Cómo invertir en un mundo incierto

22
Es fácil creer que el futuro se desarrollará de cierta manera con una alta probabilidad, que los mercados subirán o caerán en el corto o medio plazo, que la inflación o los tipos de interés aumentarán o disminuirán, que la economía europea o norteamericana mejorará o empeorará en los próximos años… pero el futuro invariablemente contradice nuestras expectativas de una u otra forma.
 
La cruda realidad es que las predicciones rara vez se cumplen, los sistemas de trading nunca producen los resultados anunciados y los analistas, gestores y gurús de la inversión con abultados historiales de acierto pierden su toque justo cuando empezamos a actuar según su criterio. Muchas veces la predicción puede ser incluso correcta en términos generales, pero el evento más inesperado o  insignificante puede hacer fracasar nuestras inversiones, por muy concienzudos y lógicos que pudieran ser los análisis.
 
Una y otra vez fallamos al invertir basándonos en expectativas que no se cumplen, o que lo hacen de forma diferente o en un momento distinto al previsto, y aún así volvemos a repetir el error cada vez que creemos haber encontrado una predicción segura. Pero la certeza no existe en el mundo real, inversores, analistas y economistas disfrutan discutiendo de las fuerzas que inevitablemente conducirán a uno u otro resultado. Hablan sobre fundamentales, análisis técnico, movimientos cíclicos, decisiones políticas, etc. pero todo eso no es más que charlatanería, rara vez nos resulta útil para obtener ganancias consistentes.
 

Estrategia de inversión para un mundo incierto

 
¿Por qué seguimos manteniendo la fe en encontrar la forma de invertir con éxito anticipándonos al mercado, cuando la única realidad es que el futuro es impredecible? No existe ninguna forma de eliminar la incertidumbre, así que sólo podemos asegurar el éxito si la aceptamos y dejamos que forme parte de nuestra estrategia inversora.
 
Esta estrategia debe basarse en el hecho de que vivimos en un mundo incierto y el futuro es impredecible, por lo tanto debe poder funcionar bien con cualquier clima económico que nos toque vivir. Además no tiene que requerir predicciones de ningún tipo, la estrategia no debe modificarse sea cual sea el estado en el que creemos que está la economía o estará en el corto, medio o largo plazo. Solo podremos alcanzar la seguridad financiera con una estrategia permanente, que nos permita ocupar nuestro tiempo y nuestra mente en lo que realmente puede hacer crecer nuestra riqueza de forma considerable (nuestro trabajo), o bien en vivir la vida sin preocuparnos constantemente por el devenir de nuestro patrimonio.
 
La pregunta del millón es, ¿qué productos de inversión pueden cumplir esos objetivos? Ningún producto por sí solo puede hacerlo, pero la adecuada combinación de ellos sí. Así que el primer paso para poner en marcha la estrategia es crear una cartera balanceada y permanente, que incluya diversificación real. Para los inversores en renta variable diversificación suele significar comprar una veintena de acciones, o añadir a su cartera unas pocas acciones defensivas, algo de renta fija o, en el mejor de los casos, invertir en todo el mercado mediante fondos indexados. Pero esto es poco más que una parodia de lo que significa diversificar, ya que el éxito de la cartera dependerá únicamente de la prosperidad económica y dará muy poca o nada de protección frente a otros posibles escenarios.
 
 

Diversificación real con la Cartera Permanente

 

Diversificación real significa ir más allá de los productos de inversión tradicionales para cubrir cualquier cosa que nos depare el futuro y, además, que la cartera esté compuesta de tal forma que permita obtener ganancias y crecimiento, sin que las pérdidas de unos productos anulen las ganancias de los otros. No se trata de comprar un poco de esto y otro de lo otro, sino de elegir los productos adecuados para cada clima económico. La clave es seleccionar para cada parte de la cartera un producto muy volátil, que cuando gane lo haga mucho y compense de sobra las pérdidas de los otros. Con el paquete adecuado, en lugar de anularse mutuamente las ganancias lo que se anulará serán las volatilidades individuales, dando lugar a unas ganancias sostenidas y estables.

 
Puede haber muchas formas de componer esta cartera, con productos más o menos adecuados, pero una de las más sencillas, basada en fundamentos económicos y que lleva funcionando como se espera durante más de 40 años es la llamada Cartera Permanente. Consta de solo cuatro componentes a partes iguales: renta variable, oro, renta fija de largo plazo y renta fija de corto plazo. En próximos artículos entraremos en más detalle, por ahora tan solo decir que su creador, el inversor, escritor y candidato a la presidencia de los EE.UU. Harry Browne, estimó unas ganancias reales (por encima de la inflación) de entre el 4% y el 5%, y justamente eso es lo que ha obtenido la cartera, resultando hasta ahora similares a las de la renta variable pero con mucha menos volatilidad.
 

Resultados Cartera Permanente

  1. en respuesta a Brownehead
    #22
    21/09/13 20:39

    Ok, oído cocina!! Da gusto ver a Valentín por aquí, el magister magistorum.. y además haberlo conocido en persona!

    Que sepáis que si venís por Granada tenéis garantizada un cerveza!!!!

  2. en respuesta a Perdigon01
    #21
    21/09/13 20:32

    Gracias perdigon, también me alegro de verte por aquí ;)
    Realmente no quiero abandonar mi otro blog sobre la Cartera Permanente, ya veré qué enfoque le doy pero seguramente el otro lo utilice para tratar temas más avanzados (para los que ya conocen y siguen la Cartera Permanente) y este para dar a conocer la filosofía a nuevos inversores, dado el altavoz que supone Rankia. Lo que no voy a hacer es duplicar entradas así que no borres ninguno de los dos de tus marcadores ;)

Cookies en rankia.com

Utilizamos cookies propias y de terceros con finalidades analíticas y para mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias a partir de tus hábitos de navegación y tu perfil. Puedes configurar o rechazar las cookies haciendo click en “Configuración de cookies”. También puedes aceptar todas las cookies pulsando el botón “Aceptar”. Para más información puedes visitar nuestra política de cookies.

Aceptar