Rankia España
Blog In Funds We Trust
2 suscriptores
La inversión colectiva desde una perspectiva apasionada

Yo, robot

Decía Henrik Scharfe que “La robótica no se trata de reemplazar al ser humano, sino de aprender más sobre nosotros mismos. La base de nuestra vida moderna cambia la manera en la que pensamos, nos comportamos y vemos el mundo de manera diferente”.  No cabe duda, las maquinas están aquí para quedarse, pero su empleabilidad es indisociable del factor humano, pues éste no es sólo quien las programa sino por encima de todo quien las interpreta.

 

Cuando se habla de la industria robótica mucho inversor arquea la ceja, lo cual no es más que un epítome gestual fruto de una combinación de escepticismo y conceptualización errónea del producto finalista. Está bastante consensuada la idea de que el boom dará comienzo cuando obtengamos una inteligencia artificial medianamente lograda, una suerte de C3PO en el recibidor, pero ello es confundir automatismo con autonomía. La gran revolución de la robótica pasa por la fabricación de maquinas que coadyuven al ser humano en el desempeño de su labor y el desarrollo de su vida diaria, las llamadas tecnologías asistenciales. Y eso está pasando hoy. Las estimaciones desde luego abruman: si tomamos el Robot Report 2016, vemos que se prevé un crecimiento exponencial de la “robótica de servicios” en los próximos diez años frente a una “robótica industrial” con cifras más modestas, llegando incluso a igualarse en proporción (en la actualidad la industria copa al 80% de los robots en uso). Los datos directos de la International Federation of Robotics (IFR) proyectan para el periodo 2015-2018 unas ventas cercanas a los 35 millones de unidades  de uso personal, una cifra nada desdeñable.

 

 

De la infinidad de posibles aplicaciones en desarrollo (domótica, ocio, transportes, atención al público, etc.) sin duda alguna el crecimiento que mayor interés despierta es el vinculado al sector salud, tal y como corrobora Michio Kaku, científico japonés conocido por ser uno de los principales divulgadores de la materia. Basta el ejemplo del Robot DaVinci, que permite a un cirujano de Houston operar a tiempo real a un paciente en Madrid, o las unidades RP-6 están permitiendo el telediagnóstico en hospitales norteamericanos. 

 

Apostar por el negocio de Salud no es algo nuevo, al fin y al cabo la pirámide poblacional de los países desarrollados mantiene una tendencia creciente de sus franjas superiores en detrimento de las inferiores, la temida pirámide invertida, con personas que viven más años y que están dispuestas a destinar mayores recursos a paliar situaciones de enfermedad, reparar su falta de movilidad o simplemente  salvarse de las dificultades que encuentran en el desempeño de sus labores diarias. Tradicionalmente las carteras toman posiciones al respecto a través dos grandes bloques: biotech y heatlhcare. Descubrimos pues una nueva posibilidad, enfocar nuestra inversión en el sector salud por medio de la robótica. 

 

Como es lógico el mercado se está reinventando de cara a poder aprovechar todos los nichos de mercado que quedan abiertos. Dicho lo anterior, lo cierto es que el reflejo de la industria dentro de las IIC es todavía bastante embrionario, de hecho en la mayoría de casos lo que encontramos son fondos de Renta Variable de amplio espectro que han ido tomando posiciones en empresas ligadas a los robots. Es el caso por ejemplo del Alliance Bernstein FCP American Growth, el MSIF Global Discovery, el BNY Mellon Long-Term Global Equity Fund o el Amundi Equity US Growth . No obstante, disponemos ya de un índice, ROBO Global Index, nutrido con hasta 13 subsectores que abarcan desde la manufactura hasta su integración. Es un primer paso extremadamente importante por tratarse de un benchmark específico, ya que compararse con un tecnológico genérico adolecería de poca precisión y Tracking Error irreal. La misma casa ha desarrollado también un ETF de réplica sintética que expande la capacidad comercial, el ROBO Global Robotics and Automation ETF, con denominación en USD, GBP, CHF o EUR según se prefiera trabajar con o sin cobertura de divisa. 

 

La rebelión de las máquinas es inminente, ¿qué tal incorporar a sus carteras un satellite con alma de Terminator?.


Un fondo para creer: Pictet Robotics

 

SI algo ha caracterizado a la casa PICTET es, entre otras cosas, su acierto a la hora de crear vehículos sectoriales focalizados en nichos concretos de la industria, forma en la cual el inversor puede cerciorarse de tomar posiciones fuera de la ambigüedad que sugieren maximalismos categóricos. Un ejemplo claro lo fue y sigue siendo el Pictet Biotech.

 

En este caso, el fondo lo capitanea Karen Kharmandarian, vinculado a la gestora desde 2004 tras su paso previo por Société Géneralé e Ixis AM. Como no podía ser de otra forma, la distribución geográfica básicamente se circunscribe a EEUU y Japón, tomando el 64% del peso total de la cartera. Si bien es cierto que por protección se han reorientado los pesos hacia compañías value o large-cap como Alphabet, la propia vocación inversora del fondo hace que la principal vía de retornos se busque en la maraña de mid-caps y small-caps, naturaleza growth como el segmento en el que operan.

 

De entre sus principales posiciones destacar Intuitive Surgical, fabricante del mentado Robot DaVinci, Stryker, dueña de la empresa MAKO que desarrolla ortopedia robótica, o Fanuc, líder mundial de brazos articulados.

  1. en respuesta a Comstar
    - Ver mensaje
    #3
    Bartololo

    Sector robótica, sector drones, etc etc

    Son sectores con una perspectiva a largo plazo muy buena, pero que al corto no te aseguran ni mucho menos una buena rentabilidad. Fondo atractivo, novedoso...eso gusta, aunque yo por el momento no entraría.

  2. #1
    Comstar

    El tema de que los robots ayudan es indiscutible.

    El problema es que nuestro sistema económico está diseñado para que el empleo sea el mecanismo de distribución de la riqueza del capitalismo.
    De hecho, si el robot va a usarse en lugar del ser humano, o se disocia el ingreso del trabajo, y se colevtiviza la propiedad del robot, o de lo contrario habrá pocos dueños de robots, y una masa humana enorme desempleada y en miseria.

    Y aunque se idealiza mucho al robot, en realidad hay que recordar cuando llamas y te atiende la computadora y te dice "todos nuestros agentes están ocupados, o digita el número de extensión de la persona que deseas contactar". ¿Acaso alguien odia eso?

    En Japón hay un hotel 100% automatizado. Llegas y un robot te habla y te da instrucciones sobre como usar la pantalla. las maletas te las lleva otro robot, y la habitación tiene otros robots, como por ejemplo el que te apaga la luz cuando le dices. Vas al comedor y oprimes el botón de la comida que deseas y retiras la comida. Como curiosidad está bien, pero es un hotel solitario, como ser naufrago en una isla desierta con una bola marca Wilson para charlar.

    El atractivo del Internet no es para estar aislado, sino para contactar gente. Foros, redes sociales, videojuegos online, fan clubs.

    Por alguna razón siento que habrá negocios automatizados que fracasarán, o serán tan odiados como "todos nuestros agentes están ocupados, espere en línea".

    El problema básico es que las computadoras no saben entender los pensamientos, los sentimientos, ni las necesidades de la gente. Ni siquiera Deep Mind lo hace.

    1 recomendaciones
Se habla de...
Autor del blog
  • Emilio J. Pérez

    Historiador del Arte, Máster en Gestión Cultural por la Escuela de Negocios CEU, Programa Avanzado de Análisis y Asesoramiento de Fondos de Inversión por Financial Mind, Postgrado en Asesoramiento Financiero por la FEBF y Programa Directivo de Planificación Financiera por el IEB. European Financial Advisor por EFPA España y Funds Expert Certificated por Financial Mind. Actualmente es gestor de patrimonios para la División de Ahorro & Inversión del Grupo El Corte Inglés.

Envía tu consulta

Este sitio web usa cookies para analizar la navegación del usuario. Política de cookies.
Cerrar