El dilema del prisionero y la estrategia del halcón y la paloma son dos ejemplos clásicos de juegos de interdependencia. En el primero, dos reos intentan decidir, cada uno en su celda, si confiesan o no un crimen, con la irritante duda sobre lo que hará el otro. Hay cuatro finales posibles en función de que ambos confiesen o se callen, o que sólo uno de los dos delate a su amigo. En el segundo juego hay dos partes en negociación, que dudan entre asumir el rol diplomático (paloma) o agresivo (halcón). Con la única certeza de que dos halcones enfrentados no conseguirán nada (bueno) y que tampoco es cuestión de dejarse avasallar por el rival.
 

Los economistas cada vez se complican más la vida, aunque también podríamos decir que la vida es muy complicada de explicar para los economistas. El Nobel de Economía de este año se lo han llevado tres estudiosos de la interdependencia: Hurwics, Maskin y Myerson. Y nos vienen a decir que los mercados no funcionan como deberían porque los participantes tienen lagunas informativas serias y sus decisiones dependen de lo que hagan los otros. Por supuesto, el Nobel no se lo llevan por dar la idea, sino por el trabajo que supone explicarla con matemáticas y método científico.
 

La interdependencia es una verdad como la copa de un pino, y lo es en Economía, en Política y en cualquier área de la vida. Actuamos en función de lo que hagan los demás. Invertimos o gastamos de acuerdo con expectativas basadas en el comportamiento de otros. Y nuestros dirigentes prometen con estudios sociológicos en la mano, a la vez que nuestro voto o abstención puede estar condicionado por el resultado final esperado.
 

A mí todo esto me resulta apasionante de estudiar. Por eso me alegro de que el Nobel vaya para estos señores. Enhorabuena.
Accede a Rankia
¡Sé el primero en comentar!

Cookies en rankia.com

Utilizamos cookies propias y de terceros con finalidades analíticas y para mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias a partir de tus hábitos de navegación y tu perfil. Puedes configurar o rechazar las cookies haciendo click en “Configuración de cookies”. También puedes aceptar todas las cookies pulsando el botón “Aceptar”. Para más información puedes visitar nuestra política de cookies.

Aceptar