Desde hace algún tiempo, los ex-presidentes de las naciones suelen dedicarse a viajar por el mundo para dar alguna que otra conferencia sesuda por encargo. En una de estas grandes ocasiones, alguien ha hecho coincidir a varios ex en Santander para compartir ideas brillantes sobre la política y la economía. A fin de cuentas, las ideas lucen más una vez desposeídos del sillón presidencial.
Está muy bien eso de que personas que han tenido responsabilidades tan altas se reunan para hablar, y si encima se ponen el sombrero de nuestra querida capital, pues a mucha honra. Pero me ha gustado más la declaración de intenciones que se han traído a la Menéndez Pelayo, con ese canto a la sostenibilidad, la erradicación de la pobreza, el paso del diagnóstico a las acciones... Se me saltan las lágrimas. A riesgo de recibir algún toque por demagogo, estoy seguro de que más de uno se pregunta porqué no se inyecta algo de liquidez en las economías más maltrechas de nuestro planeta. Algo habrá sobrado de la sangría financiera que tuvimos la semana pasada, digo yo. Pero no, bastante tenemos con saber que nuestros compatriotas en Cancún no se han resfriado y que ya hemos cumplido con los afectados por los terremotos en Perú. Solidarios que somos, faltaría más.
Y es que seguimos muy cómodos en nuestro paternalista rol de salvavidas. Nos ponemos la camiseta del cerosiete pero criticamos que el 0,7 del PIB español, según datos del Ministerio de Exteriores, salga de aquí vía remesas de inmigrantes. No nos entra en la cabeza que el modelo de bienestar occidental se construye a costa del malestar de otros. Y que la energía que gastamos aquí para vivir bien acondicionados no sale de ninguna churrera mágica, sino que es escasa, sucia y políticamente molesta para nuestros dirigentes. Como para que encima llegue a todo el mundo.

Sirvan estas palabras como desahogo personal, más que como moralina. Al fin y al cabo, los sermones no solucionan problemas.

Accede a Rankia
¡Sé el primero en comentar!

Cookies en rankia.com

Utilizamos cookies propias y de terceros con finalidades analíticas y para mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias a partir de tus hábitos de navegación y tu perfil. Puedes configurar o rechazar las cookies haciendo click en “Configuración de cookies”. También puedes aceptar todas las cookies pulsando el botón “Aceptar”. Para más información puedes visitar nuestra política de cookies.

Aceptar