Notas acerca de la reforma laboral

Celestino Corbacho ha salido a la palestra para anunciar algunos datos que ya sabíamos -que es imposible recolocar al 100% de los parados- y presentar nuevas medidas que, por cierto, han concitado grandes alabanzas en el seno del PP. De seguir así las cosas, propongo a los de Rajoy que añadan una "O" a sus siglas, para significar su verdadera vocación: Principal Partido de la Oposición. Lo digo porque un acuerdo entre las dos grandes fuerzas está bien a no ser que refleje una clara falta de ideas. Como Jack, vayamos por partes:
  1. Suspender las contrataciones de inmigrantes en origen no es una buena idea cuando tenemos un problema de desajuste entre lo que los potenciales trabajadores españoles quieren/pueden ofrecer y lo que la actividad económica requiere en cada momento. Y al inmigrante hay que reconocerle mayor capacidad para moverse -funcional y geográficamente- que al español medio. ¿Para cuándo una ayuda a la vivienda vinculada con la movilidad geográfica?
  2. Nuestro mercado de trabajo no reconoce el valor de los títulos académicos. Nos lo hemos ganado a pulso invirtiendo en carreras universitarias alejadas de la realidad económica y en una formación profesional planificada para trincar subvenciones y salir corriendo con el dinero. Cierto es que cualquier currante con tres años de experiencia sabe más que el recién salido del aula o del taller. Pero lo que el mercado laboral pide no es reconocimiento sino productividad y mejora continua.
  3. Vuelve el pluriempleo por dinero -el pluriempleo por adicción siempre ha estado ahí-. Esto le va a venir bien a sectores como la hostelería, el telemarketing y la distribución comercial, que podrán así resolver su problema de falta de candidatos. Quizá sea el momento de despenalizar las horas extras y la pluriactividad -como lo están haciendo en Francia- porque hay puestos de trabajo por los que nadie se está pegando.

Algún lector ya estará mentando la bicha salarial: por ese dinero yo no trabajo, etcétera. Pero uno sabe lo que es trabajar en lo que sea cuando el colchón familiar no está y el crédito se agota. Lo que llamamos mercado laboral es la suma de millones de realidades personales. No estaría de más tenerlo en cuenta a la hora de exigir reformas, y estas deben servir para facilitar las cosas, no para restringirlas.

Accede a Rankia
¡Sé el primero en comentar!

Cookies en rankia.com

Utilizamos cookies propias y de terceros con finalidades analíticas y para mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias a partir de tus hábitos de navegación y tu perfil. Puedes configurar o rechazar las cookies haciendo click en “Configuración de cookies”. También puedes aceptar todas las cookies pulsando el botón “Aceptar”. Para más información puedes visitar nuestra política de cookies.

Aceptar