Una 'tormenta perfecta' sobre el euro

1 respuesta
Una 'tormenta perfecta' sobre el euro
Una 'tormenta perfecta' sobre el euro
#1

Una 'tormenta perfecta' sobre el euro

Como todas las películas de Hollywood sobre catástrofes, ésta comienza con planos que presentan a personajes complacientes, brindando a lo largo y ancho de Europa por 2015, "el año de la recuperación", e incluso, quizá con un par de copas de champán de más, afirmando que "la crisis es historia del pasado". En las oficinas de brokers internacionales apenas quedan analistas de guardia que justifican las primeras señales de alarma atribuyéndolas a la nueva entrada en actividad del volcán griego, con el que, por increíble que parezca, nadie parecía contar ya en 2015. En las primeras sesiones bursátiles de año, las principales plazas de la zona euro sufren desplomes de entre el 3% del DAX alemán y el 4,8% del MIB italiano. La rentabilidad del bono español repunta hasta el 1,6%, el Ibex pierde un 3,45% y el euro marca nuevos mínimos por debajo de 1,2 dólares.

Efectivamente, la convocatoria adelantada de elecciones en Grecia y la campaña electoral emprendida por Syriza han generado una onda sísmica digna de consideración. La caída del euro sorprende por su rapidez: en cuestión de minutos, volvió a su nivel mínimo desde marzo de 2006, obligando a replantear las previsiones para 2015, que calculaban que el año cerraría con una media de cambio con el dólar de 1,19. Para elaborar las nuevas proyecciones, los analistas vuelven a tirar de estadística y reparan en que el Break-up-Risko, índice de riesgo de ruptura del euro que elabora el instituto Sentix, vuelve a superar el 20%, como en agosto de 2013. "Sí, creemos que Europa es el riesgo financiero global número uno para 2015", confirma Ian Bremmer, estratega de Eurasia Group.

La parte más visible de la supuesta catástrofe, las más peliculeras escenas de pánico, tienen lugar en Grecia. Ante la posibilidad de que un amago de impago de la deuda de lugar a un corralito o incluso a la vuelta al dracma, los griegos han acudido masivamente a los cajeros automáticos y a las ventanillas de sus bancos y han sacado 3.000 millones sólo en diciembre, para intentar conservar su dinero y porque quieren conservarlo en euros. Pero, seguramente sin saberlo, corren contra corriente. La cantidad de euros mantenida en reservas asignadas cayó hasta 1,4 billones en el tercer trimestre, o sea el 22,6% del total, desde el 24,1% de finales de junio. Se trata del porcentaje más bajo desde 2002, un 28% inferior al de 2009, y quiere decir que los bancos centrales del mundo se deshacen de euros a toda prisa.

#2

Re: Una 'tormenta perfecta' sobre el euro

Reservas en euros
En términos porcentuales, el monto total de reservas mantenidas en euros se ha reducido un 8,1% en el tercer trimestre de 2014, más que la caída de la moneda frente al dólar en ese mismo período, que ha sido de un 7,8%, según las últimas cifras del FMI. La magnitud de este dato es de gran relevancia: las dos últimas veces que el euro se depreció un 7% o más en un sólo trimestre, 2011 y 2010, las tenencias se redujeron en niveles mucho menores. Estos datos sugieren que los administradores de las reservas están dejando pasar la oportunidad de comprar euros mientras están baratos, eliminando un pilar de sostén clave.

En realidad, ya el pasado mes de agosto, el presidente del BCE, Mario Draghi, mencionó la caída de las tenencias en euros en los bancos centrales como un factor que ayudaría a debilitar el tipo de cambio y finalmente impulsará la economía tambaleante de la región, por eso el dato no ha sido leído como señal de alarma. Pero lo cierto es que los bancos centrales tienen razones adicionales para no sentirse cómodos con el euro: "la economía euro, a la que representa, pierde peso global" y "nadie quiere tener un rendimiento negativo. No se mantiene una moneda en reservas para perder dinero y todos se dan cuenta de que el BCE está perdiendo la batalla contra la deflación", explica un experto de Deutsche Bank que aporta como prueba el hecho de que los rendimientos de los bonos a dos años en Alemania, Holanda y Francia están todos por debajo de cero.

Además, los mercados cuentan con que los diseñadores de las políticas monetarias están listos para intensificar la lucha ampliando la masa monetaria a través de más medidas de estímulo, como comprar deuda pública, que normalmente gravita sobre el valor de una moneda. Ante el inminente bombardeo sin precedentes de dinero recién imprimido como lluvia sobre los mercados, la implacable ley de la oferta y la demanda sentenciará al euro a convertirse en una moneda proporcionalmente más débil.

"Se subestiman las consecuencias del programa de compra de deuda soberana por parte del BCE sobre el tipo de cambio del euro", advierte el jefe de estrategia cambiaria del banco estadounidense Citi, Josh O, Byrne, que considera previsible que el euro pierda hasta un 10% de su valor. Barrow Markets cuenta este año con un euro a 1,10 dólares, nivel de 2003 en plena Guerra de Irak. En las películas de Hollywood sobre catástrofes, a estas alturas del guión, suele haber ya perfilado un héroe incapaz de evitar el desastre, pero listo para liderar un nuevo comienzo.

http://www.elmundo.es/economia/2015/01/11/54affb4622601d34158b458a.html

Cookies en rankia.com

Utilizamos cookies propias y de terceros con finalidades analíticas y para mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias a partir de tus hábitos de navegación y tu perfil. Puedes configurar o rechazar las cookies haciendo click en “Configuración de cookies”. También puedes aceptar todas las cookies pulsando el botón “Aceptar”. Para más información puedes visitar nuestra política de cookies.

Aceptar