2
La cumbre de la FAO en Madrid me pone a huevo la primera de mis reflexiones sobre aquella carta a los Reyes Magos llamada los Objetivos del Milenio. El primero de ellos pretendía erradicar el hambre y la pobreza extrema en el planeta antes de 2015. Y hete aquí que no sólo no vamos por buen camino sino que vamos a peor.

Me permitís un par de ideas pensadas en voz alta. La primera: la crisis alimentaria en el Tercer Mundo -a diferencia de la que da título a este blog- no es precisamente un estado de ánimo. Se trata de una tragedia 100% real que no se resolverá con maneras occidentales. Con esto no quiero decir que no sea necesaria la rendición de cuentas acerca del destino del dinero -cuestión tremendamente difícil-. Pero es todavía más importante conseguir que las microeconomías del Sur avancen hacia la independencia y la autogestión, desde un principio muy sencillo de entender: si hacen falta sillas en Senegal, facilitemos que sea allí donde se fabriquen con mano de obra local. Si nos empeñamos en enviarlas desde aquí, sólo nos desarrollamos nosotros. Si hace falta el doble de alimentos, estupendo, pero que la producción y el empleo sean locales.

La segunda idea: no nos debe extrañar que haya tanta ineficacia entre la maraña de instituciones, con sus correspondientes funcionarios y sus recargadas agendas de reuniones, que se trae nuestro solidario Norte. Estoy emocionado con el rollito que se traen Obama y Hillary en esta materia -lo digo completamente en serio, os lo prometo- pero mucho tiene que cambiar la cultura solidaria de políticos, de algunas ONGs francotiradoras -en esto creo que ya vamos aprendiendo a trabajar en red pero todavía queda algún que otro resquicio de protagonismo- y de los propios ciudadanos que aportan tiempo y/o dinero.

Por lo demás, veo que las intervenciones de la cumbre de Madrid siguen erre que erre con culpar a un tal "Libre Mercado", que no sé si han conocido alguna vez. Precisamente, iniciativas como el comercio justo, los microcréditos o la banca ética empiezan a permitir que algunas economías de subsistencia entren a competir. Pero no dejan de ser un simulacro de sano mercado, porque no se puede competir con agriculturas subvencionadas ni con economías sobreprotegidas, a no ser que haya alguna organización detrás que asuma las pérdidas.

Al cierre de esta entrada veo que la Cumbre ha puesto un montón de dinero encima de la mesa para seguridad alimentaria y ha vuelto a reiterar el compromiso de llegar al 0,7% del PIB. Yo sigo pensando que el hambre ya no se soluciona con dinero. Pero está bien que los Reyes Magos se reúnan de vez en cuando para revisar la Carta.
  1. #2
    07/02/09 16:06

    Gracias a ti, Alejandro, por leerlo. Hace falta aportar un pequeño grano de arena para que cambie la cultura occidental sobre la "ayuda". Más que "dar", habría que empezar por "no quitar". Con esto no quiero restarle valor a la labor que realizan los cooperantes in situ, pero es insuficiente en cuantía y en calidad, porque hay que tocar muchos más palos. Entre ellos la denuncia del proteccionismo.

    Saludos.

  2. #1
    Anonimo
    06/02/09 09:27

    Gracias por el post sobre un tema tan importante.

    Es triste, pero el hambre en África (en los demás continentes se da muchísimo menos) es un tema que cada vez interesa menos. Y no me refiero a la influencia de la reciente crisis, sino a los últimos años o incluso décadas.

    Y que conste que yo soy el primero que no mueve un dedo para que la situación cambie.

Cookies en rankia.com

Utilizamos cookies propias y de terceros con finalidades analíticas y para mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias a partir de tus hábitos de navegación y tu perfil. Puedes configurar o rechazar las cookies haciendo click en “Configuración de cookies”. También puedes aceptar todas las cookies pulsando el botón “Aceptar”. Para más información puedes visitar nuestra política de cookies.

Aceptar