20N: la propuesta de los empresarios madrileños

8

Como os comentaba la semana pasada, me propongo alternar mi nueva serie sobre Economía en modo apuntes con los habituales temas de política económica. A menos de un mes para las elecciones generales, toca valorar las propuestas económicas de unos y de otros. Y, mientras las distintas formaciones políticas van subiendo a la red sus programas completos, voy a entrar en el documento que acaba de presentar la patronal madrileña y que ha generado cierta polémica en los medios.

Ni que decir tiene que nadie quiere hacer suyas las ideas de la patronal, pero antes de opinar sobre determinadas cuestiones, hay que leerse los documentos completos, por si tuvieran algo interesante que decir. Se puede estar de acuerdo o no con las ideas incluidas en él pero, al menos, hay una declaración de intenciones clara y transparente. Ya me gustaría saber qué piensan de la vida las organizaciones sindicales, más allá del habitual no a todo que, en la práctica, acaba dividiendo a los trabajadores en blindados y parias. Lo digo sin acritud con toda la acritud que haga falta.

Bien. Dicho lo cual, hay que señalar que la propuesta de la patronal contiene aportaciones, a mi juicio, muy aprovechables –muchas de ellas, eso sí, a falta de mayor concreción- y dos grandes patinazos: su contrato “único” y la restricción del derecho de huelga. Respecto al contrato único, simplemente porque, en realidad, se habla de un contrato indefinido básico y una multitud de excepciones causales: por obra y servicio sin restricciones, a tiempo parcial con autorización de horas extraordinarias, en formación, en prácticas, por fomento del empleo, por lanzamiento o cambio de actividad... Con esta propuesta de modalidades a la carta, no entiendo para qué quieren el contrato indefinido con indemnización de 20 días y máximo de 12 mensualidades. Habla la patronal de flexibilidad organizativa pero con este sistema lo único que queda garantizado es el fraude de ley, la rotación infinita de los trabajadores y, por tanto, el hundimiento de la productividad. Esto puede ser bueno para mantener negocietes resultones pero no para crear empresas competitivas. Para eso, que pidan el despido libre y gratis total.

El tema de los costes es vital en cualquier empresa y entiendo perfectamente que los empresarios pidan rebajas en cotizaciones –un impuesto a la contratación que, además, no tiene en cuenta el tamaño ni los beneficios de la empresa- y en indemnizaciones. Pero no entiendo por qué una reforma laboral debe ser, por sistema, tan chapucera. Los trabajadores deberíamos competir en capacidad, no en condiciones laborales. Cambiar a un trabajador formado por otro novato sólo porque es más barato o porque se le puede despedir más fácil es indefendible por la derecha y por la izquierda. Por otro lado, las cotizaciones sociales son una barrera de entrada que dificulta la creación de empresas nuevas y deja a la economía en manos de unos pocos empleadores para los que pagar indemnizaciones es el menor de sus problemas. Y a las pymes, que son las que peor lo tienen para competir por el talento, les vendría bien contar con un margen de maniobra a la hora de retribuir a sus trabajadores. Por tanto, me parece bien tocar costes en función del tamaño de la empresa, pero no en función de la modalidad contractual o del número que calza el currito.

En cuanto al tema del derecho a la huelga, me imagino que no será por el enorme poder de presión que tienen los trabajadores de las pymes de España. La Ley de Huelga ya establece los resortes adecuados para que no se produzcan abusos, no se me ocurre qué otras restricciones hacen falta, siempre que se cumplan las reglas del juego. Precisamente, las huelgas hacen más pupita en las empresas grandes y estratégicas, y es lógico que sus trabajadores puedan ejercer su derecho constitucional con fuerza proporcionada al tamaño de la contraparte. En todo caso, son los trabajadores de las pymes los que podrían exigir un reequilibrio de fuerzas en su favor. De verdad, no sé en qué estaban pensando los empresarios madrileños al incluir esto en su documento.

Por lo demás, el documento incluye decenas de buenas ideas, muchas de ellas de sentido común, como las que se refieren a facilitar la liquidez de las empresas, buscar alternativas a la financiación bancaria, medidas para mejorar el sistema educativo, redimensionar el tamaño y las funciones del sector público… Me alegro de que la patronal sea sensata y apoye el espíritu emprendedor –será que no esperan una avalancha de nuevos competidores- y de que apueste por la bajada de impuestos en lugar de por la cultura de la subvención –al contrario de lo que exigen otras patronales, estos no hablan de subvencionar a sus propios clientes-.

En fin, antes de criticar en función de los titulares recomiendo leer el documento completo. Estoy seguro de que la mayor parte de las ideas pueden ser tenidas en cuenta en cualquier programa político.

 

La próxima semana habrá sesión doble, ya que me meteré con los programas del PP y del PSOE, dedicaré un post a cada uno.

 

Que paséis una buena semana.

S2. 

  1. en respuesta a Feinmann
    -
    #9
    25/10/11 10:11

    Tampoco es eso, hombre...

    Con lo bien repartidas que está las culpas, ya estamos tardando en repartirnos la factura de los platos rotos.

    S2

  2. en respuesta a Falcata
    -
    #8
    25/10/11 10:08

    Gracias por tu aportación, Falcata.

    La indemnización que le quedaría a tu amigo, después de dos años, sería de unos 1267 €, suponiendo que el sueldo sea bruto. Y sí, lo lógico es que se ponga a buscar otra cosa desde el minuto 1 o mejor todavía, que se vaya empapando bien del negocio para poner el suyo propio a medio plazo. Al empresario español le va la chapuza en todas las áreas. Da la impresión de que tener una plantilla estable no tiene ninguna ventaja. Ya sabemos que en todos los negocios surgen contratiempos pero no es normal que cada dos años haya que empezar de cero con los trabajadores.

    S2

  3. en respuesta a tonihuelva
    -
    #7
    25/10/11 09:57

    En realidad los requisitos para hacer un cierre patronal son mucho más restrictivos que para convocar una huelga y, en todo caso, hay que proteger al trabajador que quiere ir a trabajar.

  4. #6
    23/10/11 23:35

    No voy a leerme el documento patronal porque seguro que sin leerlo se lo que van a decir: para nosotros todos los derechos, para los demás todos los deberes. Vamos, lo mismo que hacen los demás.

    Y es que parecía mentira que los españoles pusiésemos estar de acuerdo en algo, y aquí lo estamos: todos queremos que la crisis la pague otro.

  5. en respuesta a tonihuelva
    -
    #5
    23/10/11 23:32

    Me lo has quitado de la punta de la tecla.

  6. en respuesta a Respes
    -
    #4
    23/10/11 23:27

    Respes, las empresas tienen el mismo derecho, eso se llama "cierre patronal" y pueden hacerlo cuando quiera.
    S2

  7. #3
    23/10/11 21:15

    yo también me leí el pdf que presentaron, a parte de decir cosas lógicas que todos podríamos decir tipo "pedimos que en primavera y verano haga buen tiempo para fomentar la hostelería" se pasan por el forro todo el derecho positivo ya no solo español sino europeo, pero bueno, cabe esperar viniendo de donde viene la propuesta que vean a las personas como mercancía.

    yo voy a comentar con acritud, lo reconozco, algunos de sus puntos:

    - hablan de dar liquidez a las empresas, cuando ni entre ellas mismas se prestan ni se aceptan pagarés, ellas son las primeras que no predican con el ejemplo.

    - efectivamente hablan de un contrato único con multitud de modalidades, es decir una chapuza.

    - quieren fijar indemnizaciones con un máximo de 20 días y un máximo de 12 mensualidades, traducido a la vida real, significa que un trabajador con un sueldo de por ejemplo 950 euros mensuales y puede ser despedido en 2 años con una indemnización de 7.500 euros más o menos, si señor, una gran forma para invitar a un trabajador a formar parte del proyecto de una pyme, traducido a la vida real, trabajador enviando curriculums a la competencia al segundo día de entrar a la empresa.

    - me ha hecho mucha gracia el hecho de que aludan a reducir la excesiva -según ellos- judicialización del entorno laboral, yo, que ejercí durante un poco de tiempo, solo puedo echarme a reir, cualquier ciudadano en un país democrático puede acudir a la justicia cuando así lo estime oportuno, faltaría más, pero....¿porqué dicen esto los empresarios?...pues porque pierden el 90% de los juicios, son así de torpes e inutiles, ¿y porqué pierden? pues en casi todos los casos que traté, porque no se toman en serio la amenaza del trabajador de acudir a un abogado, porque en el fondo creen que es un ser idiota, y porque cuando van a juicio recurren como siempre a Toñi la del contaplús o Ramón el de la gestoría, O Don José el abogado que nos hace las nóminas....así les luce el pelo claro.

    Como siempre, me esperaba documentos de este tipo por parte de los empresarios, siempre tan a la última moda, todavía estoy esperando que tomen o copien medidas más americanas y más de moda, como son aquellas que consisten en pagar más al trabajador, tratarle mejor, mimarlo, darle formación, motivarlo, en definitiva tratar a sus trabajadores como los clubs deportivos tratan a sus futbolistas.

    curiosamente en estas empresas sube la productividad, suben los beneficios, baja la conflictividad, y en definitiva sube el negocio.

    te pego interesante enlace:

    http://www.greatplacetowork.es/best/list-es.htm

  8. #2
    23/10/11 20:15

    En mi opinión, para que la huelga fuera justa, se debería permitir el cierre de empresa los mismos días que los trabajadores hacemos huelga.
    Vemos muchos casos, en grandes empresa, de aviación por ejemplo, en el que se hacen huelgas los días de mayor tráfico y por ello de mayores ingresos.
    Creo, que, en justicia, la empresa debería poder cerrar, el mismo número de días, cuando ella lo considere oportuno.
    Saludos

Cookies en rankia.com

Utilizamos cookies propias y de terceros con finalidades analíticas y para mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias a partir de tus hábitos de navegación y tu perfil. Puedes configurar o rechazar las cookies haciendo click en “Configuración de cookies”. También puedes aceptar todas las cookies pulsando el botón “Aceptar”. Para más información puedes visitar nuestra política de cookies.

Aceptar