10
Este contenido tiene alrededor de 12 años
Advertencia: si vas a seguir leyendo este post -especialmente si eres funcionario o estás en ello- ten en cuenta que puedes estar radicalmente en desacuerdo con lo que voy a decir. Siento no ver las cosas como tú y como la mayoría. Gracias.

Ya hace una semana que tenía pensado comentar un informe que he conocido a través del blog de JP y que nos recuerda algo que ya sabíamos: más de la mitad de los universitarios quieren ser funcionarios. Me imagino que esta afirmación se ha hecho sobre una muestra bastante heterogénea de alumnos y los de las carreras técnicas han bajado la media porque tienen más posibilidades de trabajar en el sector privado. Estoy seguro de que las facultades de Letras están rebosantes de opositores en curso, en especial de esos que ni siquiera pisan la clase, se pagan el título a base de clases particulares y repiten como loros la consigna de que la-Uni-es-una-fábrica-de-parados. A mí no me sorprende que lo sea, por cierto. Si sacáramos una muestra entre alumnos de Económicas y Empresariales seguro que nos llevábamos las manos a la cabeza: eso de crear una empresa propia implica mucho pensar. Así que, compañeros y compañeras de carrera y profesión, no nos extrañemos de que los ingenieros nos estén quitando los puestos -y los sueldos- más altos incluso en labores de gestión y dirección. En pocos años, si la Universidad no ayuda a desarrollar la competencia emprendedora, un economista no valdrá más que para poner sellos. Para esto ya hay unos estupendos ciclos formativos de formación profesional.

Y es que, además de que el Sistema no ayuda mucho al trabajador por cuenta propia, el trabajo en el sector público es muy goloso. No tanto por el sueldo y los extras, sino por la estabilidad del empleo y, sobre todo, por la ausencia de responsabilidad personal ante los problemas. Total, como el seguro y, en última instancia, la Administración se hacen cargo del marrón yo me puedo lavar las manos. Al fin y al cabo, yo tengo Derechos. Para las Obligaciones ya está el Sistema. Es cierto que, como seres humanos, todos cometemos errores. Lo que ocurre es que en el sector privado, el ser humano que se equivoca no tiene a la prensa y a todo su gremio apoyándole incondicionalmente. En el mejor de los casos se irá a su casa sin tener que indemnizar a nadie.

Con esto no estoy culpando a la enfermera del terrorífico error sucedido ayer en el Gregorio Marañón. Tampoco a la enfermera protagonista de otro caso -de menor gravedad pero también de juzgado de guardia- sucedido en Cantabria. Lo que me hace flipar es que no hay apenas ninguna reacción en favor de las víctimas directas de los errores (la familia y los usuarios, respectivamente). Todo se resuelve exigiendo responsabilidades al sistema público, que pagamos los contribuyentes. No sé de qué nos quejamos cuando los políticos -que también son seres humanos- se sacuden la responsabilidad por donde yo te diga.

El mensaje que le llega al universitario es que no hay que complicarse la vida: te sacas el título, opositas, apruebas y a vivir que son dos días. Opino que los trabajadores públicos de sectores como la Sanidad o la Educación deberían responder de sus funciones, al menos, como lo haría cualquiera en una empresa privada. Y, en la medida de lo posible, debería ponderarse más la experiencia en el sector privado a la hora de acceder al funcionariado. El Estado no puede ser un coladero de gente que no aguantaría dos días en una empresa normal.
  1. #10
    21/11/09 19:13

    Anónimo, no sé por qué deduces que opino sin saber. En una entrada posterior a esta ya he hecho propósito de la enmienda para no volver a caer en la generalización, pero si hablo no es desde el desconocimiento.

    Entiendo perfectamente que la vida no está para experimentos y que la gente se va a lo seguro, el empleo público. Sin embargo, no sé si tú tienes algún conocimiento sobre técnicas de evaluación. Si lo tuvieras, te darías cuenta de que el examen de oposición acredita tu disciplina y capacidad de estudio,además de tu disponibilidad de tiempo y dinero para prepararte, pero no garantiza que vayas a cumplir con tu trabajo. En todo caso, conseguir la plaza te garantiza unos derechos pero no te da carta blanca para hacer lo que quieras. Hay un plus de responsabilidad por vivir del dinero de todos que tampoco queda garantizado al aprobar un examen.

    Por otro lado, cuando hablo de actitudes "funcionarias" no me refiero sólo a los empleados del sector público. Me pregunto, por ejemplo, dónde está el "perfil comercial" de algunos empleados de banca que también han accedido tras aprobar un examen y pasar un test psicotécnico.

    A los que acaban la Uni y sólo se plantean ir de cabeza a la Administración, les aconsejaría probar suerte en el sector privado, estoy seguro de que luego valorarán más lo que tienen si pasan a trabajar al amparo del dinero público.

    Saludos

  2. #9
    Anonimo
    20/11/09 18:32

    Ya te queería yo ver prepararte un temario de 120 temas donde se aglomera, además de tus conocimientos adquiridos durante los cinco años de licenciatura que ya demostramos de aquella manera en la universidad, pero que ahora no vale estudiar 20 temas al dictado 20 ejercicios resultos en clase.
    Perdona pero el desconocimiento es muy atrevido, para opinar sobre algo uno debe estar y pasar por ello.

    Y por cierto donde esta la responsabilidad de los grandes economístas y dirigentes de las grandes, medianas y pequeñas entidades financieras y/o empresariales que con la especulación de sus altos cualificado trabajadores universitarios nos han llevado a la caótica situación actual, o tambien es reponsabilidad de los trabajadores de la sanidad o del sistema educativo.

    En fin, creo tu alta cualificación y capacitación universitaria de poco te ha servido, cuando no te ha enseñado que para opinar hay que conocer aquello sobre lo que se opina.

    Un saludo

  3. #8
    Anonimo
    27/07/09 16:31

    [Quote] Opino que los trabajadores públicos de sectores como la Sanidad o la Educación deberían responder de sus funciones, al menos, como lo haría cualquiera en una empresa privada.[/quote]

    Ante todo, gracias por su blog.

    Yo considero que es una garantía que responda el Sistema Público ante los errores de un funcionario público. Especialmente en caso de responsabilidad civil.

    En el supuesto de empresas privadas conseguir que estas asuman sus responsabilidad es un proceso costoso, engorroso y lento. Muchas personas quedan indefensas sencillamente por no poder reunir y mantener los recursos necesarios para continuar con un litigio de esas características.

  4. #7
    Anonimo
    22/07/09 14:13

    Más que triplicado, está cuatriplicado, porque hay que añadir a la Unión Europea. Y en CCAA uniprovinciales, como Cantabria, creo que sobran 2 de las 4.

    Saludos,

    JP

  5. #6
    16/07/09 15:02

    Jaime, ojalá se cobrara por productividad, por desgracia en la empresa privada sigue mandando el IPC y tiene suerte el currante que ve algún complemento en su nómina. La remuneración de los funcionarios está llena de pluses "porque yo lo valgo". Se cobra hasta por ir al baño. Es cierto que en educación y sanidad el trabajador es más vocacional pero aún así la mayoría no son conscientes de que están cobrando del dinero de todos. Tengo amigos y compañeros -también de la concertada, que vivimos en parte del dinero público- y muchos no hacen más que reclamar y reivindicar. Eso sí, los errores siempre son por culpa de la mala organización, por falta de recursos, porque no se cumplen las leyes... La responsabilidad se diluye en el Sistema. Espero que los amigos que me lean no se molesten por mi crítica.

    Lo de las faltas de ortografía y la incompetencia lingüística en general es mi gran caballo de batalla, Jaime. A estas alturas del proceso educativo lo normal es tirar la toalla. En cuanto a motivación e interés creo que he tenido más suerte con mis alumnos (lo cual, por otro lado, me obliga a currarme más las clases).

    Saludos

  6. #5
    Anonimo
    15/07/09 23:36

    Señor moderado,

    Mis padres son ambos maestros (eso sí con la gran fortuna de haberse podido prejubilar, cosa que seguro ya no podremos hacer sus hijos).

    Hace 20 años, NADIE quería ser funcionario, porque de azafata de Iberia, de Aprieta tornillos en la SEAT o de enchufa clavijas en telefónica ganabas el triple que un funcionario del estado.

    Así que las tornas han cambiado. En parte pq desde nuestra entrada en la moneda única y por la globalización hemos pasado a cobrar por lo productivos que somos. Y en parte muchos jóvenes pagamos el pato de que muchos "maduritos" tengan convenios y contratos del año de la catapún con unos privilegios excesivos y unos sueldos que duplican y triplican los de las nuevas contrataciones a igualdad de trabajo o incluso una productividad mucho menor.

    La cantidad de funcionarios de autonomías y ayuntamientos en gran medida en muchas se hace para generar lo que se denomina "estómagos agradecidos" que me votarán en las siguientes elecciones. Y es que hay casos donde el 20-30% de la población activa de ciertas comunidades es funcionaria. Y eso sin contar las empresitas públicas que se han inventado para gastar a destajo y enchufar a dedo.

    Hay casos de ayuntamientos que empiezan a declararse en suspensión de pagos después de haber multiplicado x2 y x3 su numero de empleados municipales.

    Y sí, se lo digo así de claro, dentro del funcionariado hay gente con responsabilidades y que trabaja. Y también hay muchos (muchísimos) que se aprovechan de su puesto de trabajo para escaquearse y tocarse los coj...es literalmente a costa de los impuestos de los demás.

    Sirva como ejemplo cierto ayuntamiento importante de galicia, donde un día leí que la media de días de baja por trabajador estaba rondando el centenar por año.

    Y respecto a lo que comentamos, creo particularmente que los funcionarios de salud y los de educación en gran medida son los menos malos de los muchísimos tipos que hay.

    Amigo Macro. Yo también dí clases en módulos formativos, de grado medio. Me sorprendió como alumnos y gente de 16-17-18 años era incapaz de escribir 2 frases con sentido, como las faltas de ortografía eran de niños de 4to de egb (y no se piensen que miento...), dejadez, falta de interés y desmotivación, etcétera.

    Yo sigo repitiendo, que estamos generando unos futuros trabajadores de calidad ínfima.

    Jaime

  7. #4
    15/07/09 17:20

    Moderado radicalizado: como decía en la advertencia preliminar, siento no estar de acuerdo ni contigo ni con la mayoría en este tema. Aunque admito que puedo estar generalizando y ser injusto con muchas personas concretas.

    Este post estaba pensado hace una semana y los dos errores médicos que he incluido han precipitado su publicación. Y lo que pretendo no es hacer leña del árbol caído -la enfermera del Gregorio Marañón ya ha sido apartada- sino cuestionar la reacción automática del público contra un tal "Sistema", olvidando que los errores humanos tienen consecuencias que hay que paliar. Los problemas no se solucionan poniéndose a la defensiva y el funcionario medio se comporta como si su "derecho a equivocarse" fuera superior a sus responsabilidades y obligaciones.

    Gracias por ponerme al día en relación con el sector privado español, en el país de la PYME de servicios desconocía que estamos rodeados de "megaempresarios".

    Por último, te aseguro que mis alumnos de ciclos formativos tienen más iniciativa que muchos compañeros de carrera y seguro que lo terminarán notando en su vida laboral. De lo que se trata es de que los titulados nos pongamos las pilas y dejemos de huir por lo mal que está el mercado laboral.

  8. #3
    Anonimo
    15/07/09 15:58

    No entiendo a donde quieres llegar a parar. En mi opinión das palos de ciego y apuntas al lado equivocado.
    Por un lado te quejas de la falta de iniciativa de los alumnos. Te daré mi punto de vista: este deseo de meterse en el sector público se deriva del penosísimo sector privado que tenemos/sufrimos en este pais. Tenemos lo peor de lo peor en cuanto a empresarios, condiciones laborales, horarios, retribuciones, etc. Si la función pública española está mal, el sector privado es como poco pésimo. Esa es la principal razón al dato de los alumnos.
    Cargas contra todo lo que se mueve, todo menos tu adorado sector privado: la universidad, el funcionariado, la formación profesional (lo de los sellos te retrata, míratelo), ...
    Dices perlas como que el el funcionariado tiene derechos pero no obligaciones. En esta frase demuestras un desconocimiento profundo. Existen obligaciones y también sanciones. ¿Acaso no tienen más impunidad los megaempresarios que manejan nuestro pais?
    Por otro lado metes con calzador el caso de Gragorio Marañón... Ufff! Siento decírtelo pero es el texto más flojo que he leído en mucho tiempo.
    Siento no ver las cosas como tú. Gracias.

  9. #2
    15/07/09 13:25

    Hola, Jaime. La verdad es que, con la que está cayendo, cualquiera pide el racionamiento de las convocatorias públicas. Lo grave es que el Estado de las Autonomías se ha convertido en una huida hacia adelante y no sabemos a dónde vamos.

    Lo único importante en sectores como la educación o la sanidad es la motivación. Yo trabajo en la enseñanza concertada y se me cae el alma a los pies cuando veo compañeros quejarse de las reuniones, de los sistemas de calidad o de los cambios en el modelo de evaluación. Con la excusa, eso sí, de que se pierde atención al alumno.

    Comparto contigo que el trabajo, sea cual sea, es un espacio de desarrollo personal. Para mí trabajar en la enseñanza es un lujazo en todos los sentidos. Además, no hay muchos ámbitos donde un licenciado en económicas pueda hacer valer su título tan plenamente. Y es que, a mi juicio, la carrera está pensada más para trincar una plaza pública que para cubrir una demanda real en la sociedad.

    Saludos

  10. #1
    Anonimo
    15/07/09 03:09

    La culpa la tienen los entes publicos y el sistema triplicado estado-autonomías-ayuntamientos. Que sacan plazas a dolor. Ahora con la crisis a ver como los pagamos a todos o se queda la vaca sin leche.

    Respecto a lo que comentas de los ingenieros y a lo que aspiran los universitarios, creo que depende mucho del carácter de cada cuál (hablo igual por experiencia propia ya que soy ingeniero y trabajé como profesor en escuela pública en sustituciones un par de años mientras estudiaba). Sencillamente la motivación es importante. Yo dando clases (pese a que algo compensa ver que los chavales aprenden) me sentía "inútil" en el sentido en que no me desarrollaba ni aprendía nada. Por eso descarté totalmente dedicarme a ello.

    Muchos funcionarios tienen la vida resuelta, sí, es cierto, pero la mayoría que vive con desidia para ellos trabajar 6 horas es peor que un dolor de muelas. Yo no es que no esté bien de vacaciones, pero intento disfrutar con mi trabajo, forma parte de mi vida, y mis éxitos profesionales me reconfortan (y mis decepciones me joden) pero me hacen sentir en parte vivo... no sé si me explico.

    Finalmente yo creo que los funcionarios deberían de tener una elevada parte del sueldo ligada a su productividad, como tenemos el resto de los mortales. Así se podría por ejemplo pagar un variable a los médicos según la valoración de los pacientes sobre su trato, etcétera. Eso les podría hacer inclusive ganar más pasta que la actual a todo el funcionariado y mejoraría en gran medida el funcionamiento, además de acabar con las bajas eternas y la desmotivación.

    Respecto a lo de la negligencia médica y a muchas más cosas, en gran medida la parte de culpa la tiene la educación y la sociedad. Hoy en día en las universidades entra cualquiera y cualquiera tiene un título, y todo está basado en una carencia de esfuerzo, estudio y disciplina. Yo lo veo en mi trabajo, y supongo que muchos en el suyo, que las generaciones post-ESO tienen un grado de esfuerzo, implicación, compromiso a parte de carencias muy elevadas.

    Jaime

Cookies en rankia.com

Utilizamos cookies propias y de terceros con finalidades analíticas y para mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias a partir de tus hábitos de navegación y tu perfil. Puedes configurar o rechazar las cookies haciendo click en “Configuración de cookies”. También puedes aceptar todas las cookies pulsando el botón “Aceptar”. Para más información puedes visitar nuestra política de cookies.

Aceptar