Rankia España
blog Wertefinder
Wertefinder

Wertefinder: Informe de mercado - Octubre 2019

  • Diferencial de tipos en EE.UU. vuelve a subir
  • Indicadores económicos confirman la desaceleración
  • Francia y Italia publicaron un PIB mejor de lo esperado
  • Los PMI en China continuan su descenso
  • Algunas acciones de la cartera del sector tecnológico registraron subidas espectaculares de más de un 20% en un día

Observación preliminar

Si bien últimamente los indicadores económicos apuntan a una desaceleración de la economía global las bolsas no cesan de subir. El índice S&P 500 alcanzó hace poco incluso un nuevo récord histórico. Es un fenómeno conocido que la evolución de las bolsas es contraria a la evolución de la economía aunque un deterioro de la economía tiene repercusiones en los resultados empresariales. Este fenómeno se explica probablemente por las expectativas excesivamente pesimistas del rumbo de la economía americana. No ha pasado mucho tiempo y el mercado descontó una recesión en EE.UU.. Ahora que el conflicto comercial se haya vuelto menos agudo los mercados se están centrando en los resultados empresariales. Y aunque los resultados empresariales reflejaron en muchos casos el deterioro de la economía, al final han resultado mejor de lo esperado.

En este contexto una vez más se demostró que el diferencial de los tipos entre 10 y 2 años en EE.UU. sirve muy poco como indicador previo para predecir una recesión. Al final el diferencial subió con la misma rapidez como antes había bajado (véase el gráfico abajo).

Aunque la bajada de la tensión del conflicto comercial ha supuesto un alivio para los mercados es prematuro bajar la guardia: En estos días un detalle del último informe del FMI llamó la atención de los analistas. Se trata de la evolución de la venta de coches en todo el mundo, y sobre todo en China. En el gráfico abajo observamos que en el 2018 se produjo por primera vez un descenso de las ventas, una evolución que continuó en todo el año 2019. Este descenso se explica no solamente por factores coyunturales (nuevas normas de emisiones, supresión de subvenciones para coches en China) sino tambiénpor el cambio de la forma de la movilidad (car sharing, transporte público, etc.) 

 

Economías tradicionales

EE.UU.

Aunque el crecimiento del PIB del tercer trimestre registró una desaceleración con respecto a los primeros dos trimestres estamos lejos de signos de una recesión. En términos anualizados la economía americana subió un 1,9% y los gastos del consumidor subieron un 2,9% en términos anualizados. El informe del PIB confirma la tendencia que observamos ya en los trimestres anteriores: El sector manufacturero y las inversiones con una tendencia hacía la baja, una tendencia que contrasta con el vigor del consumidor que sigue gastando. Merece destacar que los indicadores del mercado de la vivienda registran también alzas, un desarrollo que corresponde al alza de la población y la necesidad de reformar/renovar casas antiguas.

A pesar del deterioro del sector manufacturero observamos que la transformación de la industria americana hacía la tecnología prosigue sin cesar. Quizá el indicador que pone de relieve este desarrollo de la forma más clara es el peso de la propriedad intelectual en el PIB en comparación con el peso del equipamento. El gráfico arriba muestra que su peso continúa subiendo de forma acelerada.

La transformación de la economía americana hacía productos tecnológicos sofisticados se observa también en el ritmo de crecimiento de los gastos de I+D que crecen a un ritmo muy mayor del PIB.

Está claro que si el consumidor sigue gastando y los empresarios no invierten, en algún momento estos últimos se verán forzados a adaptar su producción a la demanda. Es decir, cada vez hay menos razones para esperar una recesión. Los datos „blandos“ como las encuestas reflejan la desaceleración, pero lo típico de las encuestas es que suelen variar rápidamente en función de las noticias.

Europa

En la zona euro el crecimiento del PIB registró según Eurostat un incremento del 1,1% en términos anuales. Aunque el vigor de la economía europea ha descendido del 1,2% del trimestre pasado, el descenso ha sido más moderado de los que los analistas esperaban. La sorpresa ha sido el crecimiento en Francia que subió un 0,3% en el trimestre con respecto al trimestre anterior y así registró un crecimiento por encima de la media. El motor del crecimiento ha sido la inversión privada, impulsado sobre todo por la inversión en informática y transporte. En España el PIB creció en términos interanuales un 2%, lo mismo que en el segundo. Los motores fueron tanto el consumo como la inversión, mientras que empeoraron las exportaciones.

Incluso Italia registró un pequeño incremento del PIB del 0,1% (un 1,2 % en términos interanuales) con respecto al trimestre anterior. No obstante, el desglose de los datos muestra que Italia está lejos de encontrarse en una situación estable. Entre los datos más recientes merece destacar que la confianza empresarial ha vuelto a crecer un 0,4%, por primera vez desde julio de este verano. Alemania publica los datos del PIB solo a mediados de este mes, pero los analistas no esperan nada bueno: Entre un 0% o incluso un crecimiento negativo. De hecho, el sector manufacturero se encuentra ya en plena recesión y sus ramificaciones afectan ya al mercado laboral. Los datos "blandos“ de las encuestas de Markit y el instituto alemán Ifo revelan todavía un descenso de la actividad, pero el ritmo de descenso ha decrecido. En el caso del índice Ifo las expectativas han subido ligeramente con respecto al mes pasado. No obstante, el clima de exportaciones en Alemania sigue deteriorando como muestra el gráfico siguiente. Es por ello prematuro entrar en un optimismo excesivo sobre la economía, más aun cuando las economías en los países industriales se encuentran en plena transformación y el sector industrial pierde peso y importancia.

La economía alemana enfrenta a la vez el deterioro de las ventas mundiales de automóviles (ya se habla cada vez más de „peak car“) y el problema estructural de la transformación al coche eléctrico (y/o hidrogeno). Cuando antes la economía alemana se beneficiaba de la fortaleza del sector del automóvil, ahora su debilidad pasa factura a la industria alemana. Alemania cuenta con uno de los más altos índices de gastos de R&D en Europa, pero el 40 % está destinado al sector del automóvil y por ello hay un riesgo que al final estos gastos suponen una inversión perdida. El gobierno alemán intenta desesperadamente lanzar otra iniciativa para fomentar la compra de coches eléctricos mediante un aumento de las subvenciones y de la instalación de un mayor número de estaciones de carga, pero mientras la generación de los milenios (jóvenes nacidos después de los años 90) se resiste a comprar coches y incluso aplaza la adquisición del carnet de conducir, poco efecto tendrán estas medidas (como ya ha demostrado la experiencia de los últimos años).

China

Igual que en el resto del mundo el ritmo de crecimiento del PIB en China sufrió en el tercer trimestre un descenso y registró un crecimiento del 6,2%. El descenso del vigor de la economía china se observa también en el comportamiento de los índices PMI (tanto el manufacturero como el de servicios) que sufrieron una bajada en octubre. 

En cuanto al consumo y la renta de la población merece destacar que los ingresos (hogares, transferencias y beneficios) subieron en los primeros nueve meses con respecto al mismo período del año anterior un 6,1% en términos reales. El consumo de los hogares subió un 5,4% en términos reales durante este período. La industria sufre por el descenso de los automóviles y es difícil imaginarse cómo el gobierno puede incentivar a los chinos de comprar un coche cuando las perspectivas de los salarios empeoran. No obstante, en algún momento los chinos volverán a comprar coches porque la difusión de los coches es más baja que en el resto del mundo. El gobierno chino reacciona a la desaceleración de la economía, pero mucho menos agresivo que en años anteriores porque es consciente que las clásicas medidas fiscales tienen poco efecto y solo aumentan la deuda.

Mercados emergentes

El conjunto de los países emergentes se ha beneficiado el mes pasado de la mejora de las perspectivas económicas, a la vez cuando la Reserva Federal ha bajado otra vez los tipos de interés. Ante este fondo las monedas de los mercados emergentes se han apreciado frente al dólar estadounidense el mes pasado. Aunque la inflación tiende a bajar en muchos mercados emergentes, este descenso no se produce en línea recta en todos los países: Mientras por ejemplo la inflación en Rusia sigue sorprendiendo a la baja, en India ha subido recientemente (debido al alza de los precios alimentarios).

Sectores

En octubre ha sido otra vez el sector tecnológico el que ha registrado las mayores subidas. En la cola se encuentra el sector de la salud que en todo el año ha lastrado crecimiento.

Evolución del Fondo

En el mes de octubre el fondo obtuvo un rendimiento positivo del +0,7%. La rentabilidad acumulada en todo el 2019 asciende al 20,13% y con esta rentabilidad el fondo se encuentra en el primer quintil de fondos mixtos según el portal Quefondos. Merece destacar que el fondo se sitúa también en el primer quintil el mes pasado aunque la exposición a la renta variable ha sido solo al 35% inicialmente, es decir el fondo mostró una mayor rentabilidad aunque el mercado había subido. En las últimas semanas muchas empresas publicaron resultados y salvo muy pocas ocasiones todas las empresas de la cartera mostraron resultados a veces excelentes. De esta forma se registraron incluso subidas diarias de la cotización de más de un 20% en algunas acciones. Los valores con mayor aportación al fondo fueron los siguientes:

Biogen (+0,18%), Bristol Myer Squibb (+0,17%) y Brooks Automation (+0,17%) . Brooks es la última empresa del sector de la salud que publicó ayer resultados y la cotización de la acción volvió a subir fuertemente en todo el mes de noviembre. Los valores con mayor aportación negativa fueron los siguientes: IRobot (-0,22%), Nokia (-0,16%) y IP Group (-0,08%) La renta fija aportó una rentabilidad negativa del -0,41% siendo el peso mexicano el que más afectó a la rentabilidad con una aportación negativa del -0,36%.

Conclusión

Independientemente de las incertidumbres en materia de economía, geopolítica y mercados financieros nuestro mundo se caracteriza por el avance tecnológico. Aunque este avance tecnológico no es continuo se puede considerar como casi como una constante en cuanto el ser humano no para de hacer nuevos descubrimientos. Este avance ha sido el hilo conductor desde principios de la humanidad. Por ello el avance tecnológico explica gran parte del crecimiento económico (aparte del capital y recursos humanos) y es precisamente por esta razón que cualquier inversor debe centrarse en estos desarrollos y las empresas que empujan los nuevas aplicaciones y sus tecnologías clave. Es bueno saber si el crecimiento económico desacelera o avanza a un ritmo más o menos elevado, pero la clave reside en identificar las empresas que están en la vanguardia de estas tendencias. La noticia hace pocas semanas de Google sobre la "quantum supremacy“ de su ordenador cuántico sirve como buena señal que estamos ante el umbral de una revolución tecnológica que hoy por hoy es difícil imaginarnos cómo cambiará la sociedad y la economía. Lo cierto es que independientemente del ciclo económico estas empresas generan valor añadido del cual el inversor se puede beneficiar. Por este motivo seguimos apostando por los sectores tecnológicos y de salud, porque es ahí donde encontramos mucha dinámica. No obstante, en el sector industrial también encontramos empresas interesantes ya que muchas de ellos saben beneficiarse de los nuevos desarrollos. La empresa sueca SKF por ejemplo (que se encuentra en la cartera) anunció hace poco que emplea algoritmos de la inteligencia artificial para detectar defectos en sus productos.

El mensaje para el inversor es muy simple: Es inútil intentar hacer "market timing“ y solo tiene sentido invertir a medio y largo plazo. Eso sí, hace falta una selección detenida tanto de empresas individuales y sectores y/o fondos que invierten en ellas. Aprovecho esta oportunidad para hacer hincapié en que la anterior gestora Wertefinder fusionó con la gestora FV Frankfurter Vermögen AG que asumió todos los activos de la Wertefinder. Esta fusión no supone ningún cambio ya que el equipo permanece y también se mantiene el nombre del fondo Renta 4 Wertefinder.

Bad Homburg, 8 de noviembre de 2019
Jürgen Brückner
Chief Investment Officer
FV Frankfurter Vermögen AG 

Se habla de...

Este sitio web usa cookies para analizar la navegación del usuario. Política de cookies.
Cerrar