Las amas de casa y el control de la inflación

Hoy me encuentro con un estupendo artículo de una economista que suscribo totalmente. La obsesión de Trichet por manejar la masa monetaria en la eurozona no es nada comparada con la capacidad de la cabeza de familia para contener el gasto. Claro que, hoy día, no hay nada que se le resista a una buena tarjeta de crédito. Por eso ya no quedan amas de casa como las de antes.

Por cierto, el Ministerio de Industria anda mosqueado porque los combustibles en España han subido más que nuestros vecinos europeos. Y por ello han lanzado un portal en el que podemos consultar dónde está la gasolina más barata a nuestro alcance. No deja de ser algo que ya hacían las amas de casa genuinas: la ruta de los supermercados, aunque con la inestimable ayuda de Internet. Si funciona, aplauso para Clos. Eso sí es política informativa y no estaría mal que la idea se extendiera a otros sectores productivos con cierto peso en la cesta de la compra, que bastantes sustos nos da.

Así que aprendamos de la sabiduría económica del ama de casa. Es posible que no haya otra receta.
Accede a Rankia
¡Sé el primero en comentar!

Cookies en rankia.com

Utilizamos cookies propias y de terceros con finalidades analíticas y para mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias a partir de tus hábitos de navegación y tu perfil. Puedes configurar o rechazar las cookies haciendo click en “Configuración de cookies”. También puedes aceptar todas las cookies pulsando el botón “Aceptar”. Para más información puedes visitar nuestra política de cookies.

Aceptar