3

En el año 1993, el economista John B. Taylor desarrolló un sencillo modelo que trataba de averiguar el nivel adecuado de tipo de interés de referencia para una autoridad monetaria. Taylor consideró que esta tasa de política monetaria era función del tipo de interés de referencia neutral, la inflación, el crecimiento económico y las desviaciones frente a los objetivos de inflación y de crecimiento.

 

Conocer cómo evoluciona este indicador es fundamental de cara a adelantar qué puede hacer la Fed.

Algo así como un "índice macro" sobre el que una banco central podría realizar una "gestión pasiva". De hecho, esta formula explica bastante bien los cambios en los Fed Funds de la época Volcker - Greenspan y parte de Bernanke. Y existe evidencia de que explica bien también los movimientos de otros bancos centrales.

Desarrollando un poco más la fórmula, el tipo de interés neutral de política monetaria debe ser consistente con un crecimiento de la economía a largo plazo con una inflación estable. Por otro lado, tanto alfa como beta deben ser positivos (el propio Taylor propone en su trabajo un factor de 0,5). Lo anterior supone que el tipo de interés de referencia aumentará en términos reales frente a su tasa neutral en respuesta a desviaciones positivas de la inflación frente a su objetivo y del crecimiento frente al potencial (output gap).

Cabe destacar, que en julio de 2014 se propuso  adoptar una directiva teniendo en cuenta la desviación de la inflación de los cuatro trimestres anteriores respecto a un objetivo y la desviación del PIB respecto a su potencial. Es decir, la Ley exigiría la adopción de la Regla de Taylor para determinar la política monetaria estadounidense.

De haberse aprobado, tendría ventajas evidentes respecto a la transparencia y credibilidad de la autoridad monetaria estadounidense. Si un banco central sigue reglas conocidas de antemano, generará una menor incertidumbre respecto a sus decisiones en la formación y transmisión de su política monetaria. Tendría así mismo una menor volatilidad sobre los mercados financieros.

Además, frente a los críticos que aseguran que la Regla de Taylor seria demasiado agresiva en momentos de estanflación (como en los años 70, por ejemplo) o en momentos de grandes recesiones (como el entorno actual), la ley hubiera permitido que en el caso de que la Fed quisiera desviarse de esta regla, lo justificase ante las cámaras.

Frente a lo anterior, es importante destacar que el valor del tipo de interés de equilibrio o el output gap, son inestables y complicadas de estimar. Y, además, obligar a la autoridad monetaria a comparecer antes las cámaras reduciría su independencia. En fin, como veis, siempre la misma discusión: ¿gestión activa o gestión pasiva?

Es interesante en este sentido leer este paper de A. Orphanides, miembro del BCE y un gran experto de las reglas para determinar la politica monetaria.

La regla de Taylor es sencilla de calcular, ampliamente conocida y utilizada. Con todo, algunos economistas sugieren que se podría incluir en la fórmula otros factores para mejorarla, como las condiciones financierasLa misma Yellen ofrece dos interesantes alternativas en una conferencia de 2012 o en otra en 2015.

En este contexto, la Fed de Atlanta ofrece esta interesantísima herramienta para calcular la Regla de Taylor de acuerdo a diferentes criterios, así como descargarse los datos utilizados para los cálculos.

 

Tomás García-Purriños, CAIA

@tomasgarcia_p

  1. en respuesta a spidertrader
    #3
    25/09/16 10:50
  2. en respuesta a spidertrader
    #2
    12/09/16 18:29

    Pues justamente estoy preparando un artículo con su aplicación en divisas, explicando mi modelo de Taylor para el EUR/USD. Cuando lo tenga, aviso :)

  3. #1
    12/09/16 17:23

    muy interesante en post, había oido alguna vez de pasada la regla de taylor, pero nunca me habia detenido a estudiarla y mucho menos sus variantes, pero podemos sacarle utilidad practica a la hora de invertir a esta formula? donde seria mas util en renta fija o en divisas??

    sdss!!

Sígueme en Twitter

Sígueme en Twitter

Acerca del blog

Las opiniones, consejos, ideas que puedas leer en este blog, son en todo momento mis opiniones. Esto significa que muchas veces no serán como las tuyas, muchas veces sí lo serán, a veces serán correctas, otras veces equivocadas, pero siempre argumentadas, aunque puede ser que la información (pese a estar recogida de fuentes que considero fiables) puede ser incorrecta o incompleta.
Invertir en los mercados no es un juego. Cada día se gana y se pierde mucho dinero y son tantos los factores que pueden influir las valoraciones de los diferentes productos que existen de inversión/especulación que es imposible predecir sus movimientos con seguridad.
Ningún post de este blog tiene en cuenta tus circunstancias personales y no será en ningún caso una oferta o invitación de compra o de venta de ningún instrumento financiero: si decides lanzarte al mercado basado en cualquier idea aquí vertida es sólo bajo tu responsabilidad.

Sitios que sigo
Creative Commons License
Este Blog está bajo licencia Creative Commons

Cookies en rankia.com

Utilizamos cookies propias y de terceros con finalidades analíticas y para mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias a partir de tus hábitos de navegación y tu perfil. Puedes configurar o rechazar las cookies haciendo click en “Configuración de cookies”. También puedes aceptar todas las cookies pulsando el botón “Aceptar”. Para más información puedes visitar nuestra política de cookies.

Aceptar