Rankia España
blog Planes de Pensiones
Planes de Pensiones, Planes de Previsión Asegurados, Fondos de pensiones y Planes de Previsión Social

Tipos de pensiones en España: contributivas y no contributivas

En un momento en el que la hucha de las pensiones sufre una erosión que pone en serio peligro las pensiones públicas del futuro, analizamos las clases y tipos de pensiones que hay en España para estar bien informados a la hora de decidir cómo planificar nuestro merecido retiro después de una larga vida laboral.

Clases y tipos de pensiones en España
 

La pensión por jubilación es la asignación recibida de forma periódica por una persona llegado el momento de retirada del mundo laboral una vez cumplida la edad y los requisitos que le son exigidos por ley. Actualmente, la edad de jubilación fijada en España son los 67 años. No obstante, haber cumplido dicha edad no implica automáticamente tener derecho a este tipo de asignación. Así, el cese a dicha edad es voluntario, salvo que esté estipulado por convenio o acuerdo de jubilación anticipada, que se pueda realizar la jubilación a una edad más temprana.

Es importante tener en cuenta que la cuantía de la pensión por jubilación depende de:

  • El número de años que se haya cotizado: se trata de un mínimo de 15 años (5.475 días)
  • Las bases salariales de los últimos años trabajados en el momento en que se causa dicha jubilación: existen límites tanto para las pensiones máximas como las pensiones mínimas a las que tiene derecho un pensionista.

En España existen tres tipos de pensiones: pensiones contributivas, pensiones no contributivas y pensiones complementarias. Analizamos a continuación cada una de ellas por separado.

 

Pensiones contributivas

Para acceder a las pensiones contributivas es necesaria una relación previa con la Seguridad Social junto al cumplimiento de una serie de requisitos (edad, estado de viudedad, orfandad,...etc), entre los que destaca la acreditación de un periodo mínimo de cotización. Así, la cuantía a percibir queda determinada por la aportación que haya realizado el beneficiario durante su vida laboral.

Tipos de pensiones contributivas

  • Pensión por jubilación (modalidad contributiva): puede ser anticipada, flexible o parcial.
    • Anticipada: puede venir derivada del cese en el trabajo por una causa que no pueda ser imputable al trabajador o bien por aquella que deriva de la propia voluntad del interesado, para la cuál se exigen ciertos requisitos.
    • Flexible: se deriva de la posibilidad de compatibilizar la pensión de jubilación (una vez causada) con un contrato cuya modalidad sea de tiempo parcial, dentro de unos límites establecidos.
    • Parcial: se trata de aquella jubilación que se inicia una vez cumplidos los 60 años, y que es simultánea con un contrato de trabajo a tiempo parcial que esté vinculado o no con un contrato de relevo celebrado con un trabajador que se encuentre en situación de desempleo o cuyo contrato esté concertado con la empresa con una duración determinada.
  • Por incapacidad permanente: puede ser parcial, total, absoluta y gran invalidez.
  • Por fallecimiento: puede ser por viudedad, orfandad y en favor de familiares.
    • Viudedad: tendrá el derecho con carácter vitalicio el cónyuge que sobreviva si el fallecido se encuentra de alta en el momento del fallecimiento y con 500 días de cotización completados, que se encuentren dentro de un periodo ininterrumpido de 5 años inmediatamente anteriores a la fecha del hecho causante de dicha pensión. En caso de muerte por accidente no será exigido ningún periodo de cotización.
    • Orfandad: si son menores de 21 años o se encuentran incapacitados para ejercer un trabajo, siempre que el causante se encontrase de alta o en situación que se le asimile.
  • SOVI (Seguro Obligatorio de Vejez e Invalidez): dentro del mismo existen tres modalidades: vejez, invalidez y viudedad.

Requisitos para tener derecho a la pensión de jubilación contributiva

Tener cumplidos los 67 años de edad, o bien 65 años habiéndose acreditado 38 años y 6 meses cotizados. Hay que tener en cuenta que para que computen dichos años y meses de cotización serán tomados años y meses completos, sin poder equipararse a un año o un mes las fracciones de los mismos.

Se debe tener cubierto un periodo mínimo de cotización, que en este caso es de 15 años. De estos 15 años, 2 deben encontrarse dentro de los últimos 15 años anteriores a la fecha de jubilación.

 

Pensiones no contributivas

Se trata de prestaciones económicas que quedan reconocidas a aquellos ciudadanos que no dispongan de los recursos de subsistencia que se consideran necesarios y estén en una situación de necesidad protegible, entre los que se encuentran las prestaciones económicas, la asistencia médico-farmacéutica gratuita y servicios sociales complementarios. Este derecho a prestación queda reconocido pese a que no se haya cotizado nunca o el tiempo suficiente para tener derecho a la pensión contributiva.

La pensión no contributiva se puede compatibilizar con el salario por trabajo, con un límite de 11.540,73 euros anuales, un límite que se calcula mediante la suma de la cuantía de la pensión no contributiva, sumado al indicador público de rentas de efectos múltiples (IPREM). Superada dicha cantidad, la pensión queda minorada para que no sobrepase el límite establecido.

Este tipo de pensiones son gestionadas desde los órganos competentes de cada CCAA así como las Direcciones Provinciales del Instituto de Mayores y Servicios Sociales (IMSERSO) para los casos de Ceuta y Melilla.

En la modalidad de pensiones no contributivas encontramos dos tipos de pensiones: la pensión de jubilación (en la modalidad de no contributiva) y la de invalidez.

Requisitos pensiones no contributivas de jubilación

  1. Tener residencia legal en España, habiéndolo hecho durante 10 años, dentro del periodo que oscila entre la media de la fecha de cumplimiento de los 16 años y la que concierne al devengo de la pensión. De dichos años, dos han de ser consecutivos e inmediatamente anteriores a la fecha de la solicitud.
  2. Tener 65 o más años.No tener derecho a pensión contributiva.
  3. Carecer de ingresos suficientes. Existe carencia para rentas o ingresos que en cómputo anual sean inferiores a 5.538,40€. En caso de ser inferiores a dicha cuantía, y si se convive con familiares, sólo se considerará cumplido el requisito en el caso de que la suma de las rentas o ingresos anuales de la unidad familiar sean inferiores a las cuantías siguientes:
Nº convivientes Viviendo con su cónyuge y/o parientes de 2ndo grado Si se convive con padres o hijos
2 9.415,28€ 23.538,20€
3 13.292,16€ 33.230,40€
4 17.169,04€ 42.922,60€
... ... ...

Requisitos pensiones no contributivas de invalidez

  • Se deberá tener más de 18 años y menos de 65 años y residir en territorio español habiéndolo hecho durante un periodo de 5 años, dentro de los cuales dos deberán ser consecutivos e inmediatamente anteriores a la fecha de la solicitud.
  • Tener una discapacidad cuyo grado sea igual o superior al 65%.
  • Carecer de ingresos suficientes. Los ingresos o rentas no deben superar 5.538,40€ para el cómputo anual de 2020. Si se convive con familiares, los límites son los siguientes:
Nº convivientes Viviendo con su cónyuge y/o parientes de 2ndo grado Si convive con padres o hijos
2 9.415,28€ 23.538,20€
3 13.292,16€ 33.230,40€
4 17.169,04€ 42.922,60€
... ... ...

 

¿Buscas un asesor financiero para ayudarte a invertir tus ahorros?

Te ayudamos a encontrar un/a experto/a para analizar y asesorarte sobre tu cartera.

  • Te pondremos en contacto con UN ASESOR de tu comunidad autónoma.
  • Obtienes asesoramiento INDEPENDIENTE, EXPERTO y GRATUITO sobre cómo invertir tus ahorros.
  • Tu asesor especialista ESTUDIARÁ TU CARTERA y te ayudará.
Autor del blog
  • Rankia

    Portavoz oficial de la empresa editora de este sitio web Rankia

Envía tu consulta

Este sitio web usa cookies para analizar la navegación del usuario. Política de cookies.
Cerrar