Rankia España Rankia Argentina Rankia Argentina Rankia Chile Rankia Chile Rankia Colombia Rankia Colombia Rankia México Rankia México Rankia Perú Rankia Perú Rankia Portugal Rankia Portugal Rankia USA Rankia USA
Acceder
10 recomendaciones

Junk-Bond Frenzy Set Records in August, as Everyone Tried to Front-Run the Fed

by Wolf Richter •  • 3 Comments

But seeing the frenzy, the Fed has stepped away.

By Wolf Richter for WOLF STREET.

For the US junk bond market, August was the month of superlatives and records. Companies issued a total of $52.9 billion in high-yield bonds, by far the most ever for any August, which is normally a slow month, and the second highest amount for any month, behind only June, which had set the all-time record at $59.9 billion, according to S&P Global. August issuance was five times the volume of August last year, when there were already worries about the economy, a possible recession, the corporate debt overhang, and a trade war between the US and China:

Each of the past four months – May, June, July, and August – set a record in junk bond issuance for that calendar month.

Another type of record was set on August 10, when Ball Corp., an aluminum packaging company that makes things like beverage cans, sold $1.3 billion of 10-year junk bonds at a yield of 2.875%, the lowest-ever yield for a US junk bond with a maturity of five years or longer.

And there was such demand even at this low yield that Ball Corp. upped the $1 billion offering to $1.3 billion.

These bonds were rated BB+, the highest junk-bond category just below investment grade (my cheat sheet for corporate credit ratings), and therefore qualified for being purchased by the Fed’s Special Purpose Vehicle (SPV) for corporate bonds. But as of August 31, the Fed doesn’t hold any Ball Corp. bonds.

Bloomberg opined that this rally in junk bonds was triggered by two factors, “the Federal Reserve’s historic support for the market and heavy inflows into funds that buy the risky debt” – and the latter, the act of chasing yield, was a consequence of the first. It all comes down to the Fed.

“The debt deal comes amid a surge in issuance from high-yield borrowers seeking to cut interest expense on existing debt as yields approach unprecedented lows,” Bloomberg said.

Indeed, there has been a huge flow of liquidity into junk bonds, trying to find something with a noticeable yield, and so there was huge demand for new issuance of junk bonds.

The day those Ball Corp. junk bonds sold at a yield of 2.875%, so on August 10, the 10-year Treasury yield was at 0.59%, and 10-year yields of top-notch corporate bonds were also below the rate of inflation. Apple issued 10-year notes on August 20 that yielded 1.22%.

So where do you go to find a yield that beats inflation? Investors went chasing after junk bonds, hoping to be front-running the Fed that would buy these instruments by the gazillions, pay an even higher price, and allow everyone to make tons of money the easy way.

Alas, by that time, the Fed had already stopped buying corporate bond ETFs altogether – it had bought its last ETF  (a measly 9,626 shares of Vanguard Intermediate-Term Corporate Bond ETF) on July 23 – and it had cut its corporate bond purchases to near nothing.

Junk bond issuance over the first eight months of 2020 – on the boom in May, June, July, and August – jumped 71% from a year ago to $292 billion, according to S&P Global. Citing projections by BofA Global Research credit strategists, it said that full-year junk-bond issuance is on track to reach $375 billion. And this “would shatter the current record total of $344.8 billion in 2012.”

Since those heady days of early August, when the bond market was still under the illusion that the Fed would buy all these junk bonds, the average BB-rated yield – the high end of the junk-bond spectrum that qualifies for Fed purchases – has ticked up from around 3.80% on August 5 to 4.09% currently (ICE BofA BB US High Yield Index).

In mid-February, just days before all heck broke loose in the markets, the average BB-rated junk-bond yield had dropped to an all-time record low of 3.51%:

In August, secured junk bonds accounted for only 23% of total junk-bond issuance, and unsecured bonds accounted for 77%, showing what risk appetite investors have, especially when they were still hoping that the Fed would have their back.

In terms of issuance, the high-end of junk dominated, with bonds rated BB accounting for 57% of total issuance. About 19% of total issuance was rated BB/B; and 21% was rated B-, according to S&P Global.

What most issuers did (79% of total issuance in August) with part of the money raised through the bond offering is pay off existing debts, particularly leveraged loans. Leveraged loans are secured by collateral and are higher up in the capital structure than unsecured bonds. In a restructuring or bankruptcy, holders of leverage loans recover a portion of their capital, perhaps 40%, while holders of unsecured bonds may get little or nothing.

Companies that issued unsecured bonds to refinance secured leveraged loans replaced debt that is higher up in the capital structure with debt that is lower in the capital structure, a smart move by the companies because it will leave them room and collateral — when push comes to shove and investors get nervous and balk at buying unsecured debt — to issue secured debt to get out of a jam. And investors, who are now exposed to greater risks at a lower yield, went eagerly along with it.

That’s what Ball Corp did. It issued $1.3 billion in unsecured 10-year notes, used $600 million of the proceeds to pay off a secured leveraged loan, and the rest of the proceeds is for general corporate purposes. This means an increase in debt of $700 million, all at a minuscule cost of capital for a junk-rated company of 2.875%, hallelujah thank you Fed. But wait… that’s why the Fed has stepped away from the frenzy in the bond market.

  1. #1
    Jjspeddy
    Para lxs que no dominen el inglés. Traducción aproximada.

    "El frenesí de los bonos basura estableció récords en Agosto, ya que todos intentaron adelantarse a la Fed
    por Wolf Richter • 11 de septiembre de 2020 • 3 Comentarios

    Pero al ver el frenesí, la Fed se ha alejado de esa compra

    Por Wolf Richter para WOLF STREET.

    Para el mercado de bonos basura de Estados Unidos, Agosto fue el mes de los superlativos y los récords. Las empresas emitieron un total de $ 52,9 mil millones en bonos de alto rendimiento, con mucho la mayor cantidad jamás registrada en Agosto, que normalmente es un mes tranquilo, y la segunda cantidad más alta de cualquier mes, solo detrás de Junio, que estableció el récord de todos los tiempos. a $ 59,9 mil millones, según S&P Global. La emisión de Agosto fue cinco veces mayor que el volumen de Agosto del año pasado, cuando ya había preocupaciones sobre la economía, una posible recesión, el sobreendeudamiento corporativo y una guerra comercial entre Estados Unidos y China:

    Gráfico 1: Emisión de bonos de Alto-Rendimiento en Agosto

    Cada uno de los últimos cuatro meses (Mayo, Junio, Julio y Agosto) estableció un récord en la emisión de bonos basura para ese mes en el calendario.

    Otro tipo de récord se estableció el 10 de agosto, cuando Ball Corp., una empresa de envasado de aluminio que fabrica cosas como latas de bebidas, vendió 1.300 millones de dólares en bonos basura a 10 años con un rendimiento del 2,875%, el rendimiento más bajo de la historia de EE.UU. para los bono basura con un vencimiento de cinco años o más.

    Y hubo tal demanda incluso con este bajo rendimiento que Ball Corp. elevó la oferta de $ 1 mil millones a $ 1,3 mil millones.

    Estos bonos fueron calificados BB +, la categoría de bonos basura más alta justo por debajo del grado de inversión (enlace a mi hoja de trucos para calificaciones crediticias corporativas) y, por lo tanto, calificaron para ser comprados por el Vehículo de Propósito Especial (SPV) de la Fed para bonos corporativos. Pero al 31 de agosto, la Fed no tiene ningún bono de Ball Corp.

    Bloomberg opinó que este repunte de los bonos basura fue provocado por dos factores, "el apoyo histórico de la Reserva Federal al mercado y las fuertes entradas de fondos que compran la deuda de riesgo", y este último, el acto de perseguir el rendimiento, fue una consecuencia de lo primero. Todo se reduce a las actuaciones de la Fed.

    "El acuerdo de deuda se produce en medio de un aumento en la emisión de prestatarios de alto rendimiento que buscan reducir los gastos por intereses de la deuda existente a medida que los rendimientos se acercan a mínimos sin precedentes", dijo Bloomberg.

    De hecho, ha habido un gran flujo de liquidez hacia los bonos basura, tratando de encontrar algo con un rendimiento notable, por lo que hubo una gran demanda de nuevas emisiones de bonos basura.

    El día que esos bonos basura de Ball Corp. se vendieron con un rendimiento del 2.875%, entonces el 10 de agosto, el rendimiento de los bonos del Tesoro a 10 años fue del 0.59%, y los rendimientos a 10 años de los bonos corporativos de primer nivel también estuvieron por debajo de la tasa de inflación. Apple emitió notas de deuda a 10 años el 20 de agosto que rindieron 1,22%.

    Entonces, ¿A dónde vas para encontrar un rendimiento que supere la inflación? Los inversores persiguieron los bonos basura, con la esperanza de adelantarse a la Reserva Federal que compraría estos instrumentos por miles de millones, pagaría un precio aún más alto y permitiría que todos ganaran toneladas de dinero de la manera más fácil.

    Por desgracia, en ese momento, la Fed ya había dejado de comprar ETF de bonos corporativos por completo: había comprado su último ETF (unas míseras 9,626 acciones de Vanguard Intermediate-Term Corporate Bond ETF) el 23 de julio, y había reducido sus compras de bonos corporativos a casi nada.

    La emisión de bonos basura durante los primeros ocho meses de 2020, con el auge de mayo, junio, julio y agosto, aumentó un 71% con respecto al año anterior en $ 292 mil millones, según S&P Global. Citando proyecciones de los estrategas crediticios de BofA Global Research, dijo que la emisión de bonos basura durante todo el año está en camino de alcanzar los $ 375 mil millones. Y esto "rompería el récord actual de $ 344.8 mil millones de 2012".

    Desde aquellos días embriagadores de principios de agosto, cuando el mercado de bonos todavía tenía la ilusión de que la Fed compraría todos estos bonos basura, el rendimiento promedio con calificación BB, el extremo superior del espectro de bonos basura que califica para compras de la Fed, ha subió desde alrededor del 3,80% el 5 de agosto hasta el 4,09% en la actualidad (ICE BofA BB US High Yield Index).

    A mediados de febrero, solo unos días antes de que se desatara todo el infierno en los mercados, el rendimiento promedio de los bonos basura con calificación BB había caído a un mínimo histórico de 3,51%:

    Gráfico 2: Rendimientos de bonos basura estadounidenses con calificación BB
                      ICE BofA Índice de Rendimientos Efectivos de Bonos US de Alto Rendimiento BB

    En Agosto, los bonos basura garantizados representaron solo el 23% de la emisión total de bonos basura, y los bonos no garantizados representaron el 77%, lo que muestra el apetito de riesgo que tienen los inversores, especialmente cuando todavía esperaban que la Fed los respaldara.

    En términos de emisión, dominó la gama alta de basura, con bonos calificados BB que representan el 57% de la emisión total. Aproximadamente el 19% de la emisión total se calificó como BB / B; y el 21% recibió una calificación de B-, según S&P Global.

    Lo que hizo la mayoría de los emisores (79% de la emisión total en agosto) con parte del dinero recaudado a través de la oferta de bonos es saldar las deudas existentes, particularmente los préstamos apalancados. Los préstamos apalancados están garantizados por garantías y están más arriba en la estructura de capital que los bonos no garantizados. En una reestructuración o quiebra, los tenedores de préstamos apalancados recuperan una parte de su capital, tal vez el 40%, mientras que los tenedores de bonos sin garantía pueden obtener poco o nada.

    Las empresas que emitieron bonos no garantizados para refinanciar préstamos apalancados garantizados reemplazaron la deuda que está más arriba en la estructura de capital por una deuda que es más baja en la estructura de capital, un movimiento inteligente de las empresas porque les dejará espacio y garantía, cuando llegue el momento de empujar. y los inversores se ponen nerviosos y se resisten a comprar deuda no garantizada, para emitir deuda garantizada para salir de un aprieto. Y los inversores, que ahora están expuestos a mayores riesgos con un rendimiento menor, lo aceptaron con entusiasmo.

    Eso es lo que hizo Ball Corp. Emitió $ 1.3 mil millones en pagarés no garantizados a 10 años, utilizó $ 600 millones de los ingresos para pagar un préstamo apalancado garantizado, y el resto de los ingresos es para fines corporativos generales. Esto significa un aumento en la deuda de $ 700 millones, todo a un minúsculo costo de capital para una empresa con calificación basura del 2.875%, aleluya, gracias Fed. Pero espere ... es por eso que la Fed se ha alejado del frenesí del mercado de bonos.

    3 recomendaciones
10 recomendaciones
Escribe aquí tu comentario...
Este sitio web usa cookies para analizar la navegación del usuario. Política de cookies.
Cerrar