Parte de crisis: bienvenidos a la economía real

3
Llevamos tanto tiempo enfrascados en lo que ocurre con los bancos y los mercados financieros que podemos perder el norte y olvidarnos de la cuestión fundamental: la gente se está quedando en la calle. Ayer el Gobierno nos preparaba para el dato de la EPA sobre el tercer trimestre como la enfermera que te avisa de que esto te va a doler. Y ni con paños calientes: ya tenemos 2.598.800 parados, el 11,33% de la población activa estimada a partir de una muestra de unas 180.000 personas. En mi sección de estadísticas podéis acceder a la nota de prensa emitida por el INE, con el resumen de los datos. No sé que os parecerá, pero esta vez no procede ninguna acusación de maquillaje. Y he notado a la Vice muy desganada en su rueda de prensa, como si se diera por vencida en la batalla por la generación de confianza. Es sólo una impresión personal.

Por si no tenéis paciencia para mirar la encuesta completa, me permito filtraros un par de cosas. La primera: hay 258.800 hogares más, respecto al año pasado, con todos sus miembros en paro. Y 84.300 son de este último trimestre. Cierto es que la población activa ha aumentado casi en 140.000 personas en este período y las probabilidades de quedarse en el paro rozan ya el 45%. Con este panorama, no me extraña que Caritas empiece a verse desbordada.

La segunda cosa que voy a apuntar es el efecto "EusCantabria", es decir, el aparente mejor resultado en mi zona del mapa -vivo en Santander y trabajo en Bilbao-. Es cierto que los grandes ERE no parecen afectarnos -tocamos madera- pero hay un problema: nuestras tasas de actividad -proporción de activos ocupados o en búsqueda de empleo en relación con la población total- no son precisamente las más altas. Por lo tanto, ningún consuelo. Por desgracia, el que no se ha ido a trabajar fuera, sólo puede aspirar a un puesto de teleoperador o prepararse para ser funcionario.

Por otro lado, empiezan a concretarse las expectativas de recesión en Europa. De modo que los mercados financieros tienen ahora nuevos motivos para venirse abajo. Las operaciones de salvamento bancario van a tardar meses en dar frutos sobre la economía real. Mientras tanto, toca sufrir las consecuencias de la sequía crediticia, agravada por el goteo de datos negativos que nos espera en las próximos días, y que no van a ayudar nada a recuperar la confianza. Así que no me extraña nada que la Vice nos envíe señales de impotencia. Espero equivocarme en mi percepción.

Espero vuestras impresiones sobre los datos, seguro que entre todos sacamos nuevas conclusiones interesantes.
  1. #3
    26/10/08 20:42

    Isma, has apuntado una cuestión clave y es que la familia, en España, ha sido un gran colchón para la economía, hasta tal punto que durante décadas nos hemos permitido lujos que otros países como Francia o Alemania no han podido por carecer de esa estructura social básica, léase las tasas de paro e inflación de los 80 y los precios de la vivienda actuales. No es que me alegre de la caída de la familia como base de la sociedad, pero ahora ya no será utilizada como soporte de política económica.

    En cuanto a las soluciones, eso ya daría para otra entrada, pero no nos libramos de un cambio cultural profundo. Ojalá la crisis nos permita avanzar en ese sentido.

    Saludos

  2. #2
    Anonimo
    25/10/08 15:50

    Tienes toda la razón, nos enfrascamos tanto en los datos que a veces dejamos de ver que detras de eso hay familias.

    Lo tomamos como algo más personal cuando empezamos a escuchar a gente querida, familiares, amigos, conocidos que tienen miedo porque su empresa no funciona. Porque antes eran 200 y ahora con 50 siguen sin tener suficiente trabajo. Es entonces cuando vemos la cruda realidad del paro.

    Lo de las 250.000 familias totalmente en paro me parece escalofriante.

    Es de destacar como han comentado en varios medios que el paro que se está produciendo no es de las mismas características que el de finales de los 90. Antes siempre estaba la familia para hecharte una mano pero ahora hay muchísima gente que por las circustancias de la nueva sociedad está muy desarraigada. Es un paro solitario. Por ejemplo entre los inmigrantes.

    Es por eso que este paro puede ser más dañino y pueden producirse revueltas sociales de importancia.

    Otra cosa que me parece muy triste es que cada vez más la gente joven solo vemos una salida posible, hacernos funcionarios. Sin entrar a valorar si la empresa privada no ofrece condiciones de trabajo buenas o no. Me refiero a que parece que la gente cree que es posible que todo diós trabajemos para el estado.

    Creo que la crisis que llega, por lo menos aquí en España va a ser tremendamente brutal. Y la acabamos de empezar a ver asomar. Los ERES que se producen y produciran son huidas de capital extrangero. Las empresas están dejando de ver este país como una atractiva inversión. De todos es conocido nuestra capacidad productiva (y no creo que sea por la clase trabajadora como algunos intentan achacar). Tenemos un estado que hace aguas con millones de funcionarios y no ya en la administración central. Las autonomías han aumentado el numero de plazas para la administración exponencialmente y hemos llegado a un punto que es inasumible. El sector privado no es capaz de asumir el gasto del sector público por lo que se puede decir que estamos en una situación de quiebra técnica.

    El paro como se puede suponer a raiz de esto seguirá aumentando sin control.

    ¿Soluciones?

  3. #1
    Anonimo
    25/10/08 04:02

    Tienes mucha razón. Esto va muy mal y para mucho tiempo. Saludos

Cookies en rankia.com

Utilizamos cookies propias y de terceros con finalidades analíticas y para mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias a partir de tus hábitos de navegación y tu perfil. Puedes configurar o rechazar las cookies haciendo click en “Configuración de cookies”. También puedes aceptar todas las cookies pulsando el botón “Aceptar”. Para más información puedes visitar nuestra política de cookies.

Aceptar