Rankia España Rankia Argentina Rankia Brasil Rankia Chile Rankia Colombia Rankia Deutschland Rankia France Rankia Italia Rankia México Rankia Perú Rankia Polska Rankia Portugal Rankia United Kingdom Rankia USA
Acceder
¿Por qué invertir en fondos de inversión? Ventajas y desventajas

¿Por qué invertir en fondos de inversión? Ventajas y desventajas

¿Por qué invertir en fondos de inversión? Gestión profesional, buena diversificación o fiscalidad favorable son algunas de sus ventajas. Por el contrario, los costes y la falta de control sobre en qué se invierte serían dos de sus inconveniente.

Para saber si los fondos de inversión son una inversión adecuada a nuestras  necesidades hay que conocer sus defectos y virtudes, y tener claro cómo funcionan.

Fondo de inversión: ventajas y desventajas

¿Por qué invertir en fondos de inversión?

Por muchos conocimientos que hayamos adquirido y muchos libros sobre bolsa que hayamos leído, a la hora de la verdad es difícil batir al mercado sin contar con una dedicación completa y poder combinar la inversión con nuestras obligaciones diarias.

Invertir en fondos de inversión puede ser una solución a esta falta de tiempo. De hecho, esa es una de las principales razones para invertir en fondos en lugar de en acciones concretas.

Los fondos de inversión son una herramienta que junta el dinero de muchos ahorradores para invertirlos en una cesta de valores ya diversificada (bonos, acciones, ETFs, otros fondos…).

Si tenemos clara nuestra filosofía de inversión, buscar un fondo adecuado a ella puede suponer un gran ahorro de tiempo, entre otras cosas.

El mercado de gestión activa de fondos es muy rico en opciones. Hay fondos de inversión especializados en value, gestores que apuestan más por growth, momentum, centrados en dividendos…

Además, puedes elegir fondos de inversión por distribución geográfica, sectorial o tamaño de las empresas y acceder a carteras diversificadas que de manera individual sería mucho más complejo y costoso.

En páginas como Morningstar o Citywire te puedes informar de la cantidad de fondos disponibles y de cómo están valorados sus gestores. 

Otra gran virtud de los fondos de inversión son las ventajas fiscales. Gracias a ellas se pueden realizar traspasos de un fondo a otro sin tener que tributar y poder dejarlo como herencia a nuestros hijos incrementando al máximo el poder del interés compuesto.

A esto se añade que se trata de productos gestionados por profesionales. Nuestro dinero estará en mano de gestores que sí dedicarán su día a día a hacerlo crecer. 

Estos son solo tres de las razones para invertir en fondos de inversión, pero hay más. Para saber por qué invertir en fondos (o buscar otras alternativas), nada como repasar sus ventajas y desventajas. ¡Vamos a verlas!

Descubre la comercializadora con menos comisiones
Pros y contras de invertir en fondos de inversión
Ventajas Desventajas
Gestión de la inversión realizada por profesionales Algunos fondos cobran comisiones excesivas
Poco tiempo de dedicación Penalización al traspasar entre fondos
Sencillez a la hora de realizar un seguimiento Confianza plena en la sociedad gestora
Menores conocimientos necesarios para invertir Falsos fondos activos
Fiscalidad favorable Hay alternativas más baratas
Variada oferta y tipos de fondos en el mercado Pérdida de tiempo de inversión con los traspasos entre fondos
Seguridad y mayor tranquilidad en nuestras inversiones Dudas sobre las rentabilidades: ¿pueden llegar a superar al índice?
Pocas barreras de entrada: participaciones más asequibles Delegar la gestión total de tus inversiones
Diversificación de nuestras inversiones No tienes voz en la toma de decisiones del fondo
Fácil acceso a la inversión en renta fija Algunos no son totalmente transparentes
Multitud de mercados y países  

¿Dónde puedes contratar los mejores fondos?

Myinvestor

Inversión inicial muy baja y sin comisiones de custodia

Ver más


EBN BANCO

Fondos de clases limpias ahorrando en comisiones

Ver más

Ventajas de los fondos de inversión

Gestión profesional

Una de las características de los fondos de inversión es que están gestionados por un equipo de profesionales cualificados, con conocimiento y experiencia en el sector.

Se supone que esta gestión es valor añadido que se verá reflejado en la rentabilidad o en la protección de capital. En otras palabras, un rendimiento por encima del mercado con una volatilidad o riesgo más ajustado que con otro tipo de inversiones. 

Acceder a un fondo nos da la seguridad de que hay todo un equipo humano detrás, que velará por nuestros intereses y que lo hará a tiempo completo. Un 24/7 de atención para nuestros ahorros e inversiones.

Esta es una de las grandes ventajas de los fondos frente a la inversión directa en acciones por tu cuenta. Un inversor particular rara vez podría dedicarse a tiempo completo a realizar un seguimiento de sus inversiones llegando a conclusiones eficientes, cosa que sí hacen los fondos de inversión.

En este punto hay que tener cuidado con la falsa gestión activa. En otras palabras, fondos que dicen llevar a cabo estrategias de inversión para superar al mercado, cuando en realidad replican lo que hacen los índices bursátiles (bien por composición de cartera o porque su rendimiento es similar). Es decir, son fondos de gestión pasiva que tratan de aparentar que son activos y cobrar comisiones por ese supuesto análisis. Cuando hablemos de las desventajas de los fondos de inversión tradicionales ampliaremos información.

El tiempo y dedicación

Invertir en bolsa lleva tiempo y esfuerzo. Cuando un inversor compra acciones, él mismo deberá vigilar su evolución, realizar un análisis de la compañía, ajustar los pesos de la cartera, asegurase que está bien diversificada…

En resumen, invertir por nuestra cuenta consume nuestro valor más preciado, el tiempo. 

Con un fondo de inversión, podemos “olvidarnos” de parte de ese trabajo con bastante más facilidad que con una cartera de valores, lo que nos ahorrará mucho tiempo y esfuerzos en análisis y operativa.

Muchos inversores no valoran este factor adecuadamente. Priman otras cuestiones como la rentabilidad potencial que creen que pueden obtener por su cuenta (otra cuestión es que lo consigan de verdad). Sin embargo, nuestro tiempo también tiene su precio.

Una forma de tenerlo en cuenta es medir la rentabilidad adicional que se puede lograr en bolsa (si es que se consigue) en horas dedicadas. Al final del día es posible que el cálculo esté por debajo del SMI o del dinero por el que estaríamos dispuestos a trabajar.

Un fondo de inversión ahorra tiempo, dedicación y buena parte del estrés que supone seguir el mercado a tiempo completo.

Seguimiento más fácil

Imaginemos una cartera con 50 valores. ¿Cuánto trabajo supondría su actualización quincenal o mensual? El seguimiento de los fondos de inversión es mucho más sencillo. Este es otro de sus puntos a favor.

Por un lado, los fondos actualizan diariamente sus valores liquidativos, por lo que es sencillo conocer el valor real de cualquiera de nuestras posiciones, así como su comportamiento.

Además, en las fichas de valoración de fondos tenemos infinidad de ratios ya calculados que nos facilitarán su análisis y seguimiento. Esto da tranquilidad como inversores, dado que después de algún suceso en el mercado podremos conocer un tiempo después del cierre de mercado el valor real de nuestra inversión.

Por otro lado, una cartera de fondos de inversión tiende a ser más reducida que una de acciones. En lugar de anotar 50 valores es normal que baste con tener 4 o 5 fondos en cartera. Y lo mismo ocurre con los dividendos.

Esto también tiene su incidencia a la hora de pagar impuestos y del tiempo necesario para planificarlos. Más allá de las ventajas fiscales de los fondos de inversión, con una cartera de acciones habrá que anotar y gestionar todos los pagos de dividendos. 

Salvo que optes por un fondo de distribución que reparta dividendos, con un fondo de inversión no tendrás que destinar tiempo a anotar dividendos ni a incluirlos en la renta.

Son necesarios menos conocimientos financieros

La inversión en fondos es más sencilla a todos los efectos que la inversión directa en acciones. Analizar adecuadamente las cuentas de una empresa requiere ciertos conocimientos sobre negocios y contabilidad que no harán falta con los fondos de inversión. 

El análisis del desempeño de un fondo y de su idoneidad para nuestra cartera de inversión es más sencillo. Claro que existen ratios e indicadores que conviene conocer, pero tampoco hay que tener conocimientos financieros tan avanzados para entenderlos.

En resumen, que invertir en fondos es más sencillo y accesible en términos del conocimiento previo necesario para hacerlo con ciertas garantías de éxito.

Ventajas fiscales

Uno de los puntos a favor es la fiscalidad de los fondos de inversión, ya que permite retrasar el pago de las plusvalías hasta el momento de la venta.

Con los fondos, podemos traspasar el patrimonio entre fondos sin tener que “pasar por caja” en Hacienda y, así, amoldar el pago de impuestos al momento donde nos sea más favorable. Si, por ejemplo, se diera el caso de que no queremos estar en ningún producto financiero y estar en liquidez, también podemos hacerlo, traspasando el dinero a fondos monetarios.

Esto se trata de una ventaja muy importante con respecto a los ETFs, por los que sí que hay que pasar por caja cada vez que queramos pasar nuestro dinero a otro ETF. Y lo mismo ocurre con las acciones, con la que hay que tributar cada vez que se vende o se hace un ajuste en la cartera.

¿Se puede cuantificar esta ventaja de los fondos de inversión? Sí, el ahorro supone entre un 19% y un 27% de los beneficios en cada cambio. De todas formas lo más habitual es tributar en la primera escala o segunda escala, que es del 19% para ganancias hasta 6.000 € y del 21% para las que van desde esa cifra hasta los 50.000 €.

Esta ventaja es especialmente importante a largo plazo gracias al poder del interés compuesto.

¿Dónde puedes contratar los mejores fondos?

Myinvestor

Inversión inicial muy baja y sin comisiones de custodia

Ver más


EBN BANCO

Fondos de clases limpias ahorrando en comisiones

Ver más

Todo tipo de estrategias a nuestro alcance

Hay fondos para todos los gustos. Existen infinidad de estrategias en los fondos de inversión, y cualquier estrategia que se nos pueda ocurrir, si funciona, es posible que tenga un fondo que la aplica.

Además tenemos estrategias poco convencionales, como las mercado neutrales, multiestrategia o los típicos fondos Value.

Todo este abanico de posibilidades nos permitirá rotar a cualquier tipo de estrategia en función del momento de mercado, o de nuestros gustos personales. Estas estrategias están definidas en su vocación inversora, la cual deberá respetar la sociedad gestora del fondo y que marcará la filosofía de inversión así como una serie de puntos clave que el gestor del fondo deberá acatar. 

Esta información la podemos encontrar en el folleto o KIID del fondo.

Transparencia y seguridad

Actualmente existe la duda sobre la solvencia y fiabilidad de muchos brókeres, sobre todo en los que están especializados en derivados, con dominios situados fuera de España.

En cambio, los fondos de inversión no tienen este problema, ya que los reguladores de cada país imponen gran cantidad de requisitos para montar un fondo, además de un control constante sobre los mismos.

Algunos inversores, por desconocimiento, temen que sus ahorros se esfumen de repente si suscriben un fondo y eso es algo que no puede suceder, dado que la regulación impone muchas barreras, como la diferencia entre la sociedad gestora y sociedad depositaria, así como la presencia de un regulador. 

En nuestro caso, dicho regulador es la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) que vigila que la sociedad gestora y la sociedad depositaria cumplan con la normativa establecida.

Escasas barreras de entrada 

Los fondos de inversión requieren una reducida inversión inicial, dado que se componen en participaciones de bajo valor para así facilitar la entrada en el fondo por parte de nuevos inversores.

Al entrar a un fondo, deberemos adquirir una participación como mínimo, que será equivalente al valor liquidativo de dicho fondo. Este valor suele ser muy bajo, lo que permite la entrada a todo tipo de inversores. Esta accesibilidad es una de las grandes ventajas de los fondos para el inversor particular.

En fondos especializados sí que existen criterios de capital mínimo, pero en la mayoría de los fondos no es así. En caso de haberlo, lo más habitual es que sea una participación mínima de 1.000€.

Gran diversificación a precios reducidos

Los fondos de inversión deben cumplir criterios de gestión de riesgos, lo que los lleva a realizar una diversificación eficiente.

Los fondos deben repartir su patrimonio entre diversas inversiones, protegiendo al inversor de posibles errores en la selección de activos por parte del gestor. Esto reducirá el riesgo soportado por el partícipe.

Como comentábamos al principio del artículo, un fondo es un compendio de muchos activos, por lo que es una inversión ya diversificada en sí misma.

Además, para el partícipe sería imposible comprar la misma cartera que el fondo a título personal por la cantidad de dinero que necesitaría de partida y porque muchos de estos activos ni siquiera están a su disposición (por ejemplo, inversiones inmobiliarias o ETFs y fondos de clase institucional).

Con un fondo podemos tener por 100 euros un grado de diversificación que necesitaríamos miles de euros para lograr por nuestra cuenta. Esta es una de las características más útiles de un fondo para el inversor particular.

A modo de ejemplo, un fondo indexado al MSCI World invertirá en más de 1.500 empresas de los 23 países más desarrollados del mundo. ¿Qué cantidad de dinero haría falta para replicarlo por nuestra cuenta?

Acceso sencillo a renta fija

Para muchos inversores es difícil acceder a productos de renta fija, por el capital mínimo necesario, o simplemente por el desconocimiento de cómo hacerlo.

Por tanto, si queremos invertir en renta fija, hacerlo mediante un fondo de inversión es una buena alternativa, ya que podremos acceder a muchos bonos y obligaciones que no están disponibles para el inversor particular por su elevado capital mínimo. 

Además, el proceso de contratar un fondo de inversión es mucho más sencillo que el de invertir en deuda corporativa o Letras del Tesoro, por poner dos ejemplos.

Eso sí, conviene tener en cuenta que al hacerlo no recibiremos el cupón que reparta el bono y que el valor de las participaciones variará según lo hagan las emisiones en el mercado secundario de deuda. 

Esto quiere decir que será una inversión más volátil y menos fija que adquirir el bono por nuestra cuenta, donde el valor variará, pero siempre cobraremos el cupón.

Acceso a mercados alternativos y exóticos

Cada vez es más sencillo acceder a mercados exóticos o alternativos, pero hay muchos inversores que por desconocimiento o desconfianza no dan el paso. Los fondos de inversión nos ponen a nuestro alcance cualquier mercado que podamos imaginar. Desde Renta Variable India, a deuda High Yield de algún país asiático.

Los fondos de inversión nos dan un nuevo abanico de posibilidades que puede ayudar al inversor como complemento a las estrategias habituales en los mercados.

Desventajas de los fondos de inversión

Costes y comisiones

Este es el principal hándicap de los fondos de inversión. Es un producto que tiene diversos costes que hay que contemplar. Es cierto que los costes no los “paga” el inversor, ya que están incluidos en la rentabilidad final del fondo, pero a largo plazo se notan.

Hay cantidad de estudios académicos sobre el tema y todos concluyen que hay fondos que cobran unas comisiones excesivas, superiores al valor que es capaz de crear el gestor. ¿Qué comisiones se pagan por contratar un fondo de inversión?

Un inconveniente de los fondos es que estos costes siempre estarán presentes. La comisión de gestión se paga independientemente de que el fondo gane o pierda dinero, como es normal, ya que es lo que da de comer al gestor.

Al invertir en fondos de inversión hay que valorar bien los costes finales del fondo mediante los gastos corrientes, y tratar de seleccionar los que menos comisiones tengan.

Al valorar las comisiones, no debemos perder de vista también la rentabilidad. Será mejor un fondo con unas comisiones de 1,5% frente a otro con una comisión del 0,5% sin el primero arroja una rentabilidad del 15% y el segundo del 7%.

Descubre la comercializadora con menos comisiones

Penalizan los movimientos 

Algunos fondos tienen costes de suscripción y venta, son pocos, pero los hay. Estas comisiones se pagan cada vez que compramos o vendemos y se trata de costes pueden ser elevados, dado que se calculan sobre la aportación que realizamos o el capital que retiramos. Si es el total, sobre el patrimonio total del fondo.

Las gestoras se justifican diciendo que la finalidad de los fondos es canalizar el ahorro a largo plazo, y que no es un producto para hacer trading.

Hay que fijarse bien antes de entrar en un fondo, para asegurarnos de que no tienen altas comisiones de suscripción y reembolso, o podríamos llevarnos algún susto a la hora de salir del fondo. 

Otra opción, puede ser que el fondo esté llegando al límite de suscripciones y no quieren que se cierre el fondo a los inversores, por lo que añadirían dichas comisiones para que se tarde más tiempo en alcanzar el máximo permitido.

Confianza en la sociedad gestora

Este es un punto clave. Al invertir en un fondo de inversión estamos cediendo nuestro dinero a una sociedad gestora para que haga lo que crea conveniente con él.

Esto no es tanto una desventaja de los fondos en sí misma, como un problema de percepción para la mayoría de inversores. Y es que, el público en general se fía de la banca tradicional y, pese a que tienen buenos productos, la banca de inversión suele tener la mejor alternativa para el inversor particular.

Hay muchas gestoras pequeñas, con tradición y experiencia, que tienen fondos excelentes, pero al no conocer su nombre, muchos inversores dudan por si es un chiringuito financiero. No hay que dejarse influenciar por “la marca” del fondo, y abrir nuestra mente a más sociedades gestoras. Si tienes dudas, aquí te damos las claves para elegir un fondo de inversión.

No sabes cuál será tu rentabilidad

Salvo con un fondo garantizado, la rentabilidad no está asegurada. Esto es intrínseco a casi todas las inversiones, pero puede ser un inconveniente para quienes estén más acostumbrados a invertir solo a través de depósitos.

Con parámetros como el ratio value superiores a 2,5 podemos comprobar que los gestores realizan una gestión activa verdadera y de calidad. Además, el tracking error debe de ser superior a 5 para que se considere un fondo de gestión activa.

En caso contrario, un fondo indexado hará el mismo trabajo con comisiones mucho más reducidas. 

¿Realmente son rentables los fondos activos frente a los índices?

La rentabilidad es el motor de la mayoría de la toma de decisiones de inversión. Normalmente invertimos para ganar dinero y buscamos productos con la mayor rentabilidad.

¿Son los fondos de inversión rentables? Pues todo depende de nuestra pericia en la selección de fondos y el horizonte de la inversión. Lo que está claro es que existe una duda razonable sobre si los fondos en su conjunto son capaces de batir a los mercados.

Hay mucha literatura al respecto, pero también muy sesgada dependiendo de los emisores (cada uno mira por su lado), por lo que la conclusión final debe tomarla el inversor.

Hay ratios e indicadores para tratar de saber si un fondo que ha batido al mercado podrá seguir haciéndolo, pero es difícil. Además, a largo plazo, muchos gestores tienden a dar rentabilidades, en el mejor de los casos, iguales a los índices.

También hay fondos que baten a los índices, especialmente en el corto plazo. El hándicap es que tendremos que buscarlos, encontrarlos e ir saltando de uno a otro según vaya fluctuando la rentabilidad.

Falsos fondos activos

Es una sombra que sobrevuela a la industria de la gestión de activos. ¿De verdad hacen algo los gestores? Esta es una pregunta que, por desgracia, es difícil de responder. Cada vez salen a la luz más fondos que están cobrando altas comisiones a los partícipes cuando en realidad siguen al índice sin hacer nada.

Este es uno de los mayores riesgos al que está expuesto el inversor común, la falsa gestión activa. Hay ratios como el Tracking Error y su relación con las comisiones que nos ayudan a saberlo, como explicamos con el Ratio Value.

Lo mismo ocurre como el ratio de información, que compara la diferencia de rentabilidad de una cartera con su benckmark o referencia.

En cualquier caso, debemos analizar bien el fondo antes de entrar, dado que si caemos en la garras de uno de estos fondos estaremos soportando un coste de oportunidad enorme en forma de comisiones que el gestor no se está ganando.

Con parámetros como el ratio value superiores a 2,5 podemos comprobar que los gestores realizan una gestión activa verdadera y de calidad. Además, el tracking error debe de ser superior a 5 para que se considere un fondo de gestión activa.

¿Necesitas ayuda con tu cartera?

Sustitutos a menor coste

La fuerte aparición de los ETF ha supuesto, por suerte, un golpe para la industria de los fondos y una alternativa más para los inversores.

Los ETFs son productos de inversión que tienen como objetivo replicar a un índice a un coste muy reducido, lo que los convierte en un sustituto casi perfecto para los fondos de inversión de gestión pasiva.

Si no confiamos en la capacidad de los gestores para batir a los mercados, y concluimos que la gestión pasiva es la mejor alternativa a largo plazo, los ETFs pueden ser una alternativa razonable a los fondos de inversión. Incluso para la gestión activa si se hace bien.

En resumen, utilizar ETFs o fondos indexados para los mercados donde no encontremos un fondo o fondos de gestión activa que aporten valor real y aprovechar los fondos activos en el resto.

Esta opción tiene un inconveniente: los ETF no gozan de la ventaja fiscal de los fondos de inversiones. La alternativa en este caso serían los fondos de indexados, que sí tienen estas ventajas. Su inconveniente es que la oferta es menor que los ETFs, especialmente cuando se trata de replicar sectores.

Tiempo fuera de mercado entre traspasos

Es sencillo realizar traspasos entre fondos de inversión, sin costes en muchos casos y no pagas por las plusvalías, pero no es automático.

Esta es una gran desventaja frente a otros activos. Desde un punto de vista práctico, cuando realizamos una orden de traspaso, nuestro dinero se queda en el limbo durante un periodo indeterminado.

Primero debe realizar el reembolso el fondo que tenemos suscrito, después nuestro bróker debe tramitar la orden para que llegue al nuevo fondo de destino, y finalmente el fondo de destino debe tramitarlo hasta que tengamos al nuevo fondo en la cuenta.

Este periodo es muy variable, dependiendo sobre todo de la agilidad de los fondos, que en algunos es nula. Si sois inversores que os duele estar fuera de mercado un día por razones ajenas a vuestras decisiones, un traspaso de fondos de inversión puede ser muy frustrante.

No gestionas personalmente las inversiones

¿Estamos invirtiendo nosotros? Sí, pero no. Crear una cartera de fondos lleva tiempo y requiere conocimientos. Aun así, un inconveniente para muchos inversores es que invertir en un fondo no es como operar en bolsa.

Comprar y vender, o decidir si hay que salir de un mercado es una sensación que con los fondos no podemos tener. Podemos movernos entre ellos, y sobreponderar unos u otros en función de nuestras expectativas, pero no es lo mismo. Invertir en fondos es más aburrido que invertir en acciones, no digamos ya si se hace con fondos de gestión pasiva.

Hay inversores que quieren delegar la gestión de su patrimonio, y quienes quieren tener el control absoluto de su dinero, y esto es algo que los fondos de inversión no te pueden dar.

En cualquier caso, invertir en fondos y acciones es totalmente compatible, igual que aprovechar la gestión activa y pasiva. 

No tener “voz” en la gestión 

Hay infinidad de estilos de inversión diferentes, pero en los fondos el partícipe no tiene voz. Si compras un negocio, como un restaurante, tienes opinión sobre las inversiones que se deben realizar, como los accionistas de una cotizada, pero en los fondos eso no es posible. El gestor describe su forma de invertir, si te gusta bien, y sino ahí tienes la puerta.

Algunos inversores pueden no estar de acuerdo con que su única alternativa es estar dentro o fuera, no al lado, lo que los llevará a no delegar su patrimonio en estos productos, y buscar un asesoramiento financiero o carteras gestionadas con mayor impacto del partícipe en la toma de decisiones.

Elegir puede no ser fácil: necesitarás un asesor

Crear nuestra cartera de fondos puede no ser tan sencillo como esperamos. Como acabamos de ver, también hay ratios que analizar si no queremos que nos den gato por liebre.

Esto hace que, en ocasiones, la opción adecuada para el usuario de a pie sea contratar una cartera de fondos perfilada o contar con la ayuda de un asesor financiero.

No todos son transparentes

Los fondos deben dar información a los partícipes sobre su gestión y operativa. Pero ¿y si no la dan? ¿y si esa información no es la información relevante? Hay fondos de inversión más opacos que otros.

Algunos no actualizan los valores liquidativos diariamente (he visto retrasos de una semana), y ya no hablemos de información relevante. En algunas gestoras no es fácil conocer los movimientos que han realizado, así como la opinión del gestor. Es algo así como ser un partícipe “clínex”; mucha información si quieres suscribir, pero cuando estés dentro si te he visto no me acuerdo. Esto puede generar desconfianza en este tipo de productos y ser un problema en momentos tensos de mercado.

Invertir en fondos de inversión: ¿Sí o no?

Depende. No hay más. Hay carteras de fondos de mucha calidad, productos que tienen mucha utilidad y pueden satisfacer las necesidades de los inversores, pero en la práctica siempre vienen los problemas. Todo depende de la importancia que le de cada inversor a cada una de los pros y contras citados y a otros que se habrán quedado en el tintero.

En mi opinión hay una pregunta clave que debemos hacernos para determinar si es nuestro producto: ¿Crees que es posible batir al mercado? 

  1. #20
    07/09/23 15:01
    Falta por comentar que según la web del FGD en su sección de preguntas frecuentes este garantiza la no devolución de participaciones hasta 100.000€ y es una cobertura independiente de la de los depósitos en dinero, un tema muy a tener en cuenta antes poner todos los 🥚🥚🥚🥚🥚🥚 en la misma cesta. Me dejaría mucho más tranquilo que la gestora devolviera el control al titular en caso de quiebra de la entidad financiera.
  2. #19
    Ant2020
    01/06/23 00:28
    Es un artículo muy interesante.
  3. #18
    14/03/23 10:27
    Los Fondos como las acciones ,ETF, necesitan un sistema de gestión con objetivos y procedimientos claros.
    Mas que preocuparnos de las comisiones (que también) lo verdaderamente importante es la rentabilidad, donde ya vienen descontadas las comisione y si vas a traspasar los fondos menos rentables o te vas a tragar bajadas monstruosas o leves.
  4. #13
    01/12/20 17:57
    La única ventaja real, sobre todo si tenemos en cuenta las alternativas que ofrecen los etfs, es el tema fiscal. Sin embrago, para un inversor tranquilo que va a hacer aportaciones periódicas de cara a la jubilación o al muy largo plazo, esta ventaja es irrelevante. En general son mas caros y tienen peores resultados que el mercado, en ocasiones catastroficamente peor que el mercado. La otra hipotética ventaja que podrían tener, la de la renta fija, es ahora una desventaja, por la burbuja en el mercado de bonos, si es que se le puede llamar así. De hecho, muchos fondos se dicen conservadores y por ello llevan renta fija a uno tipos de risa e incluso negativos y , ojo, no exenta de riesgo, que para las cantidades que maneja un inversor particular haría mejor tener en efectivo si lo que quiere es reducir su riesgo. Otra cosa es que la psicología del inversor particular no sea la adecuada para invertir y necesite al gestor para hacer de psicólogo para que no venda en panico cuando todo cae y luego quiera comprar teslas, bitcoins o lo que este de moda a precio de oro. Pero es lo mismo con los fondos, si no se sabe invertir también se vendera o compraran participaciones cuando no toca.

    En definitiva para un invesor poco sofisticado y que no quiera emplear tiempo en esto un MSCI world con aportaciones periódicas es lo que recomendaría a mi propia madre. Para el que le pica el gusanillo y sepa leer el bance de una empresa creo que hacerse una cartera con 15-20 valores internacionales no es tan complicado. Requiere tiempo, sobre todo al principio, pero como cualquier hobby y tras unos años no requiere mas que el que emplea el español medio en leer el marca todos los días.
  5. #10
    10/01/20 14:56

    En los fondos españoles hay información on línea,lo es deestranjeros ,no hay tanto.me bb podrían asesorar si una sicab que la tengo comprada por banco pasa a gestora,como es el traspaso,gracias.

  6. en respuesta a Kheper
    -
    #9
    23/12/19 16:26

    La pega que yo le pongo es la falta de trasparencia. Ante una orden de compra sería deseable un detalle de costes de suscripción, etc. de forma que cada uno sepa su compra neta una vez descontados gastos. Además una información detallada de los recurrentes cada año. En fin acabar con la opacidad

  7. en respuesta a Daniel Pérez Alegre
    -
    #8
    29/07/18 12:45

    Gracias Daniel. Sigue investigando, en todos los años que llevo como inversor nunca he leído nada y me sorprende y preocupa.

  8. en respuesta a Perelozan
    -
    #7
    25/07/18 19:00

    Es complicado ya que tenemos a la entidades gestora, el depositario y a la CNMV. Son tres capas diferentes de seguridad pero siempre puede pasar algo. En los Hedge Funds con menos regulación sí que hay casos de gestores que "se van con la pasta" o incurren en alguna ilegalidad, pero en fondos regulados yo no conozco ningún pufo.

    Otro tema pueden ser los fondos de capital riesgo.

    Un saludo

  9. en respuesta a Daniel Pérez Alegre
    -
    #6
    25/07/18 10:38

    Soy habitual inversor en fondos, habiendo descartado la inversión en acciones, tras haber cosechado innumerables fracasos, el último las accs del Popular. Siempre me pregunto si ha existido algún fraude o estafa en fondos de inversión. Se dice están auditados, pero ... es suficiente. Agradeceré cualquier amplia información sobre el particular.

  10. #5
    17/07/18 14:14

    Muchas gracias Daniel por tu interesante post. Cada uno de los aspectos mencionados genera una reflexión y un aspecto a tomar en cuenta. Saludos!

  11. en respuesta a Daniel Pérez Alegre
    -
    #4
    21/07/17 19:13

    Sin olvidar que dependiendo la edad del inversor y de cómo valore la disponibilidad de tiempo libre, le permite disponer de este sin los agobios y el estrés que supone una cartera de acciones.

  12. en respuesta a Marcos Luque
    -
    #3
    21/07/17 09:43

    Es cierto Marcos! Una de las grandes ventajas es que compras tiempo por la facilidad de la gestión. Y la fiabilidad (pese a que al principio los inversores no se fian por la mala prensa de los fondos y SICAVs) es muy elevada siendo de los productos más seguros jurídicamente hablando.

    Saludos

  13. #2
    20/07/17 20:08

    Me gustaría añadir alguna ventaja a las que yo doy importancia:

    - Son el producto más sencillo. No tienes que guardar el valor de compra ni nada parecido, da igual el tiempo que pase y los traspasos que hayas hecho, cuando hagas el reembolso las distintas gestoras se irán pasando la información fiscal y esta llegará a Hacienda sin que te puedan pedir información que no tengas.

    - Están auditados. No solo para prevenir una estafa, sino para demostrar los resultados. Una EAFI, un inversor particular, un trader mediático... pueden decir que tuvieron tales o cuales resultados y ser verdad o no, mediante un fondo de inversión podemos garantizar que la evolución del valor liquidativo es la real y no la que dice tener o la que recuerda haber tenido.

  14. #1
    28/12/16 22:04

    Muy buen comentario al igual que el anterior sobre la falsa gestión activa y la explicación sobre el Ratio Value. La pena es que en algunos o muchos fondos no puedas encontrar el Tracking Error.

Cookies en rankia.com

Utilizamos cookies propias y de terceros con finalidades analíticas y para mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias a partir de tus hábitos de navegación y tu perfil. Puedes configurar o rechazar las cookies haciendo click en “Configuración de cookies”. También puedes aceptar todas las cookies pulsando el botón “Aceptar”. Para más información puedes visitar nuestra política de cookies.

Configurar
Rechazar todas
Aceptar