El Depósito a Plazo Fijo tradicional, ¿en vías de extinción?

6

Dinero a Plazo Fijo, ¿tiene atractivo hoy con los tipos actuales? 

 

El producto de ahorro más contratado y conocido por el ahorrador español siempre ha sido, y sigue siendo, el depósito a plazo fijo. Es decir, contratar en un  banco un producto de ahorro que consiste en dejar un dinero a un plazo acordado para cobrar unos intereses periódicos o no, sin mayor preocupación que la de ir al banco al vencimiento a renovar la operación.

Los Bancos en el año 2012 comenzaron con la llamada "guerra del pasivo" para captar dinero de sus clientes con ofertas de tipos muy agresivas, casi sin sentido. Tal fue la locura que el Banco de España en el año 2013 tuvo que imponer límites a los tipos de interés que ofertaban los bancos en función del plazo de tiempo ofertado y limitado a ciertas cantidades de cupo de dinero. Fue así como los bancos ajustaron sus tipos a la realidad de la coyuntura económica, a mirar más por su margen de explotación y cuenta de resultados, empezaron a bajar la retribución del plazo fijo tradicional a tipos nunca vistos.

Y sin embargo hoy en el 2016 y con los tipos bajo cero se sigue contratando por parte del ahorrador conservador depósitos a plazo fijo a un tipo de interés de media sobre el 0,35%. ¿ Tiene sentido ?.

Y muchos estarán pensando que sí, de hecho la mayoría del ahorro se encuentra en estos productos bancarios a pesar de los tipos tan bajos que se están ofertando. Las causas podrían ser varias, motivos por los que el ahorrador sigue apostando por este producto de ahorro.

 

 Por costumbre, siempre ha contratado plazos fijos en los bancos.

 Por no querer asumir riesgo de pérdida de su dinero.

Por desconocimiento de otras alternativas de productos de ahorro, ejemplo los seguros de ahorro.

Por haber tenido malas experiencias cuando ha contratado otros productos de ahorro inversión.

 

Y quizás se nos podría ocurrir algún que otro motivo más...

La realidad es que es difícil para el ahorrador conservador tradicional conseguir rentabilidad por  su ahorro con la actual situación de tipos bajo cero sin asumir riesgo, y el panorama se puede ir complicando a medio plazo en el momento en que las entidades bancarias decidan cobrar por los depósitos a plazo fijo de sus clientes particulares tal y como ya lo está haciendo alguna entidad alemana y algún gran banco español para ciertos clientes que mantiene determinados importes en sus depósitos a plazo.

¿Nos cobrarán por mantener nuestro dinero en el banco...?. ¿O ya no los están cobrando vía comisiones...?.

Antes de seguir contratando Depósitos a Plazo Fijo sería conveniente dedicarle unos minutos a reflexionar sobre los factores que nos van a condicionar a la hora de contratar un producto de ahorro inversión.

 

Riesgo    Liquidez    Plazo   Rentabilidad

 

No existe un producto o instrumento de ahorro inversión que nos garantice sin riesgo nuestro dinero con total disponibilidad y la máxima rentabilidad en cualquier momento. 

 

Los cuatro factores  anteriores nos van a influenciar en nuestra decisión.

¿ Nos compensa dejar sin poder tocar un dinero garantizado a un plazo determinando  a cambio de un rendimiento casi nulo ?. 

Esta es la reflexión que debemos hacernos antes de contratar un  plazo fijo, pero también debemos saber que el euribor está en negativo sobre el -0,048%, el Bono español a 10 años renta por debajo del 1%, que las Letras del Tesoro tienen tipos negativos en la actualidad o que el Ibex 35 pierde en lo que va de año 2016 más del 8%.

Pero siempre nos quedará la alternativa de mantener el dinero a la espera de que surjan mejores alternativas de ahorro si no queremos asumir riesgos de pérdida de nuestro dinero.

  1. en respuesta a Pablusrubenus
    #6
    25/08/16 08:27

    La pregunta es una pregunta que cada vez más se hace el ahorrador, y la respuesta puede estar en el origen de la banca...a no ser que el euribor a medio plazo comenzara a subir...

  2. en respuesta a Javier León
    #5
    24/08/16 13:39

    Lo que es cierto es que la esencia de un banco se ha perdido, eso de yo te dejo mi dinero para que tú lo gestiones y me devuelvas algo de la rentabilidad que has obtenido se está acabando. La pregunta ante este panorama es: ¿para qué te voy a dejar mi dinero si no me das nada a cambio y encima me estás matando a comisiones por tenerlo y gestinarlo tú?

    Sinceramente creo que es un terremo muy peligroso el que se está gestando ahora mismo a nivel mundial, ¿hacía dónde nos llevará?

    Esperemos que no sea hacía otro crack.

    Saludines

  3. en respuesta a Miguel37
    #4
    24/08/16 12:20

    El ahorrador tradicional se encuentra ante una situación nunca vivida, no le "dan" nada por su dinero y está buscando nuevas vías de conseguir rentabilidad. Como bien apuntas , es un terreno muy desconocido y peligroso para un gran número de pequeños ahorradores.

  4. #3
    24/08/16 12:00

    La gente incluso para buscar rentabilidad está comprando pisos y alquilándolos. No sé dónde nos llevará todo esto, pero creo que estamos entrando en terreno desconocido y cada vez más manipulado.

  5. en respuesta a runsy
    #2
    24/08/16 08:57

    Gracias por tu comentario RUNSY , en estos momentos de incertidumbre la liquidez es una alternativa interesante para aquellos ahorradores que no quieran asumir riesgos.
    Y por supuesto, no contratar productos que no se entiendan y más aún cuando el comercial que nos los quiere vender tampoco los entiende.
    Un saludo.

  6. #1
    24/08/16 01:35

    Pues sí, es mejor dejar el dinerito guardado a buen recaudo. Porque ergo, si la inflacción es tan baja, se pierde poco. Mejor que meterse en productos tóxicos, por supuesto.

Cookies en rankia.com

Utilizamos cookies propias y de terceros con finalidades analíticas y para mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias a partir de tus hábitos de navegación y tu perfil. Puedes configurar o rechazar las cookies haciendo click en “Configuración de cookies”. También puedes aceptar todas las cookies pulsando el botón “Aceptar”. Para más información puedes visitar nuestra política de cookies.

Aceptar