Rankia España
blog In Funds We Trust
La inversión colectiva desde una perspectiva apasionada

Cogito Ergo Sum

Dijo René Descartes aquello de:

 

“Arquímedes, para trasladar la tierra de un lugar a otro,  sólo pedía un punto de apoyo firme e inmóvil; así yo también tendré derecho a concebir grandes esperanzas si por ventura hallo tan solo una cosa que sea cierta e indiscutible”

 

En clara alusión al célebre Da ubi consistam et terram caelumque movebo (Dame un punto de apoyo y moveré el mundo), el filósofo francés hizo suyo el arrojo para desarrollar el Discurso del Método, una consecución de pautas que permitiera al ser humano abrirse al conocimiento.  En una sociedad de teóricos polarizados entre los Empiristas (que abogaban por la inducción del conocimiento mediantes experiencias sensibles, adeptos ellos de la física) y los Racionalistas (proclives al conocimiento por deducción, claro sesgo matemático), Descartes, militante del segundo grupo, se esforzó por armar a los suyos y ciertamente consiguió, al menos, obtener con el “cogito, ergo sum” su primera afirmación cierta e indiscutible. Aún minucioso y concienzudo, sabía que cualquier búsqueda de la verdad debía de partir (paradójicamente) de la duda, en concreto de la llamada “duda metódica”. Quisiera yo ahora centrarme estrictamente en el hecho de cuestionarnos las cosas como primer paso hacia la claridad.

Ojalá pudiere, cual moderno Prometeo, dar “El Método” para invertir, pero la complejidad del proceso lo hace cuasi imposible, diría que del todo. René incidía mucho en “Evitar […] no comprender nada más en mis juicios que lo que se presentase tan clara y distintamente en mis juicios que no tuviese ocasión alguna de ponerlo en duda”. Resulta fácil la deducción: “Los seres humanos somos mortales” – “Galileo es un ser humano” – “Galileo es mortal”, y no tanto “Las Acciones en Bolsa a la larga siempre suben” – “Terra es (era) una acción en Bolsa” – “Terra a la larga siempre sube”. De nada sirven aquellas deducciones cuyas premisas no sean incuestionables, ¿vemos la evidencia?. Parece que pese a los continuados bofetones de realidad nos seguimos afanando por mantener ciertas estructuras ideológicas sobre vigas de papel. Estamos acostumbrados a la falibilidad de verdades patrias (“Invierte en vivienda que el precio de la vivienda nunca baja”, hasta que bajó) y globalizadas (“El petróleo es escaso y cada vez será más caro”, hasta que el WTI se columpiaba sobre los 24 $) pero nunca escarmentamos.

La radicalidad sería pues hacer como hizo Pioneer Investments hace dos años publicando un estudio por el cual se ponía en jaque la Teoría de Carteras de Markowitz, algo así como llegar al Concilio Vaticano y realizar una enmienda a la totalidad del Antiguo Testamento. Se argumentó con bastante razón que la Teoría necesita de unas premisas que en la actualidad rara vez se cumplen, por un lado la inconsistencia de la desviación típica, que fluctúa según los intervalos de tiempo, y por otro la dinámica de correlación que cada vez está más difuminada, todo lo cual deviene en un cálculo del riesgo infravalorado.

¿Tenía razón la gestora italiana? Puede que sí, admito que no es la primera voz que he escuchado crítica con la MTP, lo cual no ha supuesto que se haya dejado de estudiar. De hecho Descartes llegó cuestionarse incluso si las matemáticas eran ciertas o simplemente un engaño en lo que se dio en llamar la “duda hiperbólica” (más conocida como Genio Maligno).  Aún con ello, dicha duda no era un impedimento ni una excusa para volverse escéptico, sino más bien una prebenda y motivo para dar un paso adelante en busca del resultado correcto. Así, actitud proactiva a los cambios, sobre todo en alerta ante los convencionalismos, es estricta necesidad de supervivencia en los mercados.  Y en la vida.

 

UN FONDO PARA CREER: CHARLEMAGNE MAGNA NEW FRONTIERS FUND

Una de las creencias más establecidas en el sector es pensar que la inversión en Países Emergentes se circunscribe a “X” naciones predefinidas, a lo sumo nos sacamos de la manga hace años aquello de los BRICS para destacar a las primeras espadas del pelotón. En este caso nos interesará romper el molde y empezar por la cola.

Charlemagne Capital nació en el año 2.000 y hace poco más de un mes entró a formar parte del conglomerado de inversión Fiera Capital Corporation, gigante canadiense líder en Asset management independiente. Charlemagne se especializó desde sus orígenes en productos emerging y frontier, tanto equity como fixed income, y aplica una estrategia bottom-up con un stock-picking ponderado por riesgo

Nuestro fondo en cuestión es uno de los mejores exponentes de la Renta Variable Países Frontera, definiendo los “países frontera” como aquellos protoemergentes (Ucrania, Rumanía, Trinidad y Tobago,…) en los cuales el riesgo es más elevado pero por ende también los retornos esperados. Prefiere Small y Mid-Cap, siempre bajo un estilo Growth (cierto es que en estos lugares no abundan los Blue Chips) y una filosofía long-only. Quizás lo que más me gusta del producto sea su comparación con el índice de referencia (MSCI Frontier Markets), dado su coeficiente de determinación significativamente bajo (57,42) y su Alpha a tres años significativamente alto (8,17). ¡Más que merecidas las cuatro estrellas que Morningstar le otorga!

  1. #1
    Nega16

    Oye, vale muy bonito el articulo , citando a maestro antiguos, pero te voy a hacer ciertas puntualizaciones, porque hay cosas que chirrían ahí.

    Te lo digo por experiencia, yo opero correlaciones y desviaciones estadísticas. Mayor certeza sobre que las correlaciones ( no se a que correlaciones te refieres pero da igual ) entre algunos activos se mantiene en el tiempo son sus datos estadísticos. No hay mayor rigor que este. Lo mismo con las distribuciones uniformes y su varianza. En esto ultimo, no hay ni donde elegir. El Descartes que tu mencionas no tragaría esta opinión del fondo italiano, y ante la duda optaría por los datos estadísticos a lo largo del tiempo, como principio de certeza.

    A estas alturas de matemáticas, que lo correcto y la razón de verdad de las matemáticas , es que solo hay una posible y además la que se elige es la única, esta pasadito y caduco. Mucho ha llovido desde entonces y estamos ante un mundo y unas matemáticas un poco mas complejas y desarrolladas y variadas.

    Y también sus aplicaciones

    Un saludo

  2. Ver mensaje
    #2
    Emilio J. Pérez

    Buenos días Nega16:

    Aplico el condicionante "Puede" a la hora de citar los comentarios de Pioneer, no doy por sentada su valía, ya que lo que me interesa no es negar la MTP sino aflorar el espíritu de la duda incluso en los preceptos más básicos, quédate con el fondo y no con la forma. Tu razonamiento, no exento de argumentos, debieras pues de trasladárselo a los italianos.

    Volviendo a Descartes, el traza su búsqueda de la verdad mediante la matemática, pero la hipótesis de la duda hiperbólica, que es un precepto necesario para su teoría, pone interrogantes hasta el 2+2=4. Precisamente partiendo de ahí su intención es demostrar matemáticamente la verdad y realidad de las cosas. Como buen racionalista antes se agarra a la tabla de multiplicar que a la probeta.

    Gracias por el comentario,

    Un saludo

  3. Ver mensaje
    #3
    Nega16

    No me he explicado bien, tampoco lo has escrito muy claro, da a interpretaciones y el lio de siempre de los nombres y a que se refieren. El articulo da a entender que las correlaciones no funcionan como antes ni la desviación típica, lo que tu escribes se puede interpretar asi. Seguramente no es la critica del MTP, que no se ni lo que es, pero tiene pinta de ser una cartera de acciones y bonos, y un lugar de correlaciones para bajar el riesgo, supongo que a eso se refiere con los términos correlaciones y desviación típica, entre esos activos de cartera. Es el problema de si la diversificación estaba sobrevalorada o no, con lo cual yo también creo que esta y estaba sobrevalorada para controlar el riesgo y que es algo que sigue ahí como un tópico, cuando el mercado ha cambiado. En eso estoy de acuerdo en tu articulo, pero al mencionar solo los conceptos de correlacion y desviación tipo se produce la confusión, que creo es de interpretación de lo que quieres decir- En si una correlación como la del oro y el dólar sigue igual y es un dato, o la del cad y el aud y el petróleo. Es algo medible, y yo las opero y siguen igual. La de acciones o bonos en base a una diversificación para bajar el riesgo de una cartera es otra cosa, esta tomada unos datos y porcentajes para llegar a un fin, y se adopta un coeficiente,
    eso con la crisis del 2007, fue un camelo que dejo a mucha gente viendo como todo que debería no estar correlacionado en su cartera en esos momento si lo estaba. Hasta ahí todo de acuerdo.

    Pero es en una aplicación del concepto de correlación, no en el termino en si de la correlacion, que son cosas distintas, Ya te digo que es medible. Lo mismo pasa con un conjunto de resultados con componentes aleatorios formando una campana de gauss y la medición de su varianza o desviación típica. Es un dato objeto, no varia con el tiempo, sino esta en relación con el conjunto de la distribución, que será uno u otro en la fecha que se tomen los datos. No se entiende esa expresión como la escribes, la varianza sobre lo que se basa la desviación esta intimamemnte birelacionada en el tiempo con lña distribución uniforme y la media de los datos levantados, no puede tomarse varianzas actuales sobre distribuciones pasadas. Asi que no pueden variar en el tiempo. No se entiende.

    Bueno si Descartes siempre duda, forma parte de su aportación, la duda como forma tambien de pensamiento, y no comulga con verdades dadas o mundos paralelos que pilotan la vida por decreto. Crea la sociedad moderna y quizás la ciencia con esa actitud, de la que es pionero. Pero respecto a la verdad no le interesa, solo le interesa tener la certeza de que exista una verdad determinada, que es algo distinto
    . La verdad en si se la trae al pairo, le interesa mas el método que la da esa certeza de que ha encontrado algo verdadero, que es algo distinto que la Verdad con mayúsculas.

    Bueno, entretenido debate,

    No es habitual aquí, que todo es comulgar con verdades establecidas, sin poner un pero.

    Un saludo

  4. Ver mensaje
    #4
    Nega16

    Como información, te digo que el éxito de la matemática y la ciencia del siglo XX, aunque esto es opinable, pero esta asumido por los grandes, respecto a otros siglos yace en que ambas tienen un sentido religioso, con una creencia en un mundo trascendente invisible y perfecto que nos controla de una forma inexpresable, pero sobre el que parece que no ejercemos ninguna influencia. Esto no es muy descartiano ni de los siglos posteriores a Descartes.

    Aunque el mapa y el territorio pueden servir para fines distintos.

  5. #5
    E.delvalle

    Un artículo bien escrito y claro en su contenido y en su finalidad. Un baile entre inducción y deducción.

    Me ha recordado mucho, en la intención que mueve al mensaje, a ese libro tan recomendable de Mandelbrot "FRACTALES Y FINANZAS: UNA APROXIMACION MATEMATICA A LOS MERCADOS" de padre de la matemática fractal BENOIT MANDELBROT y la colaboración de R.L. HUDSON. Y de alguna forma también a lo desarrollado por el filosofo y antigurú Nassim Taleb en su celebre "El Cisne Negro, el impacto de lo altamente improbable".

    Salud

Autor del blog
  • Emilio J. Pérez

    Historiador del Arte, Máster en Gestión Cultural por la Escuela de Negocios CEU, Programa Avanzado de Análisis y Asesoramiento de Fondos de Inversión por Financial Mind, Postgrado en Asesoramiento Financiero por la FEBF y Programa Directivo de Planificación Financiera por el IEB. European Financial Advisor por EFPA España y Funds Expert Certificated por Financial Mind. Actualmente es gestor de patrimonios para la División de Ahorro & Inversión del Grupo El Corte Inglés.

Envía tu consulta

Este sitio web usa cookies para analizar la navegación del usuario. Política de cookies.
Cerrar