Rankia España
Acceder
blog Cartera Permanente
Para el dinero que no puedes permitirte perder

Oro en la Cartera Permanente

El oro es un activo que debería incluirse en la cartera de cualquier inversor, bien sea como "seguro financiero" por si todo lo demás falla o directamente para rebalancear junto al resto de activos, beneficiándonos de su alta volatilidad y descorrelación. En la Cartera Permanente es un componente fundamental y su peso objetivo es del 25% de la misma, al igual que los otros tres componentes que la componen: renta variable, bonos de largo plazo y renta fija de corto plazo. En esta estrategia de inversión, formulada por Harry Browne a finales de los años 70, cada uno de los cuatro componentes es elegido para que tire de la cartera en un estado económico determinado, y en el caso del oro este estado es la inflación.

Muchos inversores descartan el oro sin dudar porque lo consideran un activo especulativo sin valor intrínseco, no genera flujos de caja (no paga dividendos ni intereses) y, en el largo plazo, solo consigue mantener el poder adquisitivo. Lo anterior puede ser o no cierto, pero carece de importancia ante una realidad incontestable: cuando disminuye la confianza en la moneda el precio del oro se dispara. Sí, no se limita a mantener su valor o proteger contra la inflación, si esta se desboca la demanda del oro se desboca igualmente y su precio se multiplica, permitiendo trasvasar esas suculentas ganancias de capital hacia el resto de compontes de la cartera, a la espera de que más adelante lleguen sus días dorados.

Esto es justamente lo que pasó en los años 70, cuando el aumento anual de dos dígitos en los precios de bienes y servicios causó que el oro disparara su valor un +1.200%, muy por encima de la inflación. Y también hemos vivido fuertes subidas del metal dorado en la última década, cuando el aumento de los precios de las materias primas primero y los excepcionales estímulos económicos después, hiciceron que el oro creciera un +300% de 2005 a 2012. En la Cartera Permanente, estas ganancias fueron rebalanceándose hacia la bolsa y los bonos, que tuvieron sus momentos estelares en los años 80 y 90, además de en algunos años recientes, y desplomes históricos como el del casi -31% del año pasado que sufrió el oro, apenas causó una pérdida moderada en el total de la Cartera Permanente, que terminó 2013 con un -4,5% (-2% en la versión americana).

Como hace ya algunos meses que publiqué los primeros artículos sobre la Cartera Permanente en Rankia es probable que no estés familiarizado con la estrategia, así que antes de entrar en más detalle con el oro te recuerdo los tres artículos publicados para que refresques la memoria:

  1. Cómo invertir en un mundo incierto
  2. Una estrategia simple, segura, estable y rentable
  3. Renta variable para la prosperidad

Qué es la inflación


La RAE define inflación como "elevación notable del nivel de precios con efectos desfavorables para la economía de un país". Nuestro actual sistema económico se fundamenta en la constante expansión crediticia, la cual inevitablemente causa inflación, pero esta es inofensiva mientras se mantenga estable y en niveles bajos. Sin embargo, aunque los Bancos Centrales intentan controlar la tasa de inflación, forzándola en una u otra dirección, su movimiento depende de demasiados factores que en la práctica son imposibles de controlar.

En especial, el factor determinante para causar una inflación desbocada e incotrolable es la pérdida de confianza en la moneda utilizada para los intercambios económicos. Se dice que la confianza es difícil de ganar pero muy fácil de perder, y esto se aplica igualmente a las divisas creadas y respaldadas por los estados. Así, cuando los estados se comportan de forma irresponsable y los tenedores de sus divisas creen que su valor disminuirá se deshacen de ellas tan rápido como pueden, formándose el temido círculo vicioso que puede acabar con el precio de cualquier activo.

Sin embargo, hay una (única) divisa que no puede crearse de la nada y no depende de la solvencia de ningún país. Podría decirse que el oro es la segunda divisa más importante, por detrás del dólar, y al igual que este funciona como valor refugio ante la incertidubre y como reserva monetaria, como bien conocen sus principales poseedores (los Bancos Centrales). Por ello, los tenedores de dólares se pasan al oro cuando el primero está en problemas y su menor disponibilidad causa que el crecimiento de la demanda aumente su precio en mucha mayor medida. Pero si lo que tenemos en nuestra cartera es otra divisa distinta del dolar, el oro siempre funcionará mejor que el billete verde frente a la devaluación de nuestra divisa (si el dólar mantiene su valor el oro tendrá el mismo efecto, pero si el dólar también se devalúa el oro subirá en mayor medida).

Por otro lado, en ocasiones no es necesario que la inflación tenga lugar para que el precio del oro empiece a subir. Como decía antes la pérdida de confianza en la divisa es la principal causa de la inflación, por lo que ante comportamientos considerados irresponsables como la "impresión masiva de dinero" (también conocidos como estímulos monetarios) pueden crearse expectativas de alta inflación antes de que esta tenga lugar, beneficiándose igualmente el precio del oro, como ha ocurrido durante la pasada década.

El oro también es el activo de último recurso


Pero el oro en la Cartera Permanente no solo tiene como función aprovecharnos de su alta volatilidad para rebalancear hacia el resto de activos, cuando su precio se dispara durante los periodos de alta inflación o de expectativas de alta inflación. El oro, en su modalidad física (lingotes o monedas bullion en nuestro poder), es el único activo financiero que no tiene riesgo de contraparte. Y cuando digo el único quiero decir el único, porque incluso un fajo de billetes en una caja de seguridad no son más que una promesa de algún banco central, un IOU ("te debo") que dicen los norteamericanos. Por supuesto a estas alturas no creo que sea necesario explicar los riesgos de contraparte que pueden tener las cuentas bancarias, la deuda pública o privada o cualquier papelito que diga que somos los dueños de determinadas acciones o participaciones. Incluso los bienes inmuebles dependen de un titulo de propiedad que el estado te puede revocar en cualquier momento.

Sin embargo el oro tiene un valor por si mismo, que podrá ser mayor o menor, pero estará ahí si todo lo demás falla y se mantiene en tu poder (lo cual no es demasiado complicado de conseguir debido a su reducido tamaño y sus extraordinarias propiedades físicas, que lo hacen casi indestructible). Y "todo lo demás" pueden ser muchas cosas distintas, desde quiebras y confiscaciones hasta guerras o desastres naturales.

Cómo comprar el oro


Debido a su función como activo de último recurso el consejo de Harry Browne era comprar únicamente oro físico y guardarlo en un lugar seguro, a ser posible en otro país (al menos una parte del mismo). La diversificación geográfica es una pieza clave de la Cartera Permanente y para un inversor estadounidense los otros tres activos son locales, por lo que no tiene mucho sentido depositarlos fuera de sus fronteras. Pero en nuestro caso, como inversores españoles en una Cartera Permanente en euros, creo que es más fácil y cómodo mantener otras partes de la cartera fuera de nuestro país, y guardar el oro físico cerca en una caja de seguridad (y quizá algunas monedas escondidas en otro lugar seguro).

Tampoco considero que sea más seguro mantener toda la parte del oro en monedas o lingotes, ya que nos exponemos a otros riesgos importantes como pueden ser su robo o extravío. Por otro lado, las horquillas de compraventa del oro físico son elevadas y su rebalance puede ser costoso. Mi consejo pues es que el core de la parte de oro de la Cartera Permanente sea físico, pero para el resto utilizar uno o varios ETFs respaldados por oro físico, que utilizaremos para las operaciones más frecuentes. Si el objetivo de oro para la cartera es del 25%, por ejemplo podríamos mantener un 15% en físico y el otro 10% mediante ETFs, pero los porcentajes exactos son una decisión personal. Lo que sí aconsejo encarecidamente es que mantengas un mínimo de oro físico como activo de último refugio, aunque sea un 5%.

En cuanto al tipo de oro físico a comprar, siempre son preferibles las monedas a los lingotes. El motivo es que su comprobación es mucho más sencilla, ya que al tratarse de monedas reconocidas basta con pesarlas y medirlas (con una báscula electrónica y un calibre) para cerciorarse de su autenticidad, mientras que los lingotes requieren análisis más complejos (y costosos). Lo ideal es comprar la moneda reconocida más barata, en tamaños de una onza y menores. Por ejemplo, en formato 1oz actualmente las más baratas suelen ser las Krugerrand de Sudáfrica o las Maple Leaf de Canadá, mientras que en tamaños pequeños se pueden adquirir a buen precio 20 francos franceses o soberanos ingleses. En todos estos casos el sobrecoste a pagar (precio por encima del spot) puede variar entre el 0% se se compra a particulares hasta el 5% si se compra en tiendas más "comerciales"; y entre medio hay otras opciones como tiendas de numismática menos conocidas o la compra en línea en Alemania.

Y respecto a los ETFs, el requisito es que estén respaldados al 100% por oro físico, pero también es deseable que sus inventarios estén auditados y que sus costes sean mínimos. Mi favorito es el db Physical Gold ETC (EUR), con respaldo físico, inventario público y auditado y TER bajo (0,29%). Otras opciones interesantes son por ejemplo el ZKB Gold ETF o el Xetra-Gold.

Comentarios
30
Página
2 / 2
  1. #21

    Brownehead

    en respuesta a Juaninvest
    Ver mensaje de Juaninvest

    Desconozco su comercialización europea, porque se trata de un ETF americano (el famoso GLD), y tampoco he visto información sobrecesa clase. En cualquier caso con las opciones europeas que tenemos, como las comentadas al final del artículo, no veo cuál puede ser el atractivo de este ETF, cuyo TER además es relativamente caro.

  2. #22

    Juaninvest

    en respuesta a Brownehead
    Ver mensaje de Brownehead

    Era por saber vuestra opinion acerca de este ETF ya que necesito encontrar uno que cotice en el Xetra para ahorrar comisiones, ya que en SelfBank no tengo acceso al de Xetra-Gold.

    El GLD tiene variante en euros que cotiza en Xetra y creo que otra en Milan
    http://www.selfbank.es/cotizaciones.phtml?symbol=1zGQ9

  3. #23

    Brownehead

    en respuesta a Juaninvest
    Ver mensaje de Juaninvest

    ¿Has probado a pedirles que lo den de alta? Posiblemente tengan que añadir los productos manualmente en su sistema, por ejemplo el db lo tienen Listado en Milán, que no es su parqué principal:

    http://www.selfbank.es/cotizaciones.phtml?symbol=1gXAD5

  4. #24

    Brownehead

    en respuesta a Juaninvest
    Ver mensaje de Juaninvest

    Estos son los ETCs de oro que aparecen listados en Xetra, pero ninguno está dado de alta en selfbank:

    http://www.boerse-frankfurt.de/en/etc_etn/search/result?benchmark__wm_vetp=Gold

  5. #25

    Juaninvest

    en respuesta a Brownehead
    Ver mensaje de Brownehead

    Les he solicitado el Xetra-Gold, voy a probar a que abiliten el db Gold, no lo habia pensado y tal vez sea mas rapido.

    La verdad esque no acabo de entender bien como estos ETCs son capaces de indexar bien la cotizacion del oro, hay dias que hay mucha variacion entre ellos. Pero parece que al final en el historico a medio largo plazo lo consiguen.

    Gracias.

  6. #26

    Jdeloma

    No me gusta la pata del oro por ser un activo improductivo y generador de gastos.
    Es cierto que en el pasado ha tenido momentos de crecimientos de precio expectaculares en momentos de alta inflacion y baja confianza en el dolar. Esto ayuda a la diversificacion y hace que en dichos momentos fuese la fuente de aportación de rentabilidad. Pero ¿se repetirá en el futuro? El ultimo rallie alcista del oro fue en porcentaje muy inferior al experimentado en decadas precedentes. ¿No tendremos subidas de precio de mucha menor entidad en dédacas futuras?

    ¿Se volverán a producir en el futuro las circunstancias para que se repitan las expectaculares subidas de precio del pasado?

    Me explico, la situación internacional ha cambiado y seguirá haciéndolo. Antes la economía USA tenía la supremacía y considero que es la que afectaba directamente al precio del oro, tanto por su influencia directa como indirecta a través de otros países (por factiores económicos). Ahora hay otras monedas relevantes y economías emergentes extraordinariamente fuertes. por tanto ¿es suficiente la existencia de inflacion y debilidad de la moneda en un único país relevante (USA) para producir incrementos bestiales en el precio del oro? Para ello tendrían que estar todos los países en el mismo momento del ciclo económico, cosa que se me antoja imposible. El aumento desmesurado del precio, consecuencia de la influencia de un país será contrarestado con ventas en otros países (con distinta situación económica).

    Todo ello sin mencionar el estricto control que todos los bancos centrales tienen actualmente sobre la inflación, lo cual hace poco menos que imposible que se reproduzcan episodios inflacionarios del pasado.

    Considero que además de un activo improductivo, su caracter diversificador se va a ver muy mermado en el futuro por lo que es un activo que yo no incorporaría en mi cartera o al menos no con tal ponderación (25%).

  7. #27

    Brownehead

    en respuesta a Jdeloma
    Ver mensaje de Jdeloma

    Hola Jdeloma,
    El último rally del oro fue de "pequeña" (300%) magnitud porque las expectativas inflacionarias se desinflaron, no hemos vuelto a tener inflación de 2 dígitos como en los 70 y por tanto el Oro no ha tenido ocasión aún de mostrar todo su potencial.

    Sobre el futuro, puede que tengas razón y que los bancos centrales consigan hacer bien su trabajo por fin, pero por el momento no están teniendo excesivo éxito en su intento de crear más inflación, ¿lo tendrán en dirección opuesta, si la velocidad del dinero empieza a subir multiplicando la enorme masa monetaria creada en los últimos años? Personalmente creo que las posibilidades de que la inflación se les vaya de las manos, en caso de que la economía empiece a calentarse, es elevada.

    Es cierto que el oro se ve influenciado en mayor medidad por la debilidad del dolar, pero estamos en un mundo en el que los principales bancos centrales (BoE, ECB, BoJ, etc.) están tomando medidas de expansión similares, con diferentes ritmos o intensidades, pero todas ellas encaminadas a una guerra de divisas y a un riesgo de elevada inflación a nivel mundial. Ante este posible escenario creo que mantener una parte importante de la Cartera en Oro sigue siendo necesario; como por cierto parecen seguir creyendo los propios bancos centrales con sus reservas de oro y de esto saben algo ;).

  8. #28

    Jdeloma

    en respuesta a Brownehead
    Ver mensaje de Brownehead

    El último rally (2007-2011) se produjo no por expectativas inflacionistas, sino por la mayor crisis financiera y económica habida desde el 29. Una crisis de este nivel podrá volverse a producir, pero antes pasarán décadas ya que aún no hemos terminado de salir de ella.

    El oro subió de cerca de 700 a mediados 2007 a casi 2.000 en 2011 para luego volver a caer a 1.200 por tanto la subida al final de momento se ha quedado en un 71%. Nuestra "rentabilidad" habría sido mayor al "ajustar" la cartera vendiendo anualmente en la subida, aunque también habríamos comprado caro (y perdido) al incorporar a la cartera desde que comenzó el descenso...

    La situación de crisis y la incertidumbre es la que hace que el oro suba más que la inflación, y cuando la crisis y la incertidumbre desaparece, el precio del oro cae pudiendo volver (en ausencia de inflacion) a los niveles previos, con lo que el efecto neto en la cartera, tras pocos años, podría ser cero. En esta situación solo aportaría diversificación a la cartera, pero ninguna rentabilidad (mas bien negativa por sus costes). Veremos qué sucede con el Oro en años venideros conforme las economías se vayan saneando.

    Sobre la inflacion ahora está mucho mas vigilada y controlada (es muy facil sacar dinero del sistema) y no olvidemos que para cubrirse de la misma no es necesario invertir en oro, sino que basta con tener activos tangibles (acciones incluidas, ya que estas, reflejan el valor de una empresa y ésta se defiende del aumento de sus costes nominales, trasladándolos al cliente subiéndo los precios).

  9. #29

    Brownehead

    en respuesta a Jdeloma
    Ver mensaje de Jdeloma

    En realidad el oro pasó de 270$ en el 2000 a 1900$ en 2011, eso es un 600% de subida y aun al precio actual vale más de 4 veces su precio del año 2000. En los años previos a la crisis la inflación empezó a ser preocupante (primero en materias primas y alimentos, luego en el resto de la economía) y probablemente eso hizo subir el precio del oro. Después, los enormes y desconocidos hasta entonces estímulos económicos realizados durante la crisis hicieron aumentar los temores de muchas personas sobre su traducción en una futura inflación desbocada, y eso pudo haber hecho subir todavía más el precio del oro. Ya en 2012, quedó claro que la agresiva política monetaria no se estaba traduciendo en inflación, y que incluso muchos países estaban técnicamente en deflación, lo que pudo haber pinchado el precio del oro. Esta es mi hipótesis de lo que ha movido el precio del oro en los últimos 10-15 años, siempre teniendo en cuenta a la inflación.

    Como inversor en la Cartera Permanente, estas fuertes subidas seguramente te habrían dado múltiples posibilidades de recoger beneficios de forma automática y traspasarlos a otros activos baratos que posteriormente subieron, como la renta variable. En cuanto a las bajadas, seguramente la del año pasado habría sido la única que implicaría la recompra de oro, y de momento no estamos mucho más abajo que entonces.

    Por otro lado, el mito de que la rentabilidad del oro es 0 ajustada a la inflación parece no ajustarse a la realidad actual. Si tomamos el periodo máximo de la Cartera Permanente desde que tenemos datos, es decir 1972-2014, la rentabilildad anualizada del oro ha sido casi del 8%, superior a la inflación y a muchos otros activos de inversión tradicionales. Si a ese rendimiento sumamos el efecto de rebalancear su volatilidad con otros activos descorrelacionados, su aporte a la cartera es más que evidente.

    En cuanto a que la inflación ahora está mucho más vigilada y controlada, ¿de verdad crees que con los niveles de endeudamiento actual los bancos centrales se atreverían a subir los tipos de interés al 20%, como hizo la FED en 1981? Con las condiciones macroeconómicas actuales la política monetaria es mucho más complicada y mucha gente duda, con razón, de la capacidad de los bancos centrales para luchar contra una futura elevada inflación sobrevenida.

    Para concluir, es un error común pensar que la renta variable protege frente a la inflación. Es cierto que si los precios suben de forma controlada y previsible es fácil trasladar esas subidas en toda la cadena productiva, pero cuando la inflación está desbocada todo el sistema de precios se distorsiona y las empresas no pueden realizar una planificación adecuada. Esto se puede ver claramente en el periodo de alta inflación de los 70, donde la bolsa americana tuvo un rendimiento real (ajustado a la inflación) negativo.

  10. #30

    Bizkaitarra

    en respuesta a Brownehead
    Ver mensaje de Brownehead

    Os quería preguntar sobre el db Physical Gold, ya se que al tener oro físico en teoría no hay riesgo de contraparte, pero si el DB tuviera problemas serios ¿que haríais con ETFs y similares de DB?

Autor del blog
Envía tu consulta

Este sitio web usa cookies para analizar la navegación del usuario. Política de cookies.
Cerrar