Más sobre terminología económica

Este contenido tiene alrededor de 13 años
Hace algunas entradas -por qué decir post cuando en castellano contamos con abundantes formas autóctonas de llamar a las cosas- me reía de la terminología médica utilizada comúnmente para explicar la situación económica: el catarrillo de Solbes, la tirita de Montoro, la fiebre infantil de Botín. Y tiene su miga que periodistas empleen jerga de médicos para hablar de temas de los que no son expertos: es como si un chino se pone a traducir un texto que está en inglés para que lo entienda un español. Pero lo cierto es que el resultado parece ser muy pedagógico y, de hecho, uno puede ser buen economista pero mal profesor y peor visionario del futuro. Así que dejemos hacer.

Hay otro grupo de periodistas que prefieren utilizar términos meteorológicos. Algunos llevan ya tiempo definiendo nuestra crisis como una tormenta perfecta: la conjunción de problemas serios en los mercados financieros, inmobiliarios y de materias primas. Ya no podemos apelar a la Ley de Murphy (si algo puede ir mal, irá mal) porque ya no quedan más mercados que desajustar.

Por supuesto, la tormenta tiene su epicentro y coge a unos más cerca que a otros. De nuevo sostengo que, al menos, Cantabria puede disfrutar de un microclima estupendo en el que los datos de coyuntura inmobiliaria, con ser malos, tienden a ser algo más suaves que en otras regiones de nuestro entorno. (Y, por cierto, aprovecho para decir que me parece incomprensible que el Valle de Liébana no aparezca entre las Joyas). Lo digo yo, con Revilla -a su manera- y con Emilio Botín, que, no obstante, reconoce que no nos vendrá mal un buen paraguas estatal -este hombre está irreconocible pidiendo ayuda-. No conviene que vayamos de chicarrones del norte porque se avecina un invierno económico gélido y encima nos han quitado la tarifa nocturna para que ahorremos.

Claro que para tormenta, la que les ha caído a los rusos. Esa sí que ha sido el colmo de la perfección. Y ahora vamos a contarle a los alemanes cómo se remonta una crisis: creciéndose en el campo y manteniendo el tipo. Valga el símil.


Accede a Rankia
¡Sé el primero en comentar!

Cookies en rankia.com

Utilizamos cookies propias y de terceros con finalidades analíticas y para mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias a partir de tus hábitos de navegación y tu perfil. Puedes configurar o rechazar las cookies haciendo click en “Configuración de cookies”. También puedes aceptar todas las cookies pulsando el botón “Aceptar”. Para más información puedes visitar nuestra política de cookies.

Aceptar