Las cedulas hipotecarias

A menudo se confunden los conceptos de hipoteca, crédito y cédula hipotecaria. El crédito es una operación de financiación, y la hipoteca es la garantía inmobiliaria asociada a esta operación. La cédula hipotecaria, en cambio, es un título hipotecario cuyo deudor es la entidad financiera y tiene como garantía los préstamos ya concedidos.

El mecanismo de las cédulas hipotecarias es sencillo: se presta sinero al banco a cambio de uno de estos títulos. Los préstamos hipotecarios ya otorgados actúan como garantía. La cédula hipotecaria es un producto de lata calidad que puede comercializarse a particulares y a empresas. Tiene una tasa mayor que los depósitos a plazo fijo y cada mes devengan capital e intereses.

¿Cuál es la diferencia con el plazo fijo?



En las cédulas hipotecarias se diversifican los inversores y disminuye el riesgo para al entidad, que asegura su retribución. Estos títulos cuentan con doble garantía: la del emisor (banco o caja) y el derecho preferente de los cedulistas sobre la cartera hipotecaria frente al resto de acreedores. Al contar con ambas, es una operación menos arriesgada que otros bonos emitidos por entidades financieras. A estas ventajas se añade un requerimiento legal que impide que el saldo de cédulas hipotecarias exceda el 80% de la cartera elegible. Así se aporta una cobertura mínima a los inversores.

Participaciones hipotecarias



La diferencia entre cédulas hipotecarias, bonos y participaciones está en la garantía (préstamos hipotecarios). Pero en estas ultimas la emisión acarrea una verdadera cesión de la parte del crédito hipotecario. La entidad emisora traslada la totalidad del riesgo de la parte del crédito que se cede.

Cédulas HipotecariasAl contrario que con bonos y cédulas hipotecarias, el cliente no recibe un reintegro procedente de los intereses determinados con anterioridad por la entidad emisora. Lo percibe de manera directa y de forma proporcional al préstamos hipotecario. En caso de impago de éste, quien adquiere las participaciones asume el riesgo.

Los riesgo de las cédulas hipotecarias



La contratación de cédulas hipotecarias no está exenta de riesgos. El inversor está expuesto al impago de la entidad emisora y, si éste se produce, a que la cartera no permita el repago de los títulos. Hay otros peligros propios de los instrumentos de renta fija: tipo de interés, mercado, liquidez... Si el ahorrador necesita efectivo, puede vender el bono, pero debe tener en cuenta que su valor puede sufrir las consecuencias d un periodo inflacionistas o es posible que cotización bursátil se desplome.

En el contexto actual, al aceptar cédulas hipotecarias hay que ser consciente de la difícil situación por la que atraviesan los sectores de la construcción e inmobiliario, así como el valor de los inmuebles. Los grandes inversores son quienes se han contenido en la adquisición de estos productos, sabedores de la caída del precio de la garantía (el inmueble) y de los problemas de impagos de préstamos hipotecarios. Éste es uno de los motivos por los que bancos y cajas ofrecen estos productos de manera masiva a sus clientes particulares.

Aunque son productos de renta fija, antes de contratarlos, hay que conocer los tipos actuales y la situación del mercado inmobiliario. Hay que saber de antemano las condiciones y negociar su eliminación. El cliente, desconoce el tipo de referencia que emplean las cédulas hipotecarias y, aunque la mayoría aplica el Euribor, se distinguen varios tipos según su periodicidad en el cálculo. Además, hay que valorar la calidad del emisor de la cartera hipotecaria, así como sus perspectivas de evolución.

¿Te ha resultado interesante? Suscríbete vía email o RSS a Berbis Swap
¿Te ha resultado interesante? Suscríbete vía email o RSS a Berbis Swap

Accede a Rankia
¡Sé el primero en comentar!

Cookies en rankia.com

Utilizamos cookies propias y de terceros con finalidades analíticas y para mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias a partir de tus hábitos de navegación y tu perfil. Puedes configurar o rechazar las cookies haciendo click en “Configuración de cookies”. También puedes aceptar todas las cookies pulsando el botón “Aceptar”. Para más información puedes visitar nuestra política de cookies.

Aceptar