Rankia España Rankia Alemania Rankia Argentina Rankia Chile Rankia Colombia Rankia Italia Rankia México Rankia Perú Rankia Polonia Rankia Portugal Rankia USA
Acceder

Gestión del riesgo personal de COVID

EDITOR's CHOICE
La gestión del riesgo es necesaria en todos los aspectos de la vida, y eso incluye la salud personal. La irrupción de la pandemia disparó nuestro riesgo sanitario y el riesgo continúa siendo alto para muchos. Creo que a estas alturas la mayoría estará de acuerdo en que poner nuestras vidas en manos del gobierno o de la Organización Mundial de la Salud puede no ser muy buena idea.

1. Mis credenciales

Comencé mi carrera científica investigando un virus a principios de los años 80. Era un interesante bacteriófago llamado phi29. Después obtuve mi doctorado en Bioquímica y Biología Molecular y procedí a adquirir, a lo largo de las siguientes décadas, un buen conocimiento de microbiología, genética, inmunología, cáncer y neurobiología, realizando investigaciones sobre esos temas en tres países.

Fue con ese conocimiento que di la alerta sobre una nueva epidemia susceptible de convertirse en pandemia el 31 de enero de 2020 con el artículo: "Escenarios y consecuencias de la pandemia de coronavirus de Wuhan". El artículo describe tres posibles escenarios, y cómo protegerse de la pandemia, un mes entero antes de que la mayoría de los gobiernos hicieran algo al respecto. El resultado final ha estado entre el escenario intermedio y el peor que consideré. Muchos de mis lectores pensaron que estaba siendo muy alarmista. Si yo hubiera estado al mando, o fuera el principal asesor de los responsables, habría manejado la pandemia de forma muy diferente, quizá salvando decenas de miles de vidas y reduciendo los daños económicos. Hablamos mucho de resiliencia, pero en la primera prueba seria en décadas hemos demostrado mucha más fragilidad de la que esperábamos.

El 25 de febrero de 2020, dos semanas antes de que nuestro gobierno hiciera algo sobre la pandemia que se avecinaba, y antes de que se descubriera el virus en España (ya estaba aquí), publiqué mi última advertencia: "Coronavirus Escenario 2: Enemigo a las puertas". En ella advertía que el virus se transmitía por el aire (aerosoles), cinco meses antes de que nuestro gobierno lo reconociera, y 14 meses antes de que lo hiciera la OMS. También dije que la erradicación de la enfermedad era ya casi imposible, por lo que era probable que la enfermedad se hiciera endémica. Algo que fue reconocido por España en enero de 2022.

El 20 de abril de 2020, antes de que el tema fuera ampliamente discutido por los medios de comunicación, analicé las pruebas que apuntaban a una liberación accidental desde el Instituto de Virología de Wuhan: "Posible liberación del coronavirus de un laboratorio chino". Esa fue mi opinión en su momento, cuando era impropio decirlo, y es mi opinión hoy.

Esas son mis credenciales. Lo vi venir. Sabía lo que iba a pasar. Entendía la naturaleza de la enfermedad. No podía hacer mucho más que advertir a mis lectores, familiares y amigos. No ha habido víctimas del COVID entre mis allegados y me gusta pensar que escucharme les ayudó a mantenerse a salvo. Observé con horror cómo la pandemia se desarrollaba como un choque de trenes a cámara lenta. Vamos a sufrir las consecuencias sociales y económicas durante años.

2. La naturaleza de la enfermedad

Existen dos tipos de inmunidad: la inmunidad innata y la inmunidad adquirida (adaptativa). Cuando nos enfrentamos a una nueva enfermedad infecciosa que no está relacionada con ninguna enfermedad o vacuna que hayamos tenido antes, sólo la inmunidad innata puede ayudarnos. La inmunidad innata es fuerte en los niños muy pequeños y prácticamente inexistente en las personas muy mayores, ya que decae con la edad y la inmunosenescencia. Esto nos lleva a la naturaleza del problema.

El SARS-CoV-2 no es la causa de la COVID. La causa de la COVID es una reacción inadecuada del sistema inmunitario a la infección por el SARS-CoV-2. Esto se demuestra por la enorme cantidad de personas infectadas asintomáticas, y por la infección crónica sin efecto deletéreo de las personas inmunodeprimidas. Véase, por ejemplo: "Long-Term Evolution of SARS-CoV-2 in an Immunocompromised Patient with Non-Hodgkin Lymphoma", sobre un paciente infectado durante más de 6 meses.

No es el virus lo que te llevará al hospital, sino la incapacidad de tu sistema inmunológico para manejar adecuadamente la infección. La reacción inadecuada a la infección se debe a que es una enfermedad nueva, por lo que debe ser tratada por la inmunidad innata. El cuerpo puede soportar una enorme carga viral sin desarrollar síntomas. Esto se sabe gracias a la existencia de supercontagiadores asintomáticos. Sin embargo, la falta de una reacción adecuada de la inmunidad innata puede dar lugar a fuertes respuestas inflamatorias y de citoquinas que pueden matar al paciente. Por eso los pacientes con COVID en el hospital son tratados con corticoesteroides que son inmunosupresores, además de ser antiinflamatorios.

El Omicron es unas 10 veces menos peligroso que las variantes anteriores porque es  predominantemente un residente del tracto respiratorio superior, con menos probabilidades de desencadenar una fuerte reacción inmunológica inadecuada. A cambio, hay menos personas asintomáticas, ya que la mayoría de los infectados desarrollan síntomas similares a los del resfriado. Esta es la primera ola que podemos cabalgar con un nivel de riesgo aceptable. Pero esa es una decisión personal.

En cuanto a la naturaleza de la enfermedad, he tenido que enfrentarme a tres mitos sucesivos sobre los virus respiratorios. El primero fue la idea de que la llegada de la estación cálida ayudaría con la enfermedad al evitar las olas durante el verano. Aunque no se sabe exactamente por qué algunos virus muestran una fuerte estacionalidad, parece ser una combinación de factores ambientales, comportamiento humano e inmunidad de grupo temporal ligada al ciclo anual. Con una población mayoritariamente sin defensas no había nada que pudiera evitar una ola de verano, y así lo dije en mayo de 2020 antes de que tuviera lugar durante ese verano en España, para consternación de nuestra industria turística. Es posible que el SARS-CoV-2 tarde unos años en desarrollar una estacionalidad similar a la de la gripe. La fuerte ola navideña de Omicron en Europa es un paso en esa dirección.

Otro mito era la inmunidad de grupo. Nunca me creí la idea de que esto se aplicara a un virus de ARN que muta rápidamente. Además, la experiencia con los otros cuatro coronavirus humanos es que la gente puede infectarse cada año. Estos virus no inducen una inmunidad duradera. No pude entender cómo países enteros desarrollaron su estrategia en torno a ese falso concepto. En España era claramente otra mentira del gobierno para convencer a la gente de que se vacunara, porque esto es bien conocido por los expertos. Nuestro gobierno dijo que el problema se acabaría si llegábamos al 60% de vacunación. Ningún "experto" se atrevió a contradecirles en público. Pasamos del 80% de vacunación y luego tuvimos la mayor oleada de la pandemia.

El tercer mito es que los virus evolucionan para causar menos daño al huésped. Cualquiera que haya leído el excelente y profético libro de 2014 "Spillover", de David Quammen (muy recomendable), sabe que a los virus no les importa el bienestar de su alimento:

"La primera regla de un parásito de éxito... [no es] 'No mates a tu huésped'. Es: 'No quemes tus puentes hasta después de haberlos cruzado'".

El VIH lleva con nosotros más de 60 años, y sigue siendo casi 100% letal, porque el tiempo medio de supervivencia sin tratamiento es de 11 años, lo que proporciona al virus amplias oportunidades para cruzar sus puentes. Nada garantiza que las futuras variantes del SARS-CoV-2 sean menos dañinas. Dicho esto, la evolución probable del SARS-CoV-2 es la de causar menos daño porque para superar a otras variantes el camino lógico es migrar al tracto respiratorio superior, como ha hecho Omicron, para ser más contagioso. Las infecciones del tracto respiratorio superior suelen ser menos peligrosas que las del tracto respiratorio inferior.

3. Mi experiencia personal

Me vacuné completamente con Pfizer en junio de 2021, mi estrategia fue tener mis niveles de vitamina D muy altos e infectarme de Omicron mediante una relajación de las medidas preventivas en medio de la fuerte ola de las pasadas navidades. No podía infectarme a propósito porque no vivo solo y no es una decisión que se pueda tomar por otras personas, ya que hay riesgos importantes. Pero si dejas que los jóvenes hagan lo que quieran, lo traerán a casa. Desarrollé mis primeros síntomas el 5 de enero. Estaba tomando vitamina A, C y D, y empecé a tomar Polaramine (antihistamínico) para reducir mi respuesta inmunitaria. Como he dicho, el principal problema es el sistema inmunitario, no el virus. También estuve haciendo gárgaras con Listerine y también con agua oxigenada diluida cada pocas horas para reducir la carga viral cerca de su centro de acción. Cuanto menor sea la carga viral, menor será el riesgo. A pesar de ello, cuando la infección estaba remitiendo, tuve la tensión arterial elevada durante unos días, junto con fatiga. Creo que la presión arterial elevada se debía a una disminución de los niveles de oxígeno en la sangre, pero no me lo hice revisar porque el sistema de salud estaba bajo mucha presión y yo ya sé cómo reducir mi presión arterial mediante el ayuno intermitente y el ejercicio. Mis síntomas desaparecieron por completo en dos semanas y ahora estoy completamente recuperado e inmunizado de forma natural.

En ningún caso debe interpretarse esto como una recomendación para contagiarse voluntariamente de COVID. Es una enfermedad peligrosa. Todo adulto responsable debe gestionar su riesgo para su salud como cualquier otro aspecto de su vida. Esto se discute en la sección 5 más adelante. Y es muy importante que, si te contagias de COVID, te asegures de que no infectas a nadie, siguiendo las instrucciones de cuarentena recomendadas por las autoridades sanitarias.

Para mí la historia del COVID se ha terminado. Mantendré mis niveles de vitamina D altos entre los equinocios y el solsticio de invierno y no me pondré más dosis de vacuna, independientemente de lo que digan los "expertos", nuestro gobierno o la OMS.

4. Las vacunas de ARN

Las vacunas de ARN tienen un nivel de riesgo que sería inaceptable en otras circunstancias. Tienen un nivel de toxicidad importante. La plataforma de nanopartículas lipídicas que utilizan es muy inflamatoria, lo que podría estar relacionado con los efectos secundarios de la vacuna, pero es necesaria para su acción inmunológica. Las personas que mueren a causa de la vacuna pueden hacerlo muy rápido. Un amigo mío es farmacéutico, y tuvo una persona de 35 años que llegó a su farmacia el mismo día de su vacunación sintiéndose muy mal, muriendo al día siguiente. Algunas de las muertes se han relacionado con la trombocitopenia, un bajo recuento de plaquetas en la sangre. En la mayoría de los casos, las muertes tras la vacunación afectan a personas ancianas y frágiles, a menudo con patologías previas. El patólogo jefe de la Universidad de Heidelberg, Peter Schirmacher, instó a que se realizaran más autopsias a las personas recientemente vacunadas que fallecieron y fue duramente criticado por una sugerencia tan razonable. Está claro que las autoridades quieren restar importancia a los riesgos de la vacunación.

El número de muertes por la vacuna es muy bajo, alrededor de 8 por millón, mucho menos que el número de muertes por COVID, e incluso mucho menos que las muertes naturales esperables. Sin embargo, el pequeño riesgo de morir no es el único riesgo de las nuevas vacunas.

No me gusta la naturaleza ARN de estas vacunas. El número de nanopartículas lipídicas que contienen ARN modificado en una sola inyección es enorme, del mismo orden de magnitud que el número de células de nuestro cuerpo. En lugar de llegar a la mucosa, como el virus, se distribuyen de forma desigual por todo el cuerpo a través de los sistemas linfático y circulatorio (el hígado parece ser un objetivo preferente), donde se introducen en las células equivocadas y las marcan para su destrucción por los linfocitos T citotóxicos. La cuestión del tropismo tisular inadecuado de la vacuna COVID y sus problemas de seguridad rara vez se plantea. Desde el principio temí que con el tiempo muchas personas pudieran desarrollar enfermedades autoinmunes a causa de ella, y ya está ocurriendo: "New-onset autoimmune phenomena post-COVID-19 vaccination".

Contraer una enfermedad autoinmune por la vacuna es para toda la vida y mucho peor que el COVID para la mayoría de las personas. Uno puede desarrollar una enfermedad autoinmune por la vacuna años después de recibir la inyección. Cada inyección adicional aumenta el riesgo. Existe una falsa sensación de seguridad en las personas que acuden a recibir dosis adicionales.

No tiene sentido vacunar a los niños (con algunas excepciones) porque no les ayuda y no ayuda a la sociedad. El riesgo de desarrollar efectos futuros es inaceptable a esa edad. Las vacunaciones repetidas con vacunas de ARN probablemente tengan más efectos negativos que positivos. Los ancianos podrían necesitar vacunas anuales para controlar su mucho mayor riesgo. Esperemos que en el futuro se desarrollen vacunas mejores y más seguras.

5. Gestión del riesgo personal de COVID

La gestión del riesgo es el proceso de identificación y evaluación de los riesgos, y el desarrollo de estrategias para reducir y gestionar los riesgos identificados. Las estrategias para gestionar el riesgo incluyen evitar el riesgo, reducir su efecto negativo y aceptar algunas o todas sus consecuencias. La aversión al riesgo puede no ser la estrategia óptima si supone un gran coste de oportunidad. Ser un adulto responsable significa aceptar la responsabilidad de gestionar los riesgos de la vida. Transferir esa responsabilidad a un gobierno o a una organización puede no ser una buena manera de gestionar algunos riesgos.

En el caso del COVID, la gestión del riesgo indica que la mejor estrategia para cualquier adulto es vacunarse para tener cierta inmunidad adquirida cuando contraiga la enfermedad. El riesgo de la vacuna es miles de veces menor que el riesgo de infección para cualquier persona mayor de 45 años. Sólo las personas mayores estúpidas se enfrentan a la infección sin haberse vacunado con las dos dosis. Una cierta inmunidad adquirida gracias a la vacuna es mucho mejor que ninguna. Una verdadera diferencia de vida o muerte para muchos.

A no ser que uno esté dispuesto a vivir como un ermitaño, todos debemos aceptar que tarde o temprano nos infectaremos por el SARS-CoV-2, de la misma manera que todos nos resfriamos y pasamos gripes. Las personas muy ancianas y frágiles, así como las que padecen patologías serias, podrían querer retrasar ese momento todo lo posible y seguir vacunándose cada invierno si perciben que hay que evitar a toda costa el riesgo de contraer el COVID.

Para el resto, sobre todo para los menores de 65 años sin condiciones previas, hay muchas opciones para gestionar el riesgo de COVID:

A) Antes de contagiarse

  • Mantened siempre altos vuestros niveles de vitamina D. Es un regulador muy importante del sistema inmunológico. Tomar el sol durante un tiempo limitado 3-4 veces a la semana es la mejor manera. Tomad suplementos y/o incluidla en la dieta (pescado azul, hígado de bacalao) cuando no se pueda tomar el sol.
  • Llevad un estilo de vida saludable. Reducid vuestro peso, haced ejercicio regularmente, seguid una dieta saludable y dormid lo suficiente. La privación del sueño perjudica al sistema inmunitario, al igual que la nutrición insuficiente.
  • Considerad la posibilidad de resetear vuestro sistema inmunológico mediante 2-3 días de ayuno una o dos veces al año, pero no os infectéis durante el ayuno. Muchas células inmunológicas inútiles se eliminan durante el ayuno profundo, lo que agudiza nuestra respuesta inmunológica.
  • Elegid cuándo infectaros. El efecto máximo de la inyección de la vacuna se obtiene a las 2-3 semanas, y luego empieza a decaer y en sólo dos meses se reduce mucho. Algunos padres solían exponer a sus hijos a la varicela para asegurarse de que estaban protegidos pasando la forma leve de la enfermedad durante la infancia.

B) Una vez que os contagiáis

Si presentáis síntomas y sospecháis que tenéis COVID, o dais positivo, hay muchas cosas que podéis hacer para reducir el riesgo.

  • Tomad mucha vitamina D, C y A, y bebed mucho líquido. También son útiles los suplementos que contienen zinc y selenio.
  • Aclaraos la garganta (gárgaras) con un antiséptico cada pocas horas para reducir la carga viral. Una solución de agua oxigenada al 1-1,5% también funciona bien, ya que ataca las proteínas de la membrana viral.
  • Tomad Polaramine (2 mg dos veces al día) o algún otro antihistamínico para reducir el riesgo de una respuesta inmunológica inadecuada. Leed el prospecto para saber si podéis tomarlo con seguridad o seguid las instrucciones de vuestro médico.

Hay varias otras recomendaciones que se pueden seguir, pero estas son medidas inocuas que pueden ayudaros.

Como ya he dicho, esto no es una recomendación para infectarse voluntariamente con COVID. Es una enfermedad grave con consecuencias potencialmente letales. Cada uno tendrá que gestionar su propio riesgo. El comportamiento de vuestro sistema inmunológico en el pasado os da una pista importante. Las personas que suelen pasar las enfermedades respiratorias infecciosas con poco problema tienen muchas mejores perspectivas. Mi respuesta a dichas enfermedades es mediocre. De las cuatro personas en casa que se infectaron, mi caso fue el peor. Pero no necesité de ningún tratamiento médico.

Responsabilízate de tu propia salud y deja de escuchar al gobierno para que te diga lo que tienes que hacer. El gobierno no es tu amigo. Nunca lo ha sido y nunca lo será.

120
¿Te ha gustado el artículo?

Si quieres saber más y estar al día de mis reflexiones, suscríbete a mi blog y sé el primero en recibir las nuevas publicaciones en tu correo electrónico.

  • gestión del riesgo
  • Coronavirus (COVID-19)
  1. en respuesta a Knownuthing
    -
    #100
    17/02/22 18:56
    Saludos Know;

    Desde todo el respeto y admiración que te tengo.
    https://corona2inspect.net/
    Gracias por tu trabajo ,como siempre.
  2. en respuesta a Paaskinnen
    -
    Top 100
    #99
    17/02/22 18:36
    Efectivamente, todo apunta a que afortunadamente el COVID ha evolucionado a una forma más contagiosa y menos peligrosa, lo cual es una excelente noticia. Ya se apuntaba a ello por el efecto que tuvo en Sudáfrica donde se detectó, y donde el índice de vacunación es muy bajo.

    Como ya dije en mis artículos de principios de 2020, era prácticamente seguro que si no se conseguía detener al principio, la pandemia se convertiría en una enfermedad endémica con epidemias anuales como la gripe. Quien piense que no va a contagiarse, que se lo vaya replanteando. En unos años esencialmente todas las personas vivas la habrán pasado al menos una vez. Tenemos un quinto coronavirus humano y ha venido para quedarse. Será una causa más de mortalidad para la población mayor o debilitada. Hay que irlo asumiendo y pasar página. Muchas de las reacciones de los gobiernos, como la de Trudeau en Canadá con los camioneros, no hacen más que empeorar las cosas. Que se vacune quien quiera y que lleve mascarilla quien quiera. Ambas son útiles para parte de la población, pero no para todos. Seguir fastidiando a la población y al turismo indicaría que hay otros motivos que no se cuentan.
  3. en respuesta a Benitrox
    -
    Top 100
    #98
    17/02/22 18:26
    ¿En serio, Benitrox? ¿Un informe de microscopía óptica de la vacuna realizado por un graduado en estadística y decorado con la medalla de San Benito?

    En fin, Serafín...
  4. en respuesta a Ignatiuso
    -
    Top 100
    #97
    17/02/22 18:18
    Ignatiuso, de acuerdo en que no nos entendimos, ahora veo lo que querías decir.

    Yo tiendo a ser muy escéptico y a tratar de cuantificar las cosas aunque sea a ojo de buen cubero, con órdenes de magnitud. No me valen las estadísticas basadas en N=1 (en este caso, los casos conocidos personalmente). Todos sabemos que el COVID tenía una mortalidad muy alta porque en la primera ola se pudieron infectar un 10% de la gente, y las funerarias estaban tan desbordadas que en Madrid tuvieron que convertir el Palacio de Hielo en morgue improvisada. Todos sabemos que entre Enero y Octubre de 2021 se vacunó un 80% de la población y aquí nadie ha visto que se produjera una mortalidad llamativa. Una de dos, o estamos ante una conspiración a nivel mundial inusitada o la vacuna tiene una mortalidad de al menos dos órdenes de magnitud menor que el COVID. Yo me quedo con la segunda. Y eso me vale para vacunar a la gente de alto riesgo frente al COVID.

    Los datos inexplicados es porque no se conoce la explicación, no porque la explicación sea la que uno piensa. Y hay que tener mucho cuidado con la falacia de la falsa dicotomía, cuando el problema no tiene solo las dos soluciones opuestas que se plantean, sino que hay otras posibles que no se consideran.
  5. en respuesta a Paaskinnen
    -
    Top 100
    #96
    17/02/22 18:02
    Paaskinnen, estoy de acuerdo con mucho de lo que dices, pero en mi opinión las vacunas de ARNm sí son vacunas, independientemente de que sean mejores o peores. Una vacuna prepara al sistema inmune para reaccionar mejor contra un agente infeccioso. Idealmente una vacuna previene la infección, pero esto no tiene por qué ser así, y hay muchas vacunas que no lo hacen. Mi hija fue vacunada de pequeña en USA contra la varicela. Mi hijo no, porque en España entonces no se vacunaba. Cuando mi hijo contrajo la varicela, mi hija también se contagió. Pasó una forma extremadamente suave, sin pústulas en la cara y muy poco picor. Yo me alegré porque así quedaba mejor protegida contra la enfermedad en adultos que es mucho más seria. Es un ejemplo de que muchas vacunas hacen lo mismo que las de ARNm y sí se consideran vacunas. Mi opinión es que las vacunas de ARNm contra el COVID son malas vacunas, pero vacunas al fin, puesto que producen una respuesta inmune pre-existente a la infección que confiere cierto grado de protección frente a la enfermedad.
  6. en respuesta a Karlo 1
    -
    Top 100
    #95
    17/02/22 17:50
    Karlo, no he seguido la vacuna Hipra, por lo que no te puedo contestar. Sin embargo el problema subyacente es el mismo. Las vacunas requieren de un periodo de prueba muy largo para conocer los efectos a medio y largo plazo. El obviar esos tiempos incrementa el riesgo. La mayoría de las vacunas finalmente no resultan aprobadas. En el caso del COVID a la mayoría de las vacunas se les ha permitido un uso de urgencia salvo razones políticas (vacunas rusas, chinas). Ninguna resulta fiable, porque ninguna ha pasado los requisitos que normalmente se les exigen a las vacunas.
  7. #94
    16/02/22 14:22
    Una de las preguntas que más se ha repetido con la variante Ómicron es la de si se trata de una versión del virus menos patogénica que las anteriores, o bien, gracias a la "vacunación" masiva de la población, su impacto en cuanto a letalidad se ha visto aminorado. Dicho a modo de slogan: "¿Es la variante Ómicron más leve o nosotros somos más fuertes?".
    Los datos referidos al virus tienden a apuntar que Ómicron es "más suave" que Delta, básicamente porque tiene un sitio de furina menos optimizado y con una menor capacidad de formar sincitios "in vitro", y esto se correlaciona clínicamente con una virulencia menor. Además su capacidad de fijación en las mucosas respiratorias altas es mayor que la de unirse a la de las vías bajas, cuya inflamación tiene consecuencias clínicas peores.
    Pero, ¿no pudiera ser que la aplicación de inoculaciones de preparados de RNAm a una parte mayoritaria de la población en la etapa Delta (y anteriores) haya conseguido minimizar el impacto de la variante Ómicron (en cuanto a gravedad y muertes se refiere; ya se ha visto que no en cuanto a limitar los contagios)?.
    Para tratar de responder a esta pregunta he recurrido a los datos oficiales de Sanidad, examinando dos periodos que me han parecido representativos: el que va del 18-X-21 al 12-XII-21 (que he llamado "periodo Delta") y el que va del 6-XII-21 al 30-I-22 (que he llamado "periodo Ómicron"). Aunque hay un pequeño solapamiento en las fechas, esto creo que no invalida los resultados obtenidos.
    No he tratado de analizar todos los datos de todos las franjas de edad, sino que me he centrado en el grupo de más de 80 años, en el que la letalidad global es mayor, pero también el beneficio de los preparados de RNAm en cuanto a su reducción.
    Pues bien, en el periodo Delta, la tasa de letalidad en "vacunados" fue del 5.12%, en tanto que la misma tasa en "no vacunados" del periodo Ómicron alcanzó el 3.78%. Esta diferencia fue estadísticamente significativa.
    Es decir, en la población más anciana, la variante Delta fue más mortífera, pese al uso preventivo de preparados de RNAm, que la Ómicron sin ellos. Esto es una clara sugerencia de que Ómicron es más leve, no que nosotros seamos más fuertes. El gran número de fallecidos de la ola Ómicron, superior a los de la Delta, no invalida esta conclusión. Simplemente refleja que la cantidad de infectados por Ómicron ha sido extraordinariamente elevada. 

  8. #93
    12/02/22 21:51
    Informe Campra 
    https://www.dropbox.com/s/6kgt4bjt0eyhxlu/IDENTIFICACI%C3%93N%20DE%20MICROTECNOLOG%C3%8DA%20Y%20PATRONES%20ARTIFICIALES%20EN%20VACUNA%20PFIZER.pdf?dl=0
    a partir de leer este informe de hace ya unos meses cambiará vuestro punto de vista de las inoculaciones. 
    Han aparecido , despues de este primer informe, informes similares en Alemania, Chile, Argentina, Nueva Zelanda y el último en UK.
    Suerte a los inoculados.

  9. en respuesta a 4higueras
    -
    Top 100
    #92
    12/02/22 00:51
    la controversia es necesaria...hasta ahi llego...la nano tecnologia es un avance extraordinario...ya se hablaba de que seria posible administrar insulina justo en el momento y sitio que se requeria...y ...creo recordar un documental que lo explicaba como si fueran robots...tambien se que la cubierta de grasa tiene esa facultad que explicas...pero...creo que son casi infinitas posibilidades...para poder entrar...no lo niego...pero no he encontrado el ejemplo que me ilustre...y creame que lo he intentado...un abrazo...
  10. en respuesta a Paaskinnen
    -
    Top 100
    #91
    12/02/22 00:45
    entiendo en parte lo que explicas...en otra parte no...pero si quiero recordar que los becerros que comian los preparados de compuestos infectados eran los que contraian la  enfermedad...mi mente funciona por analogias...lo siento...y el hecho de recordar aquello...y la simple posibilidad que pase en los nenes...me da un vertigo de locos...un abrazo.
  11. en respuesta a 8........s
    -
    #90
    12/02/22 00:28
    El mecanismo de entrada en la célula es mediante microparticulas lipidicas, una tecnología también controvertida que puede provocar reacciones inflamatorias, el problema es que tiene el potencial de replicarse en casi cualquier parte del cuerpo
  12. en respuesta a 4higueras
    -
    Top 100
    #89
    12/02/22 00:24
    gracias...disculparme...estoy bastante espeso...si comprendo lo de las vacas locas...y comprendo el mecanismo de salida...pero el de entrada no lo comprendo...en un tocho de 386 paginas supervisada por el csid..no he encontrado nada sobre la importacion de arnm...y ...si el prion entra en el nucleo no creo que pueda modificar el adn...aunque si que se pueda liar una gorda...si entra en contacto con otro que este mal plegado...pero sigo manteniendo dudas sobre la entrada...un abrazo

  13. en respuesta a 8........s
    -
    #88
    12/02/22 00:04
    El ARNm no llega al nucleo, se expresa en el ribosoma que está en el citoplasma, luego esa proteína S se presenta en la membrana celular para ser reconocida por células dendriticas y macrofagos, y así, se activa la respuesta inmune, en los linfocentros cercanos.
      Pero si es verdad que hay quien plantea, que en muchos casos la expresión puede ser incompleta, y dar lugar a un prion, que ese si que puede entrar en el núcleo, saludos
  14. en respuesta a 8........s
    -
    Top 100
    #87
    11/02/22 23:43
    theveritas...creo entender que para una molecula de gran tamaño atraviese el nucleo celular es necesario que sea reconocida por el complejo del poro nuclear..y creo entender que las moleculas que salen y entran del nucleo celular estan estrictamente reguladas...aunque los factores de regulacion creo que son practicamente infinitos...la duda que mantengo es si la importacion nuclear de arnm dada la complejidad que se necesita...incluida la ran...la energia necesaria...la forma...en fin...que me resulta bastante dificil de entender...que algun arnm...pueda encontrar las claves...un abrazo...si puedes resolvermelo...a sabiendas que es bastante mas complejo de lo que he intentado explicar ...

    p.s...hasta aqui llego...
     
     
  15. en respuesta a 4higueras
    -
    #86
    11/02/22 23:35
    Gracias por la información. Conocía algo de este tema pero quizá sea ahora el momento de profundizar más en ello, siempre desde un sano escepticismo. Saludos.
  16. en respuesta a Paaskinnen
    -
    #85
    11/02/22 23:22
    Gracias, podría ser en cualquier tejido realmente, miocardio, vasos sanguíneos, hígado , glándula salival...en la conferencia del 5 de diciembre de 2021 lo explica claramente el Doctor Burkhardt
    https://pathologie-konferenz.de/en/

  17. en respuesta a 4higueras
    -
    #84
    11/02/22 17:41
    Muchas gracias por comentar.
    Desconozco los posibles mecanismos de los efectos secundarios de los preparados basados en RNAm. Es posible que algunos sean por inmunocomplejos (precipitado de conglomerados de anticuerpos anti S y el propio antígeno S, que activan el sistema del complemento y causan inflamación y daño tisular, como artritis, vasculitis, nefritis o pericarditis). Si la proteína S es capaz de expresarse en las membranas celulares, como en los miocardiocitos, pudiera ser que la respuesta contra ella por parte de los linfocitos NK (Natural Killers, o "asesinos naturales") de la inmunidad innata, o tal vez de los linfocitos supresores CD8 de la adquirida, fuera la causa de llevar a dichas células a la apoptosis y al daño del órgano en cuestión, en este caso el miocardio.
  18. en respuesta a Paaskinnen
    -
    #83
    11/02/22 15:33
    Buenas, el problema viene, que cuando estás sensibilizado y expresas la proteína S en las superficies celulares porque te has vacunado, los linfocitos Tk atacan esas células como si fuese el virus, y no sabemos en qué tejidos va a ser, ahí entra la lotería de la variabilidad, lo que se traduce en respuestas autoinmunes
  19. #82
    11/02/22 14:47
    Para completar el tríptico de comentarios sobre los preparados basados en tecnología de RNAm en la prevención de la Covid, debo contestar a las dos preguntas que he dejado planteadas en intervenciones anteriores: ¿Porqué he afirmado que no se trata de verdaderas vacunas? y, sobre todo, ¿porqué he dicho que creo que son una suerte de terapia inmunomoduladora?
    Creo que no se trata de verdaderas vacunas porque no evitan el contagio, el recontagio y la transmisión del virus a terceras personas. Esto podrá ser discutible, pero para mí, un preparado que, siguiendo el descubrimiento de Edward Jenner, no suponga un escudo inmunológico frente a una infección, o bien que la minimice tanto que la pases sin apenas enterarte, no merece ese apelativo.
    En cuanto a considerar que los preparados basados en RNAm son fármacos inmunomoduladores (aspecto al que se debe precisamente su capacidad de reducir la gravedad de la enfermedad y de salvar vidas), creo que es precisa una pequeña digresión.

    Como se dice en el artículo principal de este blog bajo el epígrafe "La naturaleza de la enfermedad", la gravedad del cuadro clínico de la Covid depende más de la respuesta inmune del propio huésped que de la naturaleza del virus en sí.
    Para decirlo de un modo esquemático, un cuadro de Covid grave traduce una hiper-respuesta desproporcionada de la inmunidad adaptativa, a través del brazo de la inmunidad celular, al estímulo antigénico que representa el virus.
    La inmunidad celular adaptativa está representada por los linfocitos T, de los que existen dos familias principales, los linfocitos facilitadores CD4 ("helper" o Th) y los supresores CD8 (que aquí no nos interesan).
    Los linfocitos Th presentan, a su vez, una división funcional: los Th1 y los Th2. Estos últimos estimulan a los linfocitos B (el brazo encargado de la inmunidad humoral) con los que colaboran para que produzcan anticuerpos específicos contra el patógeno, en tanto que los primeros (los Th1) producen interferón gamma que activa a los macrófagos para que lo destruyan. Pues bien, es importante saber que la respuesta Th1-Th2 está rigurosamente equilibrada y balanceada, de tal manera que el predominio de una de ellas inhibe a la otra, y viceversa.

    Por razones que desconozco, pero entre las que pueden contarse factores genéticos del individuo, su sexo, su edad, su nivel de vitamina D y otros, los cuadros de Covid graves implican una hiper-respuesta Th1 y el consiguiente estado de hiper-activación macrofágica, con hiper-inflamación, daño pulmonar (y de otros órganos) y eventualmente muerte.

    Mi hipótesis es que los preparados de RNAm bascularían al sistema inmune adaptativo hacia la producción de anticuerpos (no necesariamente neutralizantes del virus) por una participación predominante de los linfocitos B asistidos por los Th2. La activación de estos últimos inhibiría la respuesta Th1 para mantener el equilibrio del sistema y, en consecuencia, la gravedad de la enfermedad se vería así atenuada.

    Este efecto sería despreciable en niños (cuya respuesta inmunitaria predominante es de tipo innato), discreta en jóvenes, y cada vez más potente en personas mayores y ancianos, que son los más beneficiados por este hipotético efecto inmunomodulador de los preparados RNAm.

    La conclusión es que estos fármacos salvan vidas, pero no por las razones que se adujeron al principio. Por eso califiqué de serendipia su inesperado éxito. Ni que decir tiene que los niños no deben ser inyectados bajo ningún concepto: no lo precisan y pueden desarrollar efectos secundarios que eventualmente pudieran ser graves.  
     

     
  20. en respuesta a Ignatiuso
    -
    #81
    11/02/22 11:06
    En realidad es más complejo lo expuesto en el estudio en el que se analizan los datos de Inglaterra https://www.researchgate.net/publication/357778435_Official_mortality_data_for_England_suggest_systematic_miscategorisation_of_vaccine_status_and_uncertain_effectiveness_of_Covid-19_vaccination

    Los autores del estudio han descubierto una serie de inconsistencias en los datos y dan unas posibles explicaciones (la de que no se esté vacunando a los terminales no creen que explique los datos). Ajustando los datos llegan a la conclusión de que las vacunas no reducen la mortalidad por todas las causas. 

Cookies en rankia.com

Utilizamos cookies propias y de terceros con finalidades analíticas y para mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias a partir de tus hábitos de navegación y tu perfil. Puedes configurar o rechazar las cookies haciendo click en “Configuración de cookies”. También puedes aceptar todas las cookies pulsando el botón “Aceptar”. Para más información puedes visitar nuestra política de cookies.

Aceptar