¿Nos visitas desde USA? Entra a tu página Rankia.us.
Blog M&G Investments

¿Es Donald Trump un regalo para los inversores conductuales?

M&G

Consulte nuestro glosario si desea obtener más información sobre cualquiera de los términos que se utilizan en esta publicación.

La mayor parte de la teoría del behavioural finance versa sobre nuestros sesgos individuales y sobre cómo evitarlos. Sin embargo, a la hora de obtener un rendimiento superior al del mercado, la capacidad de reconocer errores «colectivos» es aún más importante. Tratar de detectar el momento en que los mercados pueden mostrarse demasiado temerosos o eufóricos puede ser un factor crítico a la hora de generar rentabilidad y gestionar el riesgo.

Esto es algo extremadamente complicado, pues los mercados son, por lo general, altamente eficientes. Cada día se destinan gran cantidad de recursos a detectar hasta el más mínimo desajuste de precios. No obstante, los errores colectivos, como las burbujas, los desplomes y multitud de otros ejemplos de desajustes en los precios, pueden producirse en todas las clases de activos. El objetivo principal de los inversores conductuales es el de estar bien posicionados para identificar los factores que los causan y evitarlos.

Cómo identificar la influencia conductual en los mercados

Las oportunidades que los mercados ofrecen en respuesta a elementos conductuales suelen caracterizarse por su miopía. Los inversores se olvidan de sus puntos de vista a largo plazo, bien porque no pueden asumir la carga que supone un descenso a corto plazo, o porque no pueden resistirse a la tentación de aprovechar el potencial alcista.

Tales factores pueden ofrecer oportunidades a los inversores, ya que estas influencias emocionales a menudo suponen una incidencia más breve sobre los precios que los elementos que importan en última instancia, como los beneficios, los tipos de interés o la inflación.

Las oportunidades conductuales suelen compartir características similares:

  • Los inversores comienzan centrándose en una sola cuestión, pasando por alto todos los demás factores que pueden incidir en los precios.
  • Los precios evolucionan más rápidamente que los fundamentales subyacentes según crecen las preocupaciones de los inversores en torno a la rentabilidad a corto plazo de los activos que poseen.
  • Los inversores comienzan a ignorar nueva información si esta contradice lo que ya creen.

Cuando entran en juego elementos como estos, es de esperar que la situación despierte el interés de los inversores conductuales; suele tratarse de una señal de que los mercados pasan por alto los fundamentales.

Donald Trump y la visceralidad: el ejemplo de México

Desde su victoria en 2016, Donald Trump ha tenido el potencial de propiciar la conducta inversora descrita previamente. Se trata de una figura altamente visceral que domina las noticias, a menudo eclipsando la evolución de los fundamentales.

Un ejemplo claro de ello fue la evolución de los mercados en las jornadas de su victoria y proclamación y en los días próximos a estas. Tras haber manifestado una postura inflexible frente a México en términos comerciales y de inmigración, que incluía la construcción del controvertido muro a lo largo de la frontera, la victoria de Trump se percibió inequívocamente como negativa para la economía mexicana.

Al anunciarse la victoria de Trump, el peso mexicano se desplomó con respecto al dólar estadounidense (véase el Gráfico 1), al igual que los bonos del Estado mexicanos.

M&G

Las rentabilidades pasadas no son un indicativo de las rentabilidades futuras.

Aunque el catalizador era claro, existían diversas señales de que hasta cierto punto esta debilidad podría ser, por naturaleza, conductual. La velocidad de la evolución fue más que suficiente para desatar el pánico en los inversores. Al mismo tiempo, los inversores al parecer pasaron por alto la dinámica económica subyacente en México con respecto a Estados Unidos y se centraron exclusivamente en las políticas que podrían adoptarse, a pesar de que existieran muy pocos datos sobre las propuestas reales de Trump y una incertidumbre significativa sobre la forma que acabarían adoptando.

A la vez, el lenguaje de los partícipes del mercado era contundente; un analista de cierto banco de inversión afirmaba:

«Ahora mismo, no tengo ni idea de cómo cerrará la divisa este año; quien diga que sí lo sabe, miente».

Lo que es más importante, la evolución del mercado sirvió para incrementar el atractivo de la divisa, así como de los bonos del Estado mexicanos. La rentabilidad del bono mexicano a diez años aumentó de cerca del 6% a prácticamente el 7,5%. Para los inversores con un enfoque conductual, esto representó una atractiva recompensa por el riesgo; no era necesario poder «adelantarse» al mercado o «saber más» acerca de la política de Trump con respecto a México. En su lugar, la simple observación de que los factores emocionales parecían predominar sugirió que existía alguna probabilidad de que estos temores se disiparan, mientras que las valoraciones ofrecían un atractivo «colchón» incluso si el resultado era negativo.

Tal y como muestra el Gráfico 1, a pesar del ligero aumento de la debilidad antes de la toma de posesión de Trump, este episodio del mercado resultó efímero, pues posicionó el peso mexicano para convertirse en una de las divisas de mejores resultados en 2017.

El futuro

La primera parte de la presidencia de Trump se ha caracterizado en realidad por una volatilidad baja en los mercados, puede que para sorpresa de muchos. Sin embargo, la tensión vivida recientemente con Corea del Norte ilustra la capacidad del presidente para desatar temor y volatilidad en los mercados. La inversión conductual no implica simplemente mostrarse contrario a la postura de consenso en todo momento. Sin embargo, es muy posible que puedan crearse otras oportunidades para aquellos inversores capaces de evitar verse atrapados por el temor o la emoción y de seguir los fundamentales y las señales de influencia conductual en la evolución de los precios.

Los puntos de vista expresados en este documento no deben considerarse como una recomendación, asesoramiento o previsión.

Esta información no constituye una oferta ni un ofrecimiento para la adquisición de acciones de inversión en cualquiera de los fondos de M&G. Promoción financiera publicada por M&G International Investments Ltd. Domicilio social: Laurence Pountney Hill, Londres, EC4R 0HH, Reino Unido, autorizado y regulado por la Autoridad de Conducta Financiera en el Reino Unido y su sucursal M&G International Investments Ltd., Sucursal en España con domicilio social en Calle Fortuny, 6 – 4º A, 28010, Madrid, inscrita en el Registro Mercantil de Madrid al Tomo 32.573, folio 30, hoja M-586297, inscripción 1ª con CIF W8264591B y con número de registro de la CNMV 79.

  1. #1

    Elmelón

    Creo que es complicado no tener algo más de miedo cuando tienes a este gobernando USA y con recados constantes a Kim. Quizá no esté tan injustificado el miedo, la volatilidad debe subir en cualquier momento y eso son caídas.

Autor del blog

  • M&G Investments

    M&G es una gestora de activos internacional, conocida por su enfoque de inversión basado en el largo plazo y la convicción. Llevamos más de 85 años gestionando inversiones de manera activa. Actualmente gestionamos activos por un valor de 323.100 millones de euros (a 30.06.18) en renta variable, multi-activos, renta fija, bienes inmuebles y efectivo para clientes de Europa, Latinoamérica y Asia.

Envía tu consulta

Este sitio web usa cookies para analizar la navegación del usuario. Política de cookies.
Cerrar