Rankia España Rankia Argentina Rankia Argentina Rankia Chile Rankia Chile Rankia Colombia Rankia Colombia Rankia México Rankia México Rankia Perú Rankia Perú Rankia Portugal Rankia Portugal Rankia USA Rankia USA
Acceder
1 recomendaciones

La desaparición de las tarjetas genera un grave problema a los usuarios, ya sea por distracción o robo, deberán importar una serie de medidas para contener sus efectos y solucionar el problema rápidamente, sin que falten las preventivas que impidan que terceros accedan a nuestras cuentas.

¿Quéhacer cuando pierdes o te roban tu tarjeta?

Las tarjetas de crédito o débito se han convertido en un medio de pago casi imprescindible en la vida de muchos usuarios que hacen sus principales operaciones bancarias a través de ellas, desde retirar efectivo en los cajeros automáticos hasta pagar las compras realizadas en el restaurante, centro comercial o agencia de viajes, pasando por las recargas en su móvil o las operaciones de consulta de movimientos. Es una herramienta ya habitual en la cartera de los ciudadanos y, que precisamente por ello es más sensible ante su pérdida o robo.

Situaciones por las que pasan infinidad de usuarios, que en unos casos no saben cómo reaccionar y, en otros no disponen de mecanismos de autodefensa para anticiparse a los acontecimientos. La desaparición de una tarjeta es un problema que se les plantea y cuyo efecto se agudiza aún más si proviene de un robo o hurto.

 

Para evitar que estas acciones conduzcan a un agravamiento del proceso será necesario elaborar una serie de medidas que contengan sus efectos y pueda solucionarse en el menor espacio de tiempo posible. Asimismo es recomendable importar modelos de actuación preventivos que ayuden a que la pérdida o robo de nuestras tarjetas no afecten a su saldo.

Ni que decir tiene que el primer paso para protegernos será no dando facilidades a terceros, y que básicamente consistirá en no llevar su número de identificación, ni la clave secreta en la cartera, junto a su tarjeta. Es muy aconsejable, por otra parte, llevar anotados en su móvil los números de teléfono de las entidades de crédito y policía para denunciar el extravío o robo, respectivamente. Y, por supuesto, mucha diligencia para notificar o denunciar estas acciones ya que deberán formalizarse con mucha rapidez, evitando que sus consecuencias puedan agudizarse por cualquier circunstancia.

¿Qué debemos hacer?

A partir del preciso momento que notemos la desaparición de nuestras tarjetas habrá que desarrollar una serie de actuaciones para salvaguardar nuestros ahorros. Rápida, pero también diligentemente, sabiendo nuestros objetivos y que es lo queremos hacer. “Dar palos de ciego” no será en ningún caso una solución ante la aparición de este problema, que únicamente conducirá a un agravamiento de la situación. Es preciso tener muy claro como canalizar nuestras diligencias y, de esta forma, el desenlace estará más cercano. Para que sea así, será imprescindible seguir los siguientes pasos:

  • Inmediatamente después del hecho deberán ponerse en contacto con su banco para comunicarles su desaparición, anulando la tarjeta y puedan reponerla con otra en el menor tiempo posible. En caso de robo o hurto, la notificación será para bloquearla, cuya acción se complementará con una denuncia ante la policía.
  • Será necesario disponer de todos los datos de la tarjeta sustraída para indicarlo en su notificación a la entidad financiera y autoridades policiales: modelo, número de identificación, fecha de caducidad, etc.
  • Habrá que comprobar si la cancelación se ha hecho efectiva y para ello se verificarán los extractos bancarios con el objetivo de determinar si han existido usos fraudulentos con sus tarjetas. Esta operación puede realizarse desde casa, en el ordenador, siempre que pueda acceder a un servicio online.
  • Una vez notificada la desaparición ante el banco, será esta entidad quien avise de cualquier movimiento brusco o extraño en el saldo de la tarjeta, y que actualmente se formaliza a través de mensajes SMS.
  • Los usuarios que operen por Internet podrán controlar mejor sus cuentas al revisarlas online para comprobar si hay movimientos sospechosos y ponerlo en conocimiento de su bancos.
  • Si después de haber advertido la desaparición del “plástico” se siguen haciendo operaciones con él será debido a un error en el sistema de anulación y, se podrá reclamar al banco el importe de las mismas. 

Mayor protección a los usuarios

La utilización habitual de estos instrumentos de pago hace que sus titulares estén más expuestos a su pérdida o robo. Al fin y al cabo es un riesgo que genera llevarlas siempre en la cartera. Un descuido, perderla durante su utilización o la acción de los “cacos” puede ser el detonante.

Precisamente para anular o minimizar los efectos de estas desafortunadas acciones las entidades bancarias han decidido implantar una serie de medidas que convergen en la aparición de tarjetas blindadas o con chips de seguridad integrados, que protejan a los usuarios ante estos hechos. También han incrementado las medidas de seguridad que aportan a sus tarjetas a través de otros sistemas complementarios, pero igualmente efectivos, desde seguros de uso fraudulento, hasta alertas a móviles, pasando por la integración de los más avanzados sistemas de seguridad. Incluso blindando algunas de sus tarjetas, como en el caso de la “Box Gold” del Santander, que incorpora la exención de responsabilidades en los usuarios por uso fraudulento, dotándola además de un servicio de alertas gratuitas y un seguro de efectivo protegido.

Otros mecanismos más convencionales para dotarlas de mayor seguridad consisten en ofrecer un servicio gratuito con protección asegurada ante fraudes, y que permite recibir alertas en el móvil sobre su uso, sin asumir ninguna responsabilidad ni gasto por un uso fraudulento. El reembolso de todos los pagos derivados de estas operaciones, incluso los anteriores al aviso del extravío o robo es otra de las respuestas que proporciona el sistema bancario para resolver el problema.

También han decidido dotarlas de diversos seguros que cubran estas contingencias y que está presente en buen número de tarjetas. Sin que falte, por último, un control exhaustivo de sus movimientos a través del móvil, para que ante cualquier operación sospechosa, le avisen inmediatamente para prevenir de un uso irregular.

¿Qué medidas tomaís para porteger vuestras tarjetas?

 

  1. #1
    W. Petersen

    Últimamente, al menos por los hilos de Rankia, y en la web profesional que tengo junto a unos socios, he detectado que cuando hay sustracciones, para la devolución de los cargos no autorizados, te las ves y las deseas para la recuperación. No, no tengo estadísticas ni sé si es general, pero en varios hilos de Rankia lo podemos verificar, aún cuando la ley es clara al respecto, para quien interese dicho texto legal, aquí está publicado en un artículo en nuestra web http://www.yoreklamo.com/noticias/3 (vale que barro para casa Enrique, pero no es cuestión de poner un artículo que un tercero hubiera publicado, , tampoco tendría sentido)

    Si se observa en el artículo 31 de la Ley se indica:

    Artículo 31 - Responsabilidad del proveedor de servicios de pago en caso de operaciones de pago no autorizadas

    Sin perjuicio de lo dispuesto en el artículo 29 de la presente Ley, y de las indemnizaciones por daños y perjuicios a las que pudiera haber lugar conforme a la normativa aplicable al contrato celebrado entre el ordenante y su proveedor de servicios de pago, en caso de que se ejecute una operación de pago no autorizada, el proveedor de servicios de pago del ordenante le devolverá de inmediato el importe de la operación no autorizada y, en su caso, restablecerá en la cuenta de pago en que se haya adeudado dicho importe el estado que habría existido de no haberse efectuado la operación de pago no autorizada.

    Luego a lo largo del desarrollo de los demás, se vuelve a incidir en ello, sin embargo esta inmediatez no siempre es real. Estaremos de acuerdo que el emisor del plástico debe garantizarse que no se la estén dando con queso, pero de ahí a obligar al cliente a acudir al SAC, y en ocasiones al Banco de España o a los tribunales ordinarios, como recuerdo un caso de Rankia, va un techo considerable, comprobaciones si, claro que son necesarias, pero hasta que punto ¿?????????????

    En este sentido, en muchas ocasiones nos quejamos de las comisiones de la banca, y yo soy de los que pienso que si tienen un valor añadido, un servicio real, porque no ¿??? Me refiero concretamente a la comisión que algunas entidades cobran por avisarte por móvil cuando se utiliza la tarjeta, también hay quien lo hace gratuitamente, pero normalmente es a partir de cierto importe (habrá entidades que va incluido en servicio nómina, desde importe 0,01 y gratis, pero insisto en otras te cobran por ello) bien, pues pagar 6, 8 ó 10 € al año por este servicio puede ser una ventaja considerable, no olvidemos que el envío de un SMS, por automático que sea, tiene un coste, el importe que percibe la compañía de telecomunicaciones, serán céntimos, pero no es gratis.

    El pagar por este servicio, nos puede parecer una cabronada, pero si tenemos una sustracción, nos enteramos al minuto que nos están “siseando”, y si ello lo combinas con “algunas resistencias” bancarias a devolver los cargos indebidos, “la inversión” de dichos 6, 7 ó 10 €/año, puede ser una de excelente.

  2. en respuesta a W. Petersen
    #2
    Blanca Yuridia

    Pagar pero dando mi nombre de la tarjeta x q hay tengo mi dinero guardado

  3. en respuesta a Blanca Yuridia
    #3
    W. Petersen

    Blanca no entiendo a que te refieres, este hilo es de 2014 ...

    La tarjeta va vinculada a una cuenta .. pero son dos cosas distintas.

    Si explicas mejor tu problema, si está dentro de mis conocimientos, intento ayudar.

Sitios que sigo
1 recomendaciones
Escribe aquí tu comentario...
Este sitio web usa cookies para analizar la navegación del usuario. Política de cookies.
Cerrar