieros de crédito (como Cofidis o Cetelem). Los importes concedidos suelen ser amplios, partiendo de 2.000 o 3.000 euros hasta 60.000 euros aproximadamente. Lo mismo sucede con el plazo, partiendo de 1 o 2 años, hasta 6, 7 o incluso 8 años. 

Para poder solicitar un préstamo personal deberán cumplir una serie de requisitos, que se resumen en tener ingresos mensuales estables y suficientes, tener un historial bancario positivo y no estar incluido en un listado de morosos. La entidad financiera comprobará que cumples con todos estos criterios a través de su departamento de análisis de riesgos. Debido a estas formalidades, el préstamo personal tarda un par de semanas en ser aprobado o rechazado.

Puedes encontrar aquí nuestro ranking con los mejores préstamos personales del mercado

 

Los créditos rápidos

Los créditos rápidos nos permiten solicitar una pequeña cantidad de dinero (hasta 1.000€) que deberá ser devuelta en un corto periodo de tiempo (aproximadamente 30 días). En pocos minutos obtenemos, tanto una respuesta a la solicitud, como también (en caso de ser concedido) la disponibilidad del dinero en nuestra cuenta bancaria. A diferencia de los préstamos personales, los créditos rápidos pueden ser concedidos a personas que estén inscritas en ficheros de morosidad, como son RAI o ASNEF, precisamente para darles una solución para salir de esa situación.

En su mayoría, los créditos rápidos se solicitan a través de internet, donde puedes encontrarte promociones en las que el primer préstamo no conlleva el pago de intereses, como es el caso de Moneyman. Puedes encontrar y comparar las condiciones de un gran número de créditos rápidos en el comparador de Rankia

 

Los créditos revolving

El nombre más popular para referirnos a un crédito revolving es el de línea de crédito. Las líneas de crédito son una modalidad de préstamo en el que el cliente puede ir disponiendo libremente del dinero que necesite en cada momento, sin necesidad de firmar un nuevo contrato cada vez. Existe una cantidad límite que el cliente no podrá sobrepasar, a menos que vaya devolviendo el dinero prestado. Los créditos revolving se pueden utilizar como medio de pago en establecimientos o para disponer de efectivo en cajeros. 

Los créditos revolving en España se conceden, principalmente, a través de tarjetas de crédito.

 

Como habréis podido observar, cada tipo de crédito al consumo está pensado para unas necesidades concretas y todos ellos forman parte del concepto general del crédito al consumo.

Comparador de préstamos personales y créditos rápidos

El comparador de préstamos personales de Rankia estudia tus necesidades de financiación y te ofrece el préstamo que mejor se adapta a tu perfil. Si lo que buscas es financiación rápida, puedes usar el comparador de créditos rápidos de Rankia. Descubre la cuota final de tu préstamo.


Este sitio web usa cookies para analizar la navegación del usuario. Política de cookies.

Cerrar