¿Nos visitas desde USA? Entra a tu página Rankia.us.

Bitácora de crisis

La crisis económica en tiempo real

Propuestas (atrevidas) para un programa electoral (5): libertad = movilidad

Hay algo que suelo cuestionar del liberalismo convencional y es la relevancia excesiva que se le concede a la propiedad privada y, por extensión, a la acumulación. A mí no me causa ningún problema que en el planeta haya ricos y pobres, inquilinos y propietarios, indios y vaqueros. Lo que sí me preocupa es que en la sociedad haya personas maniatadas, dependientes, sin alternativas, en definitiva, personas que no puedan ser libres. Esto me lleva a discutir la importancia de la propiedad en la ideología liberal porque creo que la libertad no procede de lo material, sino de la movilidad, entendida en sentido amplio:

  1. Que uno pueda decidir si moverse en coche, en transporte público, a pie, en bicicleta…
  2. Que si uno no puede permitirse comprar una casa –o aunque pueda - tenga una oferta razonable de alquiler.
  3. Que uno pueda cambiar de trabajo y, por lo tanto, de vida, con facilidad y sin condicionantes impuestos por la intervención de la economía.
  4. Que uno pueda gestionar su propio ahorro, incluso si quiere donar su fortuna, desinteresadamente, a las arcas públicas.

La libertad económica, desde mi punto de vista, no consiste en poseer sino en elegir. Y me dejáis que me ponga un poco conspiranoico, ahora que no nos lee nadie. El sistema económico está montado para que unos pocos –no voy a señalar a nadie- disfruten de lo mejor del libre mercado (carne fresca, abundante y a buen precio) y de lo mejor de la intervención económica (rescates, bonificaciones, desgravaciones, fraude de ley). Mientras que el resto de la sociedad paga la fiesta y asume todos los riesgos del libre mercado (los fallos, la especulación) y de la intervención (los ajustes, los impuestos, la moderación salarial…). Los grandes poderes se han ocupado de que el trabajador esté bien atado a su puesto de trabajo, mal remunerado y precario, para  que no se olvide de que tiene que pagar las deudas que le han convertido en propietario y los impuestos que le conceden acceso al Estado del Bienestar. Pues bien, lo que tenemos que reivindicar es un sistema de equilibrios. Algunos dirán que eso se consigue poniendo más impuestos y más inspecciones. Yo apuesto, por el contrario, por una economía sin ataduras pero con capacidad de generar alternativas. Lo que viene siendo un liberalismo para todos, no sólo para burgueses.   Leer más

Apuntes de Economía: historia y funciones del dinero

Bien, como os prometí en el post anterior, hoy quiero cerrar el tema de los “mercados financieros” (o lo que sean en realidad) volviendo a los orígenes del problema. Para ello, no se me ocurre nada mejor que un apunte sencillo y entretenido sobre la historia y las funciones del dinero. Tal vez nos ayude a recuperar el norte.

Según el diccionario de la RAE, la palabra dinero proviene del latín denarius. De todas las acepciones aceptadas por la Real Academia, los economistas utilizamos la última: medio de cambio de curso legal, que es más genérica, ya que el dinero se puede instrumentar en moneda física o en cualquier otro objeto tangible o intangible de confianza. Que no nos confunda la etimología de la palabra: el origen del dinero no está en los denarios romanos, sino mucho más atrás, en el comienzo de las relaciones comerciales. Cuando el ser humano cambió el modelo económico de subsistencia por el de la especialización productiva, surgió la necesidad de contar con un sistema que facilitara los intercambios. Así, junto con el trueque, las sociedades empezaron a utilizar diferentes objetos valiosos (por escasos) y líquidos (de fácil circulación) como medio de cambio. El valor que poseían estos objetos (metales, piedras preciosas, conchas, plumas, alimentos…) erareal, intrínseco. No procedía de ninguna autoridad suprema.   Leer más

Propuestas (atrevidas) para un programa electoral (4): financiación alternativa

En mi entrada anterior os contaba que tengo problemas para entender lo que está pasando con los “mercados financieros”. En realidad, mi ignorancia es metodológica, es decir, prefiero partir de la certeza de que no sé nada – como Sócrates – para así volver a reciclar mis ideas sobre un puñado de verdades básicas.  Pues bien, he aquí que, por compleja que pueda ser la operativa de los mercados secundarios, hay dos cosas muy sencillas de comprender: en primer lugar, que sus jugadores (grandes inversores, bancos, instituciones y, por lo visto, algún empresario italiano) se divierten haciendo trampas al solitario, porque están haciendo de deudores y de acreedores a la vez; y en segundo lugar, que su papel es el de perros de hortelano, ya que ni comen ni dejan comer, han dejado de cumplir su función original de financiar y dotar de liquidez a la economía real para desangrarla y quitarle los pocos recursos que le quedan. Los mercados financieros ya no son ni mercados (punto de intercambio entre dos partes, ahora sólo hay un jugador) ni financieros (no obtienen nuevos recursos, se limitan a mover dinero en una interminable huida hacia la siguiente nota de prensa).   Leer más

Parte de Crisis: ya no es la Economía... ¿estúpidos?

Supongo que los aficionados al género armagedonista se lo habrán pasado en grande esta semana.  El mes de agosto ha comenzado con una semana histórica y emocionante, en la que los mercados financieros debían digerir el adelanto electoral en España, el aumento del techo de deuda en los Estados Unidos, la enésima colocación de bonos por parte del Tesoro español y la habitual cita con la política monetaria del BCE. Para rematar la semana, finalmente Estados Unidos ha sufrido la primera rebaja en la calificación de su deuda. Un auténtico chute de adrenalina para los adictos al videojuego financiero, con permiso de Comstar.

Tengo que confesar que no me encuentro cómodo hablando de finanzas. Jamás me he jugado un céntimo en valores, nunca ha sido mi materia favorita dentro de la carrera y, encima, cada vez entiendo menos de la cuestión. Y lo que ha ocurrido esta semana me sirve para reforzar algunas intuiciones que ya venía alimentando en los últimos meses. A saber:   Leer más

Apuntes de Economía: los fallos de mercado

Si en algo están de acuerdo los economistas es en que el mercado, a veces, falla. Esto no es una declaración ideológica, simplemente es una constatación científica. La discusión viene después, cuando hay que buscar soluciones a esos fallos: algunos proponen reformas estructurales, otros optan por trabajar a golpe de normas y recaudación y algún descarriado sugiere no hacer nada para no empeorar las cosas. Entre ellos, los que creemos que nunca se debió rescatar a ninguna entidad financiera.

Leer más

A vueltas con la Formación Profesional

Hace un par de semanas, nuestros candidatos Rajoy y Rubalcaba se pronunciaron sobre el modelo de formación profesional que iban a presentar en sus respectivos programas electorales y me resultó curioso y positivo que ambos se hayan encontrado en una materia tan importante para nuestra economía. En efecto, parece ser que los dos apuestan por un sistema de formación dual, que combinará aula y centro de trabajo de una manera más equilibrada que ahora (en los ciclos formativos hay uno o dos años de formación académica y tres meses de prácticas en un centro de trabajo). Como siempre, se pone como paradigma a Alemania, pero en nuestro país ya se utiliza este método de aprendizaje en las Escuelas-Taller, las Casas de Oficio y los Talleres de Empleo. Entiendo que la idea consiste en generalizarlo al resto de las piezas del sistema educativo, en particular a los ciclos formativos y a la formación ocupacional.

Leer más

Propuestas (atrevidas) para un programa electoral (3): fiscalidad inteligente

 ¿Todavía hay tiempo para dar ideas? No parece que haya ningún programa cerrado más allá de algunos globos sonda veraniegos, así que sigamos haciendo propuestas útiles, en tono constructivo, a ver si colamos alguna. Más propuestas aquí y aquí. Bien entendido que las ideas sobre el mercado laboral las dejamos para cuando la economía tenga capacidad real de crear empleo (porque es la Economía y no la Política la que crea puestos de trabajo). Mientras llega ese momento, opino que podemos y debemos alimentar ese crecimiento con medidas presupuestarias, reformas encaminadas a reducir costes no laborales y alternativas a la financiación bancaria clásica.

Leer más

El fraude de la economía mixta

Esta semana os propongo otra de esas reflexiones ideológicas que me gustan tanto, por aquello de que nuestros anti-líderes han decidido instalarse en el perfil más bajo de los últimos 30 años. Ya sabéis a qué me refiero: el uno que propone recuperar la Ley del Suelo original pero, a la vez, promete rescatar la deducción por compra de vivienda habitual (y yo me pregunto, si esta Ley inunda el mercado por el lado de la oferta y consigue bajar los precios, ¿por qué hay que “ayudar” al comprador?); el de más acá que ahora descubre que los bancos no son los malos sino los peores en esto de la crisis... En fin, que me aburre el plan.

 

El caso es que la política era más divertida cuando cada formación se sentía orgullosa de ser de derechas o de izquierdas, vamos, cuando había una moto que vender al votante. Pero desde que el proletariado aprendió a dar pelotazos inmobiliarios y los hijos de la burguesía urbanita aspiran a mileuristas, nuestra entretenida y pura lucha de clases se vino abajo y hasta aquí hemos llegado, con el Borja siendo desalojado de una plaza y el Paquito fumándose un puro a su salud. No sé si Marx se refería a esto con lo de la dictadura del proletariado... Y no es que crea en la necesidad de que vuelva ese conflicto entre grupos sociales. El problema es que nuestros políticos han dejado de tener criterios coherentes a la hora de sacar propuestas concretas y se conforman con colar algún titular desde la escuela de verano de turno. De solucionar problemas nada de nada. Y mucho menos plantear estrategias de largo recorrido para el país.   Leer más

Malas noticias: las personas estamos al servicio de la Economía (y viceversa)

Vamos a ver. Lo primero de todo creo que hay que dar un voto de confianza a los chicos del 15M. Porque mira que no hacemos más que apalearlos. Echevarri. Tristán. Un poquito de porfavor. Que el enemigo sigue atrincherado en la Carrera de San Jerónimo. Que no nos representan. Y que manda huevos que este repelente neoliberal -o como queráis etiquetarme- se sienta más identificado con las ganas de moverse de los acampados que con la pachorra de sus señorías y sus vaporosas pretensiones para dirigir la economía y la política de este país.

Leer más

La enseñanza de la Economía en tiempos de crisis

Hace un año, por estas fechas, andaba yo entretenido con una oposición al Cuerpo de Profesores de Secundaria por la especialidad de Economía -que se imparte en el Bachillerato de Humanidades y Ciencias Sociales-. Mi objetivo en la vida no es precisamente ser funcionario pero las cosas no están como para cerrarse puertas y, ya que me dedico a la formación, no me pareció mala idea pasar por la experiencia del opositaje. Aunque no tenía ninguna posibilidad de conseguir una plaza, me quedé bastante satisfecho con el resultado y, sobre todo, me sirvió para plasmar mis ideas sobre la enseñanza de la cosa económica en una programación didáctica. Y también aprendí que, en un evento de este tipo, los tribunales no están para reflexiones de fondo: sólo quieren saber si el examen final va a ser oral o escrito, qué planes tienes para los repetidores o por qué empiezas a explicar por la macro en lugar de por la micro, como hacen el resto de tus potenciales colegas. No discuto el valor de los procedimientos escolares pero a veces da la impresión de que algunos profesores se han olvidado de que son educadores, no burócratas. Y es que cuando los alumnos pierden el interés por lo que enseñas, de nada sirve que te reciten como loros las funciones del dinero o los fallos del mercado.   Leer más

Autor del blog

Envía tu consulta

Conoce la otra comunidad del grupo Emergia· Verema: Vinos, Restaurantes, Enoturismo y Club de Vinos

Este sitio web usa cookies para analizar la navegación del usuario. Política de cookies.

Cerrar