Carta (abierta) a Elena Salgado

5
Estimada Elena:

Perdona la osadía pero lo mío no es el protocolo. Y teniendo en cuenta que últimamente abuso demasiado de la ironía, temo que si me dirijo a ti como "Ilustrísima Ministra" mis lectores se lo tomen a recochineo. También espero que no te tomes a mal el tuteo. Al fin y al cabo eres diputada por mi Tierruca. Y aquí siempre es de tú, bonita. Tan mal acostumbrados nos tiene el Revilluca.

Afortunadamente no tengo mucho tiempo para escribir por cuestiones de trabajo. Encima me pillas cambiándome de casa -ya te contaré lo mucho que he aprendido este último mes sobre impuestos, notarios e inmobiliarias-. Pero ya ves, llevamos un rato largo con la crisis económica de marras, de la que sabemos cómo hemos entrado pero no cómo ni cuándo saldremos, según dice tu compañera Mari Tere. Y a estas alturas ya te habrás percatado de que te ha tocado lidiar con un problema en el que tu Gobierno y tú no tenéis ni la culpa ni la solución.

Sí, digo bien. Ni la culpa ni la solución. Perdona que sea tan directo. Tu jefe te ha puesto en el cargo para que parezca que algo ha cambiado y para animar al personal. No me cabe duda de que tienes curriculum y valía de sobra -el que diga lo contrario, entre nosotros, es un gilipollas-. Pero eso no es lo relevante porque lo que toca no es saber sino liderar. Y perdona de nuevo mi atrevimiento, tienes que currarte lo de las apariencias, ya sabes: las ruedas de prensa, los mítines, el tono de voz, las fotos -me refiero a la calidad, no a la cantidad. No te creas que Obama tiene otra cosa que ofrecer. Y para eso está: para liderar, acompañar, guiar, animar. Para la parte técnica ya están los de abajo.

En efecto, poco puedes hacer aparte de coordinar a los que van a manejar de verdad el dinero, en especial a Chaves y a Blanco. Procura que en los próximos presupuestos el cuadro macroeconómico sea un poco más creíble que el de este año. Y no hagas caso a los ideólogos del partido: el déficit va a ser un problema serio, a ver si convences a tu jefe de ello. No dudes en reconocer que algunas medidas fracasaron. Tampoco tengo muy claro si esas reformas estructurales que algunos llevamos tiempo pidiendo van a dar resultados visibles a estas alturas, pero algo tendrás que hacer para justificar el sueldo. Personalmente, prefiero que los cambios en materia laboral sean pactados y no impuestos. No vendría mal un retoque a las cotizaciones sociales, al IVA y a la fiscalidad del ahorro. ¿Demasiadas cuentas que cuadrar? Ya sabes de dónde hay que recortar. Pero es dífícil mentar a la bicha funcionarial. En cualquier caso, será el sector privado el que salga de la crisis de la mano del Gobierno, y no al revés.

Supongo que no soy digno de aconsejar a un ministro. Tampoco conozco a nadie (en su sano juicio) que quiera estar en tu lugar. Así que te deseo buena suerte. A todos nos trae cuenta.

  1. #5
    Anonimo
    18/04/09 15:38

    El Sr. Hormiga Gris era una persona trabajadora, responsable y sincera. Sin embargo, veía cómo otras personas -muchas de ellas menos capaces que él- seguían progresando en su organización, mientras él quedaba “atascado”. Según pasaba el tiempo el Sr. Hormiga seguía en el mismo puesto. Seguía trabajando duro para ascender y empleaba cada vez más horas en su trabajo. Vino la crisis y su empresa hizo una reducción de plantilla. ¿Adivinan quién acabó en el paro? Las virtudes del Sr. Hormiga no le valieron de nada. Estoy seguro que le suena la historia...

    Hay otra solución para ver cómo lograr el éxito con astucia en el mundo:

    http://www.personal.able.es/cm.perez/Extracto_de_EL_ARTE_DE_LA_VENTAJA.pdf
    (Número dos en ventas de su editorial)

    Los conocimientos de este libro se aplican de forma inmediata con resultados excelentes. Nada mas leerlo ya lo practicas. A muchas personas les ha sido de utilidad como puede ver en
    http://www.personal.able.es/cm.perez/comentarioslibros.html

  2. #4
    16/04/09 19:57

    A mí me asustan más otras cosas: Por ejemplo los sindicatos diciendo que hay que eliminar una jornada de trabajo semanal sin tocar los salarios... eso acojona

  3. #3
    Anonimo
    16/04/09 19:03

    Si la papeleta es gorda que pague dos asientos, ...... los cambios laborales deben ser impuestos, pues el currante no acepta disminuciones por voluntad, que es lo que se viene y se necesita, la caida de los sueldos, especialmente los grandes sueldos de funcionarios , directores, consejeros, gerentes, (futbolistas y otros), es lo que esta crisis esta pidiendo; la recesion tambien pide una baja en los precios de bienes y servicios ( la DEFLACION, si bien es temida por los economistas, es sin embargo promotora de la reactivacion), si no se bajan los sueldos y los precios, entraremos irremediablemente en la DEPRESION.


    mpoco tengo muy claro si esas reformas estructurales que algunos llevamos tiempo pidiendo van a dar resultados visibles a estas alturas, pero algo tendrás que hacer para justificar el sueldo. Personalmente, prefiero que los cambios en materia laboral sean pactados y no impuestos

  4. #2
    Anonimo
    16/04/09 14:10

    Efectivamente la papeleta es gorda y estoy deacuerdo contigo, pero seamos sinceros el gobierno si que nos ha metido en lo mas profundo del pozo gracias a su no hacer nada y sus medidas mas bien ridiculas. Asi que la comprension a la ministra como si fuesemos una madre no la comparto, todo el gobierno tiene la culpa no solo Solbes

  5. #1
    Anonimo
    16/04/09 00:32

    Carta muy adecuada en los tiempos que corren. La miss ministra lo tiene francamente crudo.

    Espero que al menos no sea un correveidile de Zapatero.

    Tengamos en cuenta por que ya no está Solbes. Igual esta corre mejor suerte. Espero que sea por recuperación. Aunque entrarán a lidiar otros antes de la tan deseada recuperacion.

Cookies en rankia.com

Utilizamos cookies propias y de terceros con finalidades analíticas y para mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias a partir de tus hábitos de navegación y tu perfil. Puedes configurar o rechazar las cookies haciendo click en “Configuración de cookies”. También puedes aceptar todas las cookies pulsando el botón “Aceptar”. Para más información puedes visitar nuestra política de cookies.

Aceptar