2
Este contenido tiene más de 10 años

Hoy es un día de esos en los que te levantas con una sensación rara, un día de esos en los que dices, "estoy como el tiempo", gris. Pues efectivamente, hoy me han venido a tocar los pies. En concreto SA NOSTRA, gran banco Mallorquín, con poderío y con alardes de señorío.
Creedme cuando digo que no son más que unas vulgares ratas carroñeras que se ceban con la desgracia ajena. Aprietan a más no poder, y encima lo hacen CON LOS SEGUROS. Por el amor de dios, que sigan despachando cuentas.

Situación, una clienta me pide para cambiar el seguro de su casa y de su hermano. El mismo seguro pero entre los dos hay un ahorro de ¡¡¡¡290€!!!!!
La clienta avisa  2 meses y medio por mail y por teléfono a su sucursal de dicha “Entidad Bancaria”, yo más bien lo llamaría “Madriguera Bancaria”.
Bueno a lo que iba, avisa de lo que hay pidiendo la baja por el tema del precio. Primero le dicen que sin problemas, pero que le den un tiempo para hablar con CASER para intentar rebajar la prima.
A día de hoy la clienta cansada, me dice que emita los seguros, uno para día 20 y otro para 5 de mayo.
Bien, de SA NOSTRA, le dicen que no devuelven los seguros, puesto que tendría que haber avisado 2 meses antes con la carta de anulación y la póliza de la aseguradora con la garantía hipotecaria.
La clienta le comunica que eso no es posible, pues (en mi caso) solo podemos emitir con 30 días de antelación, y que no puede tener 30 días 2 seguros de hogar. Respuesta de la despacha cuentas chupóptero “no es mi problema”.
Aun así vemos una salida, y es el incremento de prima desproporcionado y no aceptado que le viene en la renovación.
OJO AL DATO, el padre de la clienta está haciendo unos trámites, el DIRECTOR ha llamado al padre diciéndole que le deniegan (Supongo que un préstamo) puesto que sus hijos están anulado los seguros de hogar.
En resumen, “Como su hijo no me hace los seguros yo no le dejo el dinero a usted”

¡¡¡¡¡Hasta donde vamos a llegar a parar!!!!!! ESTO ES UN PUTO CIRCO, lo peor, no son ellos los payasos, somos lo mediadores, agentes y/o comerciales, que cada día nos las vemos más crudas para vender. Y la banca cada día hace lo que quiere, como quiere y cuando quiere. Lo peor, sin ningún tipo de control ni restricción.

Me sabe mal decirlo, pero si, soy un payaso, el banco es el titiritero de este sistema llamado circo. Circo que alegra el coraz… perdón, el bolsillo de 4 “personas” (Queda matizar que personas está bien así, entrecomillado)

 

 

  1. #2
    12/04/11 23:52

    y luego la DGS dice que todo esto se trata de situaciones aisladas....

  2. #1
    11/04/11 23:01

    ¿Madriguera bancaria? Las pobres vulgares ratas carroñeras no son más que animales que viven en la pobreza. Los banqueros en cambio viven en lujosas casas y no comen carroña, sino que son caníbales que se comen vivos a sus clientes.

    ¿Por qué para insultar a los bancos ocupamos referirnos a los animales que no tienen bancos? Es que los humanos somos racistas hacia los animales, tan racistas como los banqueros lo son hacia nosotros. Tienes suerte de que los banqueros racistas no te vendan como esclavo en el mercado como si fueras una vaca, otro animal.

    O tal vez te vendan como payaso, uno de esos animales raros de circo que no son más que una mercancía, un animal para atraer miradas.

    Los banqueros han creado su versión financiera del Tercer Reich, y aunque creas que son invencibles, recordaremos que Hitler también parecía invencible en 1936. Están buscándole 5 patas al gato...

    Ellos leen mal la historia, y creen poder repetirla, volver al feudalismo. Se creen Dios... pero tengo mi dudas de que tenga un reinado de mil años.

Cookies en rankia.com

Utilizamos cookies propias y de terceros con finalidades analíticas y para mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias a partir de tus hábitos de navegación y tu perfil. Puedes configurar o rechazar las cookies haciendo click en “Configuración de cookies”. También puedes aceptar todas las cookies pulsando el botón “Aceptar”. Para más información puedes visitar nuestra política de cookies.

Aceptar