Rankia España
Acceder
¿Nos visitas desde USA? Entra a tu página Rankia.us.
Blog sobre finanzas personales
Rafael San José presenta sus anotaciones sobre temas financieros.

Guía del inversor desde cero. Las cuentas y depósitos bancarios

 

En la entrada anterior, hablámos sobre la liquidez y la inversión, y vimos que una vez que comenzábamos a ahorrar era necesario preservar dichos ahorros y protegerlos de la inflación.

A partir de ahora, dedicaremos unos capítulos a ver los distintos tipos de activos que podemos incluir en nuestra cartera, cómo funcionan, qué rentabilidad podemos esperar de ellos y qué riesgos corremos con ellos.

Una visión rápida a los activos básicos.

Si echamos un vistazo a la definición contable de activo, un activo es un bien o un derecho que tenemos. Activos son el dinero en efectivo, las cuentas corrientes, los depósitos, las joyas, la vivienda, las acciones y participaciones en empresas, las obras de arte, o incluso un coche.

Un activo financiero no es más que una anotación contable que supone un derecho por el que se recibe una contraprestación económica.

Antes de invertir en algún activo tenemos que tener muy claro en qué consiste, cómo funciona, qué rentabilidad podemos esperar de él y qué riesgo corremos.

Las cuentas y depósitos bancarios.

Un activo que no puede faltar en cualquier cartera de inversión es una cuenta bancaria.

Independientemente de que esté remunerada o no, es desde ella desde la que podremos acceder al resto de activos financieros, por lo que es imprescindible tener una o más de una.

Antes de contratar una cuenta, aparte de la rentabilidad, tendremos que ver qué costos y servicios lleva asociados. Lo más probable es que como mínimo, tengamos que encontrar una cuenta remunerada que no dé servicios pero que nos rentabilice el ahorro y otra que no esté apenas remunerada, incluso nada remunerada, pero que nos permita contratar acciones, fondos de inversión, etc.

Los depósitos bancarios son imposiciones que se realizan por un plazo determinado durante el cual, el dinero no se puede tocar, o si se hace sería con una penalización, pero que como contrapartida suelen tener un tipo de interés más alto, por lo general, cuanto mayor es el plazo en el que se está invertido e inmovilizado.

Existen algunos depósitos muy bien remunerados a muy corto plazo, pero generalmente son un gancho para atraer dinero o clientes nuevos, que suelen denominarse depósitos de bienvenida. Ojo porque un depósito a un mes al 12% TAE dejaría en un mes un 1%, no un 12%, la rentabilidad que quedaría luego es la que realmente importa.

¿Qué es una entidad financiera? (banco)

Para saber qué es una cuenta bancaria tenemos que saber primero qué es un banco y cómo funciona. También sería aplicable a cajas de ahorros y a cooperativas de crédito cuyo funcionamiento es básicamente el mismo.

Limitándonos a la actividad bancaria, un banco lo que hace básicamente es tomar dinero de sus clientes (depositantes) y prestárselo a otros clientes cobrando unos intereses. También cobran por ciertos servicios que ofrecen a los clientes, y a veces, también por el mantenimiento de las cuentas bancarias.

Entenderá entonces que el dinero que usted tiene depositado en su banco está en manos de otros clientes que tienen el compromiso de devolverlo al banco con unos intereses. El problema es que en realidad, no todos los clientes lo devuelven. Si observa, un banco es un comercio como otro cualquiera cuya mercancía es el dinero... Como cualquier otro negocio, puede perder dinero, e incluso quebrar.

Para evitar el caos que supondría la quiebra de una entidad y la pérdida de dinero por parte de los depositantes, existe un seguro que garantiza (en el caso de España) hasta 100.000 euros por cada titular de una cuenta bancaria, esto es, si usted abre una cuenta con su cónyuge, tendrá garantizado hasta 200.000 euros. Cualquier cantidad que ingrese por encima de ese límite podría perderla si el banco quiebra. Este seguro es el FGD (Fondo de Garantía de Depósitos).

Existe un coeficiente de caja o de reserva, que el banco tiene que mantener en liquidez para garantizar que puede atender las solicitudes de reembolso. El resto del dinero estará invertido, bien en prestamos concedidos a otros clientes, o en inversiones que el banco hace para tratar de rentabilizarlo. Este coeficiente puede estar en torno a un 2% del total depositado. Existe un mínimo exigido por el regulador del mercado que es fijado legalmente, aunque el banco es libre de subirlo si lo estima oportuno. No es un mal ejercicio que piense un poco en qué puede ocurrir si un banco hace una mala inversión o si el nivel de morosidad sube demasiado. Piense también que no es lo mismo que eso ocurra con una entidad pequeña o con una de gran importancia.

En estos momentos en la eurozona, el coeficiente de caja es del 1% para cantidades con vencimiento inferior a 2 años, y del 0% para las que tienen un vencimiento superior a 2 años.

Es improbable que se produzca un caos bancario, o que de hacerlo, los gobiernos lo permitan, pero creo que debe de ser consciente del riesgo y actuar en consecuencia. Si se produce la quiebra de un banco grande, seguramente la reacción en cadena haría caer al resto.

Aprovechando las anomalías del mercado.

Desde hace unos años nos encontramos en una situación bastante anómala en la eurozona. Los tipos de interés oficiales y el euribor están anormalmente bajos, pero la banca española no consigue toda la financiación que precisa.

Quienes tienen una hipoteca de hace unos años, la tendrá seguramente referenciada a un bajísimo euribor, por lo que pagará unos intereses muy bajos, en cambio, la banca necesita pagar más a los depositantes para atraer su dinero. Esto hace que los nuevos préstamos sean más caros.

En estos momentos, las cuentas bancarias remuneradas y los depósitos se están pagando muy por encima del euribor, lo cual es totalmente anormal y, la gente lo está aprovechando (o debería), para obtener rentabilidad (supuestamente) sin riesgo. Con una inflación del 2%, ¿Quién invierte en bolsa si puede obtener un 3% sin asumir riesgos?

  1. #1

    Madoz

    Lo siento mucho por nuevos cambios laborales, yo había pensado que eras un pequeño empresario, aunque yo entiendo que te sientas como tal.

    Tomando en cuenta que las apariencias engañan y que no tienes nada de Anibal Lecter sino de tierno cordero, te diré que el mayor riesgo de esta vida, es no arriesgar y tú tendrás que hacerlo y jugarte lo más preciado como trabajador, la vida, el dinero es menos importante (cuando tienes lo básico)y por eso es menos importante.

    Un saludo

  2. #2

    Rsanjose

    en respuesta a Madoz
    Ver mensaje de Madoz

    El dinero tiene el valor que cada uno le quiera dar, efectivamente cuando tienes cubierto lo básico.

    Hombre, yo no me considero un Anibal Lecter, pero tampoco un cordero lechón. Dejémoslo en el término medio.

    El ahorro es una forma de tratar de conseguir asegurarte lo básico en un futuro.

    Respecto a los cambios laborales, pues bien, es cierto que la situación hace tiempo que pinta bastante mal, pero aún es pronto para evaluar si será para bien, o para mal. Gracias de todos modos.

    Espero que la lectura haya sido de tu agrado.

Autor del blog


Este sitio web usa cookies para analizar la navegación del usuario. Política de cookies.
Cerrar