Hemos empezado fuerte el curso político, con un soniquete de malestar económico que no está siendo fácil de digerir ni por el gobierno ni por los verdaderos afectados, que somos los de siempre.
Como de costumbre, certezas en economía muy pocas. Eso sí, datos estadísticos por un tubo:
  • 2.028.296 parados en agosto, un 2,94% más que en julio. En lo que va de año acumulamos ya 44.000 parados en las listas de las oficinas de empleo. El 40% de los nuevos desempleados vienen del ladrillo y el resto de los servicios. Y la culpa no la tiene sólo el mal tiempo, señor Caldera.
  • Crecemos, sí, pero menos. Al 4% (décima menos que en el primer trimestre). Mientras la zona euro se conforma con un 2,8% también en receso.
  • Detrás de esos síntomas de bajada, se encuentran el consumo y la construcción, en línea de lo que ha pasado con el empleo en sector servicios y sector ladrillo. Hay 600.000 viviendas en construcción (ya veremos quién las compra) pero el aumento en el segundo trimestre es del 4,6% frente al 5,2 del primero.
  • El euribor hoy nos sorprende con un 4,792. El techo parece estar todavía un poco más alto de lo que dicen Almunia, Solbes y Chacón. Mañana nos vemos con Trichet.
  • La inflación se mantiene estable en agosto, al 1,8% en la eurozona y al 2,3% en España. Pero ya sabemos lo que está por venir en invierno, previsiones de petróleo más caro y bienes básicos en alza. Estas previsiones son las que tiene en cuenta el BCE, y no si crecemos más o menos.

Puede que los datos se interpreten a conveniencia pero el murmullo dramático de fondo ya está desatado. Por si fuera poco, el índice de confianza elaborado por el ICO bajó 6 puntos en agosto, por las expectativas tan poco halagüeñas que demuestran tener los mil consumidores encuestados. Un indicador de la incertidumbre que se va a instalando en nuestra economía, como ya va reconociendo Solbes con timidez.

Los gobiernos no deben esperar que Trichet le haga mañana los deberes. Es verdad que la economía va por ciclos y llevamos desde 1994 en la cresta de la ola. Pero también hay problemas estructurales que necesitan ser corregidos, y no precisamente con seis meses de promesas y parches.

Accede a Rankia
¡Sé el primero en comentar!

Cookies en rankia.com

Utilizamos cookies propias y de terceros con finalidades analíticas y para mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias a partir de tus hábitos de navegación y tu perfil. Puedes configurar o rechazar las cookies haciendo click en “Configuración de cookies”. También puedes aceptar todas las cookies pulsando el botón “Aceptar”. Para más información puedes visitar nuestra política de cookies.

Aceptar