¿Qué es la pignoración en un préstamo personal? Diferencias con otros préstamos

3

A la hora de solicitar un préstamo en una entidad bancaria nos pueden pedir diferentes tipos de garantías adicionales: garantía personal adicional (aval), garantía hipotecaria o garantía pignorada o prendaria. Este último tipo de garantía es, quizá, la más desconocida para todos. Un préstamo con garantía pigonarada es aquel en el que el cliente presenta como garantía un activo financiero fácilmente convertible en dinero, como acciones, participaciones en fondos o depósitos. 

¿Qué es la pignoración de un préstamo personal?

Con el fin de evitar tener que dejar en garantíala vivienda de alguno de nuestros familiares o la nuestra propia, mucha gente opta por este tipo de garantías en los préstamos.

 

¿Qué es la pignoración en un préstamo personal?

Pignoración significa dar o dejar en prenda, en el caso de los préstamos personales significaría añadir un activo financiero como garantía, con la característica particular que han de ser activos líquidos como un depósito, fondos de inversión o acciones, entre otros. La garantía pignorada se utiliza en sustitución de las garantías reales de bienes inmuebles. 

¿En qué consistirá la pignoración? Durante el plazo que dure el préstamo personal, el activo que hayamos dejado en prenda quedará indisponible, no se tendrá a libre disposición. Aunque eso no impedirá que el activo pueda seguir ofreciendo rentabilidad. En el caso de que se dejasen de pagar las cuotas del préstamo, el banco ejecutaría la garantía. La cuantía que se concede dependerá de la fluctuación del activo, así como del valor de las prendas. 

Es importante destacar, que la Pignoración se utiliza en banca para asegurar operaciones financieras (préstamo) cuando el perfil del solicitante no ofrece todas las garantías necesarias de que será capaz de devolver el dinero prestado. 

Ventajas e inconvenientes de los préstamos pignoraticios

Ventajas

  • Evita descapitalizarse, ya que no es necesaria la venta de los activos del cliente, sino que éstos se constituyen como garantía. Y aunque mientras el producto de inversión se utiliza como garantía no se puede vender, sí que puede seguir evolucionando u ofreciendo rentabilidad (por ejemplo al recibir los dividendos de un fondo de reparto)
  • Al utilizar la garantía pignorada se tendrá acceso a mejores condiciones. Se podrá conseguir un préstamos con mejores condiciones, tanto en financiación como en el tipo de interés que se aplique. 
  • Los costes de formalización del préstamo son inferiores a los de un préstamo con garantía hipotecaria. 

Inconvenientes

  • Es difícil encontrar préstamos con este tipo de garantía, pues son pocas las entidades que los ofrecen.
  • Se bloquea nuestra capacidad de disposición sobre dichos activos.
  • Los activos a dejar como prenda tendrán que encontrarse depositados en la misma entidad en la que se solicita el préstamo.
  • Hay algunos activos que no pueden ser pignorados, como los planes de pensiones. 

 

¿Cuál es la diferencia entre un préstamo con garantías pignoradas y otro préstamo?

Ya conocemos lo que es un préstamo personal pignorado, ahora conoceremos las diferencias que existe entre este tipo de préstamo de otros préstamos (con garantía hipotecaria, nómina, etc.):        

  • Si comparamos el préstamo pignorado con otro préstamo, podemos evidenciar que los intereses son más bajos, traduciéndose en un pago por cuota sustancialmente menor.  
  • Además contratar un préstamo pignorado es mucho más barato que uno con garantía hipotecaria, ya que no hay que cancelar gastos de tasación, impuestos y gestoría. Los gastos que conlleva un préstamo pignorado son los del notario.   
  • A diferencia de una hipoteca, en la que se puede seguir utilizando el bien inmueble hipotecario mientras la estás pagando, al pignorar un préstamo el bien puede pasar a manos del acreedor, y no puedes disponer de su uso durante la vida del préstamo. Pero, si se trata de  un activo financiero, como por ejemplo unas acciones o un fondo de inversión, puede seguir generándote rentabilidad.
  • El plazo de devolución, dependiendo de la cuantía solicitada, se sitúa entre 1 y 8 años.
  • El porcentaje de la financiación va a depender de la cantidad equivalente del producto de inversión que se pignore.         
  • El activo de ahorro o inversión debe estar gestionado por la entidad bancaria en la que se solicite el préstamo. 

 

¿Cuándo conviene pignorar un préstamo personal?

Pignorar un préstamo puede facilitar el acceso a la financiación (tanto a un cliente particular  como a una empresa), y es una manera útil de ofrecer garantías de pago reales ante posibles prestamistas.

Por ejemplo, si el volumen de ingresos o avalista no ofrece todos los requisitos que pide una entidad bancaria, el solicitante puede acudir a pignorar un local comercial que no utiliza o aquel fondo de inversión que no necesita hacer líquido de manera inmediata.

De esta forma se está ofreciendo una garantía de pago que pueda ayudar a conseguir ese préstamo que tanto se desea. De igual manera, los costos de utilizar la pignoración como método de garantía de pago son, por lo general, inferiores a los de realizar una hipoteca. Cuando se hipoteca una casa existen una serie de costos burocráticos, como el impuesto de Actos Jurídicos  Documentados o la tasación de la propia casa.

En resumen, emplear la pignoración en un préstamo es una solución que puedes utilizar si no quieres dejar como garantía un bien inmueble. Desde Rankia te recomendamos que antes de contratar este producto financiero  conviene sopesar detenidamente que bien va a pignorar, ya que el mismo no se va a poder utilizar de ninguna manera durante el tiempo de vida del préstamo.

Además, debes considerar  que si dejas de pagar el préstamo, el banco podrá quedarse con el bien pignorado que hayas proporcionado como aval para así poder salda la deuda

  1. en respuesta a Chimaco
    -
    #3
    05/05/16 17:18

    Efectivamente

  2. en respuesta a Anonimo83
    -
    #2
    05/05/16 17:11

    Imagino que refieres a un aval bancario. El banco te bloquea un dinero y encima le tienes que pagar comisión durante el tiempo que dure el aval. Yo también me encontré con esta situación y tampoco acepté.

  3. #1
    05/05/16 16:53

    Yo lo más raro que me he encontrado fue un arrendador que me pidió que la fianza se la dejara pignorada. Vamos, pagar comisiones para que un banco me/le guardara 650 miserables euros. Para mear y no echar gota.

    PD: evidentemente no llegué a ser su inquilino

Cookies en rankia.com

Utilizamos cookies propias y de terceros con finalidades analíticas y para mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias a partir de tus hábitos de navegación y tu perfil. Puedes configurar o rechazar las cookies haciendo click en “Configuración de cookies”. También puedes aceptar todas las cookies pulsando el botón “Aceptar”. Para más información puedes visitar nuestra política de cookies.

Aceptar