¿Nos visitas desde USA? Entra a tu página Rankia.us.
Berbis Swap
El mundo de las divisas y las finanzas internacionales

Seguros de decesos ¿Qué son? ¿Cómo contratarlos?

La muerte es el mayor de los dramas, el más duro de los golpes al que se ve sometido el ser humano. Cada país, cada región, cada cultura e incluso cada época tienen sus costumbres, ritos y tradiciones relacionadas con la muerte, con el duelo que genera, con los entierros y funerales, y con los ya casi anacrónicos lutos. Pero si hay algo realmente nuestro, apenas visto por otros lares, es el seguro de decesos, una póliza que se paga cada año para que, cuando ocurra el fallecimiento, costear los gastos del sepelio no constituya una problema económico para la familia.
 

¿Merece la pena seguir pagando?



Este seguro tan particular se comercializa en España desde hace más de un siglo con un éxito comercial y un arraigo social incuestionables. En su día, las directivas UE que regulan el sector de seguros tuvieron que modificarse para atender a los rasgos específicos de las pólizas de decesos españolas; el desconocimiento que había en Bruselas sobre estos seguros era casi total.

En España, la costumbre de pagar en vida y en forma de póliza mensual o anual los costes del entierro se hereda de generación en generación y, en demasiados casos, se sigue abonando por inercia. Aunque las cuotas que se pagan por el seguro de decesos son normalmente poco cuantiosas, a la larga pueden representar un desembolso excesivo. Por eso se recomienda hacer números y reflexionar sobre si merece la pena seguir pagando esta póliza. Podríamos, sin ir más lejos, estar incurriendo en un sobreaseguramiento al pagar por un servicio cubierto con otra póliza. Los seguros de vida ligados a hipotecas, o a otros productos financieros como tarjetas de crédito y préstamos personales, por ejemplo, pueden cubrir holgadamente los gastos del sepelio.
 

Morirse sale caro



Dos mil euros, ese es el coste medio de un entierro modesto en nuestro país. Pero hay ciudades en las que cuesta más de 3.000 euros un entierro sencillo. Este gasto y lo prolijo de los trámites y gestiones post-muerte son, precisamente, las razones que mueven a contratar una póliza de decesos. El objetivo principal es que la cobertura del seguro sea suficiente para sufragar el gasto que entierros o cremaciones suponen, con todo lo que les acompaña, desde el velatorio, la caja fúnebre y el ramo floral hasta la esquela en el diario local. Pero, a nada que se hagan números, se comprueba que un individuo de 40 años que pague una media de 6 euros mensuales por su póliza de decesos habrá pagado, cuando cumpla 80 años, un total de 2.880 euros, cantidad suficiente para un entierro correcto conforme a nuestros usos. Estas cifras ya indican que, con esas cuotas, no parece necesario contratar un seguro de decesos antes de cumplir los 40 años, aunque tampoco hay que postergar la decisión mucho tiempo: es común que las aseguradoras no admitan clientes de más de 65 ó 70 años. Las pólizas son bien diferentes de una a otra compañía, y los precios muy distintos también de unas ciudades a otras: hay que hacer cuentas, y decidir.
 

El seguro de decesos, en funcionamiento



Seguros de decesos ¿Que son? ¿Cómo contratarlos?El seguro de decesos puede tener carácter indemnizatorio: la compañía entrega a los beneficiarios de la póliza una cantidad de dinero fija y previamente estipulada para que con ella se cubran los gastos funerarios. La forma de proceder es similar a la de las pólizas del hogar; las compañías disponen de un directorio de empresas con las que trabajan y la familia del fallecido elige una o varias de ellas. Pero lo contratado es una prestación de servicios y no los de una funeraria en concreto, por lo que el asegurado es libre de seleccionar las empresas que prefiera. Si la póliza era de prestación de servicios, la aseguradora debe encargarse también de las gestiones burocráticas. Y, además de cubrir los costes del féretro, debe pagar los del acondicionamiento del cadáver, las coronas de flores, el transporte al cementerio en coche fúnebre, las esquelas, la mesa de firmas y los gastos y gestiones para el traslado del fallecido a cualquier lugar de España o del resto del mundo. Una vez producido el fallecimiento, hay que avisar lo antes posible a la compañía, ya que algunos trámites requieren máxima celeridad. La inscripción de la muerte en el Registro Civil se realizará en las 24 horas posteriores al óbito. Cuando se llama a la compañía conviene tener a mano la póliza y revisarla para comprobar si contiene la cláusula que establece que si el coste del servicio es inferior al capital asegurado, se ha de devolver a los beneficiarios la cantidad sobrante.



Busque, compare y si encuentra algo mejor, cómprelo



En España el seguro de decesos es una tradición familiar, y no sólo pasa la costumbre de padres a hijos, muchas veces también la aseguradora se hereda. Es común que toda la familia tenga contratada la póliza con la misma entidad, porque es "la de toda la vida". Sin embargo, al igual que se cambia de compañía en el seguro del coche o del hogar, en el de decesos también se puede hacer. Procede averiguar si nuestra compañía, por ejemplo, bonifica o no la antigüedad del asegurado, qué tipo de prima se paga y, claro, pedir presupuesto en otras aseguradoras. Pero el precio no ha de ser el único elemento que determine el cambio de compañía, hay comprobar lo que cada una ofrece y no sólo los servicios y su calidad previsible, sino también la letra pequeña del contrato a firmar. Además, puede que la decisión más acertada sea tan simple como dejar de pagar la póliza que llevamos años pagando. Es el caso de quien tiene suscrito un seguro de vida que da amplio amparo a los suyos tras su fallecimiento.
 

Seguros ocultos



Hay seguros de vida que funcionan como tales a pesar de que no sean las tradicionales "pólizas de vida y riesgo", pensemos en las hipotecas que llevan asociado un seguro con cobertura de fallecimiento, en los unit-linke (modalidad de seguro de vida que invierte las primas pagadas en fondos de inversión), o los seguros asociados a préstamos personales y tarjetas de crédito. La finalidad de estos productos financieros es reducir el impacto económico que supone la muerte del tomador de la póliza en las personas que dependen de quien ha pagado las cuotas. Sin embargo, son seguros de cuya existencia poco o nada suelen saber los beneficiarios; de ahí que no siempre se cobraran. Ahora se puede saber si algún familiar ha tenido a bien incluirnos como beneficiarios de un seguro de vida. La creación del Registro de Contratos de Seguros con Cobertura de Fallecimiento, dependiente del Ministerio de Justicia, que podemos consultar sin problema alguno, puso fin a esta inaceptable situación.
 

Seguro de decesos, en pocas palabras



  • Si se es menor de 40 años, normalmente no conviene contratar un seguro de decesos. Por económicas que sean las primas, se puede acabar pagando más de lo que representan los gastos funerarios.

  • Si se disfruta de una economía estable y saneada o se tiene suscrito un seguro de vida con amplia cobertura, no merece la pena contratar un seguro de decesos.

  • Antes de contratar un seguro de decesos, solicite presupuesto en varias compañías y compare calidad de servicios y precios.

  • Exija que todas las modificaciones o adiciones del contrato del seguro sean siempre por escrito. Después de la firma de la póliza, no acepte cambios del contrato que le sean desfavorables.

  • Cuando se paga un seguro para cubrir los gastos de los servicios funerarios, lo que se contrata es una prestación de servicios. La familia del difunto no tiene por qué aceptar la empresa propuesta por la aseguradora, pueden elegir la funeraria o empresas que prefieran.

  • Compruebe que en el contrato figura el compromiso de la compañía de revalorizar anualmente los capitales asegurados. Evitará sorpresas en momentos tan difíciles como los posteriores a un fallecimiento.

  • Si dispone de un seguro de decesos, informe a sus familiares del número de póliza, compañía y teléfono al que deben llamar si fallece.

  • Guarde una copia de la póliza y conserve el último recibo del pago.



¿Te ha resultado interesante? Suscríbete vía email o RSS a Berbis Swap

¿Te ha resultado interesante? Suscríbete vía email o RSS a Berbis Swap

  1. #1

    Anonimo

    Hace años, había en una compañía de seguros (relacionada con Propietarios de Fincas Rústicas), tenía un seguro de decesos de "prima única".., de hecho yo lo tengo, (creo que me lo hizo mi madre o algo así).., pagó unas 90 mil ptas. y, se supone, que ya tengo pagado el seguro de deceso para "toda la vida" o, más bien, "hasta que muera"...

    Supe que al poco lo quitaron, o limitaron mucho la edad mínima.., porque, claro, lo hacía gente jóven, cuando en realidad estaba pensado sólo para los mayores que quisieran tener esa cobertura pero que, por edad, no eran admitidos en el sistema "tradicional" de pago mensual.., lógicamente, para éstos, el precio era bastante más alto..

    Saludos

  2. #2

    Anonimo

    Has caido en la cuenta que uno no necesariamente tiene que morirse a los 80 años. Que uno se puede morir simplemente a los 25 o 45 años. El seguro es para esos casos.

    Saludos

  3. #3

    Anonimo

    El seguro de decesos es algo muy arraigado en este pais, tenemos dos compañias que tienen casi el 75% de todos los seguros de decesos del pais. Es cierto que es un seguro que a la gente joven le parece extraño, pero obviamente, nos puede pasar a todos.
    Los seguros de vida es cierto que a veces son vinculatorios pero, el decesos da garantias que no ofrecene los vinculatorios de vida, por ejemplo, la muerte en el extrangero. ¿alguien sabe lo que cuesta repatriar un cadaver de por ejemplo facil y simple, una ciudad europea a españa? a todos nos llega por sorpresa el fatidico momento, ¿y si es de viaje?, normalmente un buen seguro de decesos tiene cobertura de traslado o repatriacion.

    Tambien es importante destacar que hay aseguradoras que estan ofreciendo repatriacion en decesos para inmigrantes, algo muy positivo para cualquier colectivo extrangero.

    salu2

  4. #4

    Anonimo

    Como todo, el seguro de decesos depende de a que target se oriente.

    Personalmente considero que es un seguro basico para cualquier familia de la clase baja-media española, que vive al dia con hipoteca y tarjetas de credito.

    Todos los dias vemos accidentes de trafico en las noticias en las que mueren familias enteras. Imaginese la papeleta para una familia jubilada tener que enterrar, hijo/a, nuera/yerno y dos churumbeles.

    En ese caso el seguro de decesos a mi parecer esta mas que justificado. Es la comodidad de hechar una firmita y tener cubiertos los riesgos que supone morirse. Que no son pocos.

  5. #5

    Birdaco

    en respuesta a Anonimo
    Ver mensaje de Anonimo

    Tienes razón, cuando uno viaja al extranjero debe asegurarse bien de las coberturas que tiene. Informarse de lo que cubre el seguro de viaje que tiene contratado y si ha de pagar 2€ más para que la cobertura sea completa.
    No me lo había planteado, pero a partir de ahora lo tendré en cuenta.

    Gracias por el comentario.

  6. #6

    Vaya2009

    en respuesta a Anonimo
    Ver mensaje de Anonimo

    El catalogar el seguro de decesos para familias de clase baja-media española me parece un comentario poco acertado. Piensa que el dinero va y viene....o viene y se va.......

    Las personas que tenemos un seguro de decesos lo tenemos con la intención de que si nos pasa algo, nuestros familiares se ocupen sólo y unicamente de "llorarnos" que no tengan que preocuparse de "papeleos" ni de gastos "extras" etc.. en momentos tan duros.

    Por experiencia sé que un seguro de decesos te soluciona en el momento del fallecimiento toda la "papeleta", traslados, tanatorio, etc......y si quieres mejorarlo, pues "tiras de talonario"....

    He leido que es mejor guardar el dinero en una cuenta bancaria remunerada o que es mejor un seguro de vida..........
    Nadie pensó hace un par de años que ésta "crisis" iba a poner "patas arriba" el sistema económico a nivel mundial, todos creiamos que nuestro ritmo de vida iba a ser eterno.....pero hemos tenido que reciclarnos para poder llegar a fín de mes...
    Si surje un imprevisto, ¿dejamos sin "tocar" ese dinerito que está supuestamente guardado para el entierro????? o ¿Sacamos el dinero para hacer frente a ese "bache"? si es así en un momento de "apuro" nos hemos quedado sin la previsión de fondos para nuestro funeral...

    Por otro lado el seguro de vida a los 65 0 70 años te lo cancelan y todo lo pagado no es recuperable, ¿Quién espera morirse antes de los 65 años para que su familia cobre el dinero para hacer frente al sepelio....? hay que saber que un seguro de vida no se cobra al momento que hay por medio lo que se conoce como " la aceptación de herencia"(en la que intervienen notario, registros, bancos etc....teniendo un plazo cara hacienca de 6 meses para tributar como heredero..)

    ¿Alguien sabe cuánto le va a costar su propio entierro? ¿En qué lugar va a morir?

    Sabemos cuando nacemos pero afortunadamente no sabemos cuando vamos a morir y si lo vamos a hacer sólos o en compañía de algún familiar, o cerquita de nuestra casita o muy alejados de ella en el otro extremo del planeta...así que si lo tenemos todo "amarradito" en caso de que suceda algo, nuestros seres queridos se preocuparán sólo de descolgar el teléfono....y nada más.

    Cada tipo de seguro está para lo que está y no tiene que ver nada con la condición social, baja, media, alta, independientemente del dinerito que tengamos o dejemos de tener, todos nacemos de la misma forma y todos al final nos vamos también de la misma forma sin nada...al igual que llegamos.
    Un saludo a [email protected]

  7. #8

    smarcos22

    "Si eres menor de 40 años no conviene contratar un seguro de decesos"

    Este tipo de afirmaciones son un error, una compañía de seguros cubre riesgos, y el riesgo de la muerte...sé que suena muy mal, puede darse por muchas causas.
    Si tienes la suerte de tener una muerte natural a los 88 años, sí, no conviene. Pero si tu contratas tu póliza de decesos a los 35 años, una compañía de seguros está cubriendo el riesgo de que fallezcas:
    - Por un accidente, por cualquier causa, mala suerte
    - Te detectan un cáncer a los 55 años
    - Enfermedad cardiovascular
    - La vida es una mierda y te suicidadas 3 años más tarde...
    Entonces, con tu familia destrozada porque les dejas antes de tiempo, la compañía de seguros gestiona todo, sin que la familia sufra ni se entere de nada, y facilitando el mal trago.

    En seguros, no conviene ningún seguro, ninguno, hasta que lo necesitas

Autor del blog

  • Berbis

    La cita: El éxito es conseguir lo que se desea. La felicidad es apreciar lo que ya se ha conseguido

Envía tu consulta

Este sitio web usa cookies para analizar la navegación del usuario. Política de cookies.

Cerrar